Profusamente claros

Radio patio funcionando. ¿Cómo son los foreros?¿A qué saben, a que huelen, qué les gusta, que odian? Para hablar de nosotros mismos, mismamente
Avatar de Usuario
Plácido
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 457
Registrado: 05 Oct 2012 20:02

Profusamente claros

Mensajepor Plácido » 09 Feb 2013 10:26

Mas de una vez se ha discutido sobre los grandes genios de la literatura y cuales son sus grandes virtudes. En pocas cosas como en la literatura se nota la diferencia existente entre un buen escritor, un gran narrador, y un fuera de serie que marca con rotundidad su clase o estilo.
La clave de estos escritores está en como nos cuentan la vida, como son capaces de desmenuzar hasta el mas pequeño detalle, y describir con palabras aquello que en nuestras cabecitas tan solo era una intuición.
La clave es pues como nos lo cuentan. Ya puede el mejor escritor de bestsellers contarnos la mejor historia, la mas divertida, la mas alucinante, en 1200 páginas, que llega García Márquez, o Günter grass, describiéndonos la curva que describe en el aire un simple escupitajo, y deja en agua de borrajas toda la superchería de los héroes que salvan el mundo, la resolución de los crímenes mas complicados, o los misterios de la santa madre iglesia.
Quizás me he pasado desvirtuando el trabajo de muchos buenos escritores. Pero últimamente, leyendo algún que otro libro o novela que no me acababa de llenar, siempre me hacía la misma pregunta.... ¿Era necesario tanto trabajo o esfuerzo para descubrir una simple trama? ¿Eran necesarias tantas piruetas y artificios para sorprenderme en la última página? ¿Porqué para interesarme por una novela solo se utiliza el acercamiento progresivo al personaje y la empatía que el autor logre trasladarme por el mismo?
Al final, con ese tipo de novelas, uno acaba leyendo por leer. Releyendo personajes que son fotocopias de otros, situaciones o introspectivas que tratan de confabularnos hacia un objetivo común que carece de la fuerza y el carácter recio de su propio creador.
¿Pero que es lo que hace diferente a un gran creador de un buen escritor?
A veces leo retazos sueltos. Cojo una novela que ya he leído y le doy un vistazo a unas cuantas páginas... Como tratando de coger un poco de la aureola creativa de esos grandes genios, y por lo general veo que son mas profusos, utilizan muchísimas mas palabras, y lo hacen con maestría. Porque no es cuestión de vocabulario, sino de como lo utilizan. No se repiten, y para describir, por ejemplo, un rostro, parece que se inventaran una nueva paleta de colores. Pero tampoco es la originalidad, tampoco... La originalidad como norma deja de ser original.

En fin, está claro que me faltan recursos para explicar lo que, me repito, trataba de hacer entender. Pero, resumiendo, diría que los grandes escritores son profusamente claros. Lo cual es difícil. Por no decir imposible......

Aunque, seguramente, alguno de vosotros tendrá un punto de vista diferente y enriquecedor.
Avatar de Usuario
Estela
La dama de noche
La dama de noche
Mensajes: 6193
Registrado: 18 Nov 2012 10:42

Re: Profusamente claros

Mensajepor Estela » 09 Feb 2013 10:58

Ayer mismo, hablando con mi madre y mis hermanas, comentaba eso. Creo que lo he dicho aquí alguna vez también: me pongo delante de las estanterías de las librerías para escoger un libro y me vuelvo sin nada. Así que cuando llego a casa me voy a mi vieja colección de clásicos y cojo uno cualquiera. Y es que me está pasando desde hace tiempo. Yo no sé si soy yo que me he vuelto muy exigente o si son los autores que escriben con poca imaginación, o con personajes que no logran transmitir nada o eso: que me estoy haciendo mayor.
Hacer una buena novela es complicado. No sé cómo se mide la intelectualidad de un autor, yo simplemente mido el conjunto. El asunto no está en crear muchos personajes y convertir la obra en un rompecabezas que has de releer cada dos por tres echando hacia atrás para volver a recordar a cada uno de ellos. Ni en escribir con palabras extrañas que has de consultar en el diccionario constantemente con lo que pierdes el hilo, la continuidad de la historia que estás leyendo, para enterarte de lo que el autor quiere decir. Es esa empatía que sientes hacia el personaje principal lo que hace que un libro me enganche o no, el resto son satélites que complementan al principal. O eso es lo que pienso yo. Mira Emma de Madame Bovary, es mi personaje preferido, bueno, o el prota de la Montaña Mágica que ahora no recuerdo cómo se llama. O Gregorio de La metamorfosis. Incluso el mismísimo narrador de La Odisea (Homero), para mí lo mejor de la obra, su manera de decir refiriéndose a Atenea "la de los ojos claros"... Creo que ha de haber alguien que te interese de verdad para que te haga seguir leyendo y que sea la descripción de ese personaje principal quien te lleve de la mano al resto de la aventura. Todo esto son cosas mías, ojo, pero es que ha coincidido tu tema con lo que hace meses me está pasando con los libros.

:rosa:
Avatar de Usuario
Jaguar
XV Micro Relatos.
XV Micro Relatos.
Mensajes: 2711
Registrado: 03 Dic 2012 12:30

Re: Profusamente claros

Mensajepor Jaguar » 09 Feb 2013 12:47

Muchos escritores confunden a menudo la literatura con el periodismo, de tal modo que se enfrascan en una documentación exhaustiva para envolver la trama con datos, antecedentes, reseñas, etc, y luego, como bien dice Plácido, se enredan en farragosas espirales y confusos laberintos, sin darse cuenta de que a menudo el arte está precisamente en lo simple, en lo sencillo, en una frase lanzada al vuelo y rebozada si acaso en la sartén de lo lírico, sin más pretensiones que la de de crear belleza por el mero placer de hacerlo, la belleza como medio y como fin en sí misma, eso es para mí el arte literario.

Siempre cuando trato estos temas me viene a la cabeza "La cartuja de Parma", la conocida obra de Stendhal, donde la famosa ciudadela que describe resulta que no está curiosamente en Parma, sino creo recordar que en Milán; pero da igual, es la sitúa allí porque le da la gana, porque es un escritor, no un periodista, y tiene por tanto licencia para modelar la realidad a su antojo, como si quiere ubicar la Torre Eiffel en Copenhagüe, qué más da.

Otra anécdota curiosa es la que le sucedió a Borges con un discípulo suyo, que le habló de su necesidad de ir a París porque quería documentarse para una obra que quería ubicar precisamente en dicha capital, a lo que el maestro le replicó que el verdadero escritor era el que podía escribir sobre París sin siquiera haber puesto nunca un pie ni leído una sola línea sobre la ciudad de la luz.

Estela escribió: Mira Emma de Madame Bovary, es mi personaje preferido...

El mío también :lol: Y en masculino Ródion Raskolnikov, el famoso personaje de Dostoievsky que protagoniza "Crimen y Castigo"
Avatar de Usuario
Estela
La dama de noche
La dama de noche
Mensajes: 6193
Registrado: 18 Nov 2012 10:42

Re: Profusamente claros

Mensajepor Estela » 09 Feb 2013 13:59

Jaguar escribió:Muchos escritores confunden a menudo la literatura con el periodismo, de tal modo que se enfrascan en una documentación exhaustiva para envolver la trama con datos, antecedentes, reseñas, etc, y luego, como bien dice Plácido, se enredan en farragosas espirales y confusos laberintos, sin darse cuenta de que a menudo el arte está precisamente en lo simple, en lo sencillo, en una frase lanzada al vuelo y rebozada si acaso en la sartén de lo lírico, sin más pretensiones que la de de crear belleza por el mero placer de hacerlo, la belleza como medio y como fin en sí misma, eso es para mí el arte literario.

Siempre cuando trato estos temas me viene a la cabeza "La cartuja de Parma", la conocida obra de Stendhal, donde la famosa ciudadela que describe resulta que no está curiosamente en Parma, sino creo recordar que en Milán; pero da igual, es la sitúa allí porque le da la gana, porque es un escritor, no un periodista, y tiene por tanto licencia para modelar la realidad a su antojo, como si quiere ubicar la Torre Eiffel en Copenhagüe, qué más da.

Otra anécdota curiosa es la que le sucedió a Borges con un discípulo suyo, que le habló de su necesidad de ir a París porque quería documentarse para una obra que quería ubicar precisamente en dicha capital, a lo que el maestro le replicó que el verdadero escritor era el que podía escribir sobre París sin siquiera haber puesto nunca un pie ni leído una sola línea sobre la ciudad de la luz.

Estela escribió: Mira Emma de Madame Bovary, es mi personaje preferido...

El mío también :lol: Y en masculino Ródion Raskolnikov, el famoso personaje de Dostoievsky que protagoniza "Crimen y Castigo"


No estoy de acuerdo del todo con usted, don Jaguar, en concreto en lo que dice en el primer párrafo. Deduzco que podría hablar de las novelas históricas por lo que dice de la documentación. Entonces tendríamos que separar la pura fantasía de la historia novelada. Y creo que es muy importante documentarse al máximo cuando se escribe sobre la historia, y además con documentación objetiva, e intentar contar desde la objetividad. Hay mucha gente que busca saber a través de esa clase de novelas, por eso el escritor habrá de estar lo suficientemente documentado como para escribir desde la veracidad. Y además tendrá que introducir elementos novelescos para que los hechos históricos que cuenta no sean un tostón.
Otra cosa es que se escriba desde la pura imaginación. Reinos imaginados, historias de amor apasionadamente truculentas, bellos poemas cargados de nostalgia, bonitos cuentos para los niños, o sesudos ensayos filosóficos para los que quieran pensar.
Me hace mucha gracia la excusa de escribir para recorrer el mundo porque dicen que han de vivir en un determinado lugar para poder contarlo. Estoy de acuerdo con usted en esa parte.
Poirot, ese es uno de mis personajes favoritos masculinos -grin

:rosa:
Avatar de Usuario
Jaguar
XV Micro Relatos.
XV Micro Relatos.
Mensajes: 2711
Registrado: 03 Dic 2012 12:30

Re: Profusamente claros

Mensajepor Jaguar » 09 Feb 2013 14:44

Estela escribió: Deduzco que podría hablar de las novelas históricas por lo que dice de la documentación. Entonces tendríamos que separar la pura fantasía de la historia novelada. Y creo que es muy importante documentarse al máximo cuando se escribe sobre la historia, y además con documentación objetiva, e intentar contar desde la objetividad. Hay mucha gente que busca saber a través de esa clase de novelas, por eso el escritor habrá de estar lo suficientemente documentado como para escribir desde la veracidad. Y además tendrá que introducir elementos novelescos para que los hechos históricos que cuenta no sean un tostón.


Parto de la base de que la expresión "novela histórica" no me gusta en absoluto, casi que en cierto modo me resulta un oxímoron, habida cuenta que, a mi juicio, la novela ha de nutrirse especialmente de imaginación, de fantasía, de entelequias..., en tanto que la historia debe alimentarse, como bien usted dice, de hechos corroborados. Ahora bien, quien opte por romper esa barrera y quiera escribir una novela basándose en personajes y hechos históricos, puede perfectamente hacerlo, en cuyo caso ya verá si se decanta más por el aspecto novelístico y todo lo que éste conlleva de fábula e imaginación, o más bien por el histórico, con toda la labor de documentación que este último requiere.

No sé si ha leído Bomarzo, de Múgica Laínez, que trata sobre la vida y obra de un personaje histórico: el Duque Pier Francesco Orsini, novela en la que, además, se retratan muchos otros personajes y escenarios de la Historia, concretamente de la Italia renacentista; pero el autor lo hace a su manera, añadiendo y quitando lo que le parece oportuno en cada momento, mezclando realidad y fantasía, sin respetar muchas veces los hechos históricos tal y como sucedieron, en aras a crear su propia historia. Y, créame, no por ello deja de ser, al menos en mi opinión, una obra maestra de la literatura moderna. Más aún, creo sinceramente que son precisamente esas mutilaciones que hace de la Historia, junto con la belleza de su pluma, claro está, lo que le aporta ese valor añadido que la hace tan fascinante.

En suma, ¿puede alguien pensar que "Bomarzo" o "La cartuja de Parma" pierden algo de su belleza o de su alma por el hecho de haber toreado a su modo la verdad histórica? Yo pienso que en absoluto.
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Profusamente claros

Mensajepor Gloria » 09 Feb 2013 15:20

[align=justify]La heroica ciudad dormía la siesta. El viento sur, caliente y perezoso, empujaba las nubes blanquecinas que se rasgaban al correr hacia el Norte. En las calles no había más ruido que el rumor estridente de los remolinos de polvo, trapos, pajas y papeles que iban de arroyo en arroyo, de acera en acera, de esquina en esquina revolando y persiguiéndose, como mariposas que se buscan y huyen y que el aire envuelve en sus pliegues invisibles. Cual turbas de pilluelos, aquellas migajas de la basura, aquellas sobras de todo se juntaban en un montón, parábanse como dormidas un momento y brincaban de nuevo sobresaltadas, dispersándose, trepando unas por las paredes hasta los cristales temblorosos de los faroles, otras hasta los carteles de papel mal pegado a las esquinas, y había pluma que llegaba a un tercer piso, y arenilla que se incrustaba para días, o para años, en la vidriera de un escaparate, agarrada a un plomo.
Vetusta, la muy noble y leal ciudad, corte en lejano siglo, hacía la digestión del cocido y de la olla podrida, y descansaba oyendo entre sueños el monótono y familiar zumbido de la campana de coro, que retumbaba allá en lo alto de la esbelta torre en la Santa Basílica. La torre de la catedral, poema romántico de piedra, delicado himno, de dulces líneas de belleza muda y perenne, era obra del siglo diez y seis, aunque antes comenzada, de estilo gótico, pero, cabe decir, moderado por un instinto de prudencia y armonía que modificaba las vulgares exageraciones de esta arquitectura. La vista no se fatigaba contemplando horas y horas aquel índice de piedra que señalaba al cielo; no era una de esas torres cuya aguja se quiebra de sutil, más flacas que esbeltas, amaneradas, como señoritas cursis que aprietan demasiado el corsé; era maciza sin perder nada de su espiritual grandeza, y hasta sus segundos corredores, elegante balaustrada, subía como fuerte castillo, lanzándose desde allí en pirámide de ángulo gracioso, inimitable en sus medidas y proporciones. Como haz de músculos y nervios la piedra enroscándose en la piedra trepaba a la altura, haciendo equilibrios de acróbata en el aire; y como prodigio de juegos malabares, en una punta de caliza se mantenía, cual imantada, una bola grande de bronce dorado, y encima otra más pequeña, y sobre esta una cruz de hierro que acababa en pararrayos.
Cuando en las grandes solemnidades el cabildo mandaba iluminar la torre con faroles de papel y vasos de colores, parecía bien, destacándose en las tinieblas, aquella romántica mole; pero perdía con estas galas la inefable elegancia de su perfil y tomaba los contornos de una enorme botella de champaña. -Mejor era contemplarla en clara noche de luna, resaltando en un cielo puro, rodeada de estrellas que parecían su aureola, doblándose en pliegues de luz y sombra, fantasma gigante que velaba por la ciudad pequeña y negruzca que dormía a sus pies.
[/align]

No pasa nada, ¿y? ¿Dónde está? ¿Es así? ¿Existe? Que más dará, ¿no?
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Profusamente claros

Mensajepor Gloria » 09 Feb 2013 15:24

O esto:

[align=justify]Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de
recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces
una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas
que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos
prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para
mencionarlas había que señalarías con el dedo.[/align]


Es que hay cosas que simplemente son, si intentas buscar explicaciones, las jodes.
Avatar de Usuario
Thor nillo
Sabio
Sabio
Mensajes: 4111
Registrado: 06 Oct 2012 20:34

Re: Profusamente claros

Mensajepor Thor nillo » 09 Feb 2013 20:30

EL gran escritor convierte a algo muerto, como un libro, en algo vivo. El escritor bueno o normal deja al libro en lo que es. Una descripción. El gran autor dota de vida lo que escribe. ¿Cómo lo hace? no sé.

No soy un gran lector, lo reconozco. Me he pasado la vida leyendo informes y artículos. Cuando me acerco a la literatura, me invade una sensación extraña: Me asomo a un espacio tan grande y misterioso que me abruma de pensamientos. Con el "Crimen y Castigo" que cita Jaguar, me pasó algo así. Lo tengo ahí esperando. Después de 40 páginas, al principio, en un bar, con Roskolnikov, me dí cuienta que también terminé borracho y no me quería ir de la tasca.

Ahora estoy por la página 600 de Guerra y Paz. Es una novela ya anticuada en su forma de narrar para los cánones multilineales actuales, pero...¡¡Está tan viva!!¡¡Estaba tan viva la Pequeña princesa!!. Tolstoi no se limita a relatar una velada en un palacio o una batalla. Tolstoi está todo el rato informándonos del alma de sus personajes. Y esas almas son dos cosas: Sencillas y comprensibles. Por ello, están vivas. Son como nosotros somos por dentro. También sencillos y despistados. Y otra cosa, Tampoco sabemos gran cosa de lo que pasa. Esos personajes del coñazo ese del Código da Vinci y sus prodigiosas inteligencias..¡¡Son tan falsos! Menudo tostón de tío el listo de los jeroglíficos.

Estoy con Estela con que algunos listos soportables son los que nacieron de la pluma de Agatha.
Un thor nillo saca a otro thor nillo
Avatar de Usuario
Estela
La dama de noche
La dama de noche
Mensajes: 6193
Registrado: 18 Nov 2012 10:42

Re: Profusamente claros

Mensajepor Estela » 10 Feb 2013 13:11

Coincido con Florisea pero con matices. A veces las descripciones profusas convierten en un tostón el libro, pero depende del contexto y quizá, de la época. Blasco Ibañez era uno de los buenos en ese arte y tenía su razón de ser en una época en que los viajes eran prohibitivos para casi todos. Recuerdo por ejemplo la vuelta al mundo de un novelista donde recorrías lugares que después se quedaban en tu mente como si de verdad hubieras estado allí. O Flor de Mayo, esa tormenta del final donde casi te hace agarrarte a la baranda del barco para no caer al mar a causa de las olas. Otras, sin embargo, te hacen saltarte párrafos descriptivos porque ni te va ni te viene lo que el autor te está diciendo en esos momentos. Creo que hoy en día la gente lee demasiado deprisa, que no saborea la imaginación. Esas trilogías eternas que se dedican sólo a contar, como si estuvieras viendo una peli que diría mi sobrino. Pero bueno, lo importante es que el libro te enganche porque sí, por ese conjunto que te hace no apagar la luz por la noche hasta que ves que se te va a juntar la noche con el día.

Don Jaguar, para mí la novela histórica además de ser bella, ha de ser veraz, no me acaba de gustar la distorsión de la historia en pro de la belleza y la imaginación. Igual es que soy un poco cuadriculada, pero es que dicen que la literatura es cultura y tú no puedes contar al público, por ejemplo, que Fernando VII fue un rey bueno que abdicó en pro de su España querida y que estuvo retirado en Valençay meditando sobre las penurias y el sufrimiento que había en su querida España y que estaba deseando volver para continuar lo que los constituyentes habían hecho en su ausencia para que sus ciudadanos fueran menos desgraciados en una sociedad más igualitaria. No. O se cuenta la verdad, o se cuenta una historia inventada. No puedes confundir al público con tu desbordante imaginación en pro de la belleza literaria. Pero bueno, lo dicho: cuadriculada que es una.

:rosa:
Avatar de Usuario
Centeno
Licenciado
Licenciado
Mensajes: 506
Registrado: 03 Nov 2012 22:47
Ubicación: Andando por el desierto

Re: Profusamente claros

Mensajepor Centeno » 10 Feb 2013 19:45

Plácido escribió: En fin, está claro que me faltan recursos para explicar lo que, me repito, trataba de hacer entender. Pero, resumiendo, diría que los grandes escritores son profusamente claros. Lo cual es difícil. Por no decir imposible......

Aunque, seguramente, alguno de vosotros tendrá un punto de vista diferente y enriquecedor.


Bueno, nunca se está profusamente de acuerdo ni en desacuerdo. Por eso estoy de acuerdo con usted en que García Mázquez y Günter Grass son profusos, muy profusos, pero no en que son profusamente claros, porque para aclararse con lo que te van contando y te quieren decir hay que leerse primero el manual de instrucciones.

De todas formas es algo complicado resumir, puesto que por una parte está el espiritu del escritor y por otra la del lector, y sólo si en el momento de la lectura, o por afinidad, coinciden el ánimo y la predisposición de ambos se gustarán y se entenderan, de lo contrario no.

Por otra parte no me veo yo leyendo a Virginia Woolf con el candor expectante que lo hiciera con Janes Austen, ni La Sandalias del Pescador con la misma afección que Los Borgia de Mario Puzo.
Entiendo mejor a mi camello que a mi tribu.

Volver a “La Tertulia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados