Cleopatra

¿Quienes somos, de dónde venimos, dónde vamos? Un poco de Espiritualidad, Filosofía, Religión, Amor, Solidaridad, Misterio
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Cleopatra

Mensajepor Ally » 23 Ene 2011 15:53

La Muerte de Cleopatra


Imagen
( "la muerte de Cleopatra" pintor: Jean Rixen Angre)




¿Murió envenenada? ¿Adónde se trasladó su momia? Estas preguntas podrí­an encontrar respuesta pronto. El hallazgo de su sarcófago parece estar cada dí­a más cerca. Mientras los arqueólogos se afanan en una carrera contra el reloj para dar antes que los demás con el descubrimiento más importante del siglo XXI, una pelí­cula con Angelina Jolie y una biografí­a convierten este 2011 en el año de la última faraona.



Cuando no se bañaba en leche de burra, bebí­a sorbos de perlas disueltas en vinagre. Y a las conversaciones bilaterales con los polí­ticos romanos acudí­a con un provocativo tanga de piedras preciosas... Pocas figuras de la Antigí¼edad cargan con tantas leyendas como Cleopatra VII [69-30 a.C.]. Lo que sí­ es cierto es que la mujer más rica de la época hablaba nueve idiomas y viví­a en un palacio con tejados de oro.


Pero ¿cómo era la persona real que se ocultaba bajo los calificativos de «puta» (Plinio) y «monstruo fatí­dico» (Horacio)?


Con los años han ido apareciendo numerosos datos sobre ella: monedas en las que la faraona luce una nariz enérgica, o una estatua de mármol en Roma, la llamada Venus Esquilina, que muestra su verdadero (y encantador) rostro. Incluso un papiro con su firma. Sin embargo, lo que más debate sigue generando entre los expertos es qué sucedió aquel dramático dí­a de agosto del año 30 antes de Cristo, que terminó con el suicidio doble de la reina y de su consorte Marco Antonio: ¿qué ocurrió con los cuerpos?


Los zoólogos descartaron hace tiempo que Cleopatra muriera realmente por la mordedura de un áspid. Según esas fuentes antiguas, la reina sacó una cobra de una cesta de mimbre que habí­a en su cuarto y la apretó contra su pecho. La mordedura de uno de estos reptiles suele producir vómitos y parálisis, la muerte solo se produce al cabo de unas horas. Nada de esto se cuenta en esos relatos. Además, con la reina murieron dos doncellas y ninguna cobra es capaz de producir tanto veneno en tan poco tiempo.


Dietrich Mebs, profesor de la Universidad de Frankfurt, del Instituto de Toxicologí­a Forense y miembro de Sociedad Internacional de Toxinologí­a, cree por eso que utilizó un cóctel de «cicuta y opio», quizá también un alfiler para el pelo envenenado o un emplaste tóxico: la fallecida presentaba pinchazos en el brazo. Al parecer, querí­a que la toxina llegara cuanto antes al riego sanguí­neo.


También se conoce el lugar de los hechos. La reina hizo construir en vida un mausoleo en los jardines reales, con ventanas en el primer piso. Según Plutarco, la puerta de entrada poseí­a un mecanismo secreto que hací­a que fuese imposible abrirla una vez cerrada.


En ese lugar ocurrió la tragedia, antes de la llegada de las tropas del romano Octavio. Supuestamente, Cleopatra fue luego embalsamada y sepultada con su marido. Un sorprendente hallazgo en Alejandrí­a parece confirmar este relato. El marino griego Harry Tzalas descubrió en las aguas del puerto un enorme portal, de unas 15 toneladas. Los expertos creen que esos restos forman parte del mausoleo. Pero hasta hoy no se ha encontrado ni rastro de los sarcófagos.


A la arqueóloga dominicana catheleen Martí­nez no le sorprende que no se encuentren. Ella cree que el cuerpo de la reina fue sepultado en secreto por sus partidarios en el templo de Osiris en Taposiris Magna, a 50 quilómetros de Alejandrí­a. Martí­nez ha descubierto en las ruinas del enorme templo un cementerio, 22 monedas con la efigie de Cleopatra y numerosas criptas. Algunas de ellas se adentran en la tierra hasta 20 metros en lí­nea recta. El pasado verano se recurrió a radares para estudiar su contenido y en algunas cámaras aparecieron momias. Sin embargo, la mayorí­a de ellas están llenas de restos de tierra y piedras, debido a los desprendimientos. Los escombros impiden el acceso.


En estos momentos se está despejando a golpe de pala el camino hacia este inframundo. Allí­ abajo, Martí­nez está segura, se halla el cuerpo embalsamado de la femme fatale del antiguo Egipto. El «descubrimiento más importante del siglo XXI» está a la vuelta de la esquina.


En el mundo especializado se considera a catheleen Martí­nez, licenciada en Derecho, una intrusa. Por ahora, su teorí­a no cuenta con demasiados apoyos.


En realidad, nadie sabe qué ocurrió a orillas del Nilo hace 2.000 años. Toda la infancia de la reina está cubierta de sombras. Es probable que su abuelo fuera sumo sacerdote en Menfis, poco más se sabe. Su presentación en el ruedo de la polí­tica mundial fue la ofensiva erótica que lanzó contra Julio César a los 21 años. Las opiniones de los cronistas son numerosas y la mayorí­a, crí­ticas. Cicerón fue el más conciso de todos: «La odio».


Las historiadoras modernas no están de acuerdo. Para Martí­nez, Cleopatra era una lingí¼ista; otras aseguran que escribió interesantes tratados sobre cosmética y asistencia al parto. Una nueva biografí­a, en este caso de la ganadora del premio Pulitzer Stacy Schiff, apunta en la misma dirección. En su opinión, machistas recalcitrantes como Plutarco, Virgilio o Dion Casio son responsables de «2.000 años de mala prensa». En realidad, añade, la belleza del Nilo era una «gestora brillante» y una mujer «considerablemente inteligente».


El libro «Cleopatra, a life», salió a la venta en Estados Unidos el 1 de noviembre, y Schiff ya ha marcado las nuevas lí­neas maestras: su heroí­na rebosa confianza en sí­ misma y está «versada en polí­tica, diplomacia y gobierno». Otros expertos se muestran bastante de acuerdo: para ellos, Cleopatra carecí­a de principios morales y se moví­a impulsada por una ciega sed de poder.


Todo esto, dicen, era en buena medida consecuencia de su herencia familiar. Durante 300 años, la demente dinastí­a ptolemaica se perpetuó mediante el incesto, y los sucesivos monarcas se alzaban al trono recurriendo sobre todo a la práctica de asesinar a sus parientes.


El mismo Ptolomeo XII hizo ejecutar a su hija mayor. Cleopatra tení­a 14 años y es probable que asistiera al final de su hermana. ¿Supuso aquello un trauma que la marcó para siempre? Quizá. No tardó en demostrar una falta de escrúpulos que le vení­a de familia. Se fue abriendo paso hacia el poder con brutalidad y ordenó incluso acabar con su hermano pequeño, un estorbo en su camino. Sin embargo, su arma más efectiva en la lucha por el poder fue el amor.



.../....

http://xlsemanal.finanzas.com/web/artic ... o_pagina=1






Imagen

(Cleopatra y su "teatral" aparicion ante Julio Cesar)
lbsilvina
Gateando
Gateando
Mensajes: 30
Registrado: 19 Nov 2012 03:56

Re: Cleopatra

Mensajepor lbsilvina » 30 Mar 2013 17:40

Los planes de Octavio eran tomar a la reina como prisionera y exhibirla en Roma durante la tradicional ceremonia conocida como Triunfo, simbolizando con ello la superioridad y la victoria sobre la humillada enemiga a la que el pueblo de Roma tanto odiaba. Esto aumentaría más si cabe su respaldo popular e impulsaría decisivamente sus aspiraciones políticas. Cleopatra se percató del final que la esperaba tras entrevistarse con Octavio, un hombre frío y calculador que a diferencia de César y Antonio no podría seducir o sugestionar de ningún modo. Viendo pues su futuro como esclava, tal vez en el reino del que había sido soberana (convertido ahora en la provincia romana de Egipto), Cleopatra eligió morir y tomó la decisión de suicidarse. Según la versión más extendida, pidió a sus criadas Iras y Charmion que le trajeran una cesta con frutas y que metieran dentro una cobra egipcia (el famoso áspid), responsable de su muerte, a finales de agosto del año 30 a. C. Otras versiones relatan que se quitó la vida al conocer el suicidio de su esposo. Antes de fallecer escribió una misiva a Octavio en la que le comunicaba su deseo de ser enterrada junto a Marco Antonio, y así se hizo. Se desconoce el lugar de su sepultura. Zahi Hawass la ubica en Taposiris Magna, a 30 Km de Alejandría, aunque las excavaciones realizadas en junio de 2008 descartaron esta hipótesis.




Alejandro Betancourt

Volver a “Mirando las estrellas.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados