Sirenas

¿Quienes somos, de dónde venimos, dónde vamos? Un poco de Espiritualidad, Filosofía, Religión, Amor, Solidaridad, Misterio
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 02 Ene 2009 17:26

[align=center]Desde Orión.

Bajo la mirada de la luna, cómplice del mar,
canta una sirena su larga espera en soledad.
Caracolas en la arena la han visto llorar,
y cuentan que sus lágrimas son perlas de coral.

Estelas en el cielo bañadas de cristal
le hacen soñar que él pronto vendrá
desde Orión a alimentar su corazón
con terroncitos de azucar y pétalos de flor.

Y cada noche vuelve
con nueva esperanza en su mirar,
esperando que lo traigan los astros
ó las olas del mar…

“Y le murmura su canto a las estrellas
con ansias de volar hacia su amor.”

Con ansias de fugarse hacia el infinito exterior.

Alicia Rivas.

Imagen


Romeo y Julieta-Richard Clayderman.



[ram 200,25]http://www.youtube.com/v/vA-y1GpCMaQ?fs=1&hl&autoplay=1& =es_ES[/ram][/align]
Última edición por Ayla el 26 Abr 2011 19:42, editado 1 vez en total.
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 06 Ene 2009 15:45

[align=center]Imagen
Pintura: El pescador y la sirena, de Frederick Leighton.
Muy bonita la música poi :D .




El Pescador


Hinchada el agua, espumajea,
mientras sentado el pescador
que algún pez muerda el anzuelo
plácido aguarda y bonachón.

De pronto la onda se rasga,
y de su seno-¡oh maravilla!-
toda mojada, una mujer
saca su grácil figurilla.

Y con voz rítmica le increpa:
-¿Por qué, valiéndote de mañas,
hombre cruel, tiras de mí
para que muera en esta playa?

¡Si tú supieras qué delicia
allá se goza bajo el agua,
tal como estas te arrojarías
al mar, dejando en paz la caña!

¿No ves al sol, no ves la luna
cómo en las ondas se recrean?
¿Doble de hermosos no parecen
cuando en las agujas se reflejan?

¿No te seduce el hondo cielo
cuando su azul, húmedo muestra?
Cuando este aljófar lo salpica,
¿del propio rostro no te prendas?

Hinchada el agua, espumajea,
del pescador lame los pies;
siente el cuidado una nostalgia,
cual si a su amada viera fiel.

Cantaba un tanto la sirena,
todo pasó en un santiamén;
tiró ella de él, resbaló el hombre,
nunca más se dejó ver.


Goethe.
[/align]
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 06 Ene 2009 22:27

[align=center]Del Mare Nostrum

Hay desenfado en el beso
legado por cada ola arribada a la orilla,
sensaciones salobres
de costumbres milenarias;
el mar y la tierra se desposan
en delirante entelequia,
premisas de noviazgos absurdos,
de incoherentes maridajes,
de insondables abismos
donde no planean las águilas
ni se hacen eternas las nieves.

El Mare Nostrum seduce,
se mete en las venas,
fluye en ríos púrpura
y hace ribera en el cuerpo
de impúberes enamorados,
atizando sus cuerpos
vírgenes de memorias,
con el golpe sádico de la resaca.

Los dioses de las profundidades
levantan en sus iras
riscos de espumas;
se hamacan las poseidoneas
acunando un parto de corales
y ocultas a la sombra verde
de los acantilados,
lloran las sirenas
porque el trueno calla sus cantos
y escapa el marino
de los brazos líquidos
de un mar que embrujó la historia
de invasores y conquistados.

Graciela Vera

Imagen

Gracias Sol!! [/align]



Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 14 Ene 2009 13:37

[align=center]Imagen

Sirena


Percibo tu mirada,
la percibo a través de la brisa,
esa en la quietud,
que da la mar en calma,
esa del mar, tan mar y tan azul.

Viajas constelada,
entre estrellas de océano profundo,
eres sirena, espejo de luz,
fantasía de poetas escribiendo al mar,

realidad existente en la fe de hombres en barcos,
estas siempre presente,
ocultándote cual pez ángel,
en la oscuridad del océano tan grande y constelado.

La vastedad de las olas,
me señalan el camino a tu encuentro,
la estrella del sur tu ubicación exacta,
las tres marías pintan tu rostro,

lo pintan en el reflejo de la luna,

ese que se va estampando en luminiscencia,
esa de la estela,
esa de la espuma,
justo cuando en el mar de la noche,
se va escondiendo la luna.

Sirena de cabellos largos,
eres el mar azul tan azul,
tus secretos están a resguardo,
no temas,
no temas,
las estrellas del cielo,
te dan protección eterna.

AC
[/align]


http://fotolog.miarroba.com/panfred0/pa ... irena-250/
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Avatar de Usuario
Punto
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 2079
Registrado: 02 Abr 2005 08:48
Ubicación: Cadiz

Mensajepor Punto » 16 Ene 2009 18:20

[align=center]Queria ella buscar a su amado que se fue
muchas olas atras
queria ella escaparse de una isla de la
habana tropical
montarse al arco iris resbalar y así
ganar su libertad
salir volando, ir nadando
alguna forma de poderlo encontrar.
Vestida como un hada ella se fue
montada en un delfin ella escapo
y en la mar ella se hundio.
Nadando entre corales, caracolas, y
entre peces de colores
jugado con delfines en las olas
empapada en amores.
Y el profundo azúl llenaba sus rincones y
borraba sus dolores
la luna le plateaba sus espaldas, y su cola
y sus escamas.
Vestida como un hada ella se fue
montada en un delfin ella escapo
y en la mar ella se hundio.
De repente ella soño
que encontraba a su amado
que nadaba a su lado
de repente ella soño que sus cuerpos enlazados
se sumian abrazados en la mar.
De repente desperto y sus sueños diluidos
entre azules y el olvido
de repente desperto convertida en sirena recostada
en la arena.
De repente desperto y sus sueños diluidos
entre azules y gemidos
de repente desperto convertida en sirena recostada
en la arena
en la mar
una sirena, en la mar, una sirena[/align]

Maná
Ninguna afirmación es del todo cierta, ni siquiera esta lo es
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 16 Ene 2009 22:48

[align=center] La sirena y el delfín.

Había una vez en las frías aguas del Pacifico una sirena de ojos tristes, se sentía sola, todos sus congéneres habían desaparecido a causa de un fuerte maremoto.

Su tiempo lo pasaba nadando entre corales y jugueteando con los peces de las profundidades marinas.

Hasta que apareció por aquellas aguas un delfín tan apuesto que la sirena se quedó prendada de él, en un primer momento le llamo la atención su físico era corpulento, ojos color avellana y unas aletas plateadas que brillaban hasta en lo mas profundo del océano.

Pero con el paso del tiempo fue viendo en ese ser, aparte de su aspecto, que tenia un gran corazón.

Enseguida entablaron amistad y fueron como uña y carne, eran inseparables, todos los días se veían en el fondo marino y se contaban sus vivencias, las alegrías, las penas, los temores que les atormentaban y la soledad que tenían en común, el delfín al igual que la sirena estaba solo.

Se enamoraron perdidamente, pero ese amor era imposible, ellos lo sabían, pertenecían a especies diferentes y sus mundos eran muy dispares.

El delfín no soportaba la idea de que jamás amaría a su sirena plenamente, ella ante tanto desasosiego decidió partir a otras aguas y con todo el dolor de su corazón se despidió de el.

Ella vagó por infinidad de mares y siempre recordando a su amado, no pasó un día en que no apareciera en su mente, así pasaron dos largos años..

Hasta que fue capturada por un pescador sin escrúpulos que la apresó en sus redes, le privó de su libertad. La exhibió ante sus compañeros como si fuera un mono de circo y la dejó varada en la orilla a merced de una muerte segura.

Intentó gritar pero de su boca no salió el más mínimo sonido, pero en su mente llamaba a gritos a su amado.

El delfín que se hallaba muy cerca de la costa sintió una punzada en el corazón que le recorrió todo el cuerpo, algo le decía que su amada estaba en peligro.

Nadó y nadó por toda la costa, hasta que la encontró en la orilla desvalida y sin fuerzas, se impulsó con una ola hasta llegar a ella, aún a sabiendas del riesgo que corría él también de morir.

Le susurró al oído que jamás la abandonaría y que en el otro mundo la amaría eternamente.

Poison

Imagen


[/align]
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 16 Ene 2009 23:12

Ohh que bonito poi :bravo:
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 17 Ene 2009 11:37

Gracias niña!! :oops:
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 22 Ene 2009 13:53

Aquí os dejo la imagen del Sireno del Río de la Plata, que es de un fotógrafo que se llama Marcos López, que dice que hace lo que quiere y que si quiere hacer un sireno lo hace, pues ya está. Y os dejo un blog, porque crea unas imagenes raritas, que me han llamado la atención.


Imagen


http://libretachatarra.blogspot.com/200 ... grafo.html
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 23 Ene 2009 19:33

8O A cualquier cosa llaman arte!!


[align=center]La niña y la sirena.

En las arenas de una playa....perdida
soñé a una niña que a su pelo el sol bañaba
con la inocencia sin pecado concebida
y una sirena que sus penas le contaba,
y enmudecida ante el relato de las cuitas
que desgajaba la sirena entre sollozos
acaricio el alma herida de sus amiga
con caracolas, suave brisa y luna llena
durmió en sus brazos a su amiga la sirena.

Pescadores al alba, extiendan redes!
las grandes aguas, mar bravío, buena pesca
"la misma rutina, el mismo sol, las mismas aguas"
que dan la vida y con la vida cobran prestas,
pesada carga, un pescador muy fuerte guiña
iza y levanta con ahínco, con gran fuerza
y entre los peces, con cara de ángel se hace presente
una sirena entre los brazos de una niña.

Loubenia Gareya

Imagen[/align]



Avatar de Usuario
Cutxi3
Sabio
Sabio
Mensajes: 4926
Registrado: 20 Ene 2004 00:00
Ubicación: Alkala Nahar.
Contactar:

Mensajepor Cutxi3 » 25 Ene 2009 21:52

Ana Torroja - Como Sueñan Las Sirenas.
<embed src="http://www.youtube.com/v/NA05-A_QtHc&hl=es&fs=1" type="application/x-shockwave-flash" allowscriptaccess="always" allowfullscreen="true" width="425" height="344"></embed>
Cuando señales a alguien con el dedo, recuerda que los otros tres te están señalando a tí.
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 31 Ene 2009 17:30

[align=center]Imagen


Cántame sirena

Cántame sirena
cántame
y romperé las cuerdas
que me atan a mi mástil
no importa si me vuelvo frágil
sedúceme el alma
con tu canto sagrado
un semidios no puede estar atado

cántame sirena cántame
con infinita dulzura
hace tiempo que he perdido mi cordura
que importa encayar mi nave en tu playa
te juro que no me irñe sin que haya
recorrido cada grano de tus arenas
cántame y alivia mis penas

en tu arrecife terminará mi odisea
no importa si me envulve la marea
de tus mares de pasión
alli ahogaré mi ilusión

cántame sirena cántame
aqui terminaré mi viaje
perdido en el encaje
de tu vestidura divina
cántame y adivina
los secretos de mi corazón
deja que mis impulsos se muevan al son
de tus decibeles encantados
a ti serán entregados
pluma y verso en una flor
los tesoros del amor...


Snowking
[/align]
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 02 Feb 2009 19:23

[align=center]Una sirena emerge.


Mitad mujer exuberante era,

bella donde las haya,

de piel blanca y tersa.

Sus ojos movía

siempre atentos;

su larga cola de pez

acomodaba en la roca.

Es la Roca de la Muerte,
lugar de paso para la pesca.

La leyenda no puede alejar mi barca.

El hambre y la necesidad aprietan.

Ya se pone a cantar la sirena.

-"No confíes en sus trucos".

Mas al fin, la voz melodiosa aquella,

triste y alegre, caliente de sangre,

y fría de agua, del corazón me arranca

cualquier prudencia.

Lenta, muy lenta, mi barca avanza.

Mi puerto es el lugar de donde el canto viene.

Sé que quiere cautivarme, y remo;

sé que me hundirá a las profundidades,

pero remo.

Ya soy hombre perdido,

ya me acerco, es tarde,

la sirena me arrastra.

Veo la orilla de arenas que no pisaré nunca más.

Adiós a mi mundo que desaparece borroso

detrás de mis lágrimas de sal.

El destello de la escamosa cola de la sirena

será lo último que veré

antes de morir ahogado.

Sirena maldita.

Por tu culpa no gozaré más de la caliente luz del sol.

Por tu culpa quedaré sepultado sin tumba,

en el traidor fondo marino para siempre.

Y nadie podrá leer mi epitafio.


Isamar G.A.

Imagen[/align]


Avatar de Usuario
Cutxi3
Sabio
Sabio
Mensajes: 4926
Registrado: 20 Ene 2004 00:00
Ubicación: Alkala Nahar.
Contactar:

Mensajepor Cutxi3 » 03 Feb 2009 20:55

Imagen
Última edición por Cutxi3 el 10 Feb 2009 21:36, editado 1 vez en total.
Cuando señales a alguien con el dedo, recuerda que los otros tres te están señalando a tí.
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 10 Feb 2009 15:47

:lol:

Imagen
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 10 Feb 2009 16:01

Jaja ains que cosita...que me como esos bracitos! :lol:
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 11 Feb 2009 12:53

Y otro bebé más.. :lol:

Imagen
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 11 Feb 2009 15:21

uyyy jajajaja que rico... :D
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Avatar de Usuario
Pirata
Sabio
Sabio
Mensajes: 24268
Registrado: 24 Nov 2008 11:42
Ubicación: Los 7 Mares

Mensajepor Pirata » 11 Feb 2009 15:59

Imagen
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 16 Feb 2009 16:25

Imagen
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 17 Feb 2009 15:55

[align=center]El sino de los amantes

Desde el fondo del frío oceano
entre algas y coral espumado
una sirena se desconsuela en vano
por la ausencia de su amado.

Peces de colores, erizos erizados
a quien le contará ella sus anhelos?
a los meros plateados..
o al gran dios de los cielos ?

Ella solo quiere, verlo, tocarlo
que sus ojos calme la pena
que se lo traigan a la arena
quiere en sus brazos acunarlo!

Pero cuando llega tan ansiado día
que ola maldita estropea el encanto?
por que el agua se vuelve tan fria?
cuando su marino va llegando ...

Ay amor, que ni el agua, ni el viento
ni las olas, ni un mal dios sediento
haran que dude ni un solo momento
que alguna vez tendran su espacio... su tiempo.

Poison

Imagen[/align]



Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 20 Feb 2009 16:36

[align=center]Imagen[/align]


Las velas de Umiko, hija del mar

Leyenda tradicional Japonesa


Hace mucho, mucho tiempo, vivía en el fondo del mar del Japón una sirena llamada Amara, la esposa del genio del mar. Amara solía subir a la superficie de las aguas y allí tenderse en alguna roca desde la que pudiera contemplar la ciudad, a lo lejos. Le gustaba especialmente hacer esto de noche, cuando las luces de la ciudad casi eclipsaban a las estrellas del cielo. Envidiaba a los habitantes de la ciudad que tenían siempre esa luz que no se encontraba en el fondo del mar, y que además podían sentir en sus rostros el viento, el sol, la nieve… cosas que a ella le estaban vetadas. Así, decidió que si ella tenía una hija, no le privaría de esas sensaciones que ella se había perdido.

Poco tiempo después, este pensamiento se hizo realidad, y la sirena Amara fue madre de una pequeña y hermosa criatura. Y con gran dolor de su corazón, pero sintiéndose a la vez satisfecha por brindarle esa oportunidad a su hija, la trasladó a una montaña que había cerca de la ciudad, en la que se alzaba un templo. Y allí la dejó, en las escalinatas del templo, besándola con uno de esos besos que sólo dan las sirenas y los seres mágicos, que crean un aura de protección.

Abajo, en el pueblo, vivía un matrimonio que dedicaba su vida a la elaboración de velas que luego los peregrinos llevarían al templo. Como fuera que su pequeño negocio iba muy bien, decidieron ir ellos mismos al templo ese día a agradecerle a su dios los bienes que les había dado. Así, cogieron dos velas y se dirigieron hacia el templo, donde hicieron su ofrenda.

A la vuelta, cuál no sería su sorpresa cuando bajando por las escaleras, creyeron oír un llanto débil. Buscando el origen del sonido, no tardaron en encontrar a la pequeña recién nacida, y movidos por la compasión y la responsabilidad, la recogieron. Cuando le quitaron las mantillas que la envolvían, descubrieron asombrados que no era como las otras niñas: la mitad inferior de su cuerpo era como la cola de un pez, recubierto de escamas brillantes; era una sirena. Así pues, la llamaron Umiko, que quiere decir “la hija del mar”.

Pasó el tiempo, la niña creció y llegó a hacerse una mujer de extraordinaria belleza. Su piel era suave como el melocotón, tersa, y sus ojos despedían un fulgor único que recordaba al de las esmeraldas. Su cabello largo parecía ser amigo del viento, pues ambos jugueteaban constantemente, y en fin, Umiko despertaba pasiones entre todo el que la observaba. Ella, humilde, se sentía incómoda por el efecto que causaba en los otros, con lo que les pidió a sus padres adoptivos ser quien fabricara las velas que ellos venderían, porque así no tendría más contacto con los demás que el estrictamente necesario. Y así pasó ella a encargarse de esta tarea, añadiendo además a las velas que hacía hermosos dibujos de pájaros y flores y sobre todo, paisajes marinos que de algún modo le venían a la mente. El número de compradores aumentaba sin cesar y además se extendió el rumor de que esas velas eran eficaces talismanes si uno quería emprender un viaje en barco.

Un día apareció en la tienda un mercader que pidió ver a la creadora de las velas que compraba. Al ver a Umiko, pensó que sería un gran negocio exponerla al público y quiso comprársela al matrimonio. Al principio ellos se indignaron, pero tal fue la insistencia del mercader que al final se la vendieron por una fuerte suma de dinero. Cuando Umiko se enteró les suplicó que cambiasen de idea, pero de nada sirvieron sus lamentos; el trato estaba cerrado.

Por la noche le pareció oír una voz que la llamaba, como si el mar repitiera su nombre, pero nada vio. Pasó la noche pintando su última vela. A la mañana siguiente había un carro preparado con barrotes para llevársela hasta el puerto, donde tomarían un barco que les llevaría al continente. Partieron, y en la casa quedó el matrimonio intranquilo, presintiendo que habían actuado mal y que ahora un peligro se cernía sobre ellos.

Llamaron a la puerta, abrieron y apareció una mujer vestida de blanco que quería comprar una vela. Dándole a elegir, ella escogió precisamente esa última vela que Umiko había pintado la noche anterior. Echándoles una última mirada, no sabría decir si rabiosa o despreciativa, pagó y se fue al templo, en cuya escalinata dejó la vela encendida.

La vela brilló con una luz inusualmente fuerte, inusualmente viva. Enseguida, una horrible tempestad empezó a azotar la costa. El barco en el que viajaban Umiko y el mercader intentó en vano volver al puerto, pero una enorme ola lo precipitó al fondo del mar. Mientras el barco se hundía, la última imagen que vio el mercader, que creyó estar delirando por la cercanía de la muerte, fue la de una mujer de blanco, con cola de pez, que se llevaba a Umiko de la mano. Era Amara rescatando a su hija.

Tras la tempestad, el pueblo quedó borrado del mapa, resistiendo sólo el templo y su escalinata. Y no hace mucho aún se vendían en algunos pueblos japoneses unas velas pintadas que recordaban mucho a las que pintara Umiko, la hija del mar, y que los marineros seguían encendiendo antes de emprender cada travesía…


Poi, bonita poesía :wink:
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Ayla
Sabio
Sabio
Mensajes: 14948
Registrado: 30 Dic 2006 16:37

Mensajepor Ayla » 24 Feb 2009 16:30

[align=center]La sirenita.

Al pasar un pescador
en su barca marinera
junto a las rocas
que baña el mar
oyó una voz cantar …
y remando se acercó
donde rompe la escollera,
con ansias locas
de aprisionar
la dulce voz aquella.

Cuando tiró
la malla de sus redes
pescó a la sirenita
de los reflejos verdes.
El pescador
la vió con luz de luna,
y al quererla tocar,
para escapar de él
se convirtió en espuma.

Desde entonces cada vez
que la luna es luna llena
en su barquilla
va el pescador
buscando un rumor …
pero el único cantar
nunca es de la sirena,
sino de olas
al reventar allá,
en la mar serena.

Bajo de él,
en las profundidades,
jugaba la sirena
con perlas y corales,
en libertad
muy lejos de su alcance;
sin salir nunca más
porque la ley del mar
no sabe de romance.


Eugenia León.

Imagen

Gracias Sol.
[/align]
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 25 Feb 2009 23:48

Otro chiquitín :D

Imagen
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 10 Mar 2009 17:41

[align=center]Imagen


Dulce sirena

Carga grande se vuelve contigo
lo que Dios me ha dado,
corazón de poeta apasionado.
Siendo tú sirena, me atraes enamorado.

Tu encanto es tu ausencia y ternura,
tus ojos oscuros, el universo en que miro;
tus cabellos negros, deseos de mis manos;
tu pecho el amor mío.

El tiempo avanza y te escribo,
con lo que queda de mi corazón perdido;
la poesía aflora del alma mía,
y allí apareces nuevamente, dulce sirena.

Te contemplo como la mar serena,
en calma, fija te observo;
lástima que siempre vienes y te marchas,
como neblina ¡y aún te quiero¡

Javier Ruben Cinacchi
[/align]
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.

Volver a “Mirando las estrellas.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados