El día del soldadito español

¿No llegas a fin de mes? ¿Tienes un trabajo digno? ¿Son los políticos los que llenan sus bolsillos? Seguro que tienes muchas cosas de las que quejarte, si no también. No es nada personal, sólo política. Respeta y serás respetado. Economía, Empleo y Política.
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

El día del soldadito español

Mensajepor DreamsClassic » 03 Jun 2010 15:57

El Día del Soldadito es una de las payasadas más caras de las innecesarias tareas gubernamentales, una gratuita demostración de fuerza bruta y potencial armamentístico

Carlos Tena

Imagen

El Borbón envió ayer un mensaje novelesco a los extremeños, como es costumbre en él cuando preside entremeses teatrales, cual son los desfiles y paradas, agradeciendo la acogida que aquellos ciudadanos dispensaron al Día del Soldadito Español - Soldadito Valiente, en el que el gobierno suele dilapidar millones de euros, con el innoble fin de aumentar el patriotismo españolista, de tufo neo franquista, y efectuar un llamado, también solapado, a la juventud en paro, para que se apunten a ese colectivo armado, como única solución para solucionar el futuro, que es muy oscuro, chaval.

Los mozalbetes españoles, algunos de los cuales tal vez pudieran sentir de forma poco castrense eso de la patria en peligro (que es económico, sobre todas las demás cosas), bien pudieran contagiarse de otro significado, como sucedió cuando un ciudadano marroquí invadió, al frente de su rebaño cabrío, la isla Perejil, cuyo tamaño es de 13 hectáreas; pero estoy seguro de que, además de soñar con un dinerito al mes, no serían partidarios de ir a masacrar marroquíes, afganos o haitianos, palestinos o saharianos, con la disculpa chaconiana de “la defensa de la libertad” o gilipolleces por el estilo. Es más, España debería devolver ese territorio, de inmediato, a las cabras de aquel pastor.

Ya no hay ejércitos formados por soldados, sino Fuerzas Armadas en las que se integran infortunados jóvenes, atraídos por el patriotismo que confiere el amor al euro, porque es el dinero, y no otro, el motivo fundamental que lleva al ciudadano a decidir alistarse, lo que deja en pelota y en duda, eso del sacrificio, la obediencia, el amor a la muerte o la “inmolación de la vida en nombre de la democracia”.

El Día del Soldadito es una de las payasadas más caras de las innecesarias tareas gubernamentales, una gratuita demostración de fuerza bruta y potencial armamentístico, indignos de un país que debe velar por el bienestar y la salud de sus ciudadanos, por la obligatoriedad de la aplicación del habeas corpus en cualquier detención, y el destierro de la tortura y el maltrato en las comisarías y cuartelillos, aunque lo niegue un ministro de la altura de Alfredo Rubalcaba, cuya máxima aspiración intelectual ha sido pronunciar algún vocablo inteligible.

Desfilar con cabras o sin ellas, en formación o pelotones, en una nación sin un puñetero euro, porque la ambición de los empresarios y banqueros del mundo ha sumido en la ruina a medio orbe, es una de las obras teatrales más patéticas de esta monarquía (antes franquismo) obsoleta, inútil, costosa e inculta, apoyada por Almodóvares, Belenes, Manueles, Imanoles, Monteros, Molinas, Lindos, Cebrianes, Marías y Colegas, en forma de Plata (forma), Contrato (basura), Cachupinada Zarzuelera o guateque en La Moncloa, con presidentes góticos, dóricos o pos modernos.

Mi día es el de Las Fuerzas Amadas, el de los ciudadanos que combaten por su libertad, por su independencia, su dignidad, su cultura, su alimentación y su trabajo, derechos lesionados gravemente mientras los aviones, tanques y metralletas españolas sueltan pedorretas para que el Rey disfrute, y muchos soñamos con el día en que una República Popular lo mande de nuevo a Roma, al exilio, con su esposa y familia, como en su día se logró con aquella bazofia humana llamada Alfonso XIII.

Un mundo mejor, sin Borbones, es posible.
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 03 Jun 2010 21:50

:car:


¡Logico y natural que pienses asi!
No esperaba menos de ti.














































































:shoc:
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 03 Jun 2010 21:52

:mrgreen:


¡Este es mi Dreams!
¡ arsa, que no se diga!

























:shoc:
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

Mensajepor DreamsClassic » 03 Jun 2010 23:19

Pues estas son las cosas de tu "España" y ya que dices (en otro sitio) que solo te perocupas de tu España, porque te ries y no haces una critica construtiva?? O no es cierto que en la epoca que estamos se puede dilapidar el dinero en patriotismos y en fotos para el Rey Franqusita.

Por cierto, si tu estas en contra de la dictadura de Franco tambien estaras contra su heredero impuestoi no?
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 04 Jun 2010 00:01

Me parece (como siempre) que confundes las churra con las merinas.


Efectivamente, estoy encontra del Franquismo.
No de la Monarquia.
Es mas, son "Juancarlista" perdida, ¡ y a mucha honrra!


¡¡Viva el Rey!!!


:flor :flor :flor



(Ya se, que post que me vas a poner ahora... ya veras lo que me voy a reir).

:roll: Vas a poner, a franco con el principe... y bla...bla..bla...


:roll:
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

Mensajepor DreamsClassic » 04 Jun 2010 00:22

A eso lo llamo yo no tener PRINCIPIOS ETICOS
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 04 Jun 2010 00:24

¡ Mira, eso si que tiene gracia!


Y mas dicho por ti...


:shoc: :shoc: :shoc: :shoc: :shoc: :shoc:
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

Mensajepor DreamsClassic » 04 Jun 2010 00:24

Y tambien lo llamo postfranquismo
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 04 Jun 2010 12:01

DreamsClassic escribió:Pues estas son las cosas de tu "España" y ya que dices (en otro sitio) que solo te perocupas de tu España, porque te ries y no haces una critica construtiva?? O no es cierto que en la epoca que estamos se puede dilapidar el dinero en patriotismos y en fotos para el Rey Franqusita.

Por cierto, si tu estas en contra de la dictadura de Franco tambien estaras contra su heredero impuestoi no?




Gracias a ese "Heredero impuesto", tenemos hoy la democracia que tenemos.

Gracias a ese"Heredero impuesto", y a su vision al elegir a Adolfo Suarez, tenemos legalizados a todos los partidos.

Gracias a ese "Heredero impuesto" tenemos una constitucion.(firmada y refrendada por el y por todos los españoles).

Gracias a ese "Heredero impuesto" no llego a buen fin un golpe de Estado.
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 04 Jun 2010 12:23

Y Gracias a ese Ejercito, que se le homenajea una vez al año, se puede llevar ayuda humanitaria a otros paises cuando la necesitan.

Y estan ahi, para defendernos ( como en todos los paises), cuando sea necesario.

Y creo recordar que este año, precisamente por la crisis, se ha recortado mucho los gastos.

¿alguna cosita mas? :lol:
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 04 Jun 2010 12:27

uuuuuuuy... perdon, he debido hacer algo mal.. sale todo de lado...


(autorizo a la administracion a corregir el post, lo siento).
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

Mensajepor DreamsClassic » 04 Jun 2010 12:54

Mira Reichel cuando me cites por el motivo que sea no le añadas palabras ni frases, ni cosas que yo no he dicho.

Y sobre todo tenemos un ejercito para hacer la guerra (Irak, Afganistan, Libano, etc...) ademas esta la venta de armas a paises komo Israel. Y para dar golpes de Estado tan impunes como hizo Franco y acabar con la legalidad vigente.

Y de democracia que tenemos? :cry: pos valiente mierda de democracia es la que tenemos, donde se sigue torturando, se llenan los bolsillos de los banqueros, y somos los trabajadores los que lo pagamos todo, la casta politica es de los mas cutre de Europa, la Justicia gueno de la justicia mejor ni hablar porke sigue siendo la misma que durante 40 años de golpe de estado franquista.

Y lo dicho no vuelva a añadir absolutamente nada a mis comentarios.
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

Mensajepor DreamsClassic » 04 Jun 2010 13:39

Ahhhhhhh y ni se te ocurra otra vez de enviarme mensajes privados OK. :x



Asunto: Sin asunto
Enviado por: Ally
Fecha de envío: viernes, 04 de junio a las 00:58:53
Contenido:
Gracias por hacerme pasar este ratito tan entretenido... estaba aburrida, y me lo he pasado realmente bien. Gracias.
En el fondo me lo paso genial gracias a ti

jajajaajajajaja
jajaajajajaja
jajaajajaja
ha sido un verdader placer.jajaajajajaaja.
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 04 Jun 2010 15:21

DreamsClassic escribió:Mira Reichel cuando me cites por el motivo que sea no le añadas palabras ni frases, ni cosas que yo no he dicho.

Y sobre todo tenemos un ejercito para hacer la guerra (Irak, Afganistan, Libano, etc...) ademas esta la venta de armas a paises komo Israel. Y para dar golpes de Estado tan impunes como hizo Franco y acabar con la legalidad vigente.

Y de democracia que tenemos? :cry: pos valiente mierda de democracia es la que tenemos, donde se sigue torturando, se llenan los bolsillos de los banqueros, y somos los trabajadores los que lo pagamos todo, la casta politica es de los mas cutre de Europa, la Justicia gueno de la justicia mejor ni hablar porke sigue siendo la misma que durante 40 años de golpe de estado franquista.

Y lo dicho no vuelva a añadir absolutamente nada a mis comentarios.






Y por supuesto, tu si haces una critica construtiva ¿no?.
Perdona, a partir de un post tuyo, yo puedo añadir a mi comentario, lo que quiera.


Y sinceramente, lo que opines tu, o quieras tu, me da igual.
Por que tus argumentos, una vez mas, son de lo mas pobres...
Y te pones una vez mas, en evidencia.

¿podrias decirme , ya por curiosidad a quien se tortura actualmente?

8O 8O 8O 8O 8O 8O

Es mas, yo te diria que si sabes a "ciencia cierta" que nuestro Gobierno comete, y admite torturas, lo denuncias rapidamente.
Mas que nada, porque si no puedes convertirte en complice de dichas torturas , al no denunciarlas.
¿Y tendras pruebas , no? 8O



En cuanto al privado que te envie, efectivamente, es mio, y te lo envie anoche, despues de partirme de risa (cosa que te agradezco porque estaba muy aburrida, no habia nada en la tv interesante), con tus continuos intentos de provocarme con tus insultos, y humillanciones, cosa que hicieron en mi, el efecto contrario, lo dicho, me partia de risa...


Pero veo que no es la primera vez, que haces publico, un privado, que se te manda.
Ya lo hiciste en su dia , con sendos privados de Sastre, y de Sex.
Y ahora me tocaba a mi, y con ello, vienes a demostrar una vez mas, lo que se puede esperar de ti.

Y una vez mas, me confirmas, la opinion que tengo sobre ti.






:roll:
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

Mensajepor DreamsClassic » 04 Jun 2010 16:36

[flash width=500 height=400]http://www.youtube.com/v/vil9l0f9dIE[/flash]
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 04 Jun 2010 19:16

Te iba a contestar a tu post, pero visto lo visto...

La proxima ya me echan del foro.

Me limitare a leer, y a no escribir.
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

Mensajepor DreamsClassic » 05 Jun 2010 16:32

El funcionario Borbón.

Como los viajes de placer visual, las excursiones de Estado para asistir a las carreras de Fórmula 1 de su amiguete Fernando Alonso,


Imagen

Sí, sí, al todavía jefe del Estado español, al inquilino de La Zarzuela, al super funcionario Borbón, al heredero de Franco a título de rey, al máximo representante de la más inútil, anacrónica, costosa, vacía y prescindible institución española (y mira que hay instituciones de estas características en este país: vicepresidencias del Gobierno, ministerios de Igualdad, Vivienda, Cultura, Sanidad, Trabajo, Senado, Audiencia Nacional, Tribunal Constitucional, Defensor del Pueblo, Consejo de Estado, Consejo General del Poder Judicial…), al capitán general de la ONG nacional “Soldaditos españoles sin fronteras” que, curiosamente, este próximo domingo celebra la festividad de su santo patrón, al ciudadano de rancia familia importada de Francia que, según la modélica Constitución del 78, es propietaria de la primera magistratura de la nación española ¿quién, cuando, cómo y en qué cuantía le van a reducir su sueldo anual de 9 millones de euros (1.500 millones de las antiguas pesetas, a las que según todos los indicios pronto vamos a volver) para contribuir al ajuste duro en el que estamos metidos los españoles?

Porque, con la que está cayendo en este país, al borde de la catástrofe total después de dos años de crisis de caballo y, sobre todo, después de las medidas elaboradas con secretismo y saña increíbles contra funcionarios y pensionistas por parte de ZP, explicitadas en aquél ya famoso “miércoles negro” y que ya han sido calificadas por éstos colectivos como un “casus belli” de manual, que no piense ni por un momento este super parásito de la sociedad española afincado en el palacio de La Zarzuela que se va a ir de rositas en años venideros con esos millones que religiosa y estúpidamente le pagamos los españoles, amparándose sólo en aquella demagógica y artera declaración de hace unos meses filtrada por Palacio a los medios de comunicación. Y que hacía referencia a que su majestad (el conocido antiguamente como cadete Juanito) había pedido por favor al Gobierno de la nación (o sea, a su amigo ZP) de que visto lo visto (la crisis de caballo que empezaba a hacer estragos en España a pesar de ser negada como un obseso por el presidente) le congelaran los 1.500 millones de vellón que, en cumplimiento de lo ordenado en su día por su genocida mentor, el militarote Franco, y volcado después por sus amanuenses en la sacrosanta (y blindada) Constitución del 78, le venimos facilitando los ciudadanos de este país para que él, en base a su divina e histórica legitimidad borbónica, siga pegándose la gran vida.

Vida regalada por otra parte (la propia de un rey que se precie) que en la actualidad, debido substancialmente a razones fisiológicas y de edad, ya no prioriza sobre todas las cosas las juergas sexuales, gastronómicas o cinéticas sino que discurre por otros caminos del placer más acordes con su edad y su condición de “jubilata institucional”. Como los viajes de placer visual, las excursiones de Estado para asistir a las carreras de Fórmula 1 de su amiguete Fernando Alonso, los desplazamientos dinásticos para cumplir con los diversos integrantes de casas reales europeas y las asistencias programadas para que el pabellón real español ondee en finales futbolísticas como la Champion Ligue u otros eventos deportivos.

Y es que a este super funcionario Borbón, a este rey de pacotilla impuesto por un dictador, a este cara dura institucional, a este general de atrezzo, a este figurón real, no sólo habría que bajarle el sueldo ese 15 % al que ahora, con afán puramente demagógico, se apuntan políticos y altos funcionarios que no bajan de los 6.000 euros mensuales. Habría que rebajárselo hasta el cero absoluto, hasta la nada. Y con él a toda la abultada nómina familiar de hijos, nietos, hermanos, sobrinos… que, al igual que el patriarca regio, viven del cuento en este país.

Y a renglón seguido el Gobierno debería, para contribuir al ajuste duro nacional auspiciado por el FMI, la UE, y el bronceado Obama, cerrar de una vez por todas el chiringuito regio zarzuelero, empezando por el palacio de papá, continuando con el pisito del principito (sí, el que nos costó a los españoles 800 millones de pesetas y que tiene más cuartos de baño que el de Boyer) que, últimamente, ante el cáncer benigno que le han detectado a su señor padre en Barcelona, está en todas partes intentando promocionar su desgarbada y estúpida figura institucional, y terminando, por supuesto, con el palacio real, la guardia asimismo real, los alabarderos, los cocineros de diseño, los ayudantes de cámara y la madre que los parió… Que nos cuestan, todos ellos, un ojo de la cara a los sufridos y empobrecidos españoles de este bendito año apocalíptico de 2010, que ya no están ni para gobernantes incompetentes ni para vividores regios.

Porque, además, amigos, no crean que con todo esto les íbamos a crear un problema, equivalente al menos al que afronta cada mañana el parado medio español para buscarse el sustento de los suyos, a nuestros divinos monarcas de derecho franquista. Según conocidas y documentadas revistas que revelan periódicamente el patrimonio de reyes, famosos y ricachones de toda laya, nuestro querido y salvador monarca (sí, sí, el que nos salvó a todos los españoles de Tejero, Armada y Milans, sus peones de brega) no baja de los 1790 millones de euros (300.000 millones de pesetas). Estabulados sabe Dios donde, pero tan reales como él y la vida misma. Así que ¡hala! Zapatero haz algo medianamente inteligente por una sola vez y descarga el pasivo de todos los españoles mandando a la familia parasitaria de La Zarzuela a la puta rue… Es un decir.

Y para terminar, amigos, una última reflexión personal sobre la presente crisis, que algo bueno (ya se sabe el popular refrán) nos puede traer a los españoles. Y es que mira por donde este revulsivo, este problemón financiero y económico que se ha asentado entre nosotros y, parece ser, con afán de quedarse unos añitos, podría, a la chita callando, además de rebajar el sueldo y las canonjías de todo tipo de nuestra corrupta clase política, derribar como un castillo de naipes el sombrajo levantado por los franquistas de los años sesenta para que el franquismo (esta vez coronado) perviviera años y años en este país. Disfrazado ¡como no! de demócrata y garante de las libertades y derechos del pueblo soberano español. Algo que no ha podido lograr ni el popular juez “Garzonator”, jugándose el tipo a más y mejor, antes de ser enviado a freír gárgaras al TPI.
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

Mensajepor DreamsClassic » 12 Jun 2010 14:49

[flash width=500 height=400]http://www.youtube.com/v/lku0Ka8JTKo&hl=es_ES[/flash]

Osease que no fue aporbada por todos los españoles......como se jactan de decir los democratas de toda la vida.

Y ademas pienso que este video es promonarquico tambien de toda la vida...
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

Mensajepor DreamsClassic » 12 Jun 2010 14:52

Gueno y eso sin contar que fueron a votar incluso las todas monjas de clausura
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

Mensajepor DreamsClassic » 12 Jun 2010 15:41

Y asi empezó todo.....

[flash width=500 height=400]http://www.youtube.com/v/8M9WtYEUlXs[/flash]
DreamsClassic
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 401
Registrado: 29 Abr 2010 13:31
Ubicación: Sevilla

Mensajepor DreamsClassic » 12 Jun 2010 15:46

Continua..............

[flash width=500 height=400]http://www.youtube.com/v/7I-YfYch1Jo[/flash]
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 20 Jun 2010 15:49

Imagen


El rey Juan Carlos, en Washington durante un momento de su discurso ante el Congreso de los Estados Unidos el 2 de junio de 1976.- EFE


"El pais":
LAS PRIMERAS NOTICIAS » PÁGINA ONCE

“El rey de España promete una Monarquía democrática”
3 de junio de 1976

El destape del Rey en EE UU
Don Juan Carlos habló de democracia en Washington. A la vuelta, Arias Navarro dimitía.
Por Soledad Gallego-Díaz



Seis de junio de 1976. Aeropuerto de Washington. Don Juan Carlos pregunta a José María de Areilza, ministro de Asuntos Exteriores: “¿De qué se ríen?”. “Majestad, la música que suena por los altavoces del avión es el coro de El rey que rabió”. Don Juan Carlos no se inmuta y el ministro intenta superar la situación con sentido del humor: “Habría que suspender seis meses los vuelos de Iberia con EE UU y destituir al presidente de la compañía por delito de lesa majestad, ¿no le parece?”. El Rey une sus risas a las del grupo, sin que parezca importarle la broma del piloto. Hacía semanas que no se sentía tan eufórico y seguro: pocos días antes, en una solemne sesión del Congreso y Senado norteamericano, había definido, por primera vez de una manera pública, su compromiso con la democracia occidental como sistema político. Y sabía lo que iba a hacer al bajarse de ese avión, de vuelta a Madrid: organizar una maniobra para lograr la dimisión del presidente del Gobierno Carlos Arias Navarro, heredado de Franco. La decisión, que le había torturado durante meses, estaba tomada. Todo transcurrió en secreto y los medios de comunicación que intuyeron la importancia del discurso fueron incapaces, sin embargo, de adelantar que había estallado una auténtica tormenta y que en menos de 20 días iba a comenzar el vuelco político de España.

El discurso que pronunció el Rey de España en el Capitolio de Washington, el miércoles 2 de junio de 1976, fue probablemente en el que más esperanzas ha depositado don Juan Carlos en toda su vida. Casi seis meses antes (el sábado 22 de noviembre de 1975) había pronunciado otro para aceptar su proclamación como Rey. Había sido una intervención histórica, pero tan ambigua que nadie podía asegurar qué pensaba ese joven monarca. Ante los procuradores de Franco se había limitado a hablar de cambio y de la “capacidad creadora para integrar en objetivos comunes las distintas y deseables opiniones”. Un lenguaje que sacó de quicio a la oposición antifranquista y que despertó dudas en las cancillerías europeas.

El de Washington fue, según escribió Fernández-Miranda, un discurso “meditado, medido, elaboradísimo”. “Estoy seguro de que lo redactaron el Rey y Areilza en el más completo secreto”, explica hoy Marcelino Oreja, mano derecha del entonces ministro de Exteriores. ¿Por qué tanto secreto? “Para que el presidente del Gobierno no tuviera ni la menor idea de su contenido”. Arias Navarro no debía conocer estas 20 palabras: “La Corona asegurará el acceso al poder de las distintas alternativas de Gobierno, según los deseos del pueblo libremente expresados”. Ahí estaba la joya del discurso, la frase que comprometía un proceso democrático normalizado, elecciones libres y Gobiernos de distinto color, la frase que el Rey no había pronunciado nunca en España y que dejaría claro ante Arias Navarro y el sector de franquistas más reaccionarios que se abría un proceso constituyente a la europea.

Fernández Miranda recogió en su diario, publicado años después, el ambiente que rodeaba a don Juan Carlos en esa primavera de 1976. Escribe que el Rey le ha comentado que hay noches en las que se pasea por todo el palacio y parece un fantasma. “Ayer grité a la reina delante de Mondéjar. Estoy dominado por una irritación terrible. Luego le pedí perdón y la reina se echó a llorar”. El Rey estaba nervioso, sometido a la tensión de Fernández-Miranda, que le impulsaba a prescindir de Arias y de otros consejeros que creían que era necesario esperar más. “A salir de esa situación”, escribió Fernández-Miranda, “contribuyó de forma decisiva el viaje de don Juan Carlos a Estados Unidos, un viaje minuciosamente preparado”.

El inductor del viaje fue, sin duda, José María de Areilza. El Rey se lo impuso como ministro de Exteriores a Arias Navarro porque confiaba en sus dotes diplomáticas y en su lealtad. Areilza estaba convencido de que la monarquía española debía equipararse a las otras europeas y que necesitaba “un espaldarazo público en el mundo entero”. Por eso, en sus primeros meses como ministro casi no pasó por su despacho, sino que se lanzó a una intensa gira por las capitales europeas. “Dicen que vendo ilusiones a mis colegas”, se quejó en una ocasión a un miembro de su equipo, “pero lo que vendo son esperanzas”. Areilza hablaba fuera de España de democracia, partidos y elecciones, pero cada vez se hacía más patente que Europa quería algo más que declaraciones de un culto y viejo diplomático y el propio Areilza era consciente de ello.



“Faltaba que el Rey hiciera una primera salida al escenario internacional”, escribió varios años más tarde.

Areilza había sido embajador en Estados Unidos y conocía a numerosas personalidades. Pensó que el debut internacional de don Juan Carlos podía adquirir doble repercusión si se hacía en el Capitolio norteamericano, en una solemne sesión conjunta. Se trataría, además, de la primera ocasión en la historia en la que un rey de España visitaba el continente americano. “El problema era que no teníamos experiencia de viajes de Estado. Franco nunca había salido de España”, recuerda el embajador Juan Durán-Lóriga, que ocupaba la dirección general de Norteamérica. “La verdad es que entre todos montamos un programa excesivamente cargado”.




Durán-Lóriga, que viajó cuatro veces a Estados Unidos para preparar la visita, recuerda que el objetivo de Areilza de lograr que el Rey hablara en una sesión conjunta del Senado y la Cámara de Representantes exigió muchos esfuerzos. “No era fácil. Estábamos todavía en un periodo preconstitucional y en los pocos casos de sesiones parecidas había sido gracias a la invitación espóntanea de las dos cámaras”. En esta ocasión, la espontaneidad iba a ser inducida y el embajador en Washington, Jaime Alba, y todos los diplomáticos que contaban con amistades en el Senado recibieron instrucciones para movilizar sus contactos. Uno de ellos, Rafael Márquez, que dirigía la Oficina de Información Diplomática, recuerda que el embajador norteamericano en Madrid, Wells Stables, participó en los preparativos. Gracias a él llegaron algunos buenos consejos. El influyente senador Thomas Eagleton estaba dispuesto a promover la sesión conjunta, pero quería garantías de que el discurso del Rey contenía un apoyo al sistema democrático directo. Eagleton obtuvo sus garantías. Y cuando la invitación estaba ya en Madrid, el Rey recibió a varios periodistas de Newsweek y cometió una oportuna indiscreción: calificó a Arias Navarro de “unmitigated disaster”.

El viaje tuvo el éxito internacional con que Areilza había soñado, y logró que el Rey se sintiera reconocido. “Volvió reconfortado”, escribió Fernández-Miranda. “Ha tomado la decisión de cesar a Arias y está dispuesto a enfrentarse a las consecuencias… Se implica decididamente en la acción política”.

De aquella efervescencia, los españoles poco supieron. Nadie contó entonces cuál había sido el principal consejo de Henry Kissinger: “No convoquen elecciones hasta que el Gobierno tenga un partido con seguridad de ganarlas”. Así lo contó años después Areilza, todavía algo sorprendido por las cosas que decía su homólogo norteamericano. Nadie comprendió tampoco en aquel momento por qué Arias Navarro se empeñó en castigar con cuatro meses de secuestro una inocente portada y una inocente caricatura (el Rey vestido de frac bailando por los techos de Nueva York) de la revista Cambio 16. El presidente del Gobierno no estaba furioso con Cambio, sino con el Rey, y con sus ataques a la revista pretendía colocarle en una posición incómoda precisamente en el país en el que más se valora la libertad de expresión. “Por la noche, en una cena con 2.000 empresarios norteamericanos venidos de todo el país, me llegó confidencialmente desde Madrid el flash de que el Consejo de Ministros había acordado suspender el semanario… Comuniqué al Rey lo ocurrido porque la noticia, bien explotada por la prensa, hubiera deslucido el contenido profundo del viaje”. El ministro de Información, Adolfo Martín Gamero, advertido urgentemente por el propio Areilza, amenazó con dimitir si la maniobra seguía adelante.

Cambio 16 no fue secuestrado, y el Rey, tampoco. Veintisiete días después, el 3 de julio, anunciaba el nombramiento como presidente del Gobierno de Adolfo Suarez, con el encargo de legalizar a todos los partidos políticos, organizar las primeras elecciones libres y redactar una Constitución.



http://www.elpais.com/especiales/2001/2 ... 2/p11.html
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 20 Jun 2010 16:20

Imagen

El Rey recibe a los líderes de los partidos parlamentarios el 27 de octubre de 1982. (Marisa Flórez)




A lo largo del difícil camino que llevó desde la dictadura hasta la democracia, el papel de don Juan Carlos, tan sólo parcialmente conocido, fue tan decisivo como complicado



Cuando se produjo la muerte del general Franco, don Juan Carlos de Borbón sabía que tenía una misión que cumplir para la que se había estado preparando durante muchos años a lo largo de una vida no exenta de dificultades. Nacido en el extranjero y con pocas esperanzas inmediatas de volver a una España entonces en guerra civil, y donde los monárquicos en su inmensa mayoría no solo no eran demócratas sino tampoco liberales, había estado sometido a lo largo de su vida al ritmo de las cambiantes relaciones entre Franco y su padre. Éste, sin duda, cometió errores a lo largo de su vida: sin duda, no era demócrata en los años cuarenta, sólo se le puede describir como liberal desde 1944 y la Monarquía en la que pensaba tan sólo llegó a ser democrática a mediados de los años sesenta. Pero nunca se sometió a Franco, como hicieron los Braganza en Portugal, y su colaboracionismo, cuando existió, siempre fue tenso y conflictivo.



Se puede decir, sin duda, que su hijo heredó de él una idea de misión reconciliadora de los españoles, que el Rey siempre ha reconocido y sin la cual no se entiende su significación histórica. Lo que sucede es que en el modo de cumplirla difirió de su padre. Don Juan Carlos parece haber dicho a Carrillo que, tras haber pasado muchos años haciéndose el tonto, mucha gente pensó que lo era. En realidad, durante los largos años del franquismo hizo muchas y más importantes cosas que hacerse el tonto: debió aplacar las declaraciones de su padre, evitar la desconfianza de El Pardo, atraer a los más jóvenes reformistas del régimen y enlazar con la oposición, al mismo tiempo que explicaba a los políticos de fuera que un día habría democracia en España, aunque no sabía cómo se llegaría a ella.



El protagonismo en la transición




Claro está que la transición no la hizo el Rey, sino todos los españoles. Todavía se podría decir más: antes de que la transición se iniciara, de alguna manera existía un sentimiento difuso en la sociedad española que consistía en el generalizado deseo de entenderse. El resultado final es que esa actitud de fondo acabó por identificarse con una democracia consolidada bajo una Monarquía parlamentaria.



Pero el proceso por el que se llegó a este final feliz fue muy complicado y difícil. Quizá todavía merece otro calificativo más, imaginativo, porque, en efecto, no había un modelo o ejemplo en que basarse. El Rey debió aprender día tras día, y en muchas ocasiones previo error. Una de las personas que estuvo más cerca de él durante el tenso mes de noviembre de 1975 fue Torcuato Fernández Miranda, y éste ha dejado escritas unas notas en las que se contienen sus conversaciones con él. Los propósitos eran claros -democratización, caras nuevas, una monarquía por encima de cualquier partidismo...-, pero debió reconocer: "Me falta experiencia", cuando, por ejemplo, le dimitió Arias Navarro.




Se suele decir -lo hacen los profesores de Derecho Político- que en España el Rey reina porque no gobierna, pero hay que recordar que, al menos durante algún tiempo, reinó y gobernó al mismo tiempo. Hubo dos decisiones que sólo él podía tomar y que tuvieron un resultado positivo: los nombramientos sucesivos de Torcuato Fernández Miranda, como presidente de las Cortes, y de Adolfo Suárez, como presidente del Gobierno. De esta manera, por más que fueran muchas las personalidades reformistas del régimen que por entonces pulularon por el entorno real, parece justo afirmar, como en más de una ocasión ha hecho Santiago Carrillo, que el Rey fue el auténtico dirigente de esta tendencia de la política española cuyo papel fue fundamental en la transición.



.../....




http://www.elpais.com/especiales/2000/rey/rey05a.htm
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 20 Jun 2010 20:41

En el centenario de José María de Areilza‎.


El 3 de agosto se cumple un siglo del nacimiento de José María de Areilza, conde de Motrico, alcalde de Bilbao, diplomático y ministro de Exteriores en el primer Gobierno de la Transición.


Un Artículo de Fernando García De Cortázar, Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Deusto.





Imagen



¿Alguien fue más refinado? Lo conocí personalmente, pero mi memoria ha conservado una fotografía como imagen definitiva de José María de Areilza, conde de Motrico: un señor elegante y pulcro, de ademanes aristocráticos y mirada inteligente, hablando por teléfono mientras sostiene con exquisita seriedad un libro, quizá unas Memorias.



¿Alguien fue más refinado? En la derecha española de su tiempo – que se extiende de la desventurada monarquía de Alfonso XIII a la equilibrada de Juan Carlos I -, tal vez nadie. Tenía todas las cualidades del conservador que aprende todo y no olvida nada: era culto, brillante, mundano, sutil, preciso, nostálgico de un futuro más elegante y noble, desdeñoso de un presente tosco y zafio. Un hombre de su época, sí; pero también un hombre de otra época pensada, imaginada y soñada. Su paisaje interior era intemporal, lejano, mucho más lejano que el mundo de la belle époque bilbaína donde descubrió el inagotable El Dorado de la cultura. Él era un contemporáneo del señorial y descreído príncipe de Ligne, siempre; de Chateaubriand, en los momentos de decir las verdades a don Juan de Borbón; de Proust, cuando se ponía a recordar, un Proust contenido adrede, en tono menor, sin salir de los límites estrictos de una prosa sosegada, clásica.



Hoy, que la política española se ha vuelto prosaica y apenas ofrece un simulacro bochornoso de aquella moral de la responsabilidad de la que habló Weber, resulta casi imposible encontrar una figura como Areilza: un político dotado de medios de fortuna, capaz de pensar en grande, y al mismo tiempo, con inquietudes intelectuales y literarias.



Las revoluciones, como los volcanes, tienen sus días de llamas y sus años de humo. Areilza llegó a la política española en días de llamas, en los años treinta del siglo pasado. Desde muy pronto en las filas de la derecha monárquica, fue un partidario entusiasta de la sublevación de 1936 y pronunció discursos y arengas de tono rotundo y beligerante. Él, a diferencia de los que más tarde recurrieron a la justificación tortuosa de su pasado o al examen de conciencia penitente, nunca trató de disculparse. «Todo lo que se escribe o se dice durante las guerras tiene, por lo común, escaso o ningún valor», solía decir con tranquila elegancia.



Al igual que su amigo Agustín de Foxá, dandi irónico y exquisito, Areilza nunca tomó muy en serio el régimen franquista, ni siquiera en los años cuarenta, pero sirvió en él porque no veía otra posibilidad de actuación. Lo hizo como embajador en Argentina, Estados Unidos y Francia. Las dos últimas, misiones diplomáticas que le pusieron en contacto directo con los grandes desafíos de la posguerra mundial: el Mercado Común, la OTAN, los riegos de la guerra fría, la carrera nuclear, el gigantesco deshielo del colonialismo, el protagonismo del Tercer Mundo.




Su discrepancia con la orientación rígidamente opuesta a cualquier intento de evolución democrática por parte de Franco le empujó a abandonar el régimen a mediados de los años sesenta. Realista siempre, Areilza era consciente de que la sociedad española ya había empezado su transición de mentalidades, e incluso de costumbres, y era de la opinión de que no necesitaba ningún salvador para pensar por sí misma.



«Decidí – recuerda en sus “Memorias” – que en conciencia no debía seguir ejerciendo mi cargo en la embajada de París, pues ello era un fraude hacia mi íntima convicción de que no había otro futuro para España sino el de establecer un régimen político con libertades democráticas, capaz de homologarse con el resto de los que imperaban en la Europa occidental».


Esta postura le valió persecuciones ridículas y maniáticas por parte de los empecinados defensores del régimen. Invectivas e insultos a los que contestó con serenidad y elegancia, respondiendo que el patriotismo no consiste en decir amén a los actos de cualquier gobierno -eso es adulación y conveniencia-, aclarando que el patriotismo es en gran parte una actitud crítica responsable y constructiva.



A partir de entonces, Areilza pudo equivocarse en muchas ocasiones, pero no en lo esencial. Su momento estelar no fue cuando asumió el secretariado político de don Juan de Borbón, presentando la institución secular de la Monarquía como el gran instrumento conciliador de los bandos enfrentados en la terrible Guerra Civil. Ni tampoco en la Transición, cuando ejerció de ministro de exteriores de Juan Carlos I, escribió artículos que allanaron el camino hacia la democracia, o se lanzó a la aventura de lograr una derecha moderna, europea y democrática que aceptara la tolerancia y el diálogo y enterrase para siempre los recuerdos mortuorios de los años fratricidas. Su momento estelar se produjo en los primeros setenta, en aquel tiempo tembloroso y conspiratorio en que la gente comerciaba con la nada, en que todos se preguntaban qué ocurriría sin el general, después del general, en aquel tiempo en que era imprescindible convencer a las clases medias ilustradas de que era posible y deseable una transición democrática sin traumas.





La cuestión, según Areilza, no era cambiar España de cualquier forma, sino elegir la mejor forma de cambiarla; y para él ésta era la Monarquía, «la única forma de transición política y social que nos lleva a una institucionalización democrática de la vida pública en el más breve plazo, con el más corto riesgo, con el mínimo de violencia».




Ese es el Areilza político. Pero había también otro, escritor, miembro de la Real Academia Española: un brillante ensayista que escribe, no para probar o demostrar, sino con el objetivo de explicar y exponer, un elegante narrador de la estirpe del duque de Saint -Simon, que recuerda para servir a la verdad, y no a la pasión.




Lector asiduo de Marcel Proust, Areilza nunca se sintió inclinado a buscar el tiempo perdido; prefería imaginar el futuro que añorar el pasado. «No me gusta, todavía, rememorar. Quiero ilusionarme pensando más en el mañana que en el ayer», confesaba en 1974, en el prólogo de uno de sus ensayos. Sin embargo, pasó el tiempo y rememoró, y escribió sus “Memorias” y retratos literarios de gentes que había conocido a lo largo de su vida.



Imagen

Volver a “Política.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados