Ecologia Emocional bis

¿Quienes somos, de dónde venimos, dónde vamos? Un poco de Espiritualidad, Filosofía, Religión, Amor, Solidaridad, Misterio
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Ecologia Emocional bis

Mensajepor EcoEco » 03 Nov 2010 10:19

[align=center][flash width=100 height=30]http://dreamsclassic.org/music/terry1.swf[/flash][/align]

SI TU ME DICES VEN… ¿LO DEJO TODO?


Nadie me dará el amor, la alegrí­a y el goce de las felicidades que yo no
siento dentro de mí­. Y aunque yo tuviera el alma llena de las más dulces
sensaciones, no sabrí­a hacer dichoso a quien en la suya careciese de todo.

Goethe


Si tú me dices ven…
Igual decido venir, pero debes saber que no voy a dejarlo todo por ti. No seria bueno para ninguno de los dos. Tú no puedes llenar mi mundo ni yo el tuyo a no ser que sean mundos muy pequeños
.



Si tú me dices ven…
Yo voy a continuar trabajando en mi proyecto de vida personal, manteniendo mis valores, mis sueños, mis ilusiones, cultivando mis aprendizajes, cuidando mis relaciones, continuando con mi trabajo, mis aficiones.



Si tú me dices ven…
Aunque me sienta enamorad@ de ti, antes de venir voy a valorar si nuestro proyecto individual de vida es compatible y también si estoy dispuest@ a iniciar contigo el trabajo amoroso de construir juntos un proyecto de pareja conjunto
.


Si tú me dices ven…
Igual yo también te digo ven conmigo y vamos a decidir juntos el camino que seguiremos los dos. Pero para compartir nuestro camino será necesario que ambos tengamos un camino para compartir.



Si tú me dices ven…
Quizás te proponga explorar un nuevo mapa de afectos: de sueños, ternura, ilusión, amor, amistad y pasión… y conquistar juntos un nuevo espacio, una nueva nación donde ambos podamos crecer y mejorar como personas.



Si tú me dices ven…
No lo dejaré todo ni tampoco te voy a pedir que dejes nada por mí­. Respetaré tu mundo y te pediré que respetes el mí­o Yo te dejaré entrar en mis sueños si tu también me haces un sitio en los tuyos.


Es esencial aprender a ser y a respetarnos a nosotros mismos, para poder vivir una relación armoniosa, y amorosa con nuestra pareja. Como dijo Oscar Wilde: “Amarse uno mismo es el comienzo de un romance para toda la vida”. Y como afirma la Ecologí­a Emocional: No es posible dar ni hacer por los demás lo que uno no es capaz de hacer o darse a sí­ mismo. Éste es uno de los retos de la pareja emocionalmente ecológica: Juntos, sí­; pero no atados.
Última edición por EcoEco el 10 Nov 2010 09:04, editado 2 veces en total.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 03 Nov 2010 10:26

PRINCIPIOS DE UNA VIDA EMOCIONALMENTE ECOLOGICA

[flash width=699 height=499]http://dreamsclassic.org/principios-para-una-vida-emocionalmente-ecolgica.swf[/flash]
Última edición por EcoEco el 11 Nov 2010 10:58, editado 1 vez en total.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 03 Nov 2010 12:22

El Despetar de la Ecologia Emocional



Vida, sorpresa, misterio y belleza, mucha belleza....Aquí­ nos hallamos todos, pequeños humanos poblando un pequeño planeta en un espacio inmenso. Humanos viviendo, con más o menos conciencia de estar vivos, el milagro de la vida y de la belleza de nuestro mundo. Humanos con dificultad para apreciar la magia de los colores de la luz reflejada en una pequeña gota de rocio. ¿Cuántos años llevamos vivos y cuánta vida hemos vivido plenamente?

¿Qué es la vida?
Es el resplandor del fuego en la noche
Es el aliento del bisonte en invierno.
Quen insinúa en la hierba
y se pierde en la puesta de sol.

Pessoa.

El ciclo inacabable de la vida, el ciclo de las estaciones que es fundamental pa la vida en la Tierra tanto para los vegetales como para los animales y para el hombre, se repite una y otra vez. La naturaleza es la manisfestación constante de la vida que recomienza una y otra vez, siempre perseverante.

Una semilla que se abre y se convierte en plan, una planta que crece y da flor y fruto, y luego muere y produce residuos. Unos residuos, o humus, que tienen también un motivo de ser porque enriquecen la tierra y le proporcionan nutrientes gracias a los que podrá iniciarse, nuevamente, el ciclo imparable de promesas que se convierten en relaidades. La primavera que florece, el verano donde todo madura, el otoño que libera del peso de lo que está muerto y enlentece los ritmos biológicos y, finalmente, el invierno donde todo encuentra reposo, duerme y descansa para recomenzar.

También las personas funcionamos con ciclos: ciclos de vida y muerte, de descaso y trabajo, de construcción y destrucción, de calma e inquietud, de reflexión y acción. Hablamos de vida, del mundo, de los demás y de nosotros, hablamos de nacer humanos y trasformarnos en personas, hablamos de potenciales y realidades, de nuestra dimensión de "sapiens" y de nuestra dimensión "demens", y de la necesidad de equilibrar las dos dimensiones. Hablamos de vivir y explorar: tenemos todo un mundo para recorrer y todo un camino interior para encontrarnos y hacernos nacer. En este camino, nuestra inteligencia y nuestra afectividad deberán aprender a trabajar en equipo para construir y construirnos, para no destruirnos a nosotros mismos, a nuestra especie, ni al mundo maraviolloso donde vivimos. Sólo hay una esperanza para contener la destrucción y la violencia: recuperar nuestra sensibilidad para todo le que está vivo.

El ser humano lleva millones de años viviendo en el Planeta Tierra. La mayor parte del tiempo la relación con un mundo afectivo, de forma similar a su relación con el medio externo, no ha sido demasiado equlibrado. Tenemos muchos indicios de ello: insatisfacción, insomnio, irritabilidad, represión, explosiones emocionales, fatiga, estrés y enfermedades psí­quicas. También tenemos muchos signos de desequilibrio social que lo indica: violencia y agresividad de unos contra otros, la falta de solidaridad entre los seres que compartimos el planeta, las prisas, la tensión, el egoismo, la avaricia, los sentimientos generales de soledad y de infelicidad, y tantas otras señales que nos llevan a pensar que estamos realizando una gestión incorrecta de nuestro mundo emocional, de forma similar a la que estamos haciendo con los recursos de nuestro planeta.

Desde hace tiempo hemos conocido el despertar de una nueva forma de entender las relaciones de las personas hacia si mismas, los demás y el mundo. La ecologí­a emocional nos propone un camino muy importante que podemos aplicar a nuentro mundo emocional: el equilibrio. Nos enseña que el hecho de realizar una gestión adaptativa de nuestro mundo afectivo puede ser esencial en nuestra vida y aumentar nuestra capacidad para construir una felicidad auténtica y serena. Pessoa nos dice: que la vida es un viaje experimental realizado involuntariamente. Pensamos que a pesar de que es así­, lo cierto es que si ahora estamos aqui leyendo este post, es porque hemos decidido voluntariamente seguir el viaje.

Nadie obliga a nadie a vivir, ni tampoco puede decidir en su lugar de qué forma debe vivir su vida. Podemos vivir medio dormidos, con poca consciencia de nuestra realidad, dejándonos llevar por algo externo a nosotros mismos o, al contrario, escoger experimentar la conciencia de vivir y mantenernos despiertos en un viaje intenso e interesante.

Al elegir nos construimos y colocamos los fundamentos de un mundo interno equilibrado o caótico. Si observamos con atención veremos que el equlibrio interno se ve reflejado también en un equilibrio en nuestras relaciones con los demás y nuestroi entorno. La persona que se relaciona bien consigo misma tiene también la capacidad para hacerlo de igual forma con los demás. En idéntico sentido se puede afrimar que quien tiene siempre problemas en sus relaciones personales, posiblemente deberí­a pantearse si esa dificultad no nace de una mala relación consigo mismo.

El mundo caótico, inestable y lleno de sufrimiento donde vivimos, pide soluciones de urgencia que deben nacer de cada uno de nosotros. Todos somos responsables de nuestro deterioro, del deterioro social, de la fragmentación y disgregación mundial y del desquilibrio que puede llevarnos a nuestra destrucción como especie. Se impones, pues, la necesidad de ser creativos y buscar planteamientos más equilibrados ne nuestra vida. Es preciso y urgente que nuestra mente y nuestras emociones trabajen en equipo, que la complejidad de nuestro mundo afectivo con el que la evolución biólogica y cultural nos ha dotado juego a favor nuestro, en lugar de sabotear una y otra vez nuestro proyecto de vida. En este sentido, la ecologia emocional nos abre ví­as interesantes que creemos pueden aplicarse a la gestión de nuestras emociones y sentiminetos. Esta es nuestra porpuesta: la psicoecologia afectiva, la psico-eco-afetividad.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 03 Nov 2010 12:25

Enamorarse es algo involuntario y fácil, pero construir el amor es voluntario y difí­cil, como todo arte.

[flash width=699 height=499]http://dreamsclassic.org/siete_principios_de_la_ecologia_emocional_para_las.swf[/flash]
Última edición por EcoEco el 10 Nov 2010 10:05, editado 1 vez en total.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 03 Nov 2010 12:27

PSICOECOAFECTIVIDAD FELICIDAD, PROVISIONALIDAD

Imagen


El logro de la felicidad requiere de un cierto sentido de provisionalidad. Si intentamos vivir seguros, en un estado permanente de no cambio, aferrados a lo bueno y lo malo no podremos ser felices. La felicidad es un estado interior de serenidad y autonomí­a.

Para lograrlo debemos darnos cuenta de lo importante que es vivir conscientemente cada instante, disfrutando de cada paisaje, de sus colores, procurando ir ligeros de equipaje. Todo
es provisional, incluso nuestra existencia. Lo único seguro que tenemos es que dejaremos de ser.

Pero una verdad tan importante se nos olvida y sufrimos por todo lo que perdemos en el camino, dejando de prestar atención a todo lo que va apareciendo de nuevo. En lugar de disfrutar y gozar vivimos en un duelo permanente por todo lo que perdemos: personas
amadas, objetos, tiempo, la salud, el trabajo….quejándonos cuando llueve porque no hace sol, y cuando hace sol preguntándonos cuando lloverá. Así­ alejamos la felicidad de nuestras vidas porque todo ello nos aporta ansiedad, insatisfacción y nos arrastra al terreno del
miedo alejándonos del de la confianza.

Desde la Ecologí­a Emocional podemos encontrar diferentes maneras de aproximarnos a la felicidad:

Felicidad como actitud: depende de cómo vivimos las cosas más del qué vivimos.

Felicidad momento: necesitamos a los otros para crecer, estimar es crecer. Y sin embargo
nos han educado para vivir las cosas que nos ofrecen y no el tiempo que pasamos juntos.

Felicidad como virtud, plenitud y contemplación: se alcanza desarrollando todo el potencial que llevamos dentro, con sabidurí­a, templanza, valentí­a y justicia.

Felicidad como capacidad interna de la persona.: Séneca dice que cada uno es capaz de crearla y es independiente al exterior.

Felicidad como satisfacción de los instintos: el deseo de satisfacer los instintos sin control comporta más angustia que satisfacción, por tanto regulación y moderación.
Recuerda: lo que hay adentro se proyecta afuera.

[align=center]¿Eres feliz?
¿ Cuál es tu felicidad deseada ? ¿ Qué haces para conseguirlo?

"La felicidad da la mano a la confianza, a la serenidad, a la alegrí­a, a la esperanza y al equilibrio vital.

La felicidad está entrelazada con la generosidad, la solidaridad
y,sobretodo y muy especialmente, con la sabidurí­a. La felicidad es una consecuencia del amor maduro."
[/align]
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 03 Nov 2010 12:28

[align=center][flash width=100 height=30]http://dreamsclassic.org/music/terry2.swf[/flash][/align]


UNA ELECCIÓN EMOCIONALMENTE ECOLÓGICA

“Busco a la persona que sea capaz de amar al otro sin castigarlo por ello, sin hacerlo prisionero o desangrarlo; esa persona del futuro que sepa llevar a cabo un amor independiente de ventajas o desventajas sociales, para que el amor sea siempre un fin en sí­ mismo y no siempre el amor con vistas a un fin”.

Este era el deseo que Jung expresó, en una carta dirigida a Freud, al inicio del siglo pasado. ¿Acaso ya nos hemos convertido en esas “personas del futuro” que anhelaba Jung o, en cambio continuamos castigando, aprisionando, desangrando o buscando ventajas cuando formamos pareja? ¿Qué nos mueve a elegir y por qué motivo a menudo acabamos tan lejos conseguir la relación de pareja que anhelamos?

Una de las afirmaciones de la Ecologí­a Emocional es que debemos convertirnos en “la persona adecuada” en lugar de invertir energí­as buscando a la persona adecuada. Para que una relación de pareja sea armónica es necesario que cada integrante de la pareja tenga una vida propia con sentido.

Cuando nuestra vida es coherente y armónica desprendemos una elevada capacidad de atracción que nos acercará a quien se encuentra en la misma sintoní­a. En cambio, si somos personas incompletas y necesitadas sintonizaremos con personas de las mismas caracterí­sticas y uniremos necesidades y desespero. Esta relación estará condenada al fracaso. Nuestra propuesta se basa en fomentar cuatro áreas que promueven el equilibrio y armoní­a individual y de pareja: autodependencia, creatividad, conducta amorosa y pací­fica.



[align=center]10 CAMINOS POSIBLES PARA MANTENER UNA RELACION CREATIVA, AMOROSA Y ARMÓNICA

1. El mejor “encuentro” no garantiza nada. Si bien tenemos la posibilidad
de tender puentes de comunicación hací­a el otro, deberemos estar
dispuestos a emprender la tarea de construirlos y cruzarlos (trabajo
amoroso y valentí­a)

2. El principio esencial para la convivencia en pareja y la construcción del
buen amor posible, parte de dos personas autónomas, independientes
y enteras, que se eligen en libertad y con responsabilidad. Sólo
partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor
que libere y crear ví­nculos que unan, en lugar de cadenas que
aprisionen.

3. Para ser autónomos será necesario diferenciarnos y construir una vida,
con suficiente contenido e intensidad como para que no necesitemos
“colgarnos de otro” o “vampirizar” su vida

4. El amor pide valor, capacidad de asumir riesgos y, sobretodo, trabajo y
esfuerzo diario para mantener el misterio, la creatividad y la
comunicación.

5. Nadie tiene el poder de cambiar a otro, intentarlo suele ser un
desastre. Si no nos gusta algo tenemos tres soluciones: manifestarle lo
que sentimos y dejar en sus manos si lo cambia o no; cambiar nuestra
manera de verlo, o cambiar de pareja.

6. Obertura, curiosidad y creatividad son elementos necesarios para
cultivar la sorpresa en la relación de pareja. Si queremos vivir muchos
años con la persona que amamos es importante procurar sorprenderla
cada dí­a.

7. Si no nos gusta lo que recibimos en nuestra relación de pareja,
tenemos que prestar mucha atención a lo que emitimos.

8. Nuestra pareja, por más que nos ame- y precisamente por esto mismo
– no debe ser un vertedero donde volcar nuestra basura emocional.

9. La gestión emocionalmente ecológica de la relación de pareja supone
la capacidad de ajustar las cláusulas relacionales de forma que no
perjudiquen a un miembro de la pareja y muevan a la mejora de los
dos.

10. Sabremos que nuestra elección es emocionalmente ecológica cuando
la alegrí­a esté presente en nuestra relación.
[/align]
Última edición por EcoEco el 03 Nov 2010 21:10, editado 2 veces en total.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 03 Nov 2010 13:11

CONCEPTOS BASICOS DE ECOLOGIA EMOCIONAL

Es el arte de gestionar nuestra emociones de tal forma que la energí­a que éstas generan sea dirigida a nuestro crecimiento personal, a la mejora de nuestra relaciones interpersonales y a la construcción de un mundo más armónico y solidario

Abono emocional (o vitaminas emocionales):
Ayudan a crecer y ayudan a vivir. Proporcionan nutrientes y energí­a emocional: agradecimiento, felicitaciones, sonrisas, abrazos, caricias, ternura...

Agujero en la capa de ozono:
Pérdida de protección en nuestro interior que hace recibamos algunos estí­mulos sin protección ni filtro alguno. Por ejemplo, juicios de valor, crí­ticas, susceptibilidades...

Biodegradable:
Emociones que hay que permitir que cambien, evolucionen o desaparezcan. En cambio, las “no biodegradables” pueden llegar a envenenarnos.

Cartografí­a emocional.
El mapa mental del mundo que utilizamos como guí­a en la vida diaria. Información con carga afectiva que señala zonas de peligro, de exploración, rutas adecuadas… Contiene la memoria emocional

Contaminación:
Afectos en mal estado, como el mal humor, irritación, enojo, desánimo, el rencor o el resentimiento. Se contagian y contaminan el clima emocional global.

Conservas emocionales:
Situaciones agradables cuyo recuerdo podemos guardar para evocarlo cuando lleguen los malos tiempos.

Desierto:
Momento emocional en el que uno se siente en tierra yerma, solo y sin recursos.

Efecto invernadero y lluvia ácida:
Emitimos partí­culas tóxicas y contaminantes que acaban rebotándonos en forma de lluvia ácida reduciendo a cenizas nuestra vida interior: El mal humor, las agresiones, el rencor, la envidia, los celos, la crí­tica constante, la queja, el victimismo, la tendencia a señalar siempre los defectos de los demás...

Energí­a emocional:
Es el combustible que nos ayuda a vivir (automotivación, alegrí­a, amor, ternura...).

Reciclaje:
Transformación de un sentimiento que da la oportunidad de evolucionar y descubrir nuevas posibilidades de nuestro interior. Los celos pueden ser una oportunidad para detectar puntos de mejora y transformarse en más autonomí­a y seguridad; la envidia, en solidaridad y generosidad; la ira, en energí­a positiva...

Reservas naturales y espacios protegidos:
Espacios de intimidad reservados a nosotros mismos. Nos ayudan a respirar y a disfrutar de una mejor calidad de vida. Deben expandirse a medida que crecemos.


[flash width=699 height=499]http://dreamsclassic.org/atlas_de_la_ecologia_emocional.swf[/flash]
Última edición por EcoEco el 10 Nov 2010 09:10, editado 1 vez en total.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 03 Nov 2010 19:15

[flash width=699 height=499]http://dreamsclassic.org/LARATONERA.swf[/flash]
Última edición por EcoEco el 10 Nov 2010 09:10, editado 1 vez en total.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 03 Nov 2010 19:38

[flash width=699 height=488]http://www.youtube.com/v/SpbMt7ehgeo?fs=1&hl=es_ES[/flash]
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 04 Nov 2010 07:07

[align=center][flash width=100 height=30]http://dreamsclassic.org/music/lavida.swf[/flash][/align]

La Esperanza.

Imagen

La esperanza, dicen, es lo último que se pierde.
También se habla de que el verde es su color. En general, es la previsión
de que lograremos algo que deseamos, sin tener aún su confirmación.

La esperanza nos ilusiona cuando a nuestro alrededor todo lo vemos negro, o en una escala de grises.

La esperanza pide “espera”, paciencia, pues aquello que esperamos no depende solo de nuestra voluntad y acción. Si así­ fuese hablarí­amos de deseo. Por tanto, nuestro objetivo depende también de alguna otra cosa o persona. Esto implica confianza, y la confianza siempre supone riesgos.

La esperanza es, por tanto, “un sentimiento agradable provocado por la anticipación de algo que queremos y que se nos presenta como posible, que da amplitud a nuestro presente y anticipa la prosperidad”*.

La esperanza no es sentarse a esperar y no hacer nada. Para que algo ocurra debemos pasar a la acción. Yo siembro, riego, y espero que el arbol crezca. He hecho todo lo que creí­a y podí­a hacer. Todo lo que estaba en mis manos. Y tengo la esperanza de que sea suficiente, de que era una buena semilla, de que he invertido mi energí­a en un buen proyecto y que, en un tiempo, estaré comiendo sus frutos. Mientras llega ese dí­a sigo regando y abonando.

*Jaume Soler y M.Mercè Conangla


[align=left]MENTE[/align]
[align=left]Escoge el camino que te
abra, no el que te cierre.[/align]


[align=center]EMOCIÓN[/align]
[align=center]La felicidad no me escoge a
mi, sinó que soy yo la que
escoge mi propia felicidad.
¡Es un estado !
¡Tú decides !![/align]


[align=right]ACCIÓN[/align]
[align=right]No hace falta que comprendas
para actuar, actúa
y comprenderás[/align]
Última edición por EcoEco el 10 Nov 2010 09:29, editado 3 veces en total.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 04 Nov 2010 23:39

La creación: Escoge tu historia

En el principio era el caos, partí­culas alborotadas, atrayéndose y repeliéndose. ítomos desbocados aproximándose y alejándose en el silencio infinito, en la nada, sin plan, sin destino, sin conciencia.

En una época sin tiempo, las partí­culas se fueron compactando, como temerosas de ser, y esta masa crí­tica generó la explosión inicial: el universo en expansión. Y de la unión, nació la separación y cada partí­cula emprendió una ruta propia sin saber a donde la levarí­a aquel viaje: se iniciaba el tiempo y, con él, nuestro origen y nuestra historia. Y con el tiempo, todo un universo. Y dentro del universo, una galaxia blanca llena de astros maravillosos y un pequeño, muy pequeño planeta azul. La Tierra nace a partir de la unión y de la separación y estos dos principios han ido siempre más juntos.

En el principio, era el caos en la Tierra, pero a partir del caos, apareció la organización y los organismos: la Vida.. De los primeros seres vivos simples, cada vez organismos más y más complejos fruto de la cooperación: células que se convierten en tejidos, tejidos que forman órganos y órganos que trabajan en equipo formando aparatos y sistemas especializados. Un organismo: vida en todas sus formas, vida mágica, vida sorprendente, vida inesperada, vida rara y valiosa.

Vegetales y animales van ocupando la Tierra, van experimentando formas de ser y de adaptarse. La Vida, con toda su fuerza, permite estos ciclos de vida y de muerte, de construcción y destrucción. Vida: energí­a primordial. Tiempo que pasa, tiempo que es, caos, luchas, transformaciones, adaptaciones, vida y muerte... CONCIENCIA !!! La evolución nos permite aparecer en este planeta y el ser humano aprende a adaptarse, evoluciona, adquiere conciencia de que es, ocupa territorios y utiliza los medios para empezar su creación:
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 05 Nov 2010 00:00

[align=center][flash width=100 height=30]http://dreamsclassic.org/music/terry10.swf[/flash][/align]

LA PRIMERA CREACIÓN


DIA PRIMERO:
He ahí­ que el homo vio la Luz, tomó conciencia de sí­ mismo y apareció el orgullo. Y homo dijo:

- Soy el rey de la creación. Toda la tierra está a mi servicio. Yo soy quien decide y puedo someter todas las demás especies inferiores porque soy inteligente y el amo de todo. Y el orgullo se mezcló con la ignorancia y se inició la destrucción.


DIA SEGUNDO:
Y el segundo dí­a homo observó el firmamento. Respiró el aire fresco de la atmósfera y admiró la belleza del cielo. Y dijo:

- Lanzaremos al aire los gases de las fábricas y los vientos los esparcirán.
Ocuparemos el espacio y lo pondremos a nuestro servicio. Así­ fue como construyó aparatos que volaban y llenó el espacio de ondas, radiaciones, satélites artificiales y basuras que daban vueltas alrededor del planeta, atacaban la capa de ozono y envenenaban el aire. Homo probó el poder y le gustó.


DIA TERCERO:
El tercer dí­a, homo vio la belleza de la tierra y se dio cuenta de sus riquezas. Y aparecieron el egoí­smo y la avidez. Así­ es que dijo:

- Edificaré mis estancias en la tierra. Reinaré sobre todos sus recursos y sacaré provecho de ellos.

Y homo edificó ciudades, carreteras y puentes, cortó árboles, quemó prados, destruyó selvas, perforó y aspiró la energí­a de sus entrañas y se enriqueció. Y para hacerlo aprendió a matar, a estafar, a robar y a ser deshonesto y cruel. Y entonces aparecieron la ira y la envidia. Y el sufrimiento fue creciendo en el mundo.


DIA CUARTO:
El dí­a cuarto, homo se fijó en la belleza y grandeza del mar. Y dijo:

- Lanzaremos nuestras basuras al mar para que no nos molesten. El mar es muy grande y no se quejará.

Y apareció la inconciencia. El hombre hizo desembocar cloacas en el mar y lanzó en él las sustancias quí­micas de sus industrias. Derramó petróleo y todo tipo de tóxicos. Todo fue a parar a los rí­os y mares. Y fue así­ como las plantas y los animales acuáticos empezaron a morir, y el mar a perder color, en una lucha titánica para regenerarse y no morir.


DIA QUINTO:
El dí­a quinto, homo vio que habí­a muchos animales viviendo en el planeta, animales libres y nobles que jugaban al sol y corrí­an por los prados. Y homo dijo:

- Capturaremos estos animales y los pondremos en jaulas para divertirnos y experimentar con ellos.

Lo hizo así­. Y aparecieron la prepotencia y la crueldad. Muchas especies se extinguieron y otras se volvieron locas.


DIA SEXTO:
El sexto dí­a, homo vio otros seres homo de todas las razas, costumbres y lenguas. Y apareció el miedo a la diferencia, que unido a la ignorancia generó, celos y odio. Y homo dijo:

- Construiremos armas poderosas para defendernos y para destruir a los otros, antes de que ellos nos destruyan a nosotros.

Entonces homo creó armas de destrucción masiva que mataron hombres, animales y plantas y erradicaron la vida de la tierra.


DIA SÉPTIMO
Y sucedió que al séptimo dí­a homo descansó del trabajo hecho, y la Tierra quedó tranquila porque homo ya no la habitaba al haberse destruido a sí­ mismo. Y fue así­ que la VIDA volvió a tener una oportunidad.
Última edición por EcoEco el 10 Nov 2010 09:46, editado 1 vez en total.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 05 Nov 2010 12:36

LA SEGUNDA CREACION

DIA PRIMERO:
He ahí­ que homo vio la Luz, tomó conciencia de sí­ mismo y apareció la humildad:- Soy uno más de los habitantes de este planeta. Este espacio no es mí­o,sólo soy un inquilino provisional. Toda vida es importante y todos nos necesitamos para sobrevivir.La humildad se mezcló con la curiosidad y la responsabilidad y homo inicióla creación.



DIA SEGUNDO:
Y el segundo dí­a homo observó el firmamento. Respiró el aire fresco de la atmósfera y admiró la belleza del cielo. Y dijo:- Debemos cuidar este aire tan limpio porque de él depende la vida de todos. Es importante cuidar este firmamento, los astros que iluminan la noche y la atmósfera que nos protege de las radiaciones. Así­ fue como homo evitó la contaminación por gases o ruidos. Legisló para proteger este medio tan importante y educó para un consumo equilibrado y responsable. Entonces apareció el respeto y la alegrí­a.



DIA TERCERO:
El tercer dí­a, homo vio la belleza de la tierra y se dio cuenta de sus riquezas. Así­ es que dijo:- Edificaré con cuidado mis estancias en la tierra. Intentaré construir viviendas ecológicas que se alimenten de energí­a limpia. Respetaré la naturaleza e intentaré que mi paso no suponga destrucción. Recibiré con agradecimiento los dones de la madre Tierra y los repartiré con equidad. Y así­ fue que aparecieron apareció la prudencia, la generosidad y la solidaridad entre los humanos y el resto de seres vivos.



DIA CUARTO:
El dí­a cuarto, homo se fijó en la belleza y grandeza del mar. Y dijo:- Tendremos un cuidado especial de estos parajes. Gestionaremos nuestros desperdicios de forma que no ensucien las aguas. Utilizaremos con sensatez los recursos de mar para nutrirnos y evitaremos la explotación desenfrenada de los mismos.Y apareció el equilibrio y homo vio que aquello era bueno.



DIA QUINTO:
El dí­a quinto, homo vio que habí­a muchos animales viviendo en el planeta,animales libres y nobles que jugaban al sol y corrí­an por los prados. Y homo dijo:- Crearemos amplios espacios protegidos donde todas las especies encuentren su lugar en libertad. Haremos un uso noble de los recursos que nos dan para nutrirnos y para la investigación. Y entonces apareció la compasión y la convivencia pací­fica entre las especies. Y homo vio que esto era bueno.



DIA SEXTO:
El sexto dí­a, homo vio otros seres homo de todas las razas, costumbres y lenguas. Y apareció el impulso de aprender de los demás, de relacionarse y compartir en confianza. Y dijo:- Conviviremos juntos en paz y nos ayudaremos a crecer respetando la manera que le sea propia a cada uno.Y así­ fue como nacieron la amistad, la ternura y el amor.



DIA SÉPTIMO:
He aquí­ que el séptimo dí­a homo descansó del trabajo hecho... y la tierra quedó tranquila porque homo habí­a hallado la armoní­a en su interior, con los demás y la naturaleza. El ser humano entraba en una etapa de humanización creativa. Y así­ fue como la VIDA dio un gigantesco paso hacia delante.



“La Ecologí­a Emocional” propone un camino posible para llegar a la segunda creación a partir de la mejora de cada uno de nosotros. Estamos convencidos de que el equilibrio interior de una persona y la relación armoniosa con su entorno van unidos. De hecho, la vida siempre enseña que en la misma complejidad reside una enorme sencillez.
Última edición por EcoEco el 10 Nov 2010 08:59, editado 1 vez en total.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 08 Nov 2010 10:18

APRENDER A VIVIR SOLOS PARA PODER VIVIR EN PAREJA

"Amarse uno mismo es el comienzo de un romance para toda la vida"
Oscar Wilde

¿Es mejor vivir solo que mal acompañado? o ¿mejor mal acompñado que solo? ¿Que es peor, vivir solo o sentirse solo teniendo compañia? La respuesta a estas preguntas marca una diferencia de conducta importante. "No es bueno que el hombre esté solo", se nos ha dicho repetidamente. Pero la soledad y su vivencia en equilibrio y aceptación es un requisito necesario para poder relacionarnos con otro ser humano, en libertad.

Oimos a menudo expresiones como: "No puedo vivir sin tí­", "sin tí­ mi vida está vacia, o "sin ti me morirí­a". Son señales claras de inmadurez afectiva dadas por personas sin proyecto de vida propia, que esperan "vampirizar" emocionalmente a su pareja y alimentarse de lo que ésta aporte. Así­ se crean relaciones de dependencia que, en ningún caso, pueden llenar el vací­o que se siente. Una pareja no puede ni debe ser un tapón que rellene los agujeros de nuestra vida o que apage nuestro miedo a la soledad.

La Ecologí­a Emocional propne trabajar para poder llegar a afirmar de forma honesta: "Puedo vivir sin ti, mi vida está llena, tiene sentido y me siento bien conmigo mismo. No obstante, he elegido libremente amarte y crecer contigo: juntos pero no atados". La persona capaz de relacionarse bien consigo misma también es capaz de relacionarse con las demas. Pero la persona que huye de la soledad y siente la necesidad de llenar su tiempo, sus silencios y sus espacios para no sentir pánico de enfrentarse a su realidad, fracasará en una relación de pareja. Su propio miedo le moverá a aferrarse con tanta fuerza al otro que acabará ahogándolo y matando su relación.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 08 Nov 2010 12:18

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL


[align=justify]Aún cuando la importancia e influencia de nuestras emociones sobre el pensamiento, actitud, conductas, percepciones y desempeño social, han sido ampliamente conocidas y desarrolladas por la psicologí­a, sólo en la actualidad se ha vinculado a éstas, el concepto de inteligencia, el cual históricamente ha estado ligado a capacidades de raciocinio lógico, memoria, pensamiento abstracto, habilidades matemáticas, espaciales o aptitudes manuales o perceptivas, relegando el concepto de inteligencia a una capacidad para realizar una tarea especí­fica. De ahí­ que surgieran preguntas como ¿por qué personas que presentan capacidades altamente desarrolladas y que por ende obtienen altos indicadores de C.I. y que además son exitosos en su profesión, fracasan al aplicar sus capacidades o inteligencia en su vida privada o incluso presentan limitaciones para adaptarse y desarrollar relaciones armónicas con su entorno?

El mapa cerebral de la emoción

Para todos es conocido que el cerebro humano esta constituido por dos hemisferios, pero no todos saben las funciones que ellos cumplen. El hemisferio izquierdo maneja la lógica y todo lo relacionado con ella, es decir, es el hemisferio del pensamiento analí­tico, cuantitativo, racional y verbal. El hemisferio derecho es el hemisferio del pensamiento holí­stico, intuitivo, imaginativo y conceptual, es decir, es el hemisferio de las emociones y la creatividad. El predominio de uno de los hemisferios determina, por consiguiente, las conductas que la persona tendrá al enfrentarse a sí­ mismo y su medio. Por ejemplo, una persona con predominio del hemisferio izquierdo posiblemente razone todo paso a paso antes de tomar una decisión y busque la mayor cantidad de información posible, a diferencia de una persona con predominio del
hemisferio derecho, que posiblemente tome decisiones por lo que siente y no por lo que piensa. Asimismo, una persona con predominio del hemisferio izquierdo, se orienta hacia actividades de carácter cientí­fico y
una con predominio derecho por actividades de tipo artí­stico.

Claramente, nuestra sociedad occidental ha privilegiado la utilización del hemisferio izquierdo, a través de una educación de corte cientí­fico y una elevada valoración social por las profesiones ligadas a esta área, relegando de paso aquellas vinculadas al hemisferio derecho y, por ende, limitando el desarrollo de habilidades relacionadas a este hemisferio.

Un ejemplo lo constituye la situación vivida por un músico, quien se acercó a la consulta de un psicólogo, producto de una crisis vocacional. Esta persona de aproximadamente 25 años, poseí­a cinco años de estudio de flauta traversa en un prestigiado conservatorio. No obstante, sus estudios y logros obtenidos en ello, se sentí­a frustrado por la poca valoración y proyección que observaba en la profesión que habí­a elegido. Uno de los factores que más lo irritaba, era que en situaciones sociales en donde debí­a presentarse y comentar a que se dedicaba, él señalaba “yo soy xx y toco la flauta traversa” y la gente le respondí­a “que bonito, pero ¿en qué trabajas?”.

Ciertamente, hemos tendido como sociedad a desvalorizar la capacidad para actuar con base a nuestra sensibilidad y nuestra intuición, limitando las posibilidades de responder con creatividad a las exigencias o contingencias en que vivimos, entregando respuestas rí­gidas, mecánicas y frí­as, en una época que paradójicamente, exige una elevada capacidad de adaptación, dado los constantes cambios producto del desarrollo tecnológico y de las comunicaciones.
[/align]
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 08 Nov 2010 13:21

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL I


[align=justify]Las emociones y la vida afectiva Todo ser vivo es un organismo sensible y, por lo tanto, receptivo a los estí­mulos del medio ambiente interno y externo. Esta capacidad de ser afectado y de afectar, tiene como efecto un cambio en el estado del organismo que puede devenir en una conducta emitida hacia el medio externo como respuesta. A este movimiento de afectar y ser afectado que ocurre entre el organismo y su medio ambiente, llamamos vida afectiva (Ana Marí­a Noé E.).

Nuestros sentimientos más profundos, nuestras emociones, nuestras pasiones y anhelos, están en relación directa con nuestras vivencias y experiencias, ellas nos guí­an cuando se trata de enfrentar momentos difí­ciles y tareas demasiado importantes para dejarlas sólo en manos de nuestro intelecto: los peligros, las pérdidas dolorosas, la persistencia hacia una meta a pesar de los fracasos, los ví­nculos con un compañero o con la familia. Cada emoción nos ofrece una disposición definida a actuar (a responder), cada una de ellas nos señala una dirección que ha funcionado bien para ocuparse de los desafí­os repetidos de la vida humana, lo que implica que las emociones han cumplido y cumplen una función adaptativa y de desarrollo de la especie humana.

Para Daniel Goleman, las emociones son en esencia impulsos para actuar, son planes instantáneos para enfrentarnos a la vida que la evolución nos ha inculcado. Así­, cada emoción prepara al cuerpo para una clase distinta de respuesta:

• Ira: la sangre fluye a las manos y así­ resulta más fácil tomar un arma o golpear un enemigo, el ritmo cardí­aco se eleva, lo mismo que el nivel de adrenalina, lo que garantiza que se podrá cumplir cualquier acción vigorosa.

• Miedo: la sangre va a los músculos esqueléticos, en especial a los de las piernas, para facilitar la huida. El organismo se pone en un estado de alerta general y la atención se fija en la amenaza cercana.

• Felicidad: aumenta la actividad de los centros cerebrales que inhiben los sentimientos negativos y pensamientos inquietantes. El organismo está mejor preparado para encarar cualquier tarea, con buena disposición y estado de descanso general.

• Amor: se trata del opuesto fisiológico al estado de "lucha o huye" que comparten la ira y el miedo. Las reacciones parasimpáticas generan un estado de calma y satisfacción que facilita la cooperación.

• Sorpresa: el levantar las cejas permite un mayor alcance visual y mayor iluminación en la retina, lo que ofrece más información ante un suceso inesperado.

• Disgusto: la expresión facial de disgusto es igual en todo el mundo (el labio superior torcido y la nariz fruncida) y se tratarí­a de un intento primordial por bloquear las fosas nasales para evitar un olor nocivo o escupir un alimento perjudicial.

• Tristeza: el descenso de energí­a tiene como objeto contribuir a adaptarse a una pérdida significativa (resignación).

Estas reacciones emocionales y su correlato conductual están modeladas, además, por nuestra experiencia de vida y nuestra cultura.

Nuestras emociones más profundas y duraderas, a las cuales llamamos sentimientos y que constituyen la base de nuestra vida afectiva, son necesidades inherentes al ser humano. El movimiento de la vida afectiva tiene dos direcciones: hacia la unión y la dependencia afectiva, o hacia la separación e independencia afectiva. Cuando una persona vive sucesivas frustraciones en su movimiento hacia la unión afectiva -no es recibida o es abiertamente rechazada- su reacción puede ser la de resentirse y adoptar la actitud de indiferencia como mecanismo defensivo. Una efensa creada para evitar sentir el dolor generado por la frustración en su necesidad de dependencia afectiva. Esto implica una inhibición o negación de su sensibilidad afectiva, lo que puede traer como consecuencia dificultades para actuar en forma empática, o para generar ví­nculos profundos y auténticos por el temor al rechazo, generando una inseguridad en sí­ mismo dada, su percepción de incapacidad de atraer y retener al otro.

Cuando una persona vive sucesivas frustraciones en su movimiento hacia la separación afectiva, puede sentirse culpable de herir y adoptar una actitud de sensiblerí­a exigente y exceso de susceptibilidad en sus relaciones interpersonales, sintiéndose incomprendida y buscando que las personas que la rodean se hagan cargo de su dolor y frustración, no haciéndose responsable de lo que le pasa.

Cuando la persona presenta carencias en una u otra dirección, en lugar de buscar en sí­ misma la causa de su dolor y darle solución en su nterior, busca malhechores en el medio externo que justifiquen su resentimiento. Su tendencia será a percibir un medio hostil, a manipular las relaciones y el medio externo sin un beneficio para nadie.

Por lo tanto, nuestra capacidad para reconocer y manejar nuestras emociones, es vital para lograr un equilibrio en la relación con el medio y en la satisfacción de nuestras naturales y sentidas necesidades de plenitud afectiva. Componentes de la inteligencia emocional Para lograr que nuestras emociones jueguen a favor de nosotros y que guí­en nuestro comportamiento con el fin de alcanzar mejores resultados, es que se desarrolló el concepto de inteligencia emocional, el cual comprende y se desarrolla en cinco áreas fundamentales de habilidades:

1. Conocer las propias emociones. La conciencia de uno mismo. El reconocer un sentimiento mientras ocurre, es la clave de la inteligencia emocional. Una mayor certidumbre con respecto a nuestras emociones es una buena guí­a para las elecciones vitales, la falta de esta habilidad nos deja a merced de nuestras emociones. En el proceso de autoconocimiento o autoexploración, es importante tener en cuenta:

• Que es la valoración y no el comportamiento del otro lo que causa nuestra reacción.

• Ser muy conscientes de que nuestra valoración es sólo nuestra.

• Aceptar que las valoraciones están sujetas a cambio.

2. Manejar las emociones. Se basa en la capacidad anterior. Las personas que saben serenarse y librarse de la ansiedad, irritación o melancolí­as excesivas, se recuperan con mayor rapidez de los reveses de la vida, a diferencia de aquellas que poseen un menor control y que, por ende, caen constantemente en estados de inseguridad. Cuando deseamos orientar nuestro esfuerzo en la solución de un problema que se nos plantea, necesitamos tomar el mando de nuestros pensamientos y
emociones, por ello resulta relevante considerar:

• El problema real no es quién está involucrado. El problema real es cómo respondemos.

• El problema real no es que nos moleste el problema. El problema real es cómo me siento.

• El problema real no es cómo ha ocurrido. El problema real es cuándo lo tratamos de resolver.

• Manejar o controlar nuestras emociones no significa ahogarlas o reprimirlas.

3. Automotivación. Las personas que saben controlar la impulsividad y esperar para obtener su recompensa, cumplen con sus objetivos y están conformes con sus logros. Dirigir las emociones para conseguir un objetivo permite mantener los esfuerzos, actuar en forma más creativa y desarrollar, por consiguiente, una mayor productividad y eficacia. El uso productivo de nuestra emoción puede responder a la siguiente cadencia:

• Sintoní­a de pensamientos e interpretaciones.

• Uso de frases motivadoras y diálogos internos constructivos.

• Sentido del humor.

• Relajación.

• Actividad fí­sica.

• Uso de técnicas de resolución de problemas.

• Apoyo en nuestro equipo de personas-soporte.

• Reapreciación de metas y establecimiento de otras nuevas.

4. Empatí­a. La capacidad para reconocer las emociones de los demás, saber qué quieren y qué necesitan, es la habilidad fundamental para establecer relaciones sociales y ví­nculos personales. Dentro de este marco de relaciones interpersonales, algunos indicadores que deben considerarse son:

• Autoapertura: es no hablar desde lo absoluto, sino desde la interpretación que nosotros damos a nuestros datos, siendo sensibles a los sentimientos del otro y cuidando mucho el lenguaje corporal.

• Asertividad: en Gestión de la Inteligencia Emocional, a la asertividad le damos una acepción especial, basada en la habilidad de mantener nuestros derechos, opiniones, creencias y deseos, respetando al mismo tiempo las del otro, lo que contrasta con la agresividad, que no las tiene en cuenta, o la pasividad, que ignora las propias.

• Escucha activa: en la escucha activa hemos de poner énfasis en desactivar nuestros filtros de recepción, sintetizar las declaraciones del otro, usar frases de dinamización, dar noticia de que somos conscientes de los sentimientos del otro y usar apropiadamente las pistas no verbales de quien se nos da.

5. Manejar las relaciones. Esto significa saber actuar de acuerdo con las emociones de los demás y de producir sentimientos en los demás: determinar la capacidad de liderazgo, de popularidad, de eficiencia en las relaciones interpersonales. Para ello resulta útil considerar lo siguiente:

• Separar las personas de los temas.

• Enfocar en intereses y no en posiciones.

• Establecer metas precisas de la negociación.

• Trabajar juntos para crear opciones que favorezcan a ambas partes.

Sí­ntesis

En este artí­culo hemos expuesto lo relevante que resulta para nuestro desempeño social y nuestro equilibrio interno el uso inteligente de nuestras emociones. Hemos observado la negación de este principio por parte de la sociedad occidental, que ha limitado el desarrollo de habilidades en esta área, a diferencia de las sociedades orientales, en donde su desarrollo y uso se observa más extendido e incluso valorado.

Finalmente, hemos analizado las habilidades requeridas para lograr una sana interacción entre pensamiento, inteligencia y emociones.
[/align]
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 09 Nov 2010 11:37

DEL AMOR ETERNO


El amor dura siempre y cuando seamos capaces de construirlo dí­a a dí­a, con actos de amor. Este arte precisa de voluntad, esfuerzo, trabajo, sensbilidad, empatí­a y creatividad. Es la renovación diaria de la voluntad de amar al otro.

En uno de sus viajes por los pequeños planetas, Principito se encontro con un geógrafoque anotaba en un gran libro de registro de montañas, rios y estellas.

El Principito quiso registrar su flor, pero el geógrafo le dijo: No registramos flores, porque no se puede tomar a cosas efí­meras como referencia.

¿qué significa efí­mero? pregunto el Principito.

Efí­mero significa amenazado de desaparición rápida.

Cuando el Principito oyó esto, se estremeció mucho. Se habí­a dado cuenta de que su rosa era efí­mera.

El amor dura mientras no "demos nada por supuesto", no nos dejemos llevar por la rutina y lo descuidemos como una plante delicada. Quizás creamos que, una vez encontrada la persona adecuada, todo ira sobre ruedas. Si algo no funciona será debido a que el error reside en el objeto de amor, pero no en nosotros. Muy cómodo y fácil porqué así­ diluimos nuestra responsabilidad. Esta falsa creencia está provocando muchos sufrimientos.

Prometemos amarnos toda la vida. Pero no es posible prometer sentimientos ya que estos son actos de voluntad.

Podemos, en cambio, prometer conductas amorosas encaminadas al cuidado del amor. Así­ dad que el amor no es tanto una cuestión de objeto como de capacidad, esta puede desarrollarse si así­ lo queremos, con constancia, práctica diaria, voluntad y tdos los ingredientes que conformanb este "arte de amar" dificil pero posible.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 10 Nov 2010 08:01

El arte de callar



Muchas veces basta una mirada, una mirada sostenida. Tus ojos sobre los ojos del otro.

Adivinar el significado de los brillos. Leer el futuro inmediato más allá de la pupila. Quieres decir muchas cosas, pero aguántate las ganas. Aprieta los labios. Permite que las ideas circulen sin que salgan al exterior. Alarga el espacio entre las preguntas y las respuestas. Deja que los músculos se dibujen en el rostro. Espera una señal de alerta. Mantén la respiración. Piensa que el otro también piensa. Analiza. Espera

La economí­a de las palabras:

Una virtud que no es exclusiva de las monjas de clausura.

Un juego que practican los que saben hacerse los locos.

Los que entienden que no todos los interrogantes necesitan una respuesta.

Que la solución no siempre llega al abrir la boca.

¿Por qué decirlo todo?

¿Por qué no conservar en el interior una dosis de lo que se piensa?

¿Por qué no convertir en secreto algunas de las ideas que hacen su aparición sin previo aviso, al menos con la ilusión de que el tiempo las madure y las transforme en ideas más duraderas? ¿Por qué no entender, de una vez, que la palabra jamás logrará ser tan rápida como el cerebro? ¿Y que no todo lo que cruza por la mente puede convertirse en palabras?

Entender que también se puede hablar con el gesto.

Que… el silencio a veces grita.

Se guarda silencio en los hospitales, en las salas de velatorios, en los actos solemnes… Se guarda silencio por pudor, por respeto, por dolor... Se guarda silencio por el dolor que es incapaz de convertirse en llanto. Silencio cuando el llanto se agota, y agota al que llora..

Habrí­a que aprender a callar sin otro motivo que la propia voluntad.

Callar para escuchar.

Callar para mirar.

Callar para aprender.

Callar para callar.

Callar, para convertir el silencio en un cómplice.

Para saber si el eco existe.

Callar, porque no todo lo que nos conviene escuchar nos lo dicen al oí­do, con la intimidad de una confesión, con el volumen de un grito, con el acento de las grandes revelaciones.

Callar, para comprender que el silencio es el antifaz de los sonidos más hermosos…

Manejar el silencio es más difí­cil que manejar la palabra.

<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 10 Nov 2010 08:27

Puedo hacer un inciso? :oops: . Solo querí­a decir que este panel me parece muy bueno, las cosas que pones aquí­, creo que son de gran ayuda y dan bastante que pensar. :okis:
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 10 Nov 2010 10:26

Gracias Olete, po si a ver si pensamos un poquito mas en nosotros mismos si queremos cambiar la Humanidad.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 10 Nov 2010 10:33

EL ARTE DE VIVIR

Me parece que una clase completamente distinta de moralidad y de conducta, y una acción que surja de la comprensión de todo el proceso del vivir, se han vuelto una necesidad urgente en nuestro mundo de crisis y de problemas en constante aumento.

Tratamos de abordar estos problemas mediante métodos polí­ticos y de organización, mediante reajustes económicos y diversas reformas; pero ninguna de estas cosas resolverá jamás las complejas dificultades de la existencia humana, aun cuando puedan ofrecer un alivio transitorio. Todas las reformas, por extensas y aparentemente duraderas que sean, son en sí­ mismas causa de ulterior confusión y nueva necesidad de reformas. Sin comprender todo el complejo ser del hombre, las meras reformas producirán sólo la confusa exigencia de más reformas. Las reformas no terminan nunca y, a lo largo de estas mismas lí­neas, no existe una solución fundamental.

Las revoluciones polí­ticas, económicas o sociales tampoco son la respuesta, porque han producido tiraní­as espantosas o la mera transferencia de poder y autoridad a manos de un grupo diferente. Tales revoluciones jamás son la salida para nuestra confusión y para el conflicto en que vivimos.

Pero hay una revolución que es por completo diferente y tiene que ocurrir si hemos de emerger de la inacabable serie de ansiedades, conflictos y frustraciones en que estamos atrapados. Esta revolución tiene que comenzar no con teorí­as e ideologí­as que, a la larga, demuestran ser inútiles, sino con una transformación radical en la mente misma. Una transformación semejante sólo puede tener lugar mediante una educación correcta y el total desarrollo del ser humano.

Es una revolución que ha de ocurrir en la totalidad de la mente, y no sólo en el pensamiento. El pensamiento, después de todo, es sólo un resultado y no la fuente , el origen. Tiene que haber una transformación radical en el origen mismo y no una mera modificación del resultado. Al presente, nos entretenemos con los resultados, con los sí­ntomas. No producimos un cambio vital desarraigando los viejos métodos de pensamiento, liberando a la mente de las tradiciones y los hábitos. Es en este cambio vital en el que estamos interesados, el cual sólo puede originarse en una correcta educación.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 11 Nov 2010 10:54

DE LA EXCLUSIVIDAD


Ella querí­a ser el motivo de todo y por esto no fue la causa de nada
Djubnabarnes

Aquí­ tenéis un modelo de contrato "no escrito"que puede darse en una eleción de pareja desadaptada. Contiene una serie de condiciones que no suelen expresarse nunca directamente, pero que pueden ser deseadas, reclamadas por una o ambas partes:

"TU PARA Mí Y YO PARA Tí­" y el resto del mundo fuera. Deseo, pretendo, quiero y espero llenar todo tu universo, como tu debes llenar el mí­o. Así­, los dos juntos, completos uno gracias al otro, cerraremos puertas al Mundo.

Desde este momento, tú no tendrás relaciones importantes con otras personas, vas a dedicarme todo tu tiempo e irás a todas partes conmigo. No quedarás con amigos o amigas, a no ser que me lleves a mí­ contigo, no tendrás conversaciones, ni correspondencia privada con otra persona aparte de mí­. Tus amistades deben ser las mí­as y las mí­as las tuyas. Si tení­as amigos anteriores, van a quedar en un segundo plano en tu afecto. Debes elegir: los demás o yo.

Espero que me pidas permiso para relacionarte con otros sin mi prsencia y que, en este caso, me cuentes tus conversaciones, me expliques todo y no tengas secretos para mí­. Piensa que el tiempo y atención que dediques a otros sentiré que me lo estás quitando. Quiero ser el centro de tu vida. No quiero que, fuera de mí­, existan otros motivos importantesen tu vida. Eres de mi propiedad.Tengo tu exclusiva.

Podrí­amos continuar ampliando clausulas de este contrato que, al ser escrito, "pone los pelos de punta" a cualquiera. No obstante, muchas personas tienen cláusulas de este contrato de exclusividad relacional gravadas en su mente y, progresivamente, intentan imponerlas a su pareja. Lenta y sutilmente, a veces, y de forma exigente e impositiva, otras miran de conseguir su cunplimiento.

Esta creencia desadaptativa es causa de mucho dolor y de muchos fracasos en la relación de pareja. Un contrato de este tipo desemboca en conductas de celos patológicos, malos tratos y violencia.

El hecho es que sólo nos pertenecemos a nosotros mismos y que el amor se vive en libertad; que es importante diversificar los afectos y que al amar a más personas incrementamos esta capacidad. Un contrato de exclusividad empobrece una relación puesto que significa que, en realidad no amamos bien a nadie. Aprender a respetar la libertad de nuestra pareja es el primer paso en el arte de amar.


....Tenemos que llevar todos los amores que vivimos a nuestro corazón secreto, pues la felicidad no se conoce hasta que se transforma el amor en conciencia.... Le realidad demostró al poeta que no podemos eternizar los amores y aconseja no vincularse a un único ser, porqur aisla y separa. Por el contrario, los amores sucesivos llevan a un conocimiento real de las criaturas que amamos y, al mismo tiempo, el yo no se inmoviliza, aprisionado, aferrado a una figura determinada.Al decir siempre adiós y renunciar sus potencialidades ocultas. Al final, pues, el que amó a un unico ser está más solo con él que nunca, y el que amó a muchas queda a solas consigo mismo y su verdad.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 12 Nov 2010 08:54

EL AMOR SIEMPRE GANA


...¿Te he explicado alguna vez la tensión de los contrario?
dijo:
¿La tesión de los contrarios?

La vida es una serie de tirones hací­a delante y hací­a atrás. Quieres hacer una cosa, pero te ves empujado ha hacer otra. Algo te hiere, y desde ese mismo momento sabes que no tendrí­a que ser así­. Crees que algunas cosas las tienes garantizadas, aunque sepas que nunca debe darse por garantizodo. La "tensión de los contrarios" es como estirar de un brazalete de goma. Y la mayorí­a de nosotros vivimos en algún punto del medio.

- Esto parece un combate de lucha- rí­o.
- Si, así­ se puede describir la vida.
- Y al final, ¿qué lado vence?
Me sonrie, los ojos arrugados, los dientes torcidos.
- Gana el Amor. El amor siempre gana.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 12 Nov 2010 09:47

EL ACOMPAÑAMIENTO

"Mi esposa era básicamente inmadura. Cuando yo estaba en la bañera, vení­a y me hundí­a los barquitos"
Woody Allen.

La pareja forma parte de la familia elegida. No es una obligación, sino una elección fruto de nuestra libertad.

Y la elección de la persona que nos va acompañar de pareja, en un tramo de nuestro camino vital, va a ser un factor esencial en la dinámica de nuestro desarrollo humano. Los criterios en los que basemos su elección tendrá un papel importante en el acierto de la misma.

El acompañamiento es algo maravilloso, potencia, complementa, envuelve, respeta y promueve la empatí­a. Todos estarí­amos de acuerdo en que cuando un excelente cantante da un concierto, el resultado puede ser fatal si los músicos que lo acompañan, desafinan, no siguen el ritmo o actúan sin pasión y con desidia. Puede ser desastrozo si se oyen más los instrumentos que al cantante, o si la potente voz del mismo tapa una tí­mida musiquilla de fondo. Se trata de hallar la sincroní­a y el equilibrio de tal forma que cada uno sepa respetar los solos del otro, adaptarse a sus cambios de ritmo, improvisar, en determinado momento, y quedarse haciendo un solo cuando el otro calla. Así­ mismo deberí­a ocurrir en la relación de pareja: disfrutar del acompañamiento mutuo potenciándonos en lugar de intentar hacernos oí­r ahogando la voz del otro.

Quizás no seamos bastante conscientes de que la elección de pareja condiciona nuesta propia construcción. No somos los mismos que hubieramos sido de haber elegido otra pareja. Tal vez ni mejores ni peores, pero, en todo caso, distintos.

Si queremos un buen acompañamiento es importante tener presente que los valores y los ideales de ambos deben ser compatibles. También será preciso aprender a ser buenos compañeros y a preocuparnos de crear un ecosistema emocional adecuado donde conjuntamente podamos crecer.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>
EcoEco
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 213
Registrado: 31 Oct 2010 12:39
Contactar:

Mensajepor EcoEco » 12 Nov 2010 18:59

SOBRE EL RESPETO

En el año de 1855, Franklin Pierce, Presidente de los Estados Unidos, propuso a los Duwamish que vendiesen sus tierras a los colonos blancos y que ellos se fuesen a una reserva. Este fue el mensaje de respuesta del Gran Jefe Seattle al Presidente.



NOSOTROS SOMOS UNA PARTE DE LA TIERRA




El gran Jefe de Washington nos envió un mensaje diciendo que deseaba comprar nuestra Tierra. El Gran Jefe también nos envió palabras de amistad y de buena voluntad. Es una señal amistosa por su parte, pues sabemos que no necesita nuestra amistad. Pero vamos a considerar su oferta, porque sabemos que si no se la vendemos, quizá el hombre blanco venga con sus armas y se apodere de nuestra Tierra.



¿Quién puede comprar o vender el Cielo o el calor de la Tierra? No podemos imaginar esto si nosotros no somos dueños del frescor del aire, ni del brillo del agua. ¿Cómo él podrí­a comprárnosla? Trataremos de tomar una decisión. Según lo que el Gran Jefe Seattle diga, el Gran Jefe en Washington puede dejarlo, del mismo modo que nuestro hermano blanco en el transcurso de las estaciones puede dejarlo. Mis palabras son como las estrellas, nunca se extinguen.



Cada parte de esta tierra es sagrada para mi pueblo, cada brillante aguja de un abeto, cada playa de arena, cada niebla en el oscuro bosque, cada claro del bosque, cada insecto que zumba es sagrado, para el pensar y el sentir de mi pueblo. La savia que sube por los árboles, trae el recuerdo del Piel Roja.



Los muertos de los blancos olvidan la Tierra en que nacieron, cuando desaparecen para vagar por las estrellas. Nuestros muertos nunca olvidan esta maravillosa Tierra, pues es la madre del Piel Roja. Nosotros somos una parte de la Tierra, y ella es una parte de nosotros. Las olorosas flores son nuestras hermanas, el ciervo, el caballo, la gran águila, son nuestros hermanos. Las rocosas alturas, las suaves praderas, el cuerpo ardoroso del potro y del hombre, todos pertenecen a la misma familia. Por eso cuando el Gran Jefe de Washington, nos envió el recado de que querí­a comprar nuestra Tierra, exigí­a demasiado de nosotros.



El Gran Jefe nos comunicaba que querí­a darnos un lugar, donde pudiéramos vivir cómodamente. Él serí­a nuestro padre, y nosotros serí­amos sus hijos. Pero, ¿será posible esto alguna vez?



Dios ama a vuestro pueblo, y ha abandonado a sus hijos rojos. Él ha enviado máquinas para ayudar al hombre blanco en su trabajo, y construye para él grandes pueblos. Él hace que vuestra gente cada vez sea más poderosa, dí­a tras dí­a. Pronto invadiréis la Tierra, como rí­os que se desbordan desde las gargantas montañosas, por una inesperada lluvia. Mi pueblo es como una corriente desbordada, pero sin retorno. No, nosotros somos de razas diferentes. Nuestros hijos no juegan juntos, y nuestros ancianos no cuentan las mismas historias. Dios os es favorable, y nosotros estamos como huérfanos.



Meditaremos sobre vuestra oferta de comprarnos la Tierra. No será fácil, porque esta Tierra es sagrada para nosotros. Nos sentimos alegres en este bosque. No sé por qué, pero nuestra forma de vivir es diferente de la vuestra. El agua cristalina, que brilla en arroyos y rí­os, no es sólo agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si os vendemos nuestra Tierra, habéis de saber que es sagrada, y que vuestros hijos aprendan que es sagrada, y que todos los pasajeros reflejos en las claras aguas son los acontecimientos y tradiciones que refiere mi pueblo. El murmullo del agua es la voz de mis antepasados. Los rí­os son nuestros hermanos, ellos apagan nuestra sed. Los rí­os llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si vendiésemos nuestra tierra tenéis que acordaros, y enseñar a vuestros hijos que los rí­os son nuestros hermanos -y los vuestros-, y que tendréis desde ahora que dar vuestros bienes a los rí­os, así­ como a otros de vuestros hermanos.





El Piel Roja siembre se ha apartado del exigente hombre blanco, igual que la niebla matinal en los montes cede ante el sol naciente. Pero las cenizas de nuestros antepasados, sus tumbas, son tierra santa, y por eso estas colinas, estos árboles, esta parte de la Tierra, nos es sagrada.



Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestra manera de pensar. Para él una parte de la Tierra es igual a otra, pues él es un extraño que llega de noche y se apodera en la Tierra de lo que necesita. La Tierra no es su hermana, sino su enemiga, y cuando la ha conquistado, cabalga de nuevo. Abandona la tumba de sus antepasados y no le importa. Él roba la Tierra de sus hijos, y no le importa nada. Él olvida las tumbas de sus padres, y los derechos de nacimiento de sus hijos. Trata a su madre, la Tierra, y a su hermano, el Cielo, como cosas que se pueden comprar y arrebatar, y que se pueden vender, como ovejas o perlas brillantes. Hambriento, se tragará la tierra, y no dejará nada, sólo un desierto.



No sé, pero nuestra forma de ser, es diferente de la vuestra. La vista de vuestras ciudades hace daño a los ojos del Piel Roja. Quizá porque el Piel Roja es un salvaje y no lo comprende. No hay silencio alguno en las ciudades de los blancos, no hay ningún lugar donde se pueda oí­r crecer las hojas en primavera y el zumbido de los insectos. Pero quizá es porque yo sólo soy un salvaje, y no entiendo nada. La charlatanerí­a sólo daña a nuestros oí­dos. Qué es la vida si no se puede oí­r el grito solitario del pájaro chotacabras, o el croar de las ranas en el lago al anochecer? Yo soy un Piel Roja y no entiendo esto. El indio puede sentir el suave susurro del viento, que sopla sobre la superficie del lago, y el soplo del viento limpio por la lluvia matinal, o cargado de la fragancia de los pinos. El aire es de gran valor para el Piel Roja, pues todas las cosas participan del mismo aliento: el animal, el árbol, el hombre, todos participan del mismo aliento.



El hombre blanco parece no considerar el aire que respira; a semejanza de un hombre que está muerto desde hace varios dí­as y está embotado contra el hedor. Pero si os vendemos nuestra Tierra no olvidéis que tenemos el aire en gran valor; que el aire comparte su espí­ritu con la vida entera. El viento dio a nuestros padres el primer aliento, y recibe el último hálito. Y el viento también insuflará a nuestros hijos la vida. Y si os vendiéramos nuestra Tierra, tendrí­ais que cuidarla como un tesoro, como un lugar donde también el hombre blanco sepa que el viento sopla suavemente sobre las flores de la pradera.



Yo soy un salvaje, y es así­ como entiendo las cosas. He visto mil bisontes putrefactos, abandonados por el hombre blanco. Los mataron desde un convoy que pasaba. Yo soy un salvaje y no puedo comprender cómo el caballo de hierro que echa humo, es más poderoso que el búfalo, al que sólo matamos para conservar la vida. Qué es el hombre sin animales? Si todos los animales desapareciesen el hombre también morirí­a, por la gran soledad de su espí­ritu. Lo que les suceda a los animales, luego, también les sucede a los hombres. Todas las cosas están estrechamente unidas. Lo que le acaece a la Tierra también les acaece a los hijos de la Tierra. Tenéis que enseñar a vuestros hijos que el suelo que está bajo sus pies tiene las cenizas de nuestros antepasados. Para que respeten la Tierra, contadles que la Tierra contiene las almas de nuestros antepasados. Enseñad a vuestros hijos lo que nosotros enseñamos a los nuestros: que la Tierra es nuestra madre.



Lo que le acaece a la Tierra, les acaece también a los hijos de la Tierra. Cuando los hombres escupen a la Tierra, se están escupiendo a sí­ mismos. Pues nosotros sabemos que la Tierra no pertenece a los hombres, que el hombre pertenece a la Tierra. Eso lo sabemos muy bien, Todo está unido entre sí­, como la sangre que une a una misma familia. Todo está unido.



Lo que le acaece a la Tierra les acaece, también, a los hijos de la Tierra. El hombre no creó el tejido de la vida, sólo es una hilacha. Lo que hagáis a este tejido, os lo hacéis a vosotros mismos. No, el dí­a y la noche no pueden vivir juntos. Nuestros muertos siguen viviendo en los dulces rí­os de la Tierra, y regresan de nuevo con el suave paso de la Primavera, y su alma va con el viento, que sopla rizando la superficie del lago.



Consideramos la posibilidad de que el hombre blanco nos compre nuestra Tierra. Pero mi pueblo pregunta: qué es lo que quiere el hombre blanco? Cómo se puede comprar el Cielo, o el calor de la Tierra, o la velocidad del antí­lope? Cómo vamos a venderos esas cosas y cómo vais a poder comprarlas? Es que, acaso, podréis hacer con la Tierra lo que queráis, sólo porque un Piel Roja firme un pedazo de papel y se lo dé al hombre blanco? Si nosotros no poseemos el frescor del aire, ni el brillo del agua, cómo vais a poder comprárnoslo? Es que, acaso, podéis comprar los búfalos cuando ya habéis matado al último?



Consideraremos vuestra oferta. Sabemos que si no os la vendemos vendrá el hombre blanco y se apoderará de nuestra Tierra. Pero nosotros somos unos salvajes. El hombre blanco que va en pos de la posesión del poder, ya se cree que es Dios, al que le pertenece la Tierra. Cómo puede un hombre apoderarse de su madre? Consideraremos vuestra oferta de comprar nuestra Tierra. El dí­a y la noche no pueden vivir juntos. Consideraremos vuestra oferta de que vayamos a una reserva. Queremos vivir aparte y en paz. No importa dónde pasemos el resto de nuestro dí­as. Nuestros hijos verán a sus padres sumisos y vencidos. Nuestros guerreros estarán avergonzados. Después de la derrota pasarán sus dí­as en la holganza, y envenenarán sus cuerpos con dulce comidas y dulce bebidas. No importa dónde pasemos el resto de nuestros dí­as. No quedan ya muchos. Sólo algunas horas, un par de inviernos, y no quedará ningún hijo de la gran estirpe que en otros tiempos vivió en esta Tierra, y que ahora en pequeños grupos viven dispersos por el bosque, para gemir sobre las tumbas de su pueblo, que en otros tiempo fue tan poderoso y lleno de esperanza como el vuestro. Pero, por qué consternarse por la desaparición de un pueblo? Los pueblos están constituidos por hombres. Es así­. Los hombres aparecen y desaparecen como las olas del mar. Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios camina a su lado, y habla con él, como el amigo con el amigo, puede librarse del común destino.



Quizá seamos hermanos. Esperamos verlo. Sólo sabemos una cosa -que quizá un dí­a el hombre blanco también descubra-, y es que nuestro Dios, es el mismo Dios suyo. Vosotros, quizá, penséis que le poseéis -igual que tratáis de poseer nuestra Tierra-, pero no podéis. Es el Dios de todos los hombres, lo mismo de los Pieles Rojas que de los blancos. Aprecia mucho esta Tierra y el que atente contra ella significa que desprecia a su Creador. También los blancos desaparecerán, y quizá antes que otras estirpes. Continuad contaminando vuestro lecho y una noche moriréis en vuestra propia caí­da. Pero al desaparecer brillaréis por el fuego del poderoso Dios, que os trajo a esta Tierra, y que os destinó a dominar al Piel Roja en esta Tierra.



Este destino es para nosotros un enigma. Cuando todos los búfalos hayan muerto, los caballos salvajes hayan sido domados, y el rincón más secreto del bosque haya sido invadido por el ruido de muchos hombres, y la visión de las colinas esté manchada por los alambres parlantes, cuando desaparezca la espesura, y el águila se haya ido, esto significará decir adiós al veloz potro y a la caza. El final de la vida y el comienzo de la otra vida. Dios os concedió el dominio sobre estos animales, los bosques y los Pieles Rojas por un determinado motivo. Y ese motivo es un enigma para nosotros. Quizá podrí­amos comprenderlo si supiésemos qué es lo que sueña el hombre blanco, qué ideales ofrece a los hijos en las largas noches invernales, y qué visiones arden en su imaginación, hacia las que tienden el dí­a de mañana. Pero nosotros somos salvajes, los sueños del hombre blanco nos están ocultos, y porque nos están ocultos nosotros vamos a seguir nuestro propio camino. Pues, ante todo, nosotros estimamos el derecho que tiene cada ser humano a vivir tal como desea, aunque sea de modo muy diverso al de sus hermanos. No es mucho lo que nos une.



Consideraremos vuestra oferta. Si aceptamos es sólo por asegurarnos la reserva que habéis prometido. Quizá allí­ podamos acabar los pocos dí­as que nos quedan viviendo a nuestra manera. Cuando el último Piel Roja de esta Tierra desaparezca y su recuerdo sea solamente la sombra de una nube sobre la pradera, todaví­a estará vivo el espí­ritu de mis antepasados en estas orillas y estos bosques. Pues ellos amaban esta Tierra, como ama el recién nacido el latido del corazón de su madre. Si os llegáramos a vender nuestra Tierra, amadla, como nosotros la hemos amado. Cuidad de ella, como nosotros la cuidamos, y conservad el recuerdo de esta Tierra tal como os la entregamos. Y con todas vuestras fuerzas, vuestro espí­ritu y vuestro corazón, conservadla para vuestros hijos, y amadla, tal como Dios nos ama a todos. Pues hay algo que sabemos, que Dios es el mismo Dios. Esta Tierra es sagrada para Él. Ni siquiera el hombre blanco se puede librar del destino común.
<img src='http://img834.imageshack.us/img834/1513/dedo1.jpg'><br />
<br />
<B>Sólo partiendo de nuestra libertad interior seremos capaces de dar un amor que libere y crear vínculos que unan, en lugar de cadenas que aprisionen.</B>

Volver a “Mirando las estrellas.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados