Mi primera colonia, Chispas.

Radio patio funcionando. ¿Cómo son los foreros?¿A qué saben, a que huelen, qué les gusta, que odian? Para hablar de nosotros mismos, mismamente
Avatar de Usuario
Palomedes
Rancio
Mensajes: 2795
Registrado: 11 Jun 2013 16:54

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Palomedes » 01 Nov 2013 23:21

Hasta Catalina tiene que elogiarte porque la historia es lo más tronchante que he leído en mucho tiempo. :adora:

Lo tienes difícil para superarte. Obviamente, después de esto no voy a narrar mi operación de amígdalas.
La vida es una tragedia para los que sienten y una comedia para los que piensan.
Lía
La Guinda del Foro
La Guinda del Foro
Mensajes: 12776
Registrado: 02 Oct 2012 11:21
Ubicación: En la nada

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Lía » 01 Nov 2013 23:38

Palomedes escribió:Hasta Catalina tiene que elogiarte porque la historia es lo más tronchante que he leído en mucho tiempo. :adora:

Lo tienes difícil para superarte. Obviamente, después de esto no voy a narrar mi operación de amígdalas.


Yo también había pensado en mi operación de amígdalas y decidí callar.

Porfi Palomedes, abra un hilo sobre las estadísticas en las operaciones de amígdalas y la contamos. -tongue
Quién quiere un príncipe pudiendo elegir al mendigo. :be:
Avatar de Usuario
Palomedes
Rancio
Mensajes: 2795
Registrado: 11 Jun 2013 16:54

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Palomedes » 01 Nov 2013 23:44

Realmente, a mi operación de amígdalas no se le puede sacar mucha punta. Yo era muy pequeño y apenas la recuerdo. Eso sí, a pesar de mi corta edad, mi experiencia se parece a la de Pastinaca en cuanto a la precariedad de las instalaciones en la que tuvo lugar y el modo en el que se efectuó. Sólo recuerdo a un señor de verde con unas tenazas y yo ahí, de pie, mientras me hurgaba en la boca. Es posible que no sea exacto del todo, pues yo no tendría más de cinco años. Menos mal que no he tenido que pisar un quirófano desde entonces.
La vida es una tragedia para los que sienten y una comedia para los que piensan.
Avatar de Usuario
embolic
Lianta Embolicadora
Lianta Embolicadora
Mensajes: 9065
Registrado: 05 Abr 2004 00:00
Ubicación: y dale! en el país de l'embolic
Contactar:

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor embolic » 01 Nov 2013 23:46

Dios! y hablaba yo de quien escribe y sabe hipnotizarme.

Grande, Pastinaca, grande.

Un lujo. Un saludo. Y gracias. Simplemente.
Enlaces de interés: pueden acceder al blog a diario y desde el portal de INICIADOS o bien pinchando en este enlace:

Desinfórmame otra vez.by Jayel

El meu Flickr...
Imagenaborigen salvaje catalana **_**Imagen Oremus y "austiemus".Imagen
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Pastinaca » 02 Nov 2013 08:31

¡Muchas thanks! Pero, joder, la gracia del hilo es que todo el mundo vaya poniendo sus "primeras veces". Que esto no es un concurso ni nada parecido. Verán como Katharo no le da mayor importancia y relata, a continuación, su trasplante de cerebro.
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Dae » 02 Nov 2013 13:15

Es que ahora da cosa, Pasti :)
Aunque no sé podría yo contar la pérdida de mi virginidad :lol:
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Pastinaca » 02 Nov 2013 13:33

Comprendo que es un tema muy íntimo, pero a mí me encantaría leerlo. En realidad, como cualquier cosa que usted escriba.
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Dae » 02 Nov 2013 13:39

Como perdí mi virginidad la primera vez.

Porque realmente la perdí tres veces, qué cosas...
Y eso que pensé que me quedaría con ella para siempre.

El caso es que yo siempre he sido muy tímida, no se dejen llevar por la impresión que les doy en el foro, al fin y al cabo, internet es el paraíso de los tímidos entre otras sub-razas. Me marcaron unas palabras que me dijo mi madre cuando empecé a salir: "Hija, si quieres ser una puta, adelante, pero no lo parezcas, cuando una pierde la reputación, se pierde todo."
Mi madre siempre ha sido y sigue siendo un poco dramática.

El caso es que a mí me daba cosa que mis comportamientos llegaran a sus oídos y tuviera algo que reprocharme, unido al hecho de que me tocaba trabajar en el restaurante, y eso hacía que mi vida social se resintiera y que siempre tuve muy en consideración mi michelín cinturero, que era también tímido, la cosa estaba complicada.

Además yo era una romántica.

El caso es que con 17 a punto de hacer los 18 tuve una gran oportunidad. En el pueblo de veraneo de una amiga, donde nadie me conocía y me tiraban los tejos, se me coló en el corazón un cabrón con pintas, pero qué guapo y que labia tenía el tío. Con todo no me convenció para consumar, porque a mí me daba cosa, no tenía medios anticonceptivos, y era yo muy prudente. Se comenzaba a hablar entonces del sida y él no sabía lo que era, pero yo sí. Se la chupé. Y él me dijo que nunca se la habían chupado tan bien y que si realmente era la primera vez que la chupaba. No crean que se me escapó la maldad del comentario pero una era muy tierna y muy niña y ya no tenía la polla en la boca para arrearle un mordisco...

Me dió muy mal vivir aquel hombre y más en la distancia, me enteré de cada uno de sus ligues y no eran pocos. Siempre había almas caritativas que te venían contando.
El caso es que todos eran más altos que él, más bajos que él, más esto y más lo otro y el tiempo fue pasando, hasta que llegué a los 21 años.
No me quedaba ninguna amiga virgen, yo era la única y comenzaban a sacarme cantares, por cierto.

Además por aquellos entonces saltó la noticia de una mujer a la que se le había petrificado el himen, tenía setenta y tantos años y le estaba dando problemas y se lo habían tenido que extirpar quirúrgicamente.
Esto fue suficiente para decidirme.

Mi hermana salía con un asturiano que hacía la mili en nuestra tierra y tenía una amigo leonés que bebía los vientos por mí. Le llamaban el tigre, aunque yo no sabía por qué. Era tierno, dulce, yo le gustaba, él a mí me agradaba...
Ya, sí, cierto. Hube de renunciar a mi romanticismo, a encontrar el adecuado, blablabla. Pero comprendan, tenía el himen a punto de petrificárseme.

El caso es que una amiga que se iba a casar tenía piso, sin muebles. Me dejó las llaves, cogí una manta, un casette, una cinta de Scorpions, preservativos y mientras sonaba eso de Still loving you, entregué mi virginidad de una manera plácida y agradable, sin dolor, sin dramas, y hasta gocé.
Una amiga más experimentada me dijo que si había sangrado, yo le dije que no, y que no me había dolido.
Tuve un pequeño flujo rosa y ella me dijo que no me preocupara que no todas sangrábamos.

Seguí con mi vida plácidamente, una vez pasado el terror de la petrificación.

El caso es que ese verano me llevó a encontrarme otra vez con mi cabrón con pintas primero, y claro. Él que no se dedicaba al golf pero que tenía siempre el agujero en mente, consiguió que acabáramos en un parterre de un parque público solitario y allí hicimos lo que teníamos que hacer.
No fue placentero, fue rápido y decepcionante, y en realidad sentí un poco haber decidido hacerlo para acabar con aquella asignatura pendiente, a veces son mejores los recuerdos... Él no me había preguntado nada, y yo tampoco le había dado explicaciones, pero cuando se fue a limpiar, descubrió en su camisa sangre, un pequeño resto. Yo me sorprendí tanto como él. Y él me dijo que si yo todavía era virgen. Pero me lo preguntó de tal manera, entre horrorizado y asombrado que la mentira me salió fácil.

- Sí, me estaba reservando para ti.

Lo conseguí decir sin reírme ni nada. La explicación era mucho más sencilla, se ve que mi periodo había aprovechado el trajín de los breves empujones para decidirse a salir y le había manchado un poco el faldón de la camisa.
Se horrorizó, se echó las manos a la cabeza, casi lloró, que él no merecía el regalo de mi virginidad, que él era un cabrón.
Pero si ya lo sabíamos los dos. Me llegó a dar un poco de pena, pero le dejé quedarse con esa idea. Sí, una siempre ha sido una bruja, me sale de natural.

Un par de meses o tres después, nos volvimos a encontrar. Era una boda. Estaban mis hermanos conmigo. Llegaron las altas horas de la noche, y aunque él me había evitado y yo le había ignorado, me buscó una vez más y nos encontramos.
Esta vez en un coche.
Y hete aquí por donde qué sorpresón para los dos. Después de otro breve y decepcionante, guanmortaim, encuentro sexual, me empezó a correr un líquido por entre los muslos, me miré y sangraba a chorro. Tanto que tuve que mandarle a un bar cercano a pedir una servilleta de tela para mí, que la comprara, o lo que fuera.
No sólo follaba mal, encima era un parado y poco decidido, sinceramente no sé qué podía haber visto en él hacía cuatro años, se ve que la inexperencia me cegó.

Esta vez expelí lágrimas de sangre por el coño como si no hubiera conocido varón anteriormente. Y realmente yo no sabía qué pensar.
Nunca más follé con él, él se lo pasaba bien y yo me aburría.
Pero tardé también un poco en follar con otro. Tenía miedo de ser virgen para toda la vida y sangrar cada vez.

Afortunadamente al poco decidí que había que experimentar lo que pudiera antes de conocer a una persona definitivamente, no fuera que me quedara sin conocer algo, ahí me tomé mi año sabático de moral, pero esto ya forma parte de la historia de otra primera vez...
Y no creo que lo cuente, porque mi madre no me deja.
Última edición por Dae el 02 Nov 2013 14:35, editado 1 vez en total.
Avatar de Usuario
Estela
La dama de noche
La dama de noche
Mensajes: 6193
Registrado: 18 Nov 2012 10:42

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Estela » 02 Nov 2013 14:12

Que no se diga, Dae, yo también me atrevo a poner algo.


MI PRIMER HIJO

Recuerdo que desde que llegué a casa después de tener a mi hijo, los días se convirtieron en una sucesión de horas. El día ya no tenía veinticuatro horas porque se confundía con la noche. No sabía si comenzaba a las tres de la madrugada, cuando le daba el primer biberón, o si en realidad estaba terminando el día anterior.

El pediatra me decía que por la noche el bebé tenía que aguantar seis horas sin tomar alimento, que lo engañara con el chupete; pero una cosa era decirlo y otra cosa que él se dejara, y claro, después de oírlo renegar durante un buen rato, pasando posteriormente a un desconsolado llanto pidiéndome a su manera el biberón calentito al que estaba acostumbrado y que no entendía por qué su rácana madre no le quería dar, me levantaba y se lo preparaba. Tanto experimento pediátrico me retrasaba un buen rato, se me hacían las claras del día, y me desorientaba en el espacio y en el tiempo.

Naturalmente, cuando me levantaba de buena mañana para mí aunque fueran las diez porque sólo había dormido como mucho cuatro horas, nuevamente tenía que atender al bebé y prepararle su biberón. Ahí iba incluido todo el lote: cambio de pañales y eructitos.
Recuerdo que di a luz en la clínica como todas las mujeres hoy en día, bueno, ahora algunas se empeñan en hacerlo en casa o dentro de una piscina, ellas sabrán por qué ya que tiene más riesgos, igual es más moderno, vete tú a saber. Y que me trataron como a una reina. Antes de llegar a casa tuve las inevitables e interminables visitas y muchísimas llamadas de teléfono.

El parto fue más o menos bueno. Eso es una expresión como otra cualquiera ya que todos los partos son malísimos porque duelen mucho; por eso algunas mujeres chillan como locas; otras destrozan sin miramientos la mano de la persona que tienen a su lado (mejor si es la del marido para que vea lo mucho que sufre); otras dan puñetazos en la cama mientras llaman desesperadamente al médico para que termine de una vez con su terrible agonía; otras gritan: ¡que me anestesien!, ¡que me anestesien! y otras lloran desconsoladamente porque no se imaginaban que parir fuera tan malo.

Por fin todo terminó. Yo estaba en mi habitación, cansada, con el camisón limpio, (uno de esos que todas nos compramos para estar guapas cuando vienen las visitas), con mis recién estrenadas zapatillas (por lo mismo que lo anterior), y sin moverme por miedo a los puntos.

Miré a mi lado y vi la cunita con una cosa pequeña dentro que casi no se veía porque mi madre ya se había encargado de taparlo hasta las cejas para que no se resfriara, convencida de que todos los bebés cuando nacen tienen frío, aunque estábamos en pleno mes de agosto y la refrigeración casi no se notaba a causa de los casi cuarenta grados que había en el exterior.
Debido al cansancio del parto, recuerdo que se me cerraban los ojos e intentaba dar una cabezadita.
Comenzó a sonar el teléfono. Oí a mi madre que decía:
- Bien. Sí, sí, ¡huy!, chica, si casi no se ha enterado...
Aunque estaba medio aturdida por los tranquilizantes que me habían metido en el gotero intentaba decir que sí que me había enterado, que me había enterado de todo, y que me había dolido mucho; que el que no se enteró fue el padre de la criatura, que encima se desmayó a mitad parto y lo tuvieron que sacar entre cuatro.
Pero se me cerraban los ojos y seguía oyendo a mi madre:
- Mujer, como acaba de nacer no está claro, pero a mí me recuerda a su madre cuando nació. Desde luego, lo que sí que se ve ya es que tiene toda la frente y la forma de los ojos de mi marido. Mujer, claro que se parece a su padre, las orejitas son exactamente como las de él. Y los pies también.
Yo seguía intentado dormir, pero no podía porque mi madre no paraba de hablar de su nieto.
- Te dejo –dijo por fin bajando la voz–, a ver si estoy molestando a mi hija...
¡Qué paz! Sólo se oía algún carrito de hospital trajinar arriba y abajo. Me dormí. Pero no tardé en despertarme, alguien se encargó de hacerlo.
Se abrió la puerta de golpe, se encendió la luz de arriba y me dio de lleno en los ojos. ¿Qué pasa? ¿Dónde estoy? pensé desorientada.
Entró una enfermera la mar de simpática:
- ¡A ver!, ¿cómo está la nueva mamá? Qué, ¿cómo te encuentras?
Yo, que intentaba salir del sopor, dije bajito:
- Bien.
Y sin miramientos me destapó de golpe.
- A ver, abre las piernas.
Las abrí.
- Bien, muy bien.
Me volvió a tapar.
- Abre la boca.
La abrí. Me metió el termómetro en la boca.
- A ver, saca el brazo.
Lo saqué. Me tomó la tensión. Casi me explotó el brazo la muy bruta.
- Bien, la tensión bien.
Me quitó el termómetro de la boca.
- No tienes fiebre.
Apuntó todo en la ficha que estaba a los pies de mi cama sin decirme cuánta temperatura tenía ni cómo estaba de tensión, recogió sus trastos y se dirigió hacia la puerta. Pero antes de irse soltó:
- Cuando quieras te puedes levantar. Que te ayude tu madre para ir al baño. Cuando antes te levantes, mejor.
¡Pero si aún no puedo casi ni abrir los ojos! ¡Lo tiene claro la bruja esa!, pensé.
De nuevo me volví a dormir, pero no había pasado ni una hora y otra vez.
Esta vez no era una enfermera, era una pinche de cocina que abrió la puerta con una vitalidad increíble. Llevaba una bandeja.
- ¿Pero, durmiendo a estas horas? ¡Vamos perezosa! ¡A comer! Y cómetelo todo que has de recuperar fuerzas. ¿Te levanto un poco la cama?
- Vale –le contesté con un hilo de voz porque aún no podía casi hablar.
Me plantificó la bandeja delante con una sopa de fideos, una merluza hervida y una gran manzana.
Se marchó, y recuerdo que me dijo mi madre:
- ¡Hala! ¡A comer!
Me subió más la cama, me puso la servilleta en el cuello como cuando era pequeña y dirigiendo hacia mí una cucharada llena de sopa me dijo:
- Abre la boca.
Lo que no me comí yo, se lo comió ella, y dejamos la bandeja limpia.
Después del esfuerzo de comer me entró sueño otra vez. Se me cerraban los ojos.
Llegó la pinche de antes a retirar la bandeja.
- ¿Ves como tenías hambre? Te lo has comido todo. Muy bien, muy bien.
No contesté. Ya se me estaba empezando a poner cara de mala leche. Se dio cuenta y se fue sin más comentarios.
Mi madre dormitaba en el sillón y yo por fin tuve suerte y conseguí dormir una horita...

©

La historia es más larga, pero he preferido cortarla por si les aburría.

:rosa:
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Pastinaca » 02 Nov 2013 14:20

Dae escribió:Se horrorizó, se echó las manos a la cabeza, casi lloro, que el no merecía el regalo de mi virginidad, que él era un cabrón.

:lol: Qué bueno. Qué simples son o somos.

Gracias por contarlo, me ha encantado.
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Pastinaca » 02 Nov 2013 14:26

Estela escribió:he preferido cortarla por si les aburría.

Aaaarggh, noooooooo...

Es una de las cosas por las que no me gusta visitar a la gente en el hospital. Seguro que más de uno está hasta los huevos de recibir gente. Mejor tomar un café, una vez conseguido el alta.
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Dae » 02 Nov 2013 14:50

Soy contraria a las visitas en el hospital. Comprendo que la gente te quiere mirar pero cuando estás mal uno no tiene ganas de visitas.
Yo también tengo tres de esas historias, Estela :lol:
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Pastinaca » 02 Nov 2013 14:51

Por cierto, siempre me ha llamado la atención ese pacto tácito de silencio respecto a lo terriblemente doloroso que es el parto. Como si, a dos siglos de haberse descubierto la anestesia, eso fuera a disuadir a alguna futura madre.

También entronca con ese desgraciado culto al dolor que se profesa en los países de tradición religiosa monoteísta.
Avatar de Usuario
lo tio pep
XIV·XXIV Micro Relatos.
XIV·XXIV Micro Relatos.
Mensajes: 17665
Registrado: 05 Oct 2012 03:59

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor lo tio pep » 02 Nov 2013 15:25

La vez que me confirmaron, tendría unos seis años, me dijeron que me convertía en soldado de Cristo y que eso me daba una fuerza especial. No se si por gilipollas o por inocente me lo creí, y cuando los mayores vinieron a tocarme les huvos les palnté cara y ¿saben? Vinieron los sarracenos y nos molieron a palos, que Dios ayuda a los buenos cuando son más que los malos.
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Dae » 02 Nov 2013 15:40

Pacto tácito de silencio??? Yo no.
He parido tres veces y las tres con dolor.
En el primero pensé morir. De veras. Fue una tortura. Iba al parto con miedo y se confirmó.
El segundo fue el mejor, fui aterrada pero no quería tener sólo uno. Salía de cuentas el 31 de diciembre. Llegó tres semanas antes, provocado durante seis días por riesgo de eclampsia. A partir del 1 de enero ponían la epidural. Tengo mala suerte...

Suspiré. Ya no pensaba partir más. Pero la mujer propone y la suerte dispone.
El día que me enteré de que estaba embarazada por tercera vez ha sido uno de los que más lloré en mi vida.

Terror era poco para definir lo que sentía ante el parto.
Me dijeron que no me ponían la epidural porque como era el tercero...
Pensarían que los cuatro kilos de niño se me iban a caer entre las piernas.
Le dije muy seria a la gine que o me la ponía o que para ella iba a tener parto porque pensaba montar el número más escandaloso de los anales del hospital.
Y resulta que ya no se llevaba la episiotomia y me dejaron desgarrar. 20 puntos me tuvieron que poner y ya a dolor vivo.
Me acuerdo y se me residente la pelvis. Glups.
Avatar de Usuario
lo tio pep
XIV·XXIV Micro Relatos.
XIV·XXIV Micro Relatos.
Mensajes: 17665
Registrado: 05 Oct 2012 03:59

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor lo tio pep » 02 Nov 2013 15:47

Recuerdo una doctora de esas feministas de corazón, no militantes por razón. Tras pasar por la comadrona y la ginecóloga en el embarazo, y la comadrona y la tocóloga en el parto, llegó a la convicción de que el mundo puede ser injusto con las mujeres, pero quien manda manda y una ginecóloga hembra puede ser tan gilipollas y tan insensible como un tocólogo macho.
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Pastinaca » 02 Nov 2013 15:56

Mala suerte, no. A nadie se le ocurre operar a alguien de un trasplante de corazón a lo vivo, sea en noviembre, en diciembre o con tres meses seguidos de huelga de anestesistas. Repito: es el puñetero culto al dolor. Malditos sean todos sus seguidores. Que se retuerzan en el Infierno por el resto de la eternidad.
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Dae » 02 Nov 2013 15:58

Pues sí, Pep. La gilipollez no discrimina por razón de sexo. El primero fue un ginecólogo de unos treinta años. Muy guapo pero más basto que unas bragas de lija. Me hacia la exploración y me mataba de dolor.
Ya en una de esas le dijo el parejo que el cuando tenía el parto de una vaca era más delicado.
Yo siempre he sido sensible en los bajos. Ahora he aprendido a relajarme pero antes me ponía muy tensa y eso no ayuda... yo lo entiendo.
Recuerdo mi primera citología. Cada vez que me metían aquellas pinzas me quejaba y me dice el ginecólogo que si al tener relaciones también me dolía. Pero me lo dijo con un tono desagradable y desabrido.
Así que no me quedó más que contestarle del mismo modo.

- No, pero no querrá ud comparar el pene de mi novio con esas pinzas frías y duras. Y ya para decirlo todo ud. no se da la misma maña que él, seguramente porque ud no me quiere.

Menos mal que ya había tomado la muestra. :lol:
Avatar de Usuario
Thor nillo
Sabio
Sabio
Mensajes: 4111
Registrado: 06 Oct 2012 20:34

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Thor nillo » 03 Nov 2013 12:56

Dea, muy sexi el relato.
Un thor nillo saca a otro thor nillo
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Dae » 03 Nov 2013 13:08

Thor nillo escribió:Dea, muy sexi el relato.


Sí? En serio?
Gracias :)
Avatar de Usuario
Thor nillo
Sabio
Sabio
Mensajes: 4111
Registrado: 06 Oct 2012 20:34

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Thor nillo » 03 Nov 2013 13:10

Sí, me ha gustado demasiado Me ha traído usted recuerdos que no fueron.
Un thor nillo saca a otro thor nillo
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Dae » 03 Nov 2013 13:14

Thor nillo escribió:Sí, me ha gustado demasiado Me ha traído usted recuerdos que no fueron.



Me ha sorprendido porque yo no lo encuentro especialmente sexi, precisamente lo veo un poco desangelado, pero si despierta sus recuerdos, bien está. :)
Avatar de Usuario
Thor nillo
Sabio
Sabio
Mensajes: 4111
Registrado: 06 Oct 2012 20:34

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Thor nillo » 03 Nov 2013 17:59

Sí lo es. Pero fíjese bien: Recuerdos que no fueron. O sea, que no me pasó nada parecido, pero imaginar, lo que se dice soñarlo, cientos de veces.
Un thor nillo saca a otro thor nillo
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Dae » 03 Nov 2013 18:01

Sí, lo entendí. :)
Avatar de Usuario
Thor nillo
Sabio
Sabio
Mensajes: 4111
Registrado: 06 Oct 2012 20:34

Re: Mi primera colonia, Chispas.

Mensajepor Thor nillo » 03 Nov 2013 18:10

Ah, ya decía yo, con lo lista que es usted.
Un thor nillo saca a otro thor nillo

Volver a “La Tertulia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados