TODO CON RAPIDEZ

¿Quienes somos, de dónde venimos, dónde vamos? Un poco de Espiritualidad, Filosofía, Religión, Amor, Solidaridad, Misterio
Avatar de Usuario
IF
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 297
Registrado: 07 Abr 2004 00:00
Ubicación: En las Islas

TODO CON RAPIDEZ

Mensajepor IF » 12 Oct 2010 19:30



Bueno Gente haber para aquellos que tenga prisa y curiosidad , ala aqui os dejo un Articulito .



Atrévete con el sexo rápido
Hacer el amor según los códigos establecidos en materia de disfrute… ¡ya lo conocemos! Pero intentar una versión más osada, de pocos minutos, ¡también lo apoyamos! Atrévete a experimentar el sexo rápido, no sólo para ahorrar tiempo sino para alegrar tu vida sexual.

El principio del sexo rápido

Una vez que hayas dominado los secretos del placer femenino y comprendido que los ritmos entre el hombre y la mujer son diferentes, puedes optar por el sexo rápido. El vulgarmente llamado “quiqui” (que viene del término inglés quickly, que significa velozmente) es mucho más común de lo que creemos. Su interés reside en que es sorpresivo, en que el lugar y el momento casi nunca son apropiados y en la transgresión de lo prohibido. Los autores de 20 historias de sexo rápido, de la editorial francesa Musardine, ofrecen algunas pistas para retozarse de la manera más “caliente”.
Una puerta de garaje… entreabierta

La situación: entre el ajetreo de la gente, una puerta de garaje entreabierta invita al sexo rápido. Si el ambiente es nocturno, la tentación de transgredirla es aún mayor.

En la práctica: cubiertos por un portón cuya apertura no se puede controlar, él la coge de las axilas y la empuja contra la pared. Ella le rodea fuertemente con los brazos y las piernas. Él acelera, haciendo movimientos rotativos con la cadera. El peso de ella reposa en el sexo y en los hombros de él. Ella se mueve espasmódicamente, apretándole firmemente con las piernas.

Para mayor emoción: el rumor matinal de un coche que puede parar en cualquier momento o un transeúnte que acabara de llegar a la puerta de su domicilio.
Una habitación de hotel… en medio del servicio de limpieza

La situación: reservar una habitación de hotel para un happy hour es algo obsoleto. Mejor “infiltrarse” en alguna habitación que la señora de la limpieza haya dejado abierta… y poner el cartel de “no molestar”.

En la práctica: la ventaja del sexo rápido es que no hay que desvestirse. Ella se levanta la falda y se quita la tanga… Él la acuesta en la cama de un empujón. Ella, con la cabeza colgando, lo atrae hace sí. El sexo rápido se ejecuta velozmente, entre apretujones, cambios de posición y gemidos sofocados, para enseguida recobrar el gesto de inocencia y salir a la calle.

Para mayor emoción: alguien intenta abrir la puerta y se pone a canturrear, la señora de la limpieza, por supuesto.
Un coche en el area de servicio de una autovía

La situación: no hay nada como una sesión de sexo rápido en una estación de servicio para amenizar un viaje en coche. La turbación reside en lo inminente de un episodio cuyo momento de concreción eligen los dos.

En la práctica: ella no lleva nada debajo del vestido; él, tampoco. Siendo el sexo rápido apresurado por naturaleza, es inútil perder el tiempo en futilidades. Para él no hay nada más excitante que entregarse a una sesión de auto erotismo, estremeciéndose ante la idea de ser descubierto. Su boca entra en contacto con la de ella, lo mismo que su sexo… Más que un “viene y va” frenético, eligen amarse sin prisa pero sin pausa.

Para mayor emoción: el centelleo de las luces de un coche a punto de frenar.
Una sesión de cine… antes de los títulos de crédito

La situación: el sexo rápido requiere de asientos dobles con apoyabrazos plegables y algunas salas de cine los tienen.

En la práctica: ambos se dejan cautivar por la intimidad del cine, dando paso a los gestos hábiles y a las caricias sutiles. Enseguida entran en un terreno más íntimo, conscientes de que los otros espectadores podrían espiarles… La clave: abandonarse al placer que otorga lo prohibido.

Para mayor emoción: elegir un momento poco antes del fin de la película para “programar” un súper orgasmo antes de que se enciendan las luces.
Un vuelo transoceánico a 10 000 metros de altura

La situación: el placer del sexo rápido reposa en el sentimiento de urgencia, para el cual resultan perfectos los baños del avión. Lo mejor es esperar a la noche, cuando el silencio y la penumbra propician el clima sexual.

En la práctica: ella se sienta sobre el lavabo, la nuca contra el espejo, la falda levantada, las piernas colgando… El está frente a ella, levantándola con esfuerzo y haciendo un movimiento que sea suficientemente rápido para que los dos lleguen al orgasmo.

Para mayor emoción: la proximidad de los pasajeros del avión o, para mayor excitación, los golpes de la gente que resuenan en la puerta.


Enlace :http://es.tendencias.yahoo.com/sexo-amor/atr%C3%A9vete-el-sexo-r%C3%A1pido-article-m0da.html


Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 12 Oct 2010 20:20

Huy ...a esto hay que echarle un ratito y no vengo yo muy catolica, mañana lo leo IF. :P
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 13 Oct 2010 15:02

Si es rápido, bueno y además por las situacion, excitante, pues estupendo :P
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 13 Oct 2010 16:49

Huy eso de tanta rapidez no gusta a todo el mundo, el aquí te pillo aquí te mato más bien esporadicamente...cuando encarta vamos.. :lol:

Pero para gustos los colores, tiene que haber de todo en la viña del Señor.
Fontedei
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1150
Registrado: 17 Abr 2010 17:27

Mensajepor Fontedei » 13 Oct 2010 18:33

Uyyyyss, que tiempos aquellos!!!!!!!!! :lol:
Nunca dejaré de sonreír, ni siquiera cuando esté triste, aunque no pueda saber si eres tú quien se pueda enamorar de mi sonrisa.

Imagen
Avatar de Usuario
sergio32
Licenciado
Licenciado
Mensajes: 646
Registrado: 05 Abr 2007 00:00

Mensajepor sergio32 » 13 Oct 2010 21:14

Pues no se si sabréis que ahora dicen que se lleva el aquí te pillo aquí te mato de toda la vida, entre dos o más personas que ni se conocen, ni ganas de conocerse (y que posiblemente no se volverán a ver nunca), es una opción, tan valida como cualquier otra.

Pero siempre le he encontrado un gran problema a este tipo de encontronazo: el que los sexólogos modernos les ha dado por llamar post-coito y que los demás, de toda la vida, hemos llamado momento cenicienta. Justo aquel en que el sexo deja de ser un impulso y se convierte en una plasta, justo aquel en el que, tumbado en la cama o donde sea , lo único que te apetece es largar a ese cuerpo extraño que tienes al lado.

Porque después de hacerlo de este tipo supongo que no se habla, sólo se padece. ¿De qué se puede hablar? ¿No es de mal gusto preguntar si le gustó? ¿Acaso si no le gustó te lo van a decir? Es verdad que si todo va como debiera la incomodidad no debería de durar más de unos minutos (los mismos que tarde el más rápido en vestirse y desaparecer) pero por pocos que sean se hace muy duro soportar esa repentina mezcla de timidez y retraimiento o desencanto que se produce y que se va agravando según pasan los segundos; unos segundos en los que no haces otra cosa que preguntarte una y mil veces cómo podía ser que aquella calabaza que tienes delante hubiera sido, apenas unos momentos antes, una impresionante carroza.

Con razón las señoritasputas siempre cobran por adelantado

Un saludo
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 19 Oct 2010 18:07

Pues a mi que ya me echarí­a para atrás el que tuviera que hacerlo con alguien que no conozco, como para que encima fuera aquí­ te pillo, aquí­ te mato y ya está, rapidito que tengo prisa... jajajaja, vamos... ¿que encima me voy a quedar así­ como si nada? :| :?
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Avatar de Usuario
sergio32
Licenciado
Licenciado
Mensajes: 646
Registrado: 05 Abr 2007 00:00

Mensajepor sergio32 » 18 Nov 2010 22:03

A ver uno que lee ahora todo lo que pilla por ahi . La moda que está causando furor en los EE.UU. tiene un nombre: whoring. O lo que es lo mismo, estimular las relaciones sexuales dentro del matrimonio mediante el pago, por parte de uno de sus miembros, de una cantidad de dinero a la otra parte cada vez que uno de los dos quiera hacer uso de los derechos matrimoniales.

Las reglas son simples, uno puede pedirle al otro que le haga cualquier tipo de servicio y el otro se puede negar si la práctica pedida no le interesa; o decidir subir la tarifa de manera escandalosa por consentir el capricho.

Lado bueno: gracias al whoring muchos estadounidenses lo hacen cuando quieren y, sobre todo, como lo quieren; mientras sus parejas salen de compras casi todos los dí­as.

Lado malo: puestos a pagar, seguro que uno acaba echando de menos cierta variedad en la materia prima . Por mucho que a uno le gusten las croquetas (y por mucha variedad de ellas con las que te puedan sorprender cada dí­a) de vez en cuando apetece un trozo de jamón... más tierno. Por ejemplo.

Ya que se paga el menú...

Volver a “Mirando las estrellas.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados