PASTI ME ODIA

Radio patio funcionando. ¿Cómo son los foreros?¿A qué saben, a que huelen, qué les gusta, que odian? Para hablar de nosotros mismos, mismamente
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26831
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

PASTI ME ODIA

Mensajepor Gloria » 20 Feb 2014 20:40

Me amenaza por privado y me dice cosas feas, me acusa de cosas que no he hecho y no sé qué hacer, tengo miedo.
Avatar de Usuario
Fidalgo
Rara avis
Rara avis
Mensajes: 5863
Registrado: 07 Oct 2012 15:16

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Fidalgo » 20 Feb 2014 20:44

Bueno, es su pareja foreril.
Me gusta saber que está cumpliendo bien su misión educadora.
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Pastinaca » 20 Feb 2014 20:46

Muah haw haw haw haw.

(Risa diabólica).
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26831
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Gloria » 20 Feb 2014 20:49

Fidalgo escribió:Bueno, es su pareja foreril.
Me gusta saber que está cumpliendo bien su misión educadora.


Y yo que pensé que acudías en mi ayuda...
Avatar de Usuario
Fidalgo
Rara avis
Rara avis
Mensajes: 5863
Registrado: 07 Oct 2012 15:16

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Fidalgo » 20 Feb 2014 20:52

No, son asuntos de pareja. No me meto.
Wilde
El Caballero Oscuro
Mensajes: 4462
Registrado: 03 Ene 2013 19:38

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Wilde » 20 Feb 2014 20:57

Gloria escribió:Me amenaza por privado y me dice cosas feas, me acusa de cosas que no he hecho y no sé qué hacer, tengo miedo.

¿Y no será al revés?

Pastinaca es un alma noble incapaz de hacer daño a una mosca y en cambio tú, tú eres una vampiresa sedienta de sangre -girl_devil
Wilde
El Caballero Oscuro
Mensajes: 4462
Registrado: 03 Ene 2013 19:38

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Wilde » 20 Feb 2014 21:05

De hecho, me creo más esta versión del cuento de caperucita y el pastinaca feroz

http://algundiaenalgunaparte.wordpress.com/2008/02/03/caperucita-rojaversin-del-lobo-enamorado/
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26831
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Gloria » 20 Feb 2014 21:20



Me guardo el enlace, ya lo leeré, hoy estoy cansada y no proceso.
Avatar de Usuario
Jaguar
XV Micro Relatos.
XV Micro Relatos.
Mensajes: 2715
Registrado: 03 Dic 2012 12:30

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Jaguar » 21 Feb 2014 10:25

Córtale los huevos. Es la mejor solución en estos casos :bir
Avatar de Usuario
Sol
Sabio
Sabio
Mensajes: 25513
Registrado: 20 Ene 2004 00:00

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Sol » 21 Feb 2014 10:41

O es algo así... jaja -tongue


[bbvideo=560,340]http://www.youtube.com/watch?v=bNuSWDShiBs[/bbvideo]
Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños.
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Dae » 21 Feb 2014 11:13

Gloria escribió:Me amenaza por privado y me dice cosas feas, me acusa de cosas que no he hecho y no sé qué hacer, tengo miedo.



A mí también me odia, pero la verdad es que no me acosa por privado así que lo voy sobrellevando. :huys:
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3259
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Francisco Delicado » 21 Feb 2014 11:29

James Finn Garner "reelaboró" el cuento de Caperucita convirtiéndolo en algo que a mí me parece espléndido (apréciese, por favor, mi ironía) y que, aunque supongo que muchos conocen no me resisto a transcribir.

He aquí Caperucita Roja (versión políticamente correcta)


Érase una vez una persona de corta edad llamada Caperucita Roja que vivía con su madre en la linde de un bosque. Un día, su madre le pidió que llevase una cesta con fruta fresca y agua mineral a casa de su abuela, pero no porque lo considerara una labor propia de mujeres, atención, sino porque ello representaba un acto generoso que contribuía a afianzar la sensación de comunidad. Además, su abuela no estaba enferma; antes bien, gozaba de completa salud física y mental y era perfectamente capaz de cuidar de sí misma como persona adulta y madura que era.Así, Caperucita Roja cogió su cesta y emprendió el camino a través del bosque. Muchas personas creían que el bosque era un lugar siniestro y peligroso, por lo que jamás se aventuraban en él. Caperucita Roja, por el contrario, poseía la suficiente confianza en su incipiente sexualidad como para evitar verse intimidada por una imaginería tan obviamente freudiana.De camino a casa de su abuela, Caperucita Roja se vio abordada por un lobo que le preguntó qué llevaba en la cesta.
-Un saludable tentempié para mi abuela quien, sin duda alguna, es perfectamente capaz de cuidar de sí misma como persona adulta y madura que es -respondió.
-No sé si sabes, querida -dijo el lobo-, que es peligroso para una niña pequeña recorrer sola estos bosques.
Respondió Caperucita:
-Encuentro esa observación sexista y en extremo insultante, pero haré caso omiso de ella debido a tu tradicional condición de proscrito social y a la perspectiva existencial -en tu caso propia y globalmente válida- que la angustia que tal condición te produce te ha llevado a desarrollar. Y ahora, si me perdonas, debo continuar mi camino.
Caperucita Roja enfiló nuevamente el sendero. Pero el lobo, liberado por su condición de segregado social de esa esclava dependencia del pensamiento lineal tan propia de Occidente,
conocía una ruta más rápida para llegar a casa de la abuela. Tras irrumpir bruscamente en ella, devoró a la anciana, adoptando con ello una línea de conducta completamente válida para
cualquier carnívoro. A continuación, inmune a las rígidas nociones tradicionales de lo masculino y lo femenino, se puso el camisón de la abuela y se acurrucó en el lecho.
Caperucita Roja entró en la cabaña y dijo:
-Abuela, te he traído algunas chucherías bajas en calorías y en sodio en reconocimiento a tu papel de sabia y generosa matriarca.
-Acércate más, criatura, para que pueda verte -dijo suavemente el lobo desde el lecho. -¡Oh! -repuso Caperucita-. Había olvidado que visualmente eres tan limitada como un topo. Pero,
abuela, ¡qué ojos tan grandes tienes!
-Han visto mucho y han perdonado mucho, querida.
-Y, abuela, ¡qué nariz tan grande tienes!... relativamente hablando, claro está, y a su modo indudablemente atractiva.
-Ha olido mucho y ha perdonado mucho, querida.
-Y... ¡abuela, qué dientes tan grandes tienes!
Respondió el lobo:
-Soy feliz de ser quién soy y lo qué soy -y, saltando de la cama, aferró a Caperucita Roja con sus garras, dispuesto a devorarla.
Caperucita gritó; no como resultado de la aparente tendencia del lobo hacia el travestismo, sino por la deliberada invasión que había realizado de su espacio personal.
Sus gritos llegaron a oídos de un operario de la industria maderera (o técnico en combustibles vegetales, como él mismo prefería considerarse) que pasaba por allí. Al entrar en la cabaña, advirtió el revuelo y trató de intervenir. Pero apenas había alzado su hacha cuando tanto el lobo como Caperucita Roja se detuvieron simultáneamente.
-¿Puede saberse con exactitud qué cree usted que está haciendo? -inquirió Caperucita.
El operario maderero parpadeó e intentó responder, pero las palabras no acudían a sus labios.
-¡Se cree acaso que puede irrumpir aquí como un Neandertalense cualquiera y delegar su capacidad de reflexión en el arma que lleva consigo! -prosiguió Caperucita-. ¡Sexista! ¡Racista!
¿Cómo se atreve a dar por hecho que las mujeres y los lobos no son capaces de resolver sus propias diferencias sin la ayuda de un hombre?
Al oír el apasionado discurso de Caperucita, la abuela saltó de la panza del lobo, arrebató el hacha al operario maderero y le cortó la cabeza. Concluida la odisea, Caperucita, la abuela y el lobo creyeron experimentar cierta afinidad en sus objetivos, decidieron instaurar una forma alternativa de comunidad basada en la cooperación y el respeto mutuos y, juntos, vivieron felices en los bosques para siempre.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Erato » 21 Feb 2014 11:35

Jaguar escribió:Córtale los huevos. Es la mejor solución en estos casos :bir

:cabre: :zombi:

¡A mi Pasti, NO!
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Erato » 21 Feb 2014 11:38

Dae escribió:
Gloria escribió:Me amenaza por privado y me dice cosas feas, me acusa de cosas que no he hecho y no sé qué hacer, tengo miedo.



A mí también me odia, pero la verdad es que no me acosa por privado así que lo voy sobrellevando. :huys:



Ya, lo que os pasa es que no os mete mano en privado y ese detalle lo interpretáis como falta de interés o, lo que es peor, odio -angry -angry

Mi Pasti es sensible y educado, jamás sería capaz de amenazar a nadie. -angry

Sois un par de brujas del oeste. Y como sigáis en esté plan os hecho un cubo de agua.
¡Eso si que es una amenaza! -angry :firedevil:
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Erato » 21 Feb 2014 11:42

:notoy: Tiene razón Wilde, tengo la mente enferma.

Leyendo a Delicado: "que es peligroso para una niña pequeña correrse sola estos bosques"

:notoy: Me lo tengo que hacer mirar
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3259
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Francisco Delicado » 21 Feb 2014 11:52

Vaya por Dios; creía yo que alguien repararía en ese leñador reconvertido en "técnico en combustibles vegetales", en esa "línea de conducta completamente válida para cualquier carnívoro" en que consiste devorar a la abuela, pero aprecio que mi muy querida Erato confunde el recorrido arbóreo de Caperucita con el hecho de correrse...humm, vaya, vaya...

No necesita mirárselo, mi muy deseable compañera de foro; éste es un tema que ya resolvió Sigmund Freud. Lo expuso en un libro llamado "Psicopatología de la vida cotidiana" y lo conocemos como "lapsus linguae".
Uno no se equivoca, es nuestro inconsciente el que aflora el verdadero deseo...

Ya le doy, ya, mis datos de contacto por MP.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Dae » 21 Feb 2014 13:16

Erato escribió:
Jaguar escribió:Córtale los huevos. Es la mejor solución en estos casos :bir

:cabre: :zombi:

¡A mi Pasti, NO!



Mujer, si seguro que a él no le importa...
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Dae » 21 Feb 2014 13:17

Erato escribió:
Dae escribió:
Gloria escribió:Me amenaza por privado y me dice cosas feas, me acusa de cosas que no he hecho y no sé qué hacer, tengo miedo.



A mí también me odia, pero la verdad es que no me acosa por privado así que lo voy sobrellevando. :huys:



Ya, lo que os pasa es que no os mete mano en privado y ese detalle lo interpretáis como falta de interés o, lo que es peor, odio -angry -angry

Mi Pasti es sensible y educado, jamás sería capaz de amenazar a nadie. -angry

Sois un par de brujas del oeste. Y como sigáis en esté plan os hecho un cubo de agua.
¡Eso si que es una amenaza! -angry :firedevil:



No pienso hablar contigo de mis privados con Pastinaca, yo soy una caballera. 8)
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Pastinaca » 21 Feb 2014 14:00

Ustedes quieren que me extirpen los ovoides para que lo escriba en el hilo de la colonia Chispas. "Mi primera eunucación". Que les veo venir.
Avatar de Usuario
Yasmina
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 786
Registrado: 15 Nov 2013 16:19

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Yasmina » 21 Feb 2014 15:33

Pastinaca escribió:Ustedes quieren que me extirpen los ovoides para que lo escriba en el hilo de la colonia Chispas. "Mi primera eunucación". Que les veo venir.


:lol: :lol: :lol:
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor pipiola » 21 Feb 2014 19:00

Córtale los huevos. Es la mejor solución en estos casos :bir[/quote]
:cabre: :zombi:

¡A mi Pasti, NO![/quote]


Mujer, si seguro que a él no le importa...[/quote]



Como no le va a importar por Dios que es un camionero, se le suponen los cojones.


Lo que si podrian hacer es regarnos linceria a los dos.....yo ya no descarto cualquier cosa de lo enfermo que estoy...y un camionero conduciendo con linceria es muy atractivo.

Ya sabes glo un buen regalo.


Si me he pasado edito, que estoy muy parkison y ya no se lo que escribo, mil perdones.[/quote]



:notoy: :sere: :obseso: :besos: :mlo:
....que me tronchooooooooo joderrrrrrr :lol: :lol: :lol:
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Pastinaca » 21 Feb 2014 19:13

Yo me pido un body fishnet rojo sin entrepierna.
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Dae » 21 Feb 2014 19:33

Algo así, pero sin el tanga...

[spoil]Imagen[/spoil]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26831
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor Gloria » 21 Feb 2014 19:47

Francisco Delicado escribió:James Finn Garner "reelaboró" el cuento de Caperucita convirtiéndolo en algo que a mí me parece espléndido (apréciese, por favor, mi ironía) y que, aunque supongo que muchos conocen no me resisto a transcribir.

He aquí Caperucita Roja (versión políticamente correcta)


Érase una vez una persona de corta edad llamada Caperucita Roja que vivía con su madre en la linde de un bosque. Un día, su madre le pidió que llevase una cesta con fruta fresca y agua mineral a casa de su abuela, pero no porque lo considerara una labor propia de mujeres, atención, sino porque ello representaba un acto generoso que contribuía a afianzar la sensación de comunidad. Además, su abuela no estaba enferma; antes bien, gozaba de completa salud física y mental y era perfectamente capaz de cuidar de sí misma como persona adulta y madura que era.Así, Caperucita Roja cogió su cesta y emprendió el camino a través del bosque. Muchas personas creían que el bosque era un lugar siniestro y peligroso, por lo que jamás se aventuraban en él. Caperucita Roja, por el contrario, poseía la suficiente confianza en su incipiente sexualidad como para evitar verse intimidada por una imaginería tan obviamente freudiana.De camino a casa de su abuela, Caperucita Roja se vio abordada por un lobo que le preguntó qué llevaba en la cesta.
-Un saludable tentempié para mi abuela quien, sin duda alguna, es perfectamente capaz de cuidar de sí misma como persona adulta y madura que es -respondió.
-No sé si sabes, querida -dijo el lobo-, que es peligroso para una niña pequeña recorrer sola estos bosques.
Respondió Caperucita:
-Encuentro esa observación sexista y en extremo insultante, pero haré caso omiso de ella debido a tu tradicional condición de proscrito social y a la perspectiva existencial -en tu caso propia y globalmente válida- que la angustia que tal condición te produce te ha llevado a desarrollar. Y ahora, si me perdonas, debo continuar mi camino.
Caperucita Roja enfiló nuevamente el sendero. Pero el lobo, liberado por su condición de segregado social de esa esclava dependencia del pensamiento lineal tan propia de Occidente,
conocía una ruta más rápida para llegar a casa de la abuela. Tras irrumpir bruscamente en ella, devoró a la anciana, adoptando con ello una línea de conducta completamente válida para
cualquier carnívoro. A continuación, inmune a las rígidas nociones tradicionales de lo masculino y lo femenino, se puso el camisón de la abuela y se acurrucó en el lecho.
Caperucita Roja entró en la cabaña y dijo:
-Abuela, te he traído algunas chucherías bajas en calorías y en sodio en reconocimiento a tu papel de sabia y generosa matriarca.
-Acércate más, criatura, para que pueda verte -dijo suavemente el lobo desde el lecho. -¡Oh! -repuso Caperucita-. Había olvidado que visualmente eres tan limitada como un topo. Pero,
abuela, ¡qué ojos tan grandes tienes!
-Han visto mucho y han perdonado mucho, querida.
-Y, abuela, ¡qué nariz tan grande tienes!... relativamente hablando, claro está, y a su modo indudablemente atractiva.
-Ha olido mucho y ha perdonado mucho, querida.
-Y... ¡abuela, qué dientes tan grandes tienes!
Respondió el lobo:
-Soy feliz de ser quién soy y lo qué soy -y, saltando de la cama, aferró a Caperucita Roja con sus garras, dispuesto a devorarla.
Caperucita gritó; no como resultado de la aparente tendencia del lobo hacia el travestismo, sino por la deliberada invasión que había realizado de su espacio personal.
Sus gritos llegaron a oídos de un operario de la industria maderera (o técnico en combustibles vegetales, como él mismo prefería considerarse) que pasaba por allí. Al entrar en la cabaña, advirtió el revuelo y trató de intervenir. Pero apenas había alzado su hacha cuando tanto el lobo como Caperucita Roja se detuvieron simultáneamente.
-¿Puede saberse con exactitud qué cree usted que está haciendo? -inquirió Caperucita.
El operario maderero parpadeó e intentó responder, pero las palabras no acudían a sus labios.
-¡Se cree acaso que puede irrumpir aquí como un Neandertalense cualquiera y delegar su capacidad de reflexión en el arma que lleva consigo! -prosiguió Caperucita-. ¡Sexista! ¡Racista!
¿Cómo se atreve a dar por hecho que las mujeres y los lobos no son capaces de resolver sus propias diferencias sin la ayuda de un hombre?
Al oír el apasionado discurso de Caperucita, la abuela saltó de la panza del lobo, arrebató el hacha al operario maderero y le cortó la cabeza. Concluida la odisea, Caperucita, la abuela y el lobo creyeron experimentar cierta afinidad en sus objetivos, decidieron instaurar una forma alternativa de comunidad basada en la cooperación y el respeto mutuos y, juntos, vivieron felices en los bosques para siempre.


En la librería de del Círculo de Bellas Artes compré ya hace unos cuantos años los tres libros que tiene James Finn Garner sobre los cuentos políticamente correctos.

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: PASTI ME ODIA

Mensajepor pipiola » 22 Feb 2014 10:44

antavian escribió:Segun los cognotivistas es malo el abuso de contar cuentos a los niños...les hace creer en un mundo como deberia ser y no como es....mas bien dialogo y construccion de la propia realidad, mas que exceso de fantasias.


Pues es la primera vez que escucho que soñar sea perjudicial para nadie...

Volver a “La Tertulia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados