Las Brujas

¿Quienes somos, de dónde venimos, dónde vamos? Un poco de Espiritualidad, Filosofía, Religión, Amor, Solidaridad, Misterio
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Las Brujas

Mensajepor Sol » 02 Jul 2009 09:07

[align=center]Imagen[/align]





Las Brujas


Entre los s. XV y XVII tomó especial fuerza en Europa la denominada caza de brujas. La locura colectiva desencadenada causó la muerte de miles de víctimas inocentes, sobre todo en las zonas rurales, donde la ignorancia alimentaba todo tipo de supersticiones.

Esta caza de brujas que convulsionó a la Europa occidental pudo no revelar la existencia de demonios sobrenaturales, pero sí engendró una nueva especie de monstruos humanos: los cazadores de brujas, hombres de rectitud patológica dedicados a descubrir a las supuestas servidoras del diablo.

La obsesión con los demonios empezó a alcanzar un crescendo cuando, en su bula Summis Desiderantes de 1484, el papa Inocencio VIII declaró:

”Ha llegado a nuestros oídos que miembros de ambos sexos no evitan la relación con ángeles malos, íncubos y súcubos, y que, mediante sus brujerías, conjuros y hechizos sofocan, extinguen y echan a perder los alumbramientos de las mujeres.”

Posteriormente se organizaría de modo instruido la caza de brujas en toda Europa.

Las brujas eran acusadas de ser responsables de la peste negra, las epidemias, plagas, las sequias, o cualquier otra desventura; de tener poder, además, de causar desgracias a personas concretas a través de filtros o pócimas, invocaciones, provocando con su poder mágico la muerte; se consideraba que se podían transformar en animales, realizar vuelos noturnos, hacerse invisibles, acceder a cualquier lugar por lejano y seguro que fuera. Para realizar sus atrocidades se reunían, generalmente por la noche, en aquelarres, reuniones orgiásticas en las que se daba rienda suelta a todo tipo de abominaciones y que tenían como invitado de honor al propio demonio, representado por un macho cabrío, con el que se suponía las brujas sostenían cópula carnal.

El número de personas condenadas la hoguera bajo este cargo en el s. XVII, sólo en Alemania, ha sido caculado en 100.000 personas. Para el mismo periodo, en Inglaterra fueron alrededor de 50.000.




La brujería bajo la Inquisición


En España las primeras medidas represivas contra la brujería datan al menos de los s. XIV o XV, pero no tuvo la misma virulencia que en otras partes de Europa.

A nivel del Santo Oficio, en la práctica, la mayor parte de los testimonios de la existencia de tal delito, fue rechazada por considerárseles engaños. Es decir, que contrariamente a lo que se cree, el complejo proceso judicial establecido de la Inquisición en España, paradójicamente salvó a muchas personas de ser quemadas como brujas en una época donde en Europa prevalecía el desorden buscando acusados de un crimen imposible.

El papa Inocencio VIII nombró a dos Inquisidores dominicos, Heinrich Kraemer y Johann Sprenger, para que escribieran un estudio completo utilizando toda la artillería académica de finales del siglo XV.

Ambos dominicos, con citas exhaustivas de las Escrituras y de eruditos antiguos y modernos, produjeron el libro Malleus Maleficarum , "Martillo de Brujas" en 1486, descrito con razón como uno de los documentos más aterradores de la historia humana, considerado el libro más funesto de la historia de la literatura, y que pasó a ser la biblia de los cazadores de brujas.

Fue manual utilizado por la Inquisición Medieval y de los jueces de lo criminal, y texto, por así decirlo, explicativo de las diferentes clases de brujas, con las características correspondientes a sus respectivas influencias. Una enciclopedia sobre las brujas.

Para los autores del libro no había engaño demasiado tortuoso ni tormento excesivo con tal de obtener confesiones. Tampoco cabían el escepticismo ni la moderación, pues, como rezaba el lema del libro, «No creer en brujas es la mayor de las herejías»


Seguir leyendo...

Fuente: http://www.gabrielbernat.es
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Avatar de Usuario
Algol
Sabio
Sabio
Mensajes: 7450
Registrado: 31 Ene 2004 00:00
Ubicación: Valencia (al lado de España)

Mensajepor Algol » 07 Jul 2009 20:23

No olvideis poner la cruz para la iglesia en la declaración
... / .- / .-.. /..- /-.. /--- /...
¡Gibraltar argentino, Malvinas españolas, Raúl selección!
De derrota en derrota ¡hasta la victoria final!
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 13 Jul 2009 10:15

[align=center]Imagen[/align]


Algo más sobre la historia de las brujas.


Según nuestras leyendas, la brujería empezó hace más de treinta y cinco mil años, cuando la temperatura de Europa empezó a caer y los grandes mantos de hielo se extendieron lentamente hacia el Sur en su último avance. En la rica tundra, entremezclándose con la vida animal, pequeños grupos de cazadores seguían a los renos que corrían libres y a los estruendosos bisontes. Estaban armados únicamente con las armas más primitivas, pero algunos de los miembros de los clanes tenían un don y podían "llamar" a las manadas para que acudieran a un precipicio o a una trampa donde los animales, en un sacrificio espontáneo, se dejaban atrapar. Estos sabios chamanes podían sintonizar con los espíritus de las manadas y, al hacerlo, eran conscientes del ritmo pulsante que infunde toda vida, la danza de la doble espiral, del girar hacia adentro y del volver a girar hacia a fuera. No expresaban esta comprensión intelectualmente, sino en imágenes: la Diosa Madre, la dadora de vida, que trae toda vida a la existencia; y el Dios Enastado, cazador y cazado, que atraviesa eternamente las puertas de la muerte para que la nueva vida pueda continuar.

Los hombres chamanes se vestían con pieles y cuernos identificándose con el Dios y las manadas, pero las sacerdotisas mujeres presidían desnudas, encarnando la fertilidad de la Diosa. La vida y la muerte eran una corriente continua: los muertos eran enterrados como si estuvieran durmiendo en un útero, rodeados de sus herramientas y ornamentos, para que pudieran despertar a una nueva vida. En las cuevas de los Alpes, se colocaban los cráneos de los grandes hombres en los nichos, donde se pronunciaban oráculos que guiaban a los clanes en el juego. En las charcas de las tierras bajas, las hembras de los renos, con las barrigas llenas de piedras que representaban a las almas de los venados, eran sumergidas en las aguas del vientre de la Madre para que las víctimas renacieran.

En Oriente (en Siberia y Ucrania), la Diosa era la Dama de los Mamuts; se la tallaba en piedra con grandes curvas hinchadas que representaban los dones de la abundancia. En Occidente, en los grandes templos de las cuevas del sur de Francia y España, sus ritos se celebraban en las profundidades de los vientres secretos de la Tierra, donde sus grandes fuerzas polares eran pintadas como bisontes y caballos, superpuestos, emergiendo de las paredes de la cueva como espíritus de un sueño.
La danza en espiral también se veía en el cielo; en la luna, que muere cada mes y vuelve a nacer; en el sol, cuya luz creciente trae el calor el verano y cuya disminución trae el frío del invierno. Los registros del paso de la luna eran rascados en hueso, y la Diosa era representada sosteniendo un cuerno de bisonte, que es también la luna creciente.
El hielo se retiró. Algunos clanes siguieron al bisonte y al reno hacia el Norte lejano. Algunos pasaron por el puente de tierra de Alaska y llegaron hasta las Américas. Aquellos que permanecieron en Europa se dedicaron a la pesca y la recolección de plantas salvajes y de marisco. Los perros vigilaban los campamentos, y se perfeccionaban nuevas herramientas. Quienes poseían el poder interior aprendieron que éste aumentaba cuando trabajaban juntos. A medida que los asentamientos aislados se fueron convirtiendo en aldeas, los chamanes y las sacerdotisas unieron sus fuerzas y compartieron sus conocimientos. Se formaron las primeras asambleas de brujos. En profunda armonía con la vida vegetal y animal, domesticaron lo que antes cazaban y criaron ovejas, cabras, vacas y cerdos a partir de sus primos salvajes. Las semillas ya no sólo se recolectaban; se plantaban para que crecieran ahí donde eran colocadas. El Cazador se convirtió en el Señor del Grano, sacrificado cuando es cortado en otoño, enterrado en el vientre de la Diosa y renacido en primavera. La Dama de las Cosas Salvajes se convirtió en la Madre Cebada y los ciclos de la luna y el sol marcaron las épocas de siembra, cosecha y de salir a pastar. Las aldeas crecieron convirtiéndose en los primeros pueblos y ciudades. La Diosa era representada en las paredes enyesadas de los lugares de adoración, dando luz al Niño Divino: su consorte, hijo y semilla. El extenso comercio trajo el contacto con los misterios de África y Asia Occidental.

En las tierras que antes habían estado cubiertas de hielo, un nuevo poder fue descubierto, una fuerza que corre como manantiales de agua en la Tierra misma. Las sacerdotisas descalzas localizaron las líneas "energéticas" en la hierba nueva. Se descubrió que ciertas piedras aumentan el fluir del poder y fueron colocadas en los puntos adecuados en grandes líneas y círculos que señalan los ciclos del tiempo. El año fue convertido en una gran rueda dividida en ocho partes: los solsticios y equinoccios y los días entre ambos, cuando se celebraban grandes fiestas y se encendían las fogatas. Con cada ritual, con cada rayo de sol y brillo dela luna que caía sobre las piedras en las épocas de poder, la fuerza aumentaba. Se convirtieron en grandes depósitos de energía sutil, en puertas entre los mundos visible e invisible. Dentro de los círculos, junto a los menhires, los dólmenes y las as de paso, las sacerdotisas podían investigar los secretos del tiempo y la estructura oculta del cosmos. Las matemáticas, la astronomía, la poesía, la música, la medicina y la comprensión del funcionamiento de la mente humana se desarrollaron junto con el conocimiento popular de los misterios más profundos.
Pero, más adelante, se desarrollaron culturas que se dedicaron a las artes de la guerra. Oleada tras oleada de invasiones indoeuropeas barrieron Europa a partir de la Edad de Bronce. Los Dioses Guerreros condujeron Europa a los pueblos de la Diosa lejos de las fértiles tierras bajas, hasta las colinas y las altas montañas donde se les conoció como Sidhe, los Pictos o Duendecillos, los Seres Sobrenaturales o las Hadas. El ciclo mitológico de Diosa y Consorte, Madre y Niño Divino, que había dominado durante treinta mil años, fue cambiado para adaptarse a los valores de los patriarcados conquistadores. En Grecia, la Diosa, en sus diversas manifestaciones, se "casó" con los nuevos dioses: el resultado fue el Panteón Olímpico. En las Islas Británicas los celtas victoriosos adoptaron muchas características de la Religión Antigua, incorporándolas a los misterios druidas.
Las Hadas, criando ganado en las montañas rocosas y viviendo en chozas redondas cubiertas de turba, preservaron la Religión Antigua. Las madres del clan, llamadas "Reinas de Elfame", que significa Tierra de los Elfos, dirigían las asambleas de brujos junto con el sacerdote, el Rey Sagrado, que encarnaba al Dios moribundo y sufría una falsa muerte ritualizada al final del periodo de ejercicio. Celebraban las ocho fiestas de la Rueda en procesiones salvajes a caballo, cantando, recitando y encendiendo fuegos rituales. Los invasores solían unirse a ellos; se asociaban con ellos, había matrimonios mixtos y se decía que muchas familias rurales tenían "sangre de Hadas". Los Colegios de los druidas y los Colegios Poéticos de Irlanda y Gales preservaron muchos de los antiguos misterios.
Al principio, el cristianismo trajo pocos cambios. Los campesinos vieron en la historia de Cristo únicamente una nueva versión de sus propias leyendas de la Diosa Madre y su Niño Divino que es sacrificado y luego renace. Los sacerdotes del campo solían conducir la danza en los Sabbats o grandes festivales. Las asambleas de brujas, que preservaban el conocimiento de las fuerzas sutiles, se llamaban Wicca o Wicce, de la palabra de raíz anglosajona que significaba "torcer o dar forma". Había quienes podían dar forma a lo invisible a voluntad. Sanadoras, maestras, poetas y comadronas, eran las figuras centrales en toda la comunidad.

La persecución se inició lentamente. Los siglos doce y trece vieron un renacimiento de los aspectos de la Antigua Religión a través de los trovadores, quienes escribían poemas de amor a la Diosa bajo el disfraz de las damas nobles de la época. Las magníficas catedrales fueron construidas en honor a María, quien había adquirido muchos de los aspectos de la antigua Diosa. La brujería fue declarada un acto herético, y en 1324 una asamblea de Brujas dirigida por la Dama Alice Kyteler fue juzgada por el Obispo de Ossory por adorar a un dios no cristiano. La Dama Kyteler fue salvada por su rango, pero sus seguidoras fueron quemadas.
Guerras, Cruzadas, plagas y revueltas campesinas se desencadenaron por toda Europa en los siglos siguientes, Juana de Arco, la "Doncella de Orleans", condujo a los ejércitos de Francia hacia la victoria, pero fue quemada como Bruja por los Ingleses. "Doncella" es un término de gran respeto en la brujería, y se ha insinuado que los campesinos franceses querían tanto a Juana porque era, en realidad, una conductora de la Religión Antigua. La estabilidad de la Iglesia medieval fue sacudida y el sistema feudal empezó a venirse abajo. El mundo cristiano fue víctima de movimientos mesiánicos y revueltas religiosas y la Iglesia ya no podía tolerar con calma a sus rivales.
En 1484, la bula papal de Inocencio VIII desató el poder de la Inquisición contra la Religión Antigua. con la publicación del Malleus Maleficarum, "El Martillo de las Brujas", de los dominicos Kramer y Sprenger en 1486, se sentaron las bases para el reino del terror que se llevaría a cabo en toda Europa hasta bien entrado el siglo diecisiete. La persecución estaba dirigida con más fuerza contra las mujeres de los aproximadamente nueve millones de Brujas ejecutadas sólo en Europa en un periodo de trescientos años, un ochenta por ciento eran mujeres, incluidas niñas y muchachas, pues se creía que heredaban el "mal" de las madres. En algunas secciones de la Iglesia, el ascetismo del cristianismo inicial que le dio la espalda al mundo de la carne había degenerado en odio hacia quienes daban vida a esa carne. La misoginia, el odio hacia las mujeres, se había convertido en un elemento fuerte en el cristianismo medieval. Las mujeres, que menstrúan y dan a luz, eran identificadas con la sexualidad y, por ende, con el mal. "Toda brujería surge del deseo carnal, que en las mujeres es insaciable", afirmaba el Malleus Maleficarum.



[align=center]Imagen[/align]



El terror era indescriptible. Una vez denunciada por cualquiera, desde un vecino rencoroso hasta un niño intranquilo, la persona sospechosa de ser Bruja era arrestada repentinamente, sin previo aviso, y no se le permitía volver a casa. Se la consideraba culpable hasta que se demostrara lo contrario. Una práctica habitual era arrancarle la ropa a la sospechosa dejándola desnuda, afeitarla por completo con la esperanza de encontrar "marcas" del Diablo, que podían ser lunares o pecas. Con frecuencia, si se pinchaba a la acusada con agujas largas y afiladas por todo el cuerpo: se decía que en los puntos donde el Diablo había tocado no se sentía dolor. En Inglaterra, la "tortura legal" no estaba permitida, pero a los sospechosos se les privaba del sueño y eran obligados a morir de hambre lentamente antes de ser ahorcados. En el Continente, se practicaron todas las atrocidades imaginables (el potro, las empulgueras, los "puntapiés" que rompen los huesos de las piernas, palizas viciosas), toda la lista de horrores de la Inquisición. Los acusados eran torturados hasta que admitían su asociación con Satán, haber realizado una prácticas oscuras y obscenas que nunca formaron parte de la verdadera brujería. De la manera más cruel, eran torturados hasta que nombraban a otras personas, hasta que se conseguía la cuota completa de una asamblea de trece brujas. La confesión hacía a la persona merecedora de una muerte compasiva: la estrangulación antes de la hoguera. Los sospechosos que mantenían su inocencia eran quemados vivos.

A los cazadores de Brujas y a los informadores se les pagaba por condena, y muchos encontraban que era una profesión lucrativa. La clase médica emergente le dio un buen recibimiento a esta oportunidad para acabar con las comadronas y los herbolarios del pueblo, sus mayores competidores económicos. Para otros, los juicios a Brujas ofrecían la oportunidad de librarse de las "mujeres engreídas" y de los vecinos que no les gustaban. Las propias Brujas dicen que muy pocas de las personas que fueron juzgadas durante la época de la Quema pertenecían realmente a las asambleas de Brujas o eran miembros del Oficio. Las víctimas eran los ancianos, los seniles, los enfermos mentales, las mujeres cuyo aspecto no era agradable o que tenían alguna minusvalía, las bellezas del pueblo que habían herido egos equivocados al rechazar insinuaciones, o que habían despertado el deseo de un sacerdote célibe o un hombre casado. Los homosexuales y los libres pensadores caían en la misma red. A veces, se ejecutaba a cientos de víctimas en un mismo día. En el Obispado de Trier, en Alemania dos pueblos fueron dejados con sólo una mujer soltera viva en cada uno de ellos después de los procesos de 1585.

Las Brujas y las Hadas que pudieron escapar lo hicieron a las tierras a las que la inquisición no llegaba. Algunas pueden haber emigrado a América. Es posible que una auténtica asamblea de Brujas se reuniera en los bosques de Salem antes de los juicios, que en realidad marcaron el final de la persecución activa en este país. Algunos estudiosos creen que la familia de Samuel y John Quincy Adams eran miembros del culto megalítico del "Dragón", el cual mantenía vivo el conocimiento del poder de los círculos de piedra. Ciertamente, el espíritu independiente de la brujería es muy similar al de muchos de los ideales de los "Padres Fundadores" (de USA); por ejemplo, la libertad de expresión y de culto, el gobierno descentralizado y los derechos de los individuos en lugar de los derechos divinos de los reyes.



Fuente: http://todomiedo.cl/
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 24 Jul 2009 09:22

[align=center]Imagen[/align]


Son muchas las leyendas y las historias que se cuentan sobre las brujas… verrugas horribles, escobas voladoras, gatos negros que las rondan… hasta oscuros pactos con el Diablo!!
Se las asocia muy a menudo con maldad y con oscuridad, tal vez porque se las sabe amigas de la luna y de la noche, y lo maligno siempre se ha contrapuesto a la luz, a lo luminoso. Quizá solo fueron mujeres que no adoraron a más dios que la noche o la madre Tierra (quién mejor que ellas conocía las propiedades ocultas de las plantas, regalo de la naturaleza a quien supiera entenderlo?). Y quizás ese paganismo tuvo un precio demasiado alto para muchas…
En las sociedades primitivas, la agricultura y la recolección era terreno de las mujeres. Mientras los hombres salían a cazar, las mujeres aprendieron, primero, a elegir, de entre los que la naturaleza les ofrecía, los alimentos aptos de los que no lo eran. Más tarde, aprenderían que eran capaces de “dominar” este proceso de algún modo, y hacían crecer alimentos por sí mismas. Esto requería una mayor observación de la tierra, de los fenómenos naturales, del clima, las estaciones… un mayor contacto con su entorno (y esto lo seguimos observando en las mujeres a las que luego se llamó brujas).
También, en muchas sociedades antiguas, ha habido cierto temor a la mujer, sobre todo por la incomprensión de algunas de sus capacidades. La mujer engendra vida (por supuesto, tarea imposible sin un hombre) y este mecanismo por el que un bebé nacía del cuerpo de la mujer resultó incomprensible mucho tiempo… y ya se sabe que lo desconocido suele ser amigo del miedo.
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Avatar de Usuario
NURIA1
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 2445
Registrado: 22 Ene 2004 00:00
Ubicación: la millor terreta del mon

Mensajepor NURIA1 » 09 Ago 2009 10:49

Imagen
No soy perfecta, pero soy única
Avatar de Usuario
NURIA1
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 2445
Registrado: 22 Ene 2004 00:00
Ubicación: la millor terreta del mon

Mensajepor NURIA1 » 09 Ago 2009 10:53

Rasgos de las Brujas


¿Cómo saber si una mujer era una bruja? El saber popular identifica ciertos rasgos estables en las hechiceras, que enumeramos a continuación:

1) En primer lugar, la presencia de una “marca diabólica” en su piel, que se trata de una cicatriz de nacimiento. Si los examinadores de la Inquisición no encontraban ninguna huella epitelial atípica manifestaban haber encontrado una “huella invisible”.


Rasgos de las Brujas

2) Entablar un pacto con el demonio;

3) Ser denunciada por otra bruja. Esto era muy común. Por ejemplo, se castigaba a las brujas denunciantes con un cargo menos severo que aquellas a las que había denunciado: las primeras eran estranguladas antes de ser arrojadas a la hoguera;

4) Mantener vínculos de amistad con otras brujas;

5) Blasfemar;

6) Participar en aquelarres;

7) Hacer daño a terceros mediante brujería;

8) Utilizar alguno de los objetos que se requieren para practicar la magia;

9) Haber tenido una o más brujas en su familia;

10) Asustarse durante los interrogatories inquisitoriales. Con frecuencia estos interrogatorios incluían la tortura;

11) No llorar ni lamentarse mientras son torturadas;

12) Tener cabello rojo.

Se creía que la marca diabólica de nacimiento nunca sangraba, por ello se convirtió en el examen más frecuente para determinar si la mujer era o no hecicera.

Con esta prueba se llegó a condenar a mucha gente inocente cuyas manchas de nacimiento no sangraban, atribuyéndole prácticas inexistentes de brujería.
No soy perfecta, pero soy única
Avatar de Usuario
sergio32
Licenciado
Licenciado
Mensajes: 646
Registrado: 05 Abr 2007 00:00

Mensajepor sergio32 » 09 Ago 2009 11:52

Sapos ranas , principes y brujas siempre despertaron en mi
una especial ternura. Asociación de recuerdos, supongo. Los cuentos infantiles que oia de pequeño,
(y oi unos cuantos), estaban plagados de principes convertidos en sapos o ranas que se dirigian a las doncellas que paseaban por los caminos solicitandoles un beso al que ellas solian acceder gustosamente. Eso, cuando eran capaces de escaparse de la despensa de la bruja mala que siempre los usaba para hacer sus pocimas.

Luego me entere que tanto la extraña aficion de las princesas a besuquear ranas como la de las brujas por empeñarse en condimentar sus sopas con tan viscoso animal, tenian una explicacion algo menos fantastica. El sapo, y mas en concreto su piel, contiene una sustancia, la bufotenina, que produce, entre otras cosas, alucinaciones, ilusiones visuales, distorsion de colores y sensacion de estar volando.
Vamos, que a falta de otros entretenimientos mejores unas y otras usaban a los sapos para pasar el rato. Hacian bien. Aunque hay algo que no acaba de encajarme. Entiendo lo bien que se lo podian pasar unas señoras brujas subidas en el palo de una escoba y pensando que aquello iba y venia a su gusto, sin embargo, no alcanzo a entender muy bien como, despues del primer lameton de bufetidina al sapo, y por muy colocadas que aquello les pusiera, las melindrosas princesas eran incapaces de notar la diferencia que debe de haber entre retozar con un principe y retozar con un sapo. Por muy incompetentes que fueran los principes y muy habilidosas que fueran las princesas manejado a los pobres sapos.
Buen domingo !!
Nesk
Licenciado
Licenciado
Mensajes: 616
Registrado: 07 May 2009 21:43

Mensajepor Nesk » 10 Ago 2009 15:30

[align=center]Imagen[/align]

Pobres mujeres condenadas por brujeria.
Cuántos hombres fueron asesinados por el mismo motivo?
Avatar de Usuario
NURIA1
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 2445
Registrado: 22 Ene 2004 00:00
Ubicación: la millor terreta del mon

Mensajepor NURIA1 » 11 Ago 2009 16:35

Imagen
No soy perfecta, pero soy única
Avatar de Usuario
Punto
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 2079
Registrado: 02 Abr 2005 08:48
Ubicación: Cadiz

Mensajepor Punto » 11 Ago 2009 18:28

LA BRUJA Y EL JOVEN REY ARTURO


El joven rey Arturo fue sorprendido y apresado por el monarca del
reino vecino mientras cazaba furtivamente en sus bosques. El rey pudo
haberlo matado en el acto, pues tal era el castigo para quienes violaban
las leyes de la propiedad, pero se conmovió ante la juventud y la simpatía de Arturo y le ofreció la libertad, siempre y cuando en el plazo de un año hallara la respuesta a una pregunta difícil.

La pregunta era: ¿Qué quiere realmente la mujer?

Semejante pregunta dejaría perplejo hasta al hombre más sabio y al
joven Arturo le pareció imposible contestarla.

Con todo, aquello era mejor que morir ahorcado, de modo que regresó a
su reino y empezó a interrogar a la gente. A la princesa, a la reina, a
las prostitutas, a los monjes, a los sabios y al bufón de la corte... en
suma, a todos, pero nadie le pudo dar una respuesta convincente. ¡Eso si! , todos le aconsejaron que consultara a la vieja bruja, pues solo ella
sabría la respuesta. El precio sería alto, ya que la vieja bruja era
famosa en todo el reino por el precio exorbitante que cobraba por sus
servicios.

Llegó el ultimo día del año convenido y Arturo no tuvo mas remedio que consultar a la hechicera.

Ella accedió a darle una respuesta satisfactoria, la condición de que
primero aceptara el precio! Ella quería casarse con Gawain, el
caballero más noble de la Mesa Redonda y el mas íntimo amigo de Arturo.
El joven Arturo la miró horrorizado: era jorobada y feísima, tenía un solo diente, despedía un hedor que daba náuseas, hacia ruidos obscenos. Nunca se había topado con una criatura tan repugnante.

Se acobardó ante la perspectiva de pedirle a su amigo de toda la vida
que asumiera por él esa carga terrible.

No obstante, al enterarse del pacto propuesto, Gawain afirmó que no era un sacrificio excesivo a cambio de la vida de su compañero y la preservación de la Mesa Redonda.
Se anunció la boda y la vieja bruja, con su sabiduría infernal, dijo: Lo que realmente quiere la mujer es:
"Ser la soberana de su propia vida".

Todos supieron al instante que la hechicera había dicho una gran verdad
y que el joven rey Arturo estaría a salvo. Y así fue: al oír la respuesta, el monarca vecino le devolvió la libertad.

Pero menuda boda fue aquella... Asistió la corte en pleno y nadie se sintió mas desgarrado entre el alivio y la angustia, que el propio Arturo.
Gawain se mostró cortés, gentil y respetuoso. La vieja bruja hizo gala de sus peores modales, engulló la comida directamente del plato sin usar los cubiertos, emitió ruidos y olores espantosos.

Llego la noche de bodas. Cuando Gawain, ya preparado para ir al lecho
nupcial, aguardaba a que su esposa se reuniera con él... ella apareció
con el aspecto de la doncella más hermosa que un hombre desearía ver...

Gawain quedó estupefacto y le preguntó qué había sucedido. La joven
respondió que como había sido cortés con ella, la mitad del tiempo se presentaría con su aspecto horrible y la otra mitad con su aspecto atractivo. ¿Cuál prefería para el día y cuál para la noche? ¡Qué pregunta cruel...!
Gawain se apresuro a hacer cálculos... ¿quería tener durante el día a
una joven adorable para exhibirla ante sus amigos y por las noches en la privacidad de su alcoba a una bruja espantosa? ¿o prefería tener de día a una bruja y a una joven hermosa en los momentos íntimos de su vida conyugal...?

¿Sus señorias de Iniciados qué hubiesen preferido... qué hubieran elegido?

La elección que hizo Gawain está mas abajo, pero antes de leerla tome
su decisión...



El noble Gawain replicó que la dejaría elegir por sí misma. Al oír
esto, ella le anunció que sería una hermosa dama de día y de noche, porque él, la había respetado y le había permitido ser dueña de su vida.

¿Cuál es la Moraleja? La Moraleja esta más abajo, pero antes de leerla
piensa en ello....










LA MORALEJA ES QUE NO IMPORTA SI LA MUJER ES BONITA O FEA...
EN EL FONDO SIEMPRE ES UNA BRUJA...
(SONRIAN)


Su de ustedes, Punto
Ninguna afirmación es del todo cierta, ni siquiera esta lo es
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 24 Ago 2009 23:35

Anda Sergio, no sabía yo lo de bufotenina, no me extraña que las princesas al besar al sapo vieran a un príncipe :shoc: , o sea que los príncipes azules no existen :cold , que disgusto más grande.


Sr Punto, realmente me ha gustado la historia que ha puesto, aunque yo le pondría otra moraleja, que está más abajo...






No importa que la mujer sea bonita o fea, lo importante es amarla y respetarla dejando a un lado el egoísmo y ego varonil.

:P
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 04 May 2010 11:33

[align=center]Es Espantabrujas de San Pedro[/align]

En días de positivismo difícil es que la leyenda corra. Se afirma que es eso, simplemente leyenda, cuentos de noches frías o de abuelas idas. Fantasías bobas de recuerdos yerros. Si además esas leyendas se cuenta que sucedieron en tierras tan mistericas como las gallegas ... entonces ya, el final. Brujerías. Mundo profundo. Hechizos falsos y demonios cautos. Positivismo.

Pero muchos nos resistimos a pensar así. Las leyendas puede que sean solo eso, leyendas. Aunque nacieron. Y aparecieron en algún momento. Y desde ahí se transmitieron. Puede que algo cambiadas, puede que con un tanto de mito y un cuanto de retórica. Pero nacieron. Y entonces fueron reales. Y quiero creer que fueron tal. Necesito creerlo. Porque si no fuera así, se derrumbarían las fantasías de la historia que hicieron historia misma.


[align=center]Imagen[/align]


En la Galicia medieval existía una profunda convicción religiosa de sus hombres, que en lo rural estaba muy lejos de los convencionalismos eclesiásticos del momento. La doctrina prisciliana empapaba aldeas y rincones. Decían que era herejía y su fundador fue el primer hereje al que la iglesia condenó a morir en la hoguera por sus ideas. Pero su doctrina tenía algo que en Galicia arraigó con inusitada intensidad. Los fieles celebraban las fiestas bailando con los pies desnudos, en contacto con la tierra, en silencio, roto solo por el son de algo que aun no era gaita ni dulzaina, aislados unos de otros aun estando juntos. Por sus pies entraba a todo su cuerpo la fuerza de la madre tierra y decían que era el mismo Dios quien la portaba.


En San Pedro de Porzonillos, por debajo de Betanzos, se conserva una iglesia que algunos dicen que fue templaria, aunque la cosa no es muy segura y más bien tiende a falsilla. Se construyó por los finales del siglo XII. Tiene una sola nave y un curioso rosetón con forma de estrella de David. Delante de ella celebran los aldeanos una ceremonia ancestral, posiblemente ya se hacía por los siglos VI y VII. Bailan descalzos. Con los ojos en el cielo. No se miran unos a otros. Solo se oye el sonar de una gaita. Pero no se la ve. El músico se esconde tras la masa de la iglesia.

En un momento todos paran y miran a un mismo sitio. Algo murmuran. Enseguida siguen su danza. Han mirado a una figura grabada en la frontal de la iglesia. Un espantabrujas que afirman infalible. Desde que, supuestamente los caballeros templarios, edificaron la iglesia y colocaron este relieve en su fachada, nunca se vieron espíritus malignos por estos pagos.

Por eso, los aldeanos cuidan la imagen. No es cosa de perderla. No es posible que desaparezca el talismán.

¿Quién asegura que antes, antes de la iglesia, allí, precisamente en ese sitio, no recuerden algún aquelarre?. Esos tiempos son lejanos. Muy lejanos. Por eso hay quien dice que esto son leyendas. Cuentos. Historias. De abuelas idas.

Pero ... por si acaso, todos los años siguen bailando, siguen mirando y siguen cuidando la vetusta figura de la espantabrujas.


[align=center]Imagen[/align]


Fuente: http://xoanacodavella.multiply.com/
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 17 Oct 2010 11:32

[align=center]Imagen

:roll: :roll:[/align]
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 17 Oct 2010 11:39

jajajajaja que feaaa :shoc:

Esta muy bien hecha... que miedo de bruja :huys:
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Keko
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1563
Registrado: 09 Oct 2006 15:47
Ubicación: Norte

Mensajepor Keko » 28 Nov 2010 11:36

Ya lo cantaba Machí­n....¿Hay mujer buena?....¡¡brujas¡¡

http://www.youtube.com/watch?v=u5l7l_0r4co
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 01 Dic 2010 09:08

No somos brujas, somos... peores!!! :twisted: , ¿no os da miedo? UH!!
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Re: Las Brujas

Mensajepor Sol » 22 Mar 2012 20:27

[align=center]Imagen[/align]


Las brujas de Zugarramurdi

En el valle del Baztán, cerca de la frontera con Francia, escontramos una serie de pueblecitos diseminados por toda su extensión tales como Urdazabi, Ainoa y el quizá más conocido Zugarramurdi.

Esta zona de la geografía española constituye, según se dice, la cuna de la brujería española, lugar de aquelarres y cazas de brujas.
Una vista al pueblo de Zugarramurdi, significa un volver a pasado, al tiempo donde la superstición y la magia campaban a sus anchas. Cierto es, que la visión de estos pueblos, rodeados de verdes montes y bosques frondosos, despierta si más no, nuestra imaginación. A poca distancia del pueblo se encuentran las famosas cuevas, donde según la tradición, la brujas se reunían para celebrar sus aquelarres.

En sus reuniones nocturnas, se consumían diferentes clases de ungüentos alucinógenos, que les hacían perder el nivel de la realidad y creían estar en otros niveles. Los efectos de estos ungüentos eran parecidos a los producidos por el ácido lisérgico (LSD).
Las bayas de endrina, las mismas con las que se elabora el popular “pacharán”, era el psicotrópico usado para estos menesteres. Las brujas y los aquelarres celebrados en Zugarramurdi, forman parte de la historia más negra de la Iglesia en España.

Fue en esta localidad, donde se llevó a cabo un proceso inquisitorial, contra una serie de mujeres, acusadas de brujeria. Todo comenzó, cuando María de Zimilguen, fuer requerida por el Santo Oficio, en relación a una caza de brujas en la ciudad francesa de Ciboure. María reconoció su presencia en varios aquelarres celebrados en Zugarramurdi, junto con otras mujeres del pueblo.
Aunque todo hubiera podido tener unas consecuencias más sencillas, la denuncia presentada por Fray León de Aranibar, abad del monasterio de Urdax, ante el Tribunal de Logroño, desencadenó una persecución contra ellas.

La intervención de la Santa Inquisición, hizo que se detuvieran a más de 300 personas acusadas de sacrilegio. El juicio se prolongó por más de dos años, de 1608 a 1610. Finalmente los días 7 y 8 de diciembre de 1610, ante 20.000 personas, fueron quemadas en la hoguera seis de los acusados.
El resto de los acusados fueron encarcelados y muchos de ellos murieron en prisión a causa de la epidemias.

Fuente: sombraschinescas.wordpress.com
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.

Volver a “Mirando las estrellas.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados