La rendija de mi puerta...

Relatos eróticos, sexo duro, blandito, raro, rarito,... aprovechemos que somos adultos.(Menores de 18 años, prohibida la entrada. Hala a dormir) Sexo.
Izanagi
Sabio
Sabio
Mensajes: 3086
Registrado: 28 Sep 2012 10:15

La rendija de mi puerta...

Mensajepor Izanagi » 24 Ene 2013 13:09

Solo tras comprobar que mi lengua había obtenido todo el fruto de tu deseo me decidí a explorar con cuidado ese culito que se me ofrecía con movimientos cimbreantes y que se antojaban ávidos de pasión.

Tras una pequeña resistencia inicial esa pequeña oquedad que tan insistentemente me invitaba a conocer sus secretos fue cediendo ante el empuje sutil y cuidadoso de mi dedo índice, experimentado ya en tales avatares, y que, sorpresivamente, se vió acompañado en la exploración por el dedo meñique… el muy gamberro, había iniciado su aventura en solitario nadando en las profundidades de tu vagina y acariciando despacito los pliegues.

Como si fueras una pantera te zafaste de mis dedos y con una rapidez pasmosa me pusiste a tiro tu culito que seguía moviéndose buscando algún “dedo” más grueso que quisiera adentrarse en tu interior. Yo me había propuesto que esa noche la recordaras toda la vida… me agaché y saqué mi lengua, aquella lengua que antes se había afanado en buscar tu deseo y que estaba deseosa de encontrar y volver a probar ese néctar de placer que antes había conseguido…

…noté como la sorpresa hacía que cerraras tus nalgas en mi cara, pero aún así, e ignorando el peligro evidente de ahogamiento, mi lengua se introdujo en tu culito mientras mis manos intentaban llegar a tus tetas como buscando algo donde agarrarse e intentando aminorar ese movimiento salvaje que habías iniciado al notar mi saliva aplicándose por todo tu trasero…

Fue entonces cuando decidí…


Imagen

La puerta está entre abierta... ¿te atreves a mirar?
Izanagi
Sabio
Sabio
Mensajes: 3086
Registrado: 28 Sep 2012 10:15

Re: La rendija de mi puerta...

Mensajepor Izanagi » 28 Ene 2013 10:43

Pero ¿cómo empezó todo?

(Rebobinemos a unas horas antes…)
Nóisap ed sodivá nabajotna es euq y setnaerbmic sotneimivom noc aícerfo em es euq otiluc ese odadiuc noc rarolpxe a ídiced em oesed ut ed oturf le odot odinetbo aíbah augnel im euq raborpmoc sart olos.


Un día normal, un día de esos en que no esperas nada nuevo, nada que pueda sacarte de la vulgar rutina de casa al trabajo, del trabajo a casa. Ese día, no me pregunteis porqué, decidí meterme al metro en vez de ir andando. Al poco de meterme ya me estaba arrepintiendo, la estación estaba con bastante gente y el panel indicativo anunciaba que aun quedaban 3 minutos para que el tren efectuara su entrada en la estación. Decidí buscar un huequecito y esperar a ver que pasaba, no tenía yo el cuerpo para aguantar empujones y olor a humanidad cebollera.

Por fin llegó el tren, y como esperaba venía hasta arriba, salieron dos o tres personas y me dije: “Izanagi, como no metas tu lozano cuerpo en el huequillo que ves enfrente de ti, te das la vuelta y a patita…”. Tentado estuve de hacerlo, pero, y otra vez más agradezco al destino o a mi vaguería la decisión adoptada, me introduje en esa masa de cuerpos, desconocidos, sudorosos y apretujaos que me miraban con una cara mezcla de terror y compasión.

La verdad es que en un principio no me fijé muy bien a quien tenía al lado, pero mis pituitarias reaccionaron antes que yo y se dieron cuenta que quien tenía a mi lado llevaba sin ver el agua por lo menos 1 mes, así que, como pude, me di la vuelta y hummmmm… creí haber viajado del infierno al paraiso… quien hubiera tenido la “suerte” de tener que aguantar mi peso llevaba un perfume absolutamente evocador.

El viaje no era corto y los traquetreos del tren no ayudaban mucho a mantener el equilibrio, aunque, caernos no nos ibamos a caer. No había mirado demasiado a la mujer que estaba a mi lado, solo la había olido y había observado su media melena, pero, de repente caí en la cuenta que a la altura de mi polla se notaba calorcito, que donde había ido a posarse se estaba verdaderamente bien. Era verano y la poseedora de ese placentero culo donde había anidado mi miembro, esa mañana había decidido, por lo que sentí, ponerse algo liviano porque, y ante mi sorpresa, pude notar claramente la rajita que separaba esas prometedoras nalgas.

Ufffff… me dije… Izanagito, Izanagito, te estás poniendo burrito y es un auténtico corte… mira que si la compañera de viaje nota mi principio de empalme, se vuelve y me suelta una leche que me espabila…? Pero no… en realidad lo que noté es que si aún no estaba cómodo el culete en esa posición, éste hacía movimientos tendentes a que mi polla, ya entonces en franca ascensión, separara cada vez más aquellas nalgazas tan estupendas.

Fue entonces cuando ella haciendo un pequeño giro de cabeza fijó sus ojos en mi… yo me dije… ahora viene el guantazo… pero no, ante mi sorpresa vi como sonreia.

No sé de donde saqué la fuerza para hablar y aún no sé porque dije aquella tontería…

- Perdona.. no es nada sexual…
Izanagi
Sabio
Sabio
Mensajes: 3086
Registrado: 28 Sep 2012 10:15

Re: La rendija de mi puerta...

Mensajepor Izanagi » 30 Ene 2013 17:23

…vaya… -oí una agradable voz hablándome- yo que ya me había hecho ilusiones…

He de confesar que aquello me sonó algo parecido a…

“Te deseo, tu cuerpo, tu mente, tu polla, quiero tenerlo todo, quiero que me poseas, me hagas tuya, me penetres, te sienta en mi interior, y explotar de una vez...sacar todo ese deseo contenido en un orgasmo increíble...
A la vez quiero el tuyo, quiero que explotes, que me llenes de tú líquido calentito, lo saborearé, me llenaré el cuerpo de el, me sentiré tan, tan tuya, tan llena de tí...”


- ¿Perdón? (¡¡¡¿PERO ERES GILIPOLLAS IZANAGI…?¡¡¡)

- No, nada… que pensé que lo que sentía por detrás no era casual…

Digo (ahora la torta)… pero no… noté que el culete, aquel culete que en un futuro me haría ver el cielo, empezaba a moverse de una forma sinuosa pero continua buscando el roce de mi cada vez más dura polla.

Joder, Izanagi, que has ligado… pensé… y, como en esos momentos se piensa con la polla más que con la cabeza, las órdenes del cerebro se trasladaron a mi mano derecha (la otra sujetaba mi cuerpo en una barra, aunque si saco la minga seguro que hacía palanca y no me caía), la cual, sin pensárselo dos veces buscó las turgentes redondeces, y empezó a tocar, a tocar y volver a tocar, a explorar, a investigar… ¿y cual fue el resultado de esas investigaciones?

a) Ese culo… hummm que maravilla.
b) Ese culo maravilloso, si mi tacto no se equivocaba, llevaba un tanga.
c) Es culo increíble, con ese tanga tan… poco tanga… iba tapado con una falda, que bien podríamos denominar sin ser mini, no es lo que consideraríamos un “cinturón” pero si lo suficientemente corta para…

…que mi mano empezara a bajar por la pierna y encontrara el principio (o el final) de aquella falda… ni corta ni perezosa, esa mano, la muy jodia mano, empezó, entro en el interior de aquella prenda y… toco carne, debí hacerle cosquillitas porque noté como un ligero contoneo distinto al que hasta ahora me había ofrecido… pues nada… continuaremos con las cosquillitas.. subí, subí hasta que llegué a la raja (no la de la falda del panda), esa rajita que literalmente se comía al tanga… deposité mi dedo allí y entonces lo que noté fue un respingo… un respingo que, así, sin decir nada, dejó atrapado mi dedo entre sus poderosos mofletes culares.

Ni que decir tiene que a esas alturas mi polla gritaba pidiendo auxilio, pidiendo auxilio o alguien que se apiadara de ella y la liberara de esa opresión que la apretujaba en mis pantalones (madre mía si de repente tuviera que salir del vagón…)
Izanagi
Sabio
Sabio
Mensajes: 3086
Registrado: 28 Sep 2012 10:15

Re: La rendija de mi puerta...

Mensajepor Izanagi » 05 Feb 2013 14:01

(LO PROMETIDO ES DEUDA -bye )

Y pasó...

Pasó que llegué a la estación en la que me tenía que bajar y ahí estaba yo, más empalmado que el mono que usaron para probar la viagra y con pantalones de pinzas... joer, si me llegan a preguntar en ese momento donde está la salida le habría dicho... siga la polla...

Izanagi piensa... no sé, piensa... piensa en algo, anda que no hay cosas para pensar y bajarte el calentón, que ella se va y tu te quedas aquí con la tienda de campaña montada... no sé, en futbol, en Rajoy, en la Esteban... pero antes saca el dedo de ese pozo de perdición que si no no te baja ni poniéndote hielo...

"Próxima estación... EMPALME..." joer, parecía que encima hasta la megafonia del metro me había visto y se estaba riendo de mi situación...

En fin... estoicismo radical y que sea lo que sea... lo malo es que ahí estaba ella... delante de mi... y aún aPOLLAda en mi...

¿que hago? ¿la pregunto si va a salir o continuo camino hasta la siguiente estación a ver que pasa?

Nada, le pregunto...

- Vas a salir...? joder... ¿pero como me pudo salir una voz así de agilipollada y aflautada?

- Pues si... oí decir al cu... digo, a la mujer que tenía delante mientras esgrimía una peculiar sonrisita...

Os juro que en ese momento oí entonar el Aleluya como si todos los viajeros del vagón se hubieran unido en un coro celestial...

Tienes que decirle algo Izanagi... hazlo, y hazlo bien, no digas cualquier pamplinez como... ¿y vienes mucho por aquí? o "parece que no va a llover hoy ¿no?"... a ver ¿que le podrías decir?

- Ufff... hacía calor ahí dentro ¿verdad?

¡¡Y TODO ESO ES LO QUE SE TE OCURRE...?¡¡

- ya te digo, dijo ella, íbamos... bastante apretados... ¿no crees?

- Pues si... oye... (y os juro que no sé aún de donde salieron aquellas palabras...) te apetecería que tomáramos algo para bajar un poco la temperatura...?

- Si... algo tendremos que hacer... y pronto
(acompañado de un guiño de ojos...)

(... todavía sudando por la pasión del primer y deseado encuentro me tumbé a tu lado, tu te diste la vuelta dándome la espalda y yo te abracé, abracé ese cuerpo desnudo que tanto había deseado y que, por fin, tenía a mi lado... que sensación placentera, que maravilla era notar el calor de tu cuerpo desnudo en el mio. Besándote el cuello bajé la mano hacía mi polla, ya relajada pero aún conservando parte de la dureza que había logrado poder penetrar en ti y conseguido que te estremecieras, gimieras y después la empaparas con el fruto de tu deseo... esa humedad que aun conservaba, esa humedad de tu coño que tanto había ansiado... esa humedad que en breve pasaría a formar parte de mis labios, de mi boca, de mi lengua como te prometí ¿recuerdas que prometiste correrte en mi boca?... bueno, como decía cogí mi polla y rebusqué en ti, la pasé por tu cuerpo, por tu suave piel hasta que encontré el lugar donde quería que estuviera... te abrí las nalgas y ahí la instalé, calentita, húmeda. A la vez te abracé, tu moviste el culito me imagino que buscando acabar de acomodarte con mi polla.

Ahora mis labios estaban en los lóbulos de tus orejas, y mis manos en tus tetas, jugando distraídamente con tus pezones... entonces fue cuando te oí decir ese "TE QUIERO" como solo tu me lo sabes decir, como tu sabes que encanta oír... puffff, no sé si fue tu voz, tus tetas, tu culito calentito o todo junto pero sentí que mi polla empezaba a tomar vida otra vez... "TE DESEO MI AMOR", te dije al oído, y no era algo casual, era la más pura realidad y la expresión de una necesidad...la necesidad de hacerte el amor despacito, sin prisas, sin pausas, en detalle, es decir, como ya habíamos hablado ¿recuerdas? "primero quiero que me folles y después quiero que me hagas el amor", y así fue... me incorporé, te di la vuelta y comencé a besarte, comencé a besarte como a los dos nos gusta, esos besos húmedos, largos, cargados de deseo. Me paré y te miré a los ojos ¿te he dicho que me encanta mirarte a los ojos después de besarte y tocarte la barbillita buscando la inclinación de tu cabeza hacía donde pueda verte?...

...bajé, y comencé a buscar tus pezones, esos pezones, que me encanta deshacer en mi boca, esos a los que me gusta dar un mordisquito travieso... ¿te he prometido que voy a besar cada centímetro de tu cuerpo, verdad...? pues nada, voy a comenzar bajando por tu pecho y poco a poco llegar a tu ombligo, a tu vientre.. después, reconozco haber sido algo malillo y hacerte sufrir... pasar mi lengua alrededor de tu coño, por tus piernas... siento que te arqueas, bien, me gusta... no lo puedo resistir más, necesito sentir tu sabor, el sabor de tu coño en mi boca, allá voy mi amor... anda, ahora eres tu la mala ¿eh? quieres jugar ¡¡no me lo quites, anda...¡¡ bien, por fin, por fin se han puesto de acuerdo tu coño y mi boca y por fin puedo disfrutar de él... y que sepas que no voy a parar hasta que te corras en mi boca... ¡¡que rico está mi amor...¡¡ ¿te gusta? creo que si, por lo menos tus gemidos, tus movimientos, tus manos agarrando con fuerza ahora las sábanas, ahora mi cabeza creo que así lo demuestran... pufff mi amor, me encanta, me encanta como sabes... me encanta tener la lengua metida en tu coño, y pasarla por tu clítoris, me encanta enganchar con mis labios parte de él... tengo la polla que me va a estallar de nuevo... ah..¡¡ ya parece mi amor, ya parece que lo vas a hacer... siiiiii, por fin te has corrido en mi boca, uno de mis sueños...

Voy a besarte... me encanta ver tu cara entre relajada y salvaje después de un orgasmo... ahora vas a notar el sabor de tu coño en tu boca a través de la mía... ¿por qué abres las piernas mi vida? ¿que quieres? creo que ya lo sé porque mi polla desea lo mismo...no te preocupes mi amor, allí estaré, allí estoy, suavemente, disfrutando, buscando tu pasión con movimientos lentos pero estudiados para dártelo todo... ¿te he dicho queme encanta mirarte a los ojos...? si, antes te lo he dicho... ¿te he dicho que me tienes loco?... TE QUIERO, te dije, YO TAMBIEN, me contestaste... "quiero que nos corramos a la vez mi amor"... si mi vida, disfrutemos, recuerda lo fuerte que ha sido, recuerda lo que nos hemos deseado... ¡¡CORRETE MI AMOR...¡¡¡ SI, SI, MI VIDA... los dos estallamos, juntos, empapados en nuestros miembros, empapados de sudor y empapados de amor...)

DESEO
Izanagi
Sabio
Sabio
Mensajes: 3086
Registrado: 28 Sep 2012 10:15

Re: La rendija de mi puerta...

Mensajepor Izanagi » 06 Feb 2013 13:58

Gracias por pasarte por aqui y gracias por opinar... respecto a que no se hayan pasado a comentar nadie, da igual, es dificil escribir teniendo las manos ocupadas ¿no? por lo menos una...

Seguiré, a mi me divierte escribir este tipo de historias, y no sé si gustan o no,la verdad no lo hago para presentarlas a ningún concurso... mientras logre abrir algunas... mentes a la imaginación y lograr aunque sea una humedad, excitación o incluso repugnancia me vale. Es el fin de todo escrito ¿no? al menos lograr que algo se mueva en los demás, sino estariamos muertos y eso si que no tiene solución.

Un beso voy a ir.
Avatar de Usuario
Don Vito
Cosa Nostra
Mensajes: 9348
Registrado: 11 Oct 2012 14:51

Re: La rendija de mi puerta...

Mensajepor Don Vito » 07 Feb 2013 15:39

Una nueva pluma que redacta de cine...
Shapó socio!! :saludo:
Avatar de Usuario
§ e x
Sargento de Hierro
Mensajes: 2839
Registrado: 11 Ene 2004 00:00
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: La rendija de mi puerta...

Mensajepor § e x » 23 Feb 2013 01:30

Para demostrar que no tengo las manos ocupadas... opino.
-Ummmmm - que quiere decir... siga siga, no pare-

Volver a “Cuestión de libido...”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados