¡Pobre gitanilla!

Radio patio funcionando. ¿Cómo son los foreros?¿A qué saben, a que huelen, qué les gusta, que odian? Para hablar de nosotros mismos, mismamente
El P©stiguet
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 897
Registrado: 01 Jul 2016 17:00

¡Pobre gitanilla!

Mensajepor El P©stiguet » 12 Jul 2016 17:24

.
Lo que más me extrañó de ti, como gitana me refiero, es que te dejaras embriagar por un cariño payo, por muchas alhajas con que te adornara. Ese cambio de tu raído traje de volantes y de enagua almidonada, por tanto lujo, me demostró tu ignorancia. Un día habrías de pagarlo.

Alguien que siempre hizo, ya desde su nacimiento, del aire libre su morada, jamás podría durar mucho tiempo encerrada entre cuatro paredes por mucha ternura que recibiera. La sangre de reyes que hay en la palma de tu mano no correspondía con esa entrega a una pasión que no compartías, y a unos celos que nacerían después.

Tú has nacido como el gorrión, libre, y con ganas de volar a toda hora, y ese constante “te quiero, te quiero” te agobiaba. Aquellos celos infundados te llevaron casi a la locura, y necesitabas romper barrotes y escapar.

Gritabas que te abrieran puertas y ventanas, necesitabas la luz del sol y que el fresco aire del Levante besara tus mejillas. Llorabas e implorabas que no pensara más en ti, que tú no servías para vivir en una cárcel de oro. Pero ¡ay, amiga!, cuando uno bebe del cáliz del buen vino, ya todo te parece amargo de hiel; y al abandonar aquella cárcel de oro, y recorrer los viejos caminos que ya recorrieras antes, ahora tus pies tropiezan con los guijarros, tus volantes se enredan con las zarzas, y aquellos nardos y rosas que te sonreían ayer hoy te parecen cardos punchosos.

¡Cómo cambian las cosas, gitanilla! Ahora, nuevamente una pordiosera, llamas desesperada al carcelero y le pides que te encierre de nuevo. Necesitas de sus “te quiero, te quiero” y hasta de sus infundados celos. Y maldices hasta la hora en que pedías libertad; aseguras que a una fragua te echarías si tras purificada él te volviera a querer. Noche y día suplicando es mucho para ti; has dejado de ser jilguero, aborreces la libertad, y quieres estar de nuevo entre fuertes barrotes, de oro, de acero o de hierro.

¡Pobrecilla!

El P©stiguet
Umbroman
Sabio
Sabio
Mensajes: 24590
Registrado: 16 May 2014 10:46

Re: ¡Pobre gitanilla!

Mensajepor Umbroman » 12 Jul 2016 17:44

Eso tiene gracia, porque es cierto.


Somos libres, queramos o no.


Y actuamos, en un sin fin.


Ahora bien, que hay unos planes creadores. Por debajo de todo.


Y es verdad que vamos cayendo fulminados, unos por otros. Como las fichas del dominó.


Si cae aquél, cae el otro, y el siguiente, y así, sucesivamente.


Buscamos la manera de sobrevivir y de independizarnos.


Pero no es posible. Siempre hay algún dueño, en cada territorio.


Y claro, parece mentira, pero es verdad. Que somos juguetes.


Lo que los rapperos españoles llaman " Toy " ( juguete, en inglés ).


<< Eres un toyaco, tío, lo dice toda España. >> Somos juguetes.
Berserker
colegial
colegial
Mensajes: 107
Registrado: 06 Jun 2016 08:03

Re: ¡Pobre gitanilla!

Mensajepor Berserker » 14 Jul 2016 13:03

El P©stiguet escribió:Source of the post .
Lo que más me extrañó de ti, como gitana me refiero, es que te dejaras embriagar por un cariño payo, por muchas alhajas con que te adornara. Ese cambio de tu raído traje de volantes y de enagua almidonada, por tanto lujo, me demostró tu ignorancia. Un día habrías de pagarlo.

Alguien que siempre hizo, ya desde su nacimiento, del aire libre su morada, jamás podría durar mucho tiempo encerrada entre cuatro paredes por mucha ternura que recibiera. La sangre de reyes que hay en la palma de tu mano no correspondía con esa entrega a una pasión que no compartías, y a unos celos que nacerían después.

Tú has nacido como el gorrión, libre, y con ganas de volar a toda hora, y ese constante “te quiero, te quiero” te agobiaba. Aquellos celos infundados te llevaron casi a la locura, y necesitabas romper barrotes y escapar.

Gritabas que te abrieran puertas y ventanas, necesitabas la luz del sol y que el fresco aire del Levante besara tus mejillas. Llorabas e implorabas que no pensara más en ti, que tú no servías para vivir en una cárcel de oro. Pero ¡ay, amiga!, cuando uno bebe del cáliz del buen vino, ya todo te parece amargo de hiel; y al abandonar aquella cárcel de oro, y recorrer los viejos caminos que ya recorrieras antes, ahora tus pies tropiezan con los guijarros, tus volantes se enredan con las zarzas, y aquellos nardos y rosas que te sonreían ayer hoy te parecen cardos punchosos.

¡Cómo cambian las cosas, gitanilla! Ahora, nuevamente una pordiosera, llamas desesperada al carcelero y le pides que te encierre de nuevo. Necesitas de sus “te quiero, te quiero” y hasta de sus infundados celos. Y maldices hasta la hora en que pedías libertad; aseguras que a una fragua te echarías si tras purificada él te volviera a querer. Noche y día suplicando es mucho para ti; has dejado de ser jilguero, aborreces la libertad, y quieres estar de nuevo entre fuertes barrotes, de oro, de acero o de hierro.

¡Pobrecilla!

El P©stiguet


Muy bueno!!! -thumbup -thumbup

Volver a “La Tertulia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: MSNbot Media y 0 invitados