En el siempre 18 de Julio

¿No llegas a fin de mes? ¿Tienes un trabajo digno? ¿Son los políticos los que llenan sus bolsillos? Seguro que tienes muchas cosas de las que quejarte, si no también. No es nada personal, sólo política. Respeta y serás respetado. Economía, Empleo y Política.
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

En el siempre 18 de Julio

Mensajepor DreamsClassic » 18 Jul 2010 17:26

En el siempre 18 de Julio
Prisioneros de 18 de Julio, en una placa, un monumento, un rey o una forma única y indivisible de España.


Imagen

Prologo

18 de Julio, el Capitán Trueno, Roberto Alcázar y Pedrín, flechas y conventos, castañuelas y mítines de Pemán. Coros y danzas de San José el carpintero en el Santiago Bernabéu, capote del Cordobés, fotogramas de Raza de Sáenz de Heredia y Alfredo Landa persiguiendo bikinis.

B-52 de Lyndon B.Johnson, bote de humo de los Grises, trote de guardia Mora, Nodo y Obispo y tres gritos nombrando a Franco.

Albatera y alambre de espino, patio, paredón y reja de la Modelo, Ocaña, Carabanchel, tapia y cuneta, Hoyo del Manzanares José Luis Sánchez Bravo, Ramón García Sanz, José Humberto Baena Alonso y las balas de la Guardia Civil.

Badajoz y la sangre de hombre en la plaza toros, Celia Gámez pasando por Madrid destruido de Junkers , alas de metal de Hitler en Guernica, Julián Grimau y 27 balas de las que no informo el ministro del Caudillo Manuel Fraga. Cebolla y escarcha pelada para Miguel Hernández, y Juan Carlos de Borbón y otro Julio de 1969 jurando al Movimiento Nacional.

Los pies descalzos de Companys extendiendo Senyera en la tierra, Antonio Machado buscando su sol de infancia y Federico García Lorca perdido en el verde que quiso de su Granada. España fue un crimen y una zarzuela de serie B y todo empezó un 18 de Julio al calor de los fusiles. Tumba de verano de la nunca salimos…

Las piedras del 18 de Julio de FET-JONS en Alcobendas (Madrid)

Azul facha, gorra requeté, mano violenta y echaron olvido encima.

Madrid, guarda el trote del sable del coracero de Joaquín Murat y las dagas de los Mamelucos resuenan en las tapias del Jardín Botánico. Los muros de Cuatro Caminos obedecen a la CNT y en Tetuán de las Victorias, los trimotores Galeazzo Ciano ponen eco de bomba. Las tapias del Pardo todavía esperan a los “negrillos” Panzer de Von Thoma.

En los balcones de la Puerta del Sol, la operación barbaroja continua mediante Esperanza Aguirre, enaltecida de charla de imitadores de Queipo de Llano en la TDT y el Conde de Floridablanca resucita a sigla de tres UPyD.

Toda ciudad disimula su horca y tapa su gloria, cuando el yugo gobierna directamente o por medio de regencia, aprobada de urna bipartidista.

En la Plaza del pueblo de Alcobendas, antiguamente desde la legalidad de la Republica nombrada de Ayuntamiento, se encuentra en la otrora del Generalísimo, un edificio torturador de Falange. Ahora banco, tormento para hipotecados, ayer pared prisión para “rojos”.

Por el bofeteo Fernández Guisasola el que está inscrito en una calle y un tal Barriga, cinto de siete flechas en mano. Aceite de ricino a los pioneros de la JSU, como a Baldomero Rodríguez, palo en el lomo a Alfonso García Minués, que puso granada a la virgen de la paz y envió al paredón por la G. de Dios. Puñetazo al artillero de la DCA que defendió Hortaleza de casadistas o insulto al alcalde que cumplió mandato de Frente Popular.

Por allí en Julio de 1936 paso Rosario La dinamitera, aún sin poema de Miguel Hernández camino del frente de la Sierra que paraba al General Mola. En 1939 era un desfiladero de escaleras camino de la paliza. Hoy ninguna placa recuerda el martirio de la democracia llana en la fachada, pero si vía abajo el fusilado Capitán Veterinario alzado de General Franco, Francisco Sánchez o el Párroco golpista Sebastián Mariano Izuel dado de bala de miliciano de Fuencarral o el primer alcalde Franquista legalizado Julián Baena de Castro ocupan lugar de bulevar.

Los partidarios locales de la II República apaleados, en cuneta o detenidos de fascismo, siguen ausentados de su Alcobendas.

Por una calle a Antonio Vázquez y Víctor Muñoz Galán alcaldes del Frente Popular, en representación de tod@s l@s que lucharon por la justicia social y se les privo la libertad o la vida…

...O Alcobendas seguirá inscrita de piedra, placa y atado de 18 de Julio...Sin poder poner epilogo a Franco.

Eduardo Andradas

Cultura indigente
http://elleteoenverso.blogspot.com/
Avatar de Usuario
Jordi
colegial
colegial
Mensajes: 195
Registrado: 01 Ene 1970 01:00
Ubicación: El Masnou

Mensajepor Jordi » 18 Jul 2010 17:52

Joder!! cuanto sabes...solo respiras odio y para nada,por que lo tuyo es una UTOPIA,y como toda utopia nunca se hara realidad y moriras en un rincon,sin haber comprendido que quizas de otra forma de de defender tu Utopia,conseguirias mejores resultados.......
Un saludo (no militar,eh)
Jordi
Fontedei
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1150
Registrado: 17 Abr 2010 17:27

Mensajepor Fontedei » 18 Jul 2010 19:12

CUESTIONES DE HISTORIA DE ESPAÑA
¿Por qué ganó Franco la guerra?
Por Pío Moa
Stanley Payne es sin duda el mejor especialista extranjero en nuestra historia reciente, y con diferencia, aun si otros le aventajan en proyección mediática. Su último libro, ¿Por qué la República perdió la guerra? (Espasa Forum),es una excelente síntesis no solo de la contienda, también del proceso que condujo a ella, y de la situación general europea, que en la mayoría de las historias españolas queda excesivamente difuminada o reducida a dos o tres clichés sin el menor valor analítico.

Los estudios de Payne se caracterizan por su atención concienzuda a muy diversos factores; no cae en el simplismo, generalmente inducido por la ideología, que se ha hecho tan común. También deja claro que la Segunda dejó de serlo para convertirse en una especie de Tercera República nunca plenamente institucionalizada –porque perdió la guerra– pero que llevaba a una democracia popular bajo dominio de los stalinistas, como proclamaron a menudo los interesados, convertidos en el sector hegemónico del Frente Popular, aunque actualmente ellos y sus corifeos, tipo Viñas o Preston, pretenden lo contrario: siempre fue la "república democrática" del 14 de abril.

En mi opinión actual, la república del 14 de abril no feneció el 18 de julio, al desatarse la revolución, como pensaba hace unos años, sino ya en las elecciones de febrero de 1936. Elecciones algo más que anómalas, no democráticas, y planteadas por la izquierda, bajo la consigna sarcástica de "republicanización del estado", como paso para la construcción de un régimen al estilo del PRI mejicano, en unos casos, y como prólogo inmediato a una revolución obrerista, en otros. Los líderes frentepopulistas adelantaron que no admitirían los resultados de las urnas si ganaba la derecha, como no habían aceptado los de 1933. Aquellos comicios pusieron fin a la legalidad republicana, sustituyéndola por un régimen que, por su mencionada falta de consolidación, prefiero por mi parte llamar, simplemente, "de Frente Popular".

Como explica Payne, las izquierdas no desdeñaban una guerra civil; es más, muchas de ellas la querían ya desde 1934, dando por hecho que sería corta y terminaría con su triunfo aplastante y definitivo. De ahí la constante y sangrienta provocación a las derechas y a los militares conservadores ya desde las mismas elecciones de febrero del 36, culminada en el asesinato del líder opositor Calvo Sotelo. Este crimen constituyó por sí solo la definitiva declaración de guerra, ante la cual las derechas debían elegir entre contestar en sus propios términos, o resignarse mansamente a la aniquilación. Como todo el mundo sabe, optó por lo primero. Su golpe inicial, planeado por Mola, fracasó, lo que dio origen a una contienda larga que perdieron quienes estaban seguros de ganarla.

¿Cómo pudo ocurrir, habida cuenta de que en un principio el Frente Popular ganó las principales ciudades y comunicaciones, todas las reservas financieras, casi toda la industria bélica y no bélica, la mitad del ejército de tierra, más de la mitad de las fuerzas de seguridad –mejor entrenadas que las tropas de reemplazo– y mucho más de la mitad de la aviación y la marina?

Muchos de los vencidos, anarquistas, republicanos de izquierda, comunistas y socialistas, han especulado abundantemente sobre las causas de una derrota tan inesperada y tan completa. Payne recoge tales explicaciones, casi todas parcialmente válidas, que básicamente se reducen a una unidad del Frente Popular puramente negativa, es decir, contra el enemigo común, pero lastrada internamente por conflictos entre partidos y regiones. Sin duda, esta fue una causa esencial del fracaso, pero, aun con ello, las izquierdas supieron organizar un ejército temible, que movilizó bastantes más tropas que los nacionales, logró frenar a éstos en ocasiones y, en otras, tomó la iniciativa. Tales éxitos fueron obra, ante todo, de los comunistas, en pugna con las tendencias anárquicas y derrotistas de sus aliados-rivales del Frente Popular. No ofrece duda la resolución del PCE y sus mentores extranjeros para adueñarse del ejército y la policía, a fin de determinar la evolución política tras la eventual victoria. Plan que estuvieron muy cerca de cumplir.

Así, los fracasos bélicos estuvieron influidos por las peleas entre las izquierdas, que derivaron en dos pequeñas pero sangrientas guerras civiles entre ellas; pero fundamentalmente obedecieron a errores estratégicos y tácticos: las grandes ofensivas del Frente Popular fueron transformadas por Franco en contraofensivas, generalmente victoriosas. En cuanto a la aviación y la marina, las izquierdas las emplearon por lo común de forma defectuosa, dispersa o apenas operativa (en el caso naval).

Se trató de una guerra atípica, porque los dos bandos no solo debieron dirigir las operaciones bélicas, sino al mismo tiempo construir un estado y un ejército y asegurar la unidad política interna. Y también en estos tres aspectos Franco superó a sus enemigos.

Hay, sin embargo, un aspecto que casi nunca examinan los estudiosos, manifiesto en el hecho de que todas las acciones realmente heroicas correspondieron a los nacionales, como he indicado recientemente. Es decir, el bando nacional estaba mucho más motivado que el contrario, como demuestra también el débil esfuerzo productivo de los trabajadores del Frente Popular en pro de la victoria de los (teóricamente) suyos.
Nunca dejaré de sonreír, ni siquiera cuando esté triste, aunque no pueda saber si eres tú quien se pueda enamorar de mi sonrisa.

Imagen

Volver a “Política.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados