¿Por qué las mujeres me recuerdan a Borges?

Radio patio funcionando. ¿Cómo son los foreros?¿A qué saben, a que huelen, qué les gusta, que odian? Para hablar de nosotros mismos, mismamente
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3260
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

¿Por qué las mujeres me recuerdan a Borges?

Mensajepor Francisco Delicado » 30 Oct 2013 18:01

En el prólogo a "El informe de Brodie" Borges escribió que sus obras pretendían distraer o conmover, no persuadir. Pocos como él lo han logrado; frente a tantas obras que relatan, desde un lado de la cotidianeidad, una visión del mundo que pretende convencer al lector de las bondades de determinadas opciones, Borges nos dejó una obra sobre la perplejidad que no admite encasillamiento.
- Eres mucho más entretenido cuando te demoras entre mis piernas; tu lengua está más hecha para el sexo que para esa aburrida literatura...

Oh, me perdonarán ustedes, señores foreros, si es que hay alguno que se haya detenido a leer estas palabras pero es que me he equivocado; andaba recordando cierto pasaje de mi vida, he comenzado a escribir lo que yo decía y, como si fuera un telón, se me ha venido a la mente la aguda respuesta que una amante, ¿habré de reconocer que fue una forera?, me tuvo cierta tarde en que yo tuve el atrevimiento de invitarla a almorzar y ella la osadía de aceptarlo.
Sospecho que, sabiendo como sabía que la ciudad en que nos veíamos no era en la que ninguno de nosotros vivía habitualmente, y que le había informado del nombre del Hotel en el que me hospedaba, ella imaginaba que terminaríamos como otras veces.

Porque, si me permiten el cotilleo, les reconoceré que ella me gustaba por las cosas que decía en el foro, yo le gustaba por lo mismo y la primera vez que tuvimos ocasión de vernos físicamente terminamos de gustarnos.
Las cosas humanas tienen estos corolarios; uno puede que no lo quiera pero si le gustan los comentarios que una mujer hace, si a ella le gustan los que uno hace y esas dos personas se encuentran siempre alguno termina diciendo al otro que espere un poco, o se ofrece a llevar al otro o la otra, mira ya he parado un taxi, ven, te acompaño.

Y, seamos sinceros, si en el taxi ya estamos dos solos, porque el taxista no cuenta, siempre hay ocasión de ofrecerse a tomar una copa, una última copa, que bien puede ser en el bar del hotel en el que, casualmente, está uno hospedado.

Reconozco que soy agotadoramente pesado; he llegado a creer que las mujeres se acuestan conmigo para que no les hable más de Borges o de mí mismo.
De hecho creo que fue esta forera a la que recuerdo (y no saben lo apasionadamente hermosa que llegaba a ser cuando quería; creo, de hecho, que me estoy arrebatando nada más que recordándola) la que en mitad de no sé qué speech (léase "espich") me miró con sarcasmo, giró su cabeza y me dio uno de eso besos en los que se detiene la lengua una vez dentro de tu cavidad bucal y comienza a moverse con suave lentitud, rozándote los dientes, golpeando con cariñosa morosidad tu propia lengua de modo que cuando terminó me preguntó sonriente si aún deseaba seguir hablándole de la expresión de la irrealidad en la obra de Borges.

Y no crean que no deseaba seguir; bueno, claro, entenderán que me sentí excitado y me dije que debía aprovechar la ocasión de modo que no dudé mucho en precipitarme en el ascensor del hotel y aún me detuve en su escote porque ella, a esas alturas, había abierto astutamente uno de los botones de su camisa que, creo, era colorada, ¿o lo colorado era el sujetador?, uf qué memoria la mía; bueno, decía que el paseo del ascensor fue suficientemente largo como para pensar que, antes o después de abrazar a aquella mujer, debía encontrar el momento de desmenuzarle la paradoja de Aquiles y la tortuga para lo que, quizá, precisara de una tabla de ajedrez.

Pero a a quella altura me encontré en la puerta de la habitación y, abierta ésta, algo de aquella mujer nubló mi entendimiento de modo que hube de abandonar la paradoja conmovido como estaba con aquellas dos piernas tan dulcemente depiladas y esa lengua que, maldita sea, utilizaba con una habilidad que, aún hoy, no he olvidado.

Y, la verdad, no sé por qué les estoy contando esto.
Trataré de enderezar mi discurso y, si eso, ya continúo.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.
Avatar de Usuario
Catalina
Catwoman
Catwoman
Mensajes: 4070
Registrado: 16 Jun 2013 21:54

Re: ¿Por qué las mujeres me recuerdan a Borges?

Mensajepor Catalina » 30 Oct 2013 23:49

Apuesto a que era Rosarito...













:lol: :lol:
Imagen
Avatar de Usuario
Estela
La dama de noche
La dama de noche
Mensajes: 6195
Registrado: 18 Nov 2012 10:42

Re: ¿Por qué las mujeres me recuerdan a Borges?

Mensajepor Estela » 31 Oct 2013 00:04

-shock

Como se cabree don Francisco, se la carga, Catalina. Usted no le ha visto enfadado.

Por cierto, el otro día dijeron en la tele que a Borges no le dieron el Nobel de la paz por ser demasiado tibio a la hora de condenar las dictaduras. No tenía ni idea de eso. A ver si nos informa don Francisco.

:rosa:
Fidalgo
Rara avis
Rara avis
Mensajes: 5865
Registrado: 07 Oct 2012 15:16

Re: ¿Por qué las mujeres me recuerdan a Borges?

Mensajepor Fidalgo » 31 Oct 2013 00:09

No pienso que fuese tibio en eso. Tibia era la academia sueca con las dictaduras comunistas, para no decir peor.
Y probablemente a Borges nunca le han dado un Nobel por cometer el horrible pecado ser un gran crítico del comunismo, y, caso casi único en su época, no ser apologista de la literatura de Marx y Engels, al menos que yo sepa. Posiblemente también por la popularidad que disfrutó a partir de cierto momento, algo que, como sabe, la intelectualidad más bien pensante se ve obligada a abominar.
eLeyeLe
Sabio
Sabio
Mensajes: 4280
Registrado: 05 Oct 2012 19:54

Re: ¿Por qué las mujeres me recuerdan a Borges?

Mensajepor eLeyeLe » 31 Oct 2013 00:49

Francisco Delicado escribió:

.....Reconozco que soy agotadoramente pesado; he llegado a creer que las mujeres se acuestan conmigo para que no les hable más de Borges o de mí mismo...



Como diría mi hija: es taaaannnn mooono...

:adora:
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3260
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: ¿Por qué las mujeres me recuerdan a Borges?

Mensajepor Francisco Delicado » 31 Oct 2013 10:14

Estela escribió:-shock

Como se cabree don Francisco, se la carga, Catalina. Usted no le ha visto enfadado.

Por cierto, el otro día dijeron en la tele que a Borges no le dieron el Nobel de la paz por ser demasiado tibio a la hora de condenar las dictaduras. No tenía ni idea de eso. A ver si nos informa don Francisco.

:rosa:


Bueno, la historia es medianamente conocida.
Podríamos resumirla de tal forma: En la Academia Sueca reinaba Artur Lundkvist, poeta y traductor claramente comunista (Premio Lenin de la Paz; manda huevos) y, al otro lado, un escritor que declaró: Me he afiliado al Partidor Conservador, que es una manera de ser escéptico.(Está en el prólogo de uno de sus libros)
Neruda, mi adorado poeta de juventud, alababa a Stalin como uno de más de los medios de obtener el Nobel.
Graham Greene se convirtió al catolicismo, de modo que allí estaba Lundkvist para evitar que recibiera el Nobel.
¿En los 70´, en los 80´, un poeta no comunista podía obtener algún galardón? calle, calle, eso es anatema.

Tiene otra versión: en 1979 una Universidad chilena nombró doctor honoris causa a un escritor argentino ciego y de 80 años de edad, un ancianito dedicado a los juegos con las letras; homenajeado, el escritor recibió una condecoración de manos del Presidente de Chile, a la sazón el General Augusto Pinochet Ugarte.
Hay que tener huevos para pensar que alguien, tras eso, va a recibir algún otro premio.

La tibieza con las dictaduras es, sin duda alguna, una gilipollez más (me perdona el exabrupto, que ya sé que es usted muy sensible a estas cosas y me tiene en mala estima al respecto) inventada por el progre de turno incapaz de ver en el mundo nada más allá que el mérito de ser de izquierdas.

Borges fue declaradamente antiperonista; siempre consideró a Perón un dictadorzuelo de tres al cuarto. La madre y la hermana fueron incluso detenidas y arrestadas por manifestarse contra Perón. La oposición de Borges al nazismo es paradigmática; su defensa de los aliados tan famosa como para que, terminada la Segunda Guerra Mundial y accediendo al poder Perón, fuera "ascendido" desde su puesto en la Biblioteca Miguel Cané a inspector de aves y pollos en los mercados por el gobierno de D. Juan Domingo; indagado el motivo de tal ascenso se le repuso que : Usted estuvo al lado de los aliados, ¿qué más quiere?.

A mi juicio el sectario comportamiento de la izquierda progre (especialmente virulento en aquellos años) tiene mucho que ver con la imposibilidad de obtener el Nobel por quien, en el siglo XX, ha representado con más pureza el sentido de la Literatura.
Pero esa es otra lucha que usted sabe bien que yo llevo, inútilmente, por aquí.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.

Volver a “La Tertulia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados