Una dudilla

Relatos eróticos, sexo duro, blandito, raro, rarito,... aprovechemos que somos adultos.(Menores de 18 años, prohibida la entrada. Hala a dormir) Sexo.
maestro_liendre
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 437
Registrado: 03 Dic 2006 00:26

Mensajepor maestro_liendre » 30 Dic 2006 01:02

Los pechos femeninos han recibido más atención erótica por parte de los varones que ninguna otra zona del cuerpo. Fijarse en extremo en los genitales sería excesivo y hacerlo sobre otras partes de la anatomía es insuficiente. Los pechos son en cambio el perfecto término medio: una zona tabú, pero no demasiado escancalosa.

Por consiguiente, los pechos han atraído una asombrosa variedad de eufemismos. A lo largo de los siglos se les han atribuido no menos de setenta y cuatro nombres pintorescos, incluidos algunos tan exóticos como "grandes ojos marrones", "gatos y gatitas", los "timbales de Cupido", "manzanas doradas", "luna del paraíso" y "globos gemelos". Términos menos floridos incluyen senos, tetas, popas, busto, tetillas, ubres, mamas, jarras o melones.

Los pechos de la hembra humana tienen dos funciones biológicas, una maternal y otra sexual. En su aspecto maternal actúan como gigantescas glándulas sudoríparas que producen el sudor modificado que llamamos leche. Los tejidos glandulares productores de leche se dilatan durante el embarazo, haciendo los pechos más prominentes de lo habitual. Los vasos sanguíneos que abastecen a estos tejidos se hacen asimismo más visibles en la superficie de los pechos. Cuando se forma la leche, pasa a lo largo de unos conductos hacia unos espacios de almacenamiento denominados senos, que están situados en el centro del pecho, detrás de las manchas areolares marrón oscuro que rodean los pezones. Desde estos senos parten unos quince o veinte tubos, los conductos lactíferos, que llevan la leche a cada pezón.

Aunque la leche materna es ideal para criar a un niño, hay que decir que la forma del pecho está lejos de ser perfecta para la tarea de la lactancia. La tetina d un biberón tiene una forma mucho más adecuada para introducir leche en la boca del niño que el pezón del pecho de la madre. Si bien esto puede parecer un fallo evolutivo, debe recordarse que el pecho femenino tiene un doble papel -maternal y sexual- y es el factor sexual el que ocasiona este problema. Echar una ojeada a los pechos de nuestros parientes cercanos, los monos y simios, ayuda a comprender el porqué.

En todas las demás especies de primates, las hembras tienen el pecho plano cuando no están lactando. Cuando están amamantando, la zona de alrededor de los pezones se hincha un poco con la leche, pero incluso entonces es raro encontrar similitudes a la forma hemisférica del pecho humano femenino. Incluso en aquellos pocos casos en que se aproximan a la forma humana cuando tienen una provisión de leche generosa, la hinchazón desaparece tras la lactancia. Los pechos de las monas y simias son meramente maternales.

Los pechos de la hembra humana son diferentes. Aunque aumentan de tamaño cuando rebosan de leche, permanecen protuberantes y firmemente formados durante todo el período de la juventud, independientemente de consideraciones maternales. Incluso una monja puede tener pechos protuberantes aunque durante toda su vida estos no cumplan las funciones biológicas que he citado.

Un examen a la anatomía del pecho revela que la mayoría de su volumen está compuesto por tejido graso, mientras que sólo una pequeña parte es tejido glandular. Su forma redondeada, creada por este tejido graso requiere, por lo tanto, una explicación diferente que vaya más allá de la producción de leche. Aunque para un biólogo está claro que esta explicación guarda relación con la señalización sexual, algunas mujeres se han opuesto a esta interpretación. Encuentran ofensiva la idea de que algunos aspectos del cuerpo femenino puedan haber evolucionado hasta su forma presente para atraer al macho.

El origen de los hemisferios emparejados como señal sexual femenina humana no es difícil de encontrar. Las hembras de todos los demás primates exhiben sus señales sexuales hacia atrás, desde la zona del trasero, mientras caminan a 4 patas. Sus abultamientos sexuales son estímulos clave que excitan a sus machos. Las señales posteriores de una mujer consisten en un par de hemisferios, el culo. Este puede actuar como poderoso indicador erótico cuando se ve desde detrás, pero la mujer camina erguida, con su región frontal oculta a la vista. La mujer permanece erecta y en la mayoría de los c ontextos sociales se la ve de frente. Cuando permanece cara a cra con un macho, sus indicadores posteriores están ocultos a la vista, pero el desarrollo de un par de "nalgas simuladas" sobre su torso le posibilita continuar transmitiendo la señal sexual primitiva sin dar la espalda a su acompañante (minipunto para Inorganic).

A veces, el talante de la sociedad ha exigido reprimir la sexualidad del busto femenino. Los puritanos lo consiguieron obligando a las jóvenes a llevar apretados corpiños que aplastaban sus pechos y les daban un contorno inocente, incluso siendo ya adultas maduras. En la España del siglo XVII, las damas jóvenes sufrían incluso un ultraje mayor, al llevar aplastados sus abultados pechos con delgadas planchas de plomo que se colocaban muy ceñidas sobre el torso en un intento de evitar que la naturaleza siguiera su protuberante curso. Imposiciones tan crueles sólo sirven para subrayar la intensa significación sexual de la forma hemisférica del pecho. Cuando la sociedad hace tantos esfuerzos para negarla, es que debe de ser realmente poderosa.

Afortunadamente, la mayoría de las sociedades han aceptado el ocultamiento en lugar del aplastamiento del pecho como expresión suficiente de modestia. En tales casos, la simple eliminación de este ocultamiento ha actuado como un estímulo erótico de gran magnitud. Esto ha sido explotado por artistas y fotógrafos de muchas formas diferentes. Para los artistas es bastante fácil crear el pecho perfecto; pueden inventar cualquier forma que les guste dentro de lo razonable. Si se desvían demasiado lejos de la naturaleza, la señal primitiva se desvirtúa y pierde su repercusión. Pero si la forma hemisférica básica se hace un poco más hemisférica de lo habitual es posible crar un pecho que quizá resulte más estimulante que el real.

Para fotografiar un pecho cercano a la perfección necesita una modelo cuyos pechos adolescentes hayan lacanzado el máximo desarrollo justo antes de que el aumento de peso empiece a marchitarlos. Sin embargo, se expone a un conflicto, porque el aumento de tamaño, que es lo que complementa la forma hemisférica, conlleva, de manera inevitable, el aumento de peso, lo que a la larga supone el descolgamiento del pecho. Sólo hay un momento en la vida de la mujer en que sus pechos sobresalen al máximo con la mínima caída y es entonces cuando el fotógrafo debe disparar el obturador de su cámara si quiere mostrar las imágenes más eróticas. Su edad es algo más joven de lo que cabría esperar, a saber, los últimos años de la adolescencia, y sus pechos han crecido hasta el tamaño adulto un poco antes que la media. ESta combinación particular ha proporcionado la clase de imágenes que inundan las páginas centrales de las revistas para hombres.

[...]

Si quereis, continuará ...
<B><I>La vida no debe medirse por las veces que respiramos, sino por la intensidad de los momentos que nos dejan sin aliento
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Sol » 30 Dic 2006 11:05

:bravo: yo si quiero que continue maestro liendre, muy interesante.

Los pechos son estímulo sexual para el hombre desde pequeños, solohay que ver, que los niños pequeños, mas o menos a la edad de 4 o 5 años, ya se fijan en los pechos de su madre, les gusta verlos e incluso tocarlos y se obsesionan con ellos, las que tenemos hijos varones, lo sabemos. :wink:
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Nacho
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 2016
Registrado: 27 Ene 2004 00:00

Mensajepor Nacho » 03 Ene 2007 11:13

Pues si, unos pechos bien puestos con unos pezones bonitos, estan pero que muy bien, ...pero yo me quedo con un culo perfecto. :mrgreen:
Los hombres no dejan de enamorarse cuando envejecen. Envejecen cuando dejan de enamorarse.
melaspiro-77
Saltamontes
Saltamontes
Mensajes: 1853
Registrado: 07 Oct 2005 22:48
Ubicación: Málaga
Contactar:

Mensajepor melaspiro-77 » 03 Ene 2007 13:15

Maestro continua, no nos dejes en ascuas :|
Tomorrow I was nothing, yesterday I'll be
Imagen
Nacho
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 2016
Registrado: 27 Ene 2004 00:00

Mensajepor Nacho » 03 Ene 2007 14:37

Hay dos refranes que dicen:

"La teta que en la mano quepa!

"Teta que la mano no cubre, no es teta, sino ubre!

Tambien hay otro que dice:

"Caballo grande, ande o no ande!, pero no creo que tenga que ver en este caso.

O sea que parece ser que gusta mas la teta pequeña o mediana que la grande, tal vez sea por que a mas grande mas cuelga y los pezones se notan menos, y esa erectilidad del pezon que menciona Ginger, tenga mucha importancia a la hora de meterse en faena. :wink:
Los hombres no dejan de enamorarse cuando envejecen. Envejecen cuando dejan de enamorarse.
maestro_liendre
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 437
Registrado: 03 Dic 2006 00:26

Mensajepor maestro_liendre » 03 Ene 2007 15:23

Vale, sigo:

Una vez las señales visuales del pecho (y sus otros encantos físicos y mentales) han atraído a un compañero masculino y el contacto sexual ha comenzado, las cualidades táctiles de los pechos entran en juego. En las secuencias precopulatorias, el varón acomete una gran cantidad de caricias manuales y orales de los pechos, juegos que lo excitan a él más que a la hembra; es posible que aquí funcione un estímulo adicional particular: Las manchas marrones de la piel alrededor de los pechos contienen glándolas que segregan una sustancia grasa durante la lactancia, pero el hecho de que las glándolas de la región areolar san, en su origen, glándulas apocrinas sugiere que durante la actividad sexual la zona del pezón de la hembra puede realmente transmitir señales de olor a la nariz del macho. Las glándulas apocrinas son las responsables de la especial fragancia sexual de las axilas y de las zonas genitales y aunque los machos no sean conscientes de los olores eróticos que producen estas glándulas, sus secreciones les provocan un impacto inconsciente enorme que ayuda a la excitación sexual. Las glándulas areolares pueden formar parte de este sistema primitivo de señales odoríferas que explicaría por qué los machos que exploran el cuerpo de sus compañeras dedican tanto tiempo a olfatear alrededor de la zona mamaria.

Con el aumento de la excitación sexual, el torso femenino experimenta diversos cambios notables. Los pezones se ponen erectos, y su tamaño aumenta en más de un centímetro; los pechos mismos se hinchan en más de un 25%. Esta turgencia tiene el efecto de hacer su superficie más sensible y receptiva al abrazo cuerpo a cuerpo de la pareja que se aparea.

Con la cercanía del orgasmo se producen otros dos cambios. Las manchas areolares se hacen tumescentes y se hinchan tanto que comienzan a enmascarar el pezón, dando la falsa impresión de que la hembra muy excitada pierde de hecho la erección de sus pezones. También aparece una especie de erupción en la superficie de los pechos y por todo el torso. Se ha observado que esta "erupción sexual" se daba en el 75% de las mujeres que fueron objeto de una investigación sexual exhaustiva. Es mucho menos común en los hombres, pero se pudo observar en el 25% de los que tomaron parte en la misma investigación. Es más probable que ocurra durante los momentos inmediatamente anteriores al orgasmo en ambos sexos. Sin embaro, en las hembras puede aparecer a veces bastante antes de alcanzar el orgasmo, mientras que en los varones nunca aparece hasta el último momento. Aunque no es posible desarrollar esta erupción sin experimentar una excitación sexual intensa, nunca se da a la inversa. Muchos individuos de ambos sexos jamás manifiestan la erupción sexual pese a llevar una vida sexual intensa llena de experiencias orgásmicas. No se sabe por qué se diferencian las personas de este modo. Un factor importante que favorece la erupción es una atmósfera cálida. En condiciones frías, individuos que de otro modo podrían mostrar la erupción sexual, no lo hacen. Por otro lado, cuando hace mucho calor, la erupción puede extenderse mucho más allá de la región primordial del torso, cubriendo un área que abarca desde los antebrazos hasta los muslos.

Todos damos por sentado uqe las hembras humanas solo tienen dos pechos, pero esto no siempre es así. Una de cada 200 mujeres tiene más de 2. A esta condición se le llama "polimastia". No hay nada siniestro en esto y los pechos adicionales generalmente no son funcionales. A veces son poco más que pezones adicionales, en o tros casos son pequeños pechos incipientes sin pezones. Muy rara vez se encuentra una mujer que tenga más de 2 pechos funcionales, es decir, que produzcan leche. El caso más extraordinario corresponde a una mujer francesa que un profesor erudito presentó a la Academia Francesa de Medicina en 1886. No tenía menos de cinco pares de pechos completamente llenos de leche. Unos pocos meses después, en una de las controversias médicas más extrañas de todos los tiempos, un académico rival pudo presentar a una mujer polaca que también tenía diez pechos funcionales.

Estos pechos extra son reminiscencias de nuestro muy antiguo linaje: como la mayoría de las especies mamíferas, nuestras antepasadas primitivas tenían varios pares con los que podían alimentar a una camada completa de crías. Cuando el tamaño de la camada desciende a uno, u ocasionalmente a dos, el número de pezones disminuye en paralelo.

Diversas mujeres famosas han poseído más de dos pechos. Julia, la madre del emperador romano Alejandro Severo, tuvo muchos pechos y como resultado de ello se le llamó Julia Mamaea. Un examen detallado de la Venus de Mlo, en el Louvre, revela tres pechos. Esto habitualmente pasa inadvertido porque el tercer pecho no tiene pezón y es poco más que un pequeño pecho incipiente situado por encima del pecho derecho, cerca de la axila. También se decía que la desgraciada esposa de Enrique VIII, Ana Bolena, tenía un tercer pecho, afirmación fielmente reflejada en los libros sobre anomalías médicas. Sin embargo, en este caso, el supuesto tercer pecho bien puede haber sido una calumnia. En un tiempo se creía que las brujas tenían pezones extra con los que daban de mamar a sus familiares, y a las mujeres a las que consideraban culpables de brujereía se les buscaban signos reveladores de carácter maligno. Los piadosos cristianos cazadores de brujas investigaban diligentemente las hendiduras más íntimas d una supuesta bruja en busca de un pezón oculto. Una verruga o un gran lunar y a veces incluso un clítoris ligeramente dilatado era suficiente para que la desdichada propietaria fuera quemada en la hoguera. Los rumores sobre el tercer pecho de Ana Bolena podían haber sido propagados deliberadamente a su muerte para insinuar que era malvada y merecía morir. 8O

El personaje más famoso de la historia con muchos pechos es Diana (o Artemisa) de Éfeso. Su amplio seno esculpido muestra varias filas de pechos apiñados. Algunas versiones de la estatua exhiben más de veinte. Pero ¿son realmente pechos? Una mirada más atenta revela que ninguno de ellos tiene pezón o mancha areolar. Todos son "pechos ciegos". Recientemente, el culto a esta antigua diosa madre anatolia ha sido examinado con más atención dando a luz una interpretación completamente nueva. Para empezar, el torso de Diana es un lugar menos agradable de lo que se había supuesto. Parece ser que el sumo sacerdote de la diosa tenía que ser un eunuco: para servirla tenía que castrarse y enterar sus testículos junto al altar. Se han encontrado inscripciones que revelan que, después de un tiempo, los sacerdotes fueron sustituidos por toros en las ceremonias de castración. Sus enormes testículos eran entonces extraídos y preservados en aceites perfumados y luego colgados ceremoniosamente sobre el torso de la estatua sagrada. La estatua original estaba hecha de madera, pero las copias se hicieron de piedra, con el montón de testículos de los toros sacrificados (y algún que otro sacerdote) exhibidos en su sitio. Fue un estudio de copias de piedra erróneas el que dio origen al antiguo error de que la Gran Madre tenía muchos pechos. La razón para cubrir el torso de la diosa con los testículos era que se creía que los millones de espermatozoides contenidos en ellos la fertilizarían. De este modo se conseguía que fuera madre manteniéndose virgen, un tema que iba a reaparecer en relación con el nacimiento de Cristo.
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
<B><I>La vida no debe medirse por las veces que respiramos, sino por la intensidad de los momentos que nos dejan sin aliento
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 03 Ene 2007 15:27

ImagenImagen

"pechos ciegos"... curiosa observacion... o denominacion...nunca la habia oido....

(no te acostaras sin saber una cosa mas...)

Volver a “Cuestión de libido...”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados