EL PREMIO SOÑADO, va por ti Reichel

Relatos eróticos, sexo duro, blandito, raro, rarito,... aprovechemos que somos adultos.(Menores de 18 años, prohibida la entrada. Hala a dormir) Sexo.
Lidia
Impaciente
Impaciente
Mensajes: 92
Registrado: 13 Ene 2004 00:00
Ubicación: Barcelona

EL PREMIO SOÑADO, va por ti Reichel

Mensajepor Lidia » 02 Jun 2004 00:50

El arte de conseguir lo que se quiere exige esfuerzo, sacrificio y a veces humillación, pero merece la pena intentarlo. Conquistar puede ser duro y hay quién ha caido en el camino, pero algo tengo cuando sigo luchando.
El vidente me dijo que si queria conseguir a un hombre, colocara una prenda suya- del hombre, no del vidente- bajo mi almohada y que felices sueños. Cuatro dias después quedamos tu y yo a tomar un café cuando saliste del gimnasio.
Aproveché una visita tuya al lavabo para abrir tu bolsa de deporte y sacar un slip empapado de sudor por el esfuerzo físico. Pero ni siquiera soñé contigo aquella noche. Tube la pesadilla de siempre, en la que caigo desnuda desde un sexto piso por el hueco del ascensor. A la mañana siguente, además, bajo la almohada no estaba tu slip. En su lugar había diez euros que había dejado el ratoncito Perez, en un despiste suyo que yo califico de imperdonable.
Soy una víctima tuya más. Ya desde tu adolescencía despuntabas en el arte de destrozar a las mujeres, "que me he informado y traigo papeles". Ninguno de tus amigos llegaba a donde tu ni siquiera parabas a cojer aire. Tus novias suspendian todas en junio y muchas más en septiembre.
Luego las dejabas, lloraban, desarrollaban instintos suicidas y decían mucho que asco de vida o todos los tíos son unos cabrones... y claro, con esa generalización pagaban justos por pecadores.
Cuando una mujer te pagó con la misma moneda, me recogiste a mi de paño de lágrimas y me dijiste que nos fuesemos de viaje para olvidar.
Usé todo lo que tenía, quería deslumbrarte. Yo te ofrecía mi amistad, diálogo, sexo de lujo, un talante distinto, la reforma del Senado, no sé, el aplomo de una mujer que no te iba a fallar, en resumen.
Y, a cambio, puestos a pedir, yo quería que clavaras en mi tus ojos negros de misterio al igual que clavabas tus manos en mi trasero y tu boca en mis pechos cuando estallabas de placer y sofocabas en ellos tus gemidos en nuestros interminables dias de lujuria.
Elegimos las islas Niué, para que no nos encontrara allí ni Garzón en pleno ataque de lucimiento profesional. A la media hora de bajar a la playa, desapareciste con una azafata que ofrecía a los turistas prendas para rituales.
Podías haberte despedido de mi, como mínimo. Volviste sin embargo a los siete meses y estaba un poco enfadada contigo, la verdad, pero al menos aprendí a hablar niueano, a fuerza de intentar entender lo que me querían explicar los doctores que me trataron de fiebre amarilla. Ahora que te he vuelto a ver, ahora que te miro, sólo se me ocurre pensar que el hombre es el único animal que tropieza mil veces con la misma piedra porque quiero mi premio.
Mis saludos,
Lidia.
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 02 Jun 2004 23:55

:D :D gracias lidia, eres fantastica...... y ellos muy tontos!!!!

ellos se lo pierden!!!, ala

besitos niña, eres un sol. :chi
elquequieras
Gateando
Gateando
Mensajes: 21
Registrado: 13 May 2004 00:00

Mensajepor elquequieras » 04 Jun 2004 20:11

Hola, Lidia, y gracias.
Pero ...y qué pasará al final? ¿Venganza o amor? A lo mejor las dos cosas. Ya se sabe, la luna de miel se cambia en luna de hiel :)

recuerdos de

elquequieras
Lidia
Impaciente
Impaciente
Mensajes: 92
Registrado: 13 Ene 2004 00:00
Ubicación: Barcelona

Reichel, Elquequieras....... asi sigue

Mensajepor Lidia » 16 Jun 2004 15:39

Siendo ...ESCALVA DE SU CUERPO.

Todos ansiamos lo que no tenemos y despreciamos los bienes que nunca nos han faltado. Ella se queja de su atractivo, de su sonrisa eterna, tanto que cualquier otro rasgo suyo queda en el olvido. Siente que vive encerrada en una jaula de oro y lujuria que le impide dar un paso sin recordarle, a cada instante.
Estaba harta de ser atractiva. Decía que los hombres la miraban para lo que la miraban y para ninguna otra cosa más, que no eran capaces de aprciar en ella nada más allá de sus labios lascivos y esponjosos, mordisqueables como gominolas, de su cuerpo cimbreante que no invitaba, bien es verdad, a la reflexión o la vida contemplativa y cercana a Dios.
Y con las mujeres, que teóricamente podrían comprender la situación, las cosas iban aún peor. La comprensión y la solidaridad femenina no existe con una mujer que provoca envidias y admiración entre los hombres. Probó de todo para disimular su atractivo. Durante un tiempo dejó de ducharse. El que se acerque se va a enterar, pensaba.
Pero el olfato es un sentido lleno de misterios y vericuetos, y a muchos hombres los enloquecia aún más cuando se acercaban a olfatear, como animales encelados, las perlas de sus secreciones.
No había nada que hacer. Ella lo deseaba. Ni su sentido del humor, ni su bondad, ni su inteligencía, ni su dinero. Lo tenia todo y todo lo mostraba con gran despliege de recursos, pero nada interesaba más que su atractivo y ella... lo buscaba a él, lo deseaba.
La tristeza se adueñó de su rostro y le regaló un par de profundas y verdosas ojeras, que acentuaban aún más sus encantos, dandole un aire de mujer de mucha vida y misterio. Dejó de comer de tanto disgusto, necesitaba esa compenetración como cuando hacian el amor de los amantes mas experimentados, donde acaba el sexo para buscar palabras que no tienen nombres y perdió justamente esos gramos de más que siempre le habían sobrado.
Estaba perdiendo la batalla obsesiva y los hombres se arremolinaban en torno a ella ahora mucho más. Su cuerpo resistía las autolesiones y se negaba a dar un solo paso aatrás en su camino a la perfección, a la perfección sexual que abrazara antaño.
Después de otra noche sin dormir, decidió rendirse y desnuda ante el espejo, reconoció que estaba hecha para ser amada hasta el dolor. "Me has derrotado", se dijo. Se acarició los labios húmedos y abultados y recorrió con sus manos sus pechos y su vientre duro y plano como la hoja de un cuchillo. Su cuerpo agradeció tantas atenciones ya olvidadas y la invitó a celebrar su reencuentro con un profundo orgasmo que llegó casi sin avisar.
Mis saludos,
Lidia.

Volver a “Cuestión de libido...”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados