Una muerta muy llorona

Radio patio funcionando. ¿Cómo son los foreros?¿A qué saben, a que huelen, qué les gusta, que odian? Para hablar de nosotros mismos, mismamente
El P©stiguet
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 897
Registrado: 01 Jul 2016 17:00

Una muerta muy llorona

Mensajepor El P©stiguet » 19 Ago 2016 17:37

.

Pusiesque Tontonote, Chero, Manguegato, Loconusco y la Pirringa estaban jugando de entierro en el garach. Como la Pirringa era la muerta, la pusieron en el suelo, en medio del garach, tendida sobre unos papelones y con cuatro cabos de candela.

—¡Ahí estate! ¡Si respiras o abrís un ojo te vamos a zampar una ganchada! –le dijeron.

—Yo no sé estarme sin respirar, porque no sé nadar! —dijo la Pirringa y, como no aguantaba, se sentó.

—Respirá pero no abrás la boca, ni el ojo, ni meniés las orejas, ni los dientes.

Y entonces se puso la Pirringa acostada boca arriba y la taparon con un costal.

—¡Ay, ay, ay, ay!... mi muchachita linda! ¡Qué tan buena que era, y se fue y nos dejó! —dijeron como si llorasen todos.

—¡Mirá que bonita se ha puesto! ¡Parece una muñeca de porcelana china! —dijo Chero. Entonces se levantó la cara la Pirringa, con una lagrimota en el cachete, y dijo:

—Préstenme un espejito para verme.

—¡Pues no, pues no! —dijeron todos. Entonces la Pirringa se volvió a acostar bien tiesa y fueron a invitar a dos chuchos al entierro. Nerón y Fiel llegaron de blanco y de parchado, porque no tenían luto y se sentaron al fin de tanto doblarles las patas de atrás con las manos. Fiel dio tres ladridos con saliva y le dijo Locosnuco:

—¡Chó! ¿No ves que vas a despertar a la muerta, animal?

Y al buen rato, entre todos, metieron a la Pirringa en un cajón, de esos donde vienen cosas de almacén y dijeron:

—¡Esta muerta no sirve, porque no hiede! –dijeron y se fueron a buscar qué echarle para que hediera.

—Echémosle el cajón de la basura —dijo Manguegato.

—No, porque no hiede. Mejor, la creolina que han puesto en el baño —dijo Tontonete.

—No, porque le va a dar frío y se va a meniar. Mejor, el aceite de bacalao —dijo Chero. Y fueron a traer el aceite y la creolina y le echaron por todas partes.

—¡Uf!, ahora sí…

Le pusieron la tabla del cajón y la Pirringa empezó a dar gritos.

—¡Sáquenme que hiede mucho y le voy a decir a mi papá! —gritaba ella. A los gritos llegó al criada.

—¡Van a ver, groseros, ya le voy a decir a don Umbromán! —les dijo.

Todos salieron y los chuchos contentos detrás. La criada sacó a la muerta llorona, hedionda, toda chuca. Y siacabuche.


El P©stiguet

Volver a “La Tertulia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados