Montejurra 1976: cuando el carlismo se suicidó

¿No llegas a fin de mes? ¿Tienes un trabajo digno? ¿Son los políticos los que llenan sus bolsillos? Seguro que tienes muchas cosas de las que quejarte, si no también. No es nada personal, sólo política. Respeta y serás respetado. Economía, Empleo y Política.
Avatar de Usuario
comandante cero
Bachiller
Bachiller
Mensajes: 266
Registrado: 15 Abr 2015 22:37

Montejurra 1976: cuando el carlismo se suicidó

Mensajepor comandante cero » 10 May 2016 19:52

Por su interés dejo esta artículo del historiador Pedro Fernández Barbadillo, sobre las consecuencias que supusieron para el carlismo los graves incidentes ocurridos en Montejurra en 1976:


Los españoles que hayan superado los cincuenta años de edad recordarán que la primera mitad del año 1976 fue sacudida por infinidad de huelgas, protestas y manifestaciones. La izquierda, desde la UGT a los grupos más extremistas como la ORT, el MCE y ETA, quería conseguir la ruptura por la fuerza. En ese forcejeo con el Gobierno de Arias Navarro, se produjeron varios muertos. El caso más doloroso fueron los cinco obreros tiroteados por la Policía Armada en Vitoria el 3 de marzo.

Manuel Fraga Iribarne, uno de los políticos que sonaban para dirigir la transición a la democracia, era vicepresidente del Gobierno y ministro de Gobernación, encargado por tanto del orden público. Pretendía atender tanto a su departamento como hacerse propaganda. Había dejado pudrir la situación en Vitoria, manipulada por agitadores radicales, y encima la mañana del 3 de marzo marchó de viaje a Alemania, a dar una conferencia, a la vez que Adolfo Suárez, compañero en el Gobierno, quedaba encargado del Ministerio.

En las semanas siguientes, Fraga recurrió tanto a la mano dura como a la diplomacia para asegurar un Primero de Mayo tranquilo. En abril, permitió la celebración de un congreso de UGT (donde Nicolás Redondo reivindicó el sangriento golpe de estado realizado por el sindicato y el PSOE de 1934, con unos 1.400 muertos) y detuvo a los principales miembros de la Platajunta, una organización de oposición. Otero Novas cuenta en Lo que yo viví que encontró en un restaurante a varios amigos de Ramón Tamames, uno de los detenidos, celebrando la detención del entonces comunista porque le suponía credenciales de sufridor por la democracia.

Pasó el temido día sin grandes incidentes. Y de nuevo Fraga se marchó al extranjero, en este caso a Venezuela, gobernada por el socialdemócrata Carlos Andrés Pérez, uno de los protectores de Felipe González; y, como en marzo, quedó Suárez al frente de Gobernación.

Los príncipes con sus mesnadas

El domingo 9 de mayo se realizó la concentración anual político-religiosa de los carlistas al monte navarro de Montejurra, cerca de Estella, en recuerdo de sus caídos en las guerras en las que participaron. Desde hacía años, en ella, como cuenta Fraga (En busca del tiempo servido), se producían incidentes entre las dos facciones en que se había dividido el movimiento; y reconoce que, aunque se había pensado prohibirla, no se hizo, porque no pareció oportuno… cuando días antes el ministro había detenido a la Platajunta. El Gobierno Civil de Pamplona se limitó a enviar un destacamento de la Guardia Civil en previsión de nuevos tumultos.

Pero se presentaron los dos caudillos, Hugo y Sixto de Borbón, ambos hermanos, al frente de sus huestes, como en una batalla medieval. Los carlistas seguidores de Hugo, que se había pasado al socialismo autogestionario y a la autodeterminación de los pueblos de España, fueron atacados en el monasterio de Irache y en la ermita de Montejurra por un grupo menor de partidarios de Sixto, que reivindicaban el 18 de julio. Entre los sixtinos, había unos italianos de ultraderecha huidos de su país por actos de terrorismo, pero que se movían impunemente por España y encima armados. A consecuencia de los disparos murieron dos huguistas: Ricardo García Pellejero y Aniano Jiménez Santos.

Aunque algunos de los implicados en el tiroteo fueron detenidos y encarcelados, no se les juzgó. Pero, como tantos crímenes perpetrados esos años, incluido el magnicidio de Carrero Blanco, los autores de los sucesos de Montejurra se beneficiaron de la amnistía de 1977 aprobada por las Cortes ya pluripartidistas.

Para Fraga "los sucesos fueron muy oscuros". Otro ministro de ese Gobierno, Alfonso Osorio (De orilla a orilla), también subraya la oscuridad y la ignorancia:

En mi opinión, aplicando a los hechos un criterio puramente lógico (…) los (enfrentamientos) que tuvieron por escenario la cumbre de Montejurra fueron premeditados y que alguien, de alguna manera, deseó que así sucediese. ¿Quiénes fueron los terroristas? Lo ignoro, no sé la respuesta.

Asombra que ambos ministros admitan su ignorancia. ¿Para qué les servía entonces la Policía?

Montejurra acabó de quemar a Fraga. José Miguel Ortí Bordás, entonces procurador en las últimas Cortes franquistas, resume así Montejurra y sus consecuencias para Fraga (La Transición desde dentro):

A los sucesos de Vitoria les siguieron después los inexplicables hechos acaecidos en Montejurra, donde los carlistas se enfrentaron entre sí. Los partidarios de Sixto de Borbón atacaron a los de su hermano Hugo. A golpes, a pedradas y hasta a tiros. Fraga estaba de nuevo fuera de España. Lamentablemente, esta nueva y grave alteración del orden público, unida a la de Vitoria, le debilitaron fuertemente.

¿Fue Montejurra en 1976 un ejemplo de la "estrategia de la tensión", un trabajo de las alcantarillas del Estado con la colaboración de los típicos ultras descerebrados?

Los carlistas, a palos entre ellos

Pero ¿quiénes ganaron con la bronca entre los dos bandos carlistas? Para contestar a esta pregunta hay que tener en cuenta el pasado del carlismo, un movimiento popular que, desde su nacimiento en los últimos años del reinado de Fernando VII, recogió a los resistentes a la modernidad y los perjudicados por ella y provocó tres guerras civiles en el siglo XIX. En los años 30 combatió a la II República y nutrió las filas del bando nacional en la guerra de 1936-1939. Ahora sabemos que esas columnas de requetés que surgieron con sus boinas rojas y sus fusiles en el verano del 36 fueron su último esfuerzo: 60.000 voluntarios ofreció el carlismo al bando nacional. La Iglesia católica dio la extremaunción al carlismo cuando en el Concilio Vaticano II renunció a la confesionalidad del Estado. El movimiento podía subsistir sin rey y sin unidad, como ya lo había hecho en otros momentos (por ejemplo, después de la Gran Guerra, el pretendiente, Jaime de Borbón, que era aliadófilo, desautorizó al pensador Juan Vázquez de Mella, que había defendido a los Imperios Centrales, y éste rompió con su rey y montó otro partido), pero no sin la fe.

Sin embargo, la extinción no estaba clara en los años 60 y 70. Muchas veces antes se había dado por muerto al carlismo y éste había resurgido. Tanto el régimen franquista como la oposición de izquierdas temían la fuerza carlista. Las apelaciones a la causa y los nombres de sus dos líderes, Hugo en la izquierda y Sixto en la derecha, aún reunían a miles de entusiastas, acostumbrados además a vivir a la intemperie. Incluso la división mostraba que los carlistas al menos estaban al tanto de las modas políticas e intelectuales, en vez de vegetar. El enfrentamiento de Montejurra enterró todo ello: los carlistas andaban a tiros y palos, no contra los liberales y los rojos, sino entre ellos.

Así lo comprendió Fraga y lo escribió:

Allí terminó la continuidad de uno de los movimientos legitimistas más interesantes y duraderos de la Europa contemporánea.

Ni un diputado carlista

En las elecciones generales del año siguiente, los carlistas quedaron fuera de las Cortes por primera vez en un siglo. En Navarra, la lista carlista tradicional, Alianza Foral Navarra, quedó cuarta, con 21.900 votos; la carlista socialista, Montejurra-Federalismo-Autogestión, obtuvo sólo 8.451 votos.

Para concluir con la disolución del carlismo, en esos años ETA escogió como uno de sus blancos preferidos a los carlistas, desde Juan María Araluce Villar, presidente de la Diputación de Guipúzcoa, asesinado el 4 de octubre de 1976 junto con cuatro personas más, a José María Arrizabalaga Arcocha, jefe de la Juventud Tradicionalista de Vizcaya, asesinado el 27 de diciembre de 1978.

Carlos Carnicero, militante durante diez años en el Partido Carlista de Hugo, formación que acabó participando en Izquierda Unida, escribió esta confesión sobre su príncipe cuando éste falleció:

se abstuvo de plantear en todo momento un pleito dinástico con el Rey Juan Carlos para facilitar una democracia parlamentaria sólida.

Quien más ganó con el hundimiento del carlismo fue su vieja rival: la otra rama de la familia Borbón, que sigue reinando en España.



¿Por qué se dejaron pudrir situaciones como las de Vitoria o Montejurra, en lugar de tomar las medidas y precauciones adecuadas para evitar esos dolorosos incidentes?... ¿Por qué Fraga, a la sazón Vicepresidente del Gobierno y ministro de la Gobernación, se encontraba fuera del país, cuando se produjeron ambos lamentables episodios? ¿No fue advertido por sus servicios de información de que podrían producirse graves sucesos?... Lo dudo
Avatar de Usuario
lo tio pep
XIV·XXIV Micro Relatos.
XIV·XXIV Micro Relatos.
Mensajes: 17663
Registrado: 05 Oct 2012 03:59

Re: Montejurra 1976: cuando el carlismo se suicidó

Mensajepor lo tio pep » 10 May 2016 22:14

Y ¿quien era el señor de la gabardina?
Patricia
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 2190
Registrado: 19 Mar 2016 21:58

Re: Montejurra 1976: cuando el carlismo se suicidó

Mensajepor Patricia » 11 May 2016 00:57

Un pistolero italiano.
Avatar de Usuario
lo tio pep
XIV·XXIV Micro Relatos.
XIV·XXIV Micro Relatos.
Mensajes: 17663
Registrado: 05 Oct 2012 03:59

Re: Montejurra 1976: cuando el carlismo se suicidó

Mensajepor lo tio pep » 13 May 2016 00:29

Eso ya lo sabíamos, pero era demasiado importante, como tampoco sabemos ¿qué hacía la Guardia Civil en la cima? ¿qué hacían los de Sixto con cetmes y zetas?

Volver a “Política.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado