Con mucho cariño para clix: El adonis II

Relatos eróticos, sexo duro, blandito, raro, rarito,... aprovechemos que somos adultos.(Menores de 18 años, prohibida la entrada. Hala a dormir) Sexo.
Avatar de Usuario
Cutxi3
Sabio
Sabio
Mensajes: 4926
Registrado: 20 Ene 2004 00:00
Ubicación: Alkala Nahar.
Contactar:

Con mucho cariño para clix: El adonis II

Mensajepor Cutxi3 » 14 Dic 2005 23:13

Carmen ¡Carmen!

Carlos, agitándome por los hombros trataba de despertarme.

¿Siii?

Carmen, son la nueve y media. Traté de despertarte para desayunar juntos pero no respondías. Yo ya he desayunado, ahora me voy a escalar para tener bastante tiempo el ultimo día.

Que te lo pases bien Carlos.

Hasta luego Carmen.

Así empezó el día. La noche anterior, al irme a la cama, pensé que me costaría trabajo dormirme. Había dormido una siesta, estaba nerviosa, intranquila y... un poquito curiosa pensando en lo que haría conmigo mi Adonis al día siguiente. Pero al parecer los orgasmos de la tarde habían actuado como el mejor sedante. Me metí en la cama, me rasque el trasero, y... dormí como un tronco.

Me levanté de la cama, fui al cuarto de baño y mientras orinaba, duchaba y completaba mi aseo matutino traté de recordar y valorar lo que había pasado el día anterior. Poco a poco oleadas de vergüenza, remordimiento y culpabilidad recorrían mi mente y me embargaban el animo. Ayer, por primera vez en mi vida, había sido infiel a mi marido.

No solamente le había puesto los cuernos a Carlos, había "elegido" un macho joven como un ganadero puede elegir un semental. No hubo nada de sentimiento por mi parte, no hubo seducción por parte del jovencito; él me ofreció sexo y yo, por vicio, tome sexo como quien toma una droga. A mí siempre me habían dicho, y yo siempre había repetido, que las mujeres no somos como los hombres. Que las mujeres no buscamos sexo como animales que se aparean. No, nosotras somos seres sensibles, sensitivos, refinados, con sentimientos, con espíritu, con alma; nosotras nos enamoramos, nos compadecemos, damos y recibimos cariño, afecto. Nosotras hacemos el amor, ¡no jodemos como perros!

¡Qué vergüenza Dios mío! Una madre de cuarenta años, católica, casada, fiel en el matrimonio durante mas de quince años y todo tirado por la borda en unos minutos de locura. Ayer me aparee como una perra en celo, como un animal despreciable. Sexo y nada mas que sexo. Ni amor, ni compasión, ni cariño ni nada. Deseo carnal, vicio profundo, eso fue todo. Me daba asco a mi misma. ¿Qué diría mi confesor? ¿Cómo iba yo a tener la desvergüenza de ir a confesarme?

Recordé que había quedado con el joven que nos veríamos hoy. ¡Ni hablar! El niño podrá pensar lo que quiera de mí, faltaré a mi contrato, pero yo no vuelvo a hundirme en el fango del adulterio. Ni promesas, ni tonterías. Mas vale romper un trato que ser una perdida de verdad. Ya era malo que ayer yo tuviera un momento de debilidad. Pero una cosa es un momento de debilidad y otra cosa es cometer un pecado de forma premeditada como seria el ir hoy al cuarto de... de... el Adonis (¡Qué vergüenza, ni siquiera sabia su nombre! Me había revolcado en el lodo del pecado con él durante horas, había puesto su órgano en mi boca, había... y ni siquiera sabia su nombre). ¡Imposible! Esto seria un pecado premeditado y eso no lo iba a hacer yo. ¡Faltaría mas! Ayer tuve un desliz, pero yo aun era un mujer decente.

Adrede decidí no maquillarme. No me pinte ni ojos, ni labios ni nada. Para evitar tentaciones decidí que no bajaría a la piscina. Me puse el vestido mas amplio y menos sexy que puede encontrar y sin medias con unas zapatillas de tenis, planas, completé mi atuendo y decidí bajar a desayunar.

Antes de entrar al comedor mire con cuidado a todos los comensales. No quería que estuviera... el niño de ayer y tener una escena. Por fortuna, no estaba el Adonis. Miré el reloj, ya eran las diez y cuarto y quedaba muy poca gente en el comedor.

Me atendió una camarera como de mi edad, con uniforme negro y cofia blanca. Me pareció gorda y algo culona.

(¡Carmen! En que cosas te fijas de repente. Quizá yo soy la que debería perder algo de peso. ¡Buena idea! Además, si paso hambre durante un mes... eso podría ser una penitencia por mi pecado de ayer).

Un zumo de naranja, un café con leche y una tostada. No quiero ni mantequilla ni mermelada.

Ahora mismo señora.

Esto de haber pedido poco para desayunar me vino bien. Me hizo sentirme en el camino para mi regeneración. Iba a perder peso y encima hacia penitencia para pagar por mi terrible pecado. Empezaba a sentirme virtuosa otra vez.

Acabe el desayuno, firmé la cuenta y volví a mi habitación. Para evitar tentaciones cerré la puerta con llave, decidí que no bajaría a comer a mediodía (mas penitencia). La habitación estaba recién hecha. Cogí la novela romántica con la periodista alemana y, sentada en un mullido sofá con múltiples cojines, volví a los desiertos, los ocasos, las huríes y las cálidas arenas. Inmersa en la novela me olvide de mis deslices, de mis debilidades, de mis pecados y... del tiempo.

Toc, toc.

La puerta, ¿qué podía querer la doncella? La habitación la habían arreglado durante mi desayuno.

Hola, te he buscado en la piscina.

Ho... ho... hola

¡Allí estaba el Adonis! Con su minúsculo bikini, luciendo todos su musculazos, con la dorada piel brillando como bruñido metal. ¿Cómo había encontrado mi habitación? ¡Que estúpida! Claro esta que él sabía mi numero de habitación. Si ayer hicimos todas las guarrerías en esta habitación. Yo notaba como me ponía colorada, me ardía la cara y no sabia que decir. El niñato parecía no darle importancia a nada.

¿Tienes unas medias negras y zapatos de tacón muy alto?

Si...

Pues cógelos y vamos a mi habitación.

Yo como una tonta, sin decir palabra, me di la vuelta, abrí un cajón, saque las medias negras, cogí los zapatos y dije:

Ya estoy.

El Adonis cogió mi mano, y sin la menor vacilación por su parte, ni la menor resistencia por la mía, subimos un piso por las escaleras y entramos en su habitación. Todas mis vergüenzas, contriciones, propósitos, resoluciones y penitencias... tirados por la borda. Allí estaba yo, como oveja que va al matadero había seguido yo al niñato. ¡Que va como un corderito, como una furcia, como una viciosa, como una gata en celo había yo seguido aquella carne codiciable y gloriosa.

En cuanto entramos en su habitación cogió mi cara con ambas manos y me dio un beso profundo. Cuando digo profundo quiero decir que metió su lengua hasta mí estomago. Mientras con la lengua exploraba mis entrañas bajó sus manos por mi espalda y al llegar a mis generosas nalgas, las sobó, acarició y estrujó. Cuando dejamos el beso para poder respirar un poco. El dijo:

¡Que culazo tienes! Casi no he podido dormir en toda la noche pensando en tu culote y como lo iba a usar, abusar y gozar. Me tiene hechizado tu culazo.

¡Nunca he jodido un culo así de gordo.

¡Aquello era demasiado! En algún lugar de mi mente, antes de venir a su habitación, yo ya sabia que el niño me quería sodomizar. Pero yo le iba a enseñar que aunque me comportara de forma alocada, era porque estaba de vacaciones. Que un desliz lo tiene cualquiera, pero que, desliz o no, yo era una señora bien, respetable y decente. Yo no le iba a aguantar a un niñato que, casi, casi podía ser mi hijo, que me hablara de forma tan soez. Llenándome de rectitud y autoridad dije:

Mira no hace falta hablar así. Las personas finas y educadas no usan ese vocabulario.

El Adonis, bajo los ojos, puso cara compungida, y con apologética voz pregunto:

¿Cómo te llamas?

Me llamo Maria del Carmen pero todos me llaman Carmen. Antes de casarme mis amigos me llamaban Meri. Así que tu llámame Meri, que me hace sentir mas joven.

Mira Meri, se puede decir trasero, se puede decir sodomizar, se puede decir pene. Pero si aprendes a decir -Quiero que me mates a pollazos- en vez de decir -me gustaría hacer el amor- te lo pasaras mucho mejor. Pruébalo y para que aprendas, cada vez que digas palabras "finas" te daré unos azotes.

Sin darme tiempo a contestar, me cogió de la cintura, me levantó, se sentó en el borde de la cama, me puso sobre sus rodillas levantó mi falda y como si yo fuera una niña de cinco años me propinó unos buenos azotes que sonaron como latigazos. Me dio mucha rabia que me tratara con tan poco respeto, pero me gusto cuando empezó a acariciar mis nalgas con ternura diciendo:

Meri, Meri que bien nos lo vamos a pasar con tu glorioso culo. Es... maravilloso.

Yo como pude, me levante, baje mi falda y intentando recuperar algo de mi dignidad pregunte al Adonis tratando de poner algo de autoridad en mi voz.

¿Y tu como te llamas?

Apolo

¡No jodas!

Dije, sin poder contener mi sorpresa, resulta que al que yo había estado llamando Adonis... se llamaba Apolo. ¡Casi lo había degradado!

Si que jodo Meri. Pero no con juegos verbales o nominales, si no con mi verga que tanto te agrada.

Así diciendo, con una mano movió la parte baja de su bikini a un lado y con la otra mano saco su instrumento. Hasta fláccido era de un tamaño impresionante. No pude evitar una sonrisa al contemplarlo.

A mi madre se le ocurrió hacer una gracia cuando nací y me puso Apolo. Ahora dice que ya sabia que iba a ser tan guapo que por eso me llamó Apolo. Meri, ayer dijiste que nunca habías tomado por culo ¿es verdad?

Pues claro que es verdad, ¿piensas que soy una mentirosa?

Meri, Meri. Nada mas preguntaba. Baja la guardia, no seas tan defensiva, estamos juntos para pasárnoslo bien. Y me alegro haber preguntado porque así vamos a hacer las cosas como Dios manda.

Entró en su cuarto de baño y volvió con una botella de plástico blanco en su mano. Se sentó en la cama y me llamo:

Ven aquí Meri.

¿Que vas a hacer, A...apolo?

No seas desconfiada, te voy a poner un enema.

¿Para que...?

Pues para que va a ser. Anda no seas difícil Meri. Ayer yo hice todo lo que tu quisiste, sin dudar ni preguntar.

Hoy te toca a ti. ¿Vale?

Vale, Apolo.

¿Cómo podía yo ser tan débil? ¿Cómo podía estar en la habitación de Apolo después de los remordimientos que tenia hace apenas una hora? ¿Cómo podía estar rindiéndome como una esclava? ¿Cómo podía yo ser tan puta?

Me acerque a Apolo y el otra vez me puso sobre sus rodillas. Subió mi falda, bajo mis bragas y acaricio y beso mis nalgas.

Meri, Meri desde que te vi en la piscina con aquel bikini, tu culazo me vuelve loco. Pero loco de verdad. Mira te voy a poner el enema. Así, después de que vayas al cuarto de baño, todo lo que hagamos estará muy limpio.

Noté como separaba mis nalgas y algo duro entraba en mi culo. Noté algo de presión y algo frío entrando en mis entrañas.

Ya esta. Pero quédate así un poco para que actué bien el enema.

Dijo Apolo y al mismo tiempo sobaba, estrujaba, acariciaba y palmoteaba mis nalgas.

Ahora podemos ir al cuarto de baño.

¿Qué quieres decir, podemos?

Dije indignada. Hasta ahí podían llegar las bromas.

¿Crees que soy tan güarra que puedes venir al cuarto de baño a verme dar de cuerpo?

Pregunte con un tremendo tono de superioridad e indignación. Apolo no dijo nada. Simplemente me pegó cinco azotes muy fuertes que me hicieron chillar y llorar. Con voz muy dulce dijo;

No quiero verte dar de cuerpo, quiero verte cagar. Me gusta tu cuerpo, me gustan tus carnes, me gusta tu culo, quiero verte hacer de todo. Pero si te sientes incomoda, en vez de poner voz de superioridad, con decir que prefieres estar sola, basta.

Calme mis sollozos, limpie mis lagrimas con el dorso de la mano y con mi mejor voz y el tono mas dulce y sumiso dije.

Apolo, prefiero estar sola, por favor.

Como quieras Meri.

Tuve que salir corriendo al cuarto de baño porque el enema hacia efecto. Casi no me dio tiempo a llegar al water. De forma torrencial limpie mis intestinos. Sentada trataba de reflexionar. ¿Qué me estaba pasando? En cualquier momento podía llamar a seguridad del hotel (había un teléfono en el baño) y me "liberarían". Pero puesto que no llamaba, parecía que no quería ser liberada. La idea ser sodomizada, ¡de tomar por culo, coño! De que Apolo me metiera su vergón de gloria por el culo me tenia llena de morbo y curiosidad. Quería sentir esa barra de carne gloriosa dentro de mi como nunca había sentido una polla; En mi culo, en mi recto, rompiéndome en dos, dándome gusto y vicio... Tenia miedo, me iba a doler, en mi mente tomar por culo era de putas viciosas y barriobajeras, lo que iba a hacer o dejarme hacer en mi mente me degradaba, pero... la carne es débil.

Fui al bide y me limpie, hasta quedar como los chorros del oro. Después de secarme, me puse las medias negras, calcé los zapatos de alto tacón, me mire en el espejo ¡Lastima no haberme maquillado! Me pellizque un poco los carrillos para sacar algo de color, me mordí un poquito los labios. Mirándome en el espejo con los taconazos haciéndome mas alta y con las medias negras tenia un aspecto de profesional del amor... quiero decir de puta. Las carnes abundantes si, pero unas tetas y un culo... Me decidí, ofrecía mi culo en sacrificio. Abrí la puerta del baño, me dirigí a la chimenea, poniéndome de cara a la pared apoye mis manos en la repisa y doblándome un poco hacia delante, saque el culazo y dije:

Apolo, toma mi culo, toma mi cuerpo, haz conmigo lo que quieras, rómpeme el culo, rómpeme en dos, traspásame con tu lanza, pero... dame placer, mátame de gusto, ¡hazme tuya mamón!

¡Meri! Como me gusta verte así, con tacones, media negras y el culo al aire. Gracias, pero ya se nota que no has tomado por culo nunca. Hay que prepararlo, sino te va a doler y no lo disfrutaras. Ven aquí zorra tetuda, ven aquí y chúpamela.

Como una profesional, contoneándome, moviendo tetas, caderas y nalgas, lentamente, me acerque a Apolo me arrodille y, glotonamente, metí su verga en mi boca.

Meri, si no te importa ponte en cuclillas con las piernas abiertas. Me encantas en esa postura, así mientras me la chupas te veo la boca, las tetorras y el coño abierto, en toda su gloria, así, gracias.

Sin darme cuenta me estaba ahogando. La picha de Apolo estaba creciendo y una vez puesta en todo su esplendor no me cabía en la boca. Con pena saqué aquella barra de placer de mi boca.

Lo siento Apolo, pero de verdad que no me cabe.

Ya lo sé Meri, ya lo sé. Anda echate en la cama y hazte una paja.

¿Quee... que... quieres decir?

Que coño voy a querer decir. Que te masturbes, que te pajees, que te casques la pipa.

¡Apolo! Yo no hago eso, yo.. yo no me masturbo.

Seguro que no.

Y ayer ¿qué hacías? Que ignorante soy, mientras yo hacía posturitas y andaba a gatas yo te vi frotándote el clítoris y metíendote dedos en coño y, fíjate que tonto soy, yo pensé que te estabas masturbando. ¡Todas las mujeres decís lo mismo! Y yo me lo creo. También me creo que tu eres virgen, que los niños vienen de Paris y que Papa Noel trae los regalos.

Anda, dóblate, apoya las manos en la cama y ábrete de piernas.

Yo un tanto humillada y avergonzada, hice como me dijo. El se coloco tras de mi, puso ambas manos en mis senos y lentamente, con dulzura introdujo su polla gloriosa en mi hambriento coño. Poco a poco, lenta pero segura entraba su enorme verga hasta que noté que tocaba fondo y causaba algo de dolor chocando contra mi útero.

Cuidado, Apolo, cuidado. Si la metes hasta el fondo me duele un poco.

Tendré cuidado Meri, no la meteré del todo. Por eso es tan bueno el culo. ¡Ahí no hay fondo!

Apolo, mi dulce Apolo, me dio bien dado. ¡Que encanto de muchacho! Que maravilla de verga! La metía, la sacaba, a veces lento, a veces rápido, a veces paraba para que yo pudiera sentir aquella joya distendiendo mi coño. Al mismo tiempo que metía y sacaba, el acariciaba mis pechos, suavemente retorcía mis pezones, besuqueaba mi nuca, estimulaba mi clítoris. ¡Ah el niño sabio y tan bien dotado!.

Si, Apolo si, dame, dame, me corro, dame mi amor, dame toda tu polla corazón.

Ignorando mis gritos de satisfacción y placer, él siguió follandome y follandome mientras una sucesión de orgasmos sacudían mi cuerpo.

Vale, vale Apolo, de verdad, no puedo mas, déjame un poquito mi cielo, déjame corazón, deja que me recobre.

El niño sabio saco su tranca imperial, abrió el cajón de su mesilla y saco un tubo de un lubricante, puso algo en sus dedos y los froto contra mi culo. Puso la boca del tubo en mi ano echando lubricante dentro. Yo notando el frío empecé a levantarme.

Quieta, Meri, quieta.

Poniendo una mano en mi nuca me mantuvo doblada mientras un dedo de la otra mano violaba mi culo virginal. Con destreza lo metía y lo sacaba, giraba, retorcía dilataba.

Ahí, Apolo, eso relaja mucho, eso esta bien. Sigue, sigue.

Noté que ahora entraban dos dedos. Mas y mas lubricante, yo notaba como cosquillas en el culo. La sensación cambió a un poco de dolor. Apolo había metido los dos pulgares y no solo metía y sacaba, también estiraba y dilataba. El dolor desaparecio y dejo lugar a una sensación de bienestar

Apolo, me estas enviciando, esto me gusta. Apolo me estas emputeciendo. Sigue cariño, sigue.

Apolo saco sus dedos, se tumbo en suelo con su maravillosa polla enhiesta como asta de bandera, la embadurno con el lubricante y dijo:

Ven aquí Meri, ven aquí gordita mía. Ven viciosa, siéntate en mi picha, empálate tu sola, a tu aire, despacito.

Yo como gallina clueca, me puse en cuclillas y mientras con una mano apuntaba su amenazante arma a mi culo, lentamente doblaba mis rodillas y dejaba que el ariete monstruoso violara mi casto culo. Poco a poco, a veces casi no podía respirar, una increíble sensación de presión me invadía y ¡por fin! Mis nalgas tocaron el vientre de Apolo. ¡Había llegado!

Quieta Meri, quieta. Descansa, relájate, acomoda mi polla, no tenemos prisa.

Yo seguí su consejo y conseguí tomar un par de hondas inhalaciones. Echando mis manos hacia atrás, las apoye en sus recios y sólidos muslos y las use como palancas. Poco a poco levantaba mi culo y sacaba su barra de placer, poco a poco bajaba mi culo y me sentía plena, llena, distendida, rebosante.

Apolo esto es bueno. Puedo notar como la punta de tu polla toca y mueve mi útero. No me duele, tenia miedo de que fuera muy doloroso.

Levanta Meri viciosa, levantate.

Muy a disgusto me levante.

Contra la mesa Meri, contra la mesa, apoya tus manos sobre la mesa, dóblate y saca el culo. Que visión de gloria Meri, que visión. Tu culazo grande, blanco, acogedor y tus muslazos, las media negras. Los tacones dejan tu culo justo a la altura idea. Me encantas Meri me encantas. Te voy a hincar mi picha, te voy a partir en dos. Sujétate bien que voy...

¡Madre del amor hermoso! Y como vino. Toda la paciencia que había tenido preparando mi culo se había acabado. Con su inmenso ariete abro mi puerta de atrás y de un solo empellón lo hundió hasta el mango. La mesa, yo, y hasta la habitación se movían con sus monstruosos empellones. Yo notaba como mi culo se derretía sabia que mañana iba a notarlo en carne viva, que no iba a poder andar, mucho menos sentarme, pero... ¡que gustazo! era el placer más intenso que hubiera sentido jamás.

Apolo, perdido todo el control, chillaba como un poseso:

Meri que culazo más bueno que tienes; Gracias por guardarlo para mí. Voy a follar tu culo hasta que me muera de gusto. Meri te voy a romper en dos, te voy a partir con mi tranca. Goza, so puta, goza de mi polla como yo gozo de tu culo.

Yo pensaba que me iba a morir allí mismo aquel apolo bello y muscular estaba rompiéndome el culo con su monstruosa verga. Según follaba mi culo a veces me daba azotes, a veces estrujaba mis pechos, besaba mi nuca, frotaba mi clítoris. Mis emociones parecían estar en una montaña rusa, subían y bajaban como locas. Un poquito de dolor aquí y allí, oleadas de placer, ondas de relajación, orgullo de que mi cuerpo ya maduro, un poco gordo, un poco fondón todavía pudiera dar tanto placer a mi bello y fuerte Apolo y... orgasmos, si orgasmos. No se si los orgasmos venían de mi culo, de mi clítoris o de mi mente, pero venir venían como caballos desbocados. Por fin mi amante grito:

Meri, Meri, culona me corro, me matas con tu culo, que buena estas, ¡Ahhhhhh!

Si Apolo, mi amor dame tu leche cariño, llena mis entrañas con tu semilla.

No se si me lo imagine o no pero note algo cálido en mis entrañas. Apolo se derrumbo a mis pies exhausto y yo saciada, satisfecha, feliz me deje caer a su lado y acaricie su cabello mientras besaba su cara.

Gracias Meri, gracias. No creo haber disfrutado tanto de un culo en mi vida, para ser tu primera vez lo has hecho muy bien.

Gracias a ti Apolo. Me has abierto un mundo nuevo, me has hecho feliz. No recuerdo haber tenido tanto placer jamás. Lastima que me voy mañana. ¿Dónde vives Apolo?

Mis padres viven en Ginebra pero yo estoy estudiando empresariales en Barcelona.

¿Vienes por Madrid de vez en cuando?

No mucho, un par de veces al año.

Dame un papel y un lápiz

Apolo se levanto y de la mesilla trajo un block con el membrete del hotel y un bolígrafo. Mientras escribía le dije.

Aquí esta mi numero de teléfono. Si vienes a Madrid y quieres... compañía mi cuerpo y yo estamos a tu disposición. Y si tienes algún amigo que va a Madrid y le quieres hacer un favor...

En eso me había convertido yo. La casta y formal Carmen, no solo invitaba a Apolo a que me follara por todos los lados cuando viniera a Madrid, pero también me ofrecía de hetaira (puta entre nosotros) para cualquiera de sus amigos.

Meri con ese culo y esas tetas que tienes mis viajes a Madrid van a aumentar cantidad.

Sin lavarme ni arreglarme, dejándome las medias negras y los altos tacones, sin ponerme bragas ni sujetador, me puse mi bata de castidad. Con un ultimo beso en la boca y otro de admiración y agradecimiento en el enorme capullo de su verga imperial nos despedimos. Por primera vez en mas de diez años me sentía una mujer deseada y deseable, me sentía sensual y sexual, orgullosa de mi como hembra. Andando por los pasillos note como el semen de Apolo resbalaba por mis corvas. Tambien me di cuenta de que con los tacones mis tetas y mi culo, sin nada que los reprimiera, bailaban como flanes y dos o tres viejos en los pasillos del hotel, se quedaron mirándome con la baba cayéndoles por las comisuras de la boca.

Yo tenía aun tres o cuatro horas para tratar de parecer normal cuando volviera Carlos. Ya en mi cuarto, mientras me duchaba, arreglaba y ponía ropa interior limpia, por alguna extraña razón repetía, una y otra vez, como una mantra, una de las pocas frases que recordaba de mi año de griego cuando tenia diez y seis años "Gnothe Seauton" ¿qué quería decir?, ¿qué quería decir? ¿Porqué la repetía ahora? ¡Ah! la memoria empezaba a funcionar, era una inscripción en el templo de... ¡Apolo en Delfos! En latín era "nosce te ipsum": Conócete a ti mismo. Entre el templo de Apolo en Grecia y mi Apolo en los Pirineos me había hecho conocerme a mi misma. Podía haber tardado cuarenta años, pero ahora me conocía a mi misma. Soy una mujer bien, madura, respetable, casada (con un alto cargo en el ministerio, por cierto), católica, madre de dos hijos, y ¡mas puta que las gallinas! Gracias Apolo ¡gracias! Gracias a ti sé lo que soy y lo que quiero.
Clix
Sabio
Sabio
Mensajes: 3698
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Clix » 14 Dic 2005 23:49

*
Última edición por Clix el 20 May 2007 21:53, editado 1 vez en total.
Vive y deja vivir

Imagen
Avatar de Usuario
Cutxi3
Sabio
Sabio
Mensajes: 4926
Registrado: 20 Ene 2004 00:00
Ubicación: Alkala Nahar.
Contactar:

Mensajepor Cutxi3 » 15 Dic 2005 11:39

Clixita corazon así es como te quiero, es decir, tu me dices que quieres algo y yo te lo busco, como no es dañino para el cuerpo ni para la mente... (una lectura un relato la continuación de algo que a ti te apetecia terminar) ya te advertí en el privi que era fuertecillo y decidimos plantarlo aqui no? querida amiga tu pide por esa boquita. :P
Clix
Sabio
Sabio
Mensajes: 3698
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Mensajepor Clix » 15 Dic 2005 17:17

*
Última edición por Clix el 20 May 2007 21:54, editado 1 vez en total.
Vive y deja vivir

Imagen
Avatar de Usuario
Ally
Sabio
Sabio
Mensajes: 6279
Registrado: 12 Ene 2004 00:00

Mensajepor Ally » 17 Dic 2005 16:05

:bravo: cutxi ¡ me ha encantado!
Avatar de Usuario
Cutxi3
Sabio
Sabio
Mensajes: 4926
Registrado: 20 Ene 2004 00:00
Ubicación: Alkala Nahar.
Contactar:

Mensajepor Cutxi3 » 17 Dic 2005 22:35

:wink: Gracias Reichel, es una historia muy real no? de esas que nos podía pasar a cualquiera de nosotras. No es mio lo copié de una página de relatos que he encontrado. muuuuuuuuuka preciosa

Volver a “Cuestión de libido...”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados