MANON LESCAUT

Relatos eróticos, sexo duro, blandito, raro, rarito,... aprovechemos que somos adultos.(Menores de 18 años, prohibida la entrada. Hala a dormir) Sexo.
El Gaviero
Lactante
Lactante
Mensajes: 16
Registrado: 07 Nov 2013 15:00

MANON LESCAUT

Mensajepor El Gaviero » 24 Dic 2013 10:37

Era vegetariana y no fumaba. Y en este punto debo explicar que una mujer carnivorofumadora no me ofrece ningún atractivo sexual. Y que jamás bajaría al pilón porque los jugos de las carnivorofumadoras tienen un gusto demasiado fuerte y agrio.
Ella era vegetariana y no fumaba. Esta certeza, junto a la esperanza de que su culo desafiante de monitora de aerobic tuviera la consistencia de la piedracarne, me hacían mirarla como un jaguar examina de lejos a una potencial presa. La había imaginado en mis jam sessions onanistas frente al espejo. Pero me hacía el duro, y me limitaba a lanzarle mis mensajes en botella, globos sonda, comentarios dichos en voz alta que eran gritos al fondo de un valle rocoso, para que el eco me devolviera siquiera un pequeño matiz, una señal de que estaba en el buen camino.
Hasta que un día fue ella quien soltó algo a propósito de Manon Lescaut,
-yo me identifico con la Manon Lescaut, -dijo en el comedor de la empresa, mientras manteníamos una interesante conversación sobre arquetipos literarios. No sé si ustedes entenderán esto que a continuación me sucedió, pero es que soy un fetichista y no pude evitar una tremenda erección cuando escuché de sus labios “Manon Lescaut“ y vi que llevaba aquellos leotardos negros y entreabría los muslos como las fauces de un edén promisorio. Eran unos muslos poderosos, musculosos, pero imaginaba que estar rodeado de aquellos muslos mientras la follaba de pie asiéndola por aquella cintura mínima era lo más parecido a follar con una diosa griega.
No pude evitarlo: antes de volver a la oficina me hice una paja en el baño del comedor. Y llegué cinco minutos tarde.

Quiso la casualidad, que dos meses más tarde anunciaran Manon Lescaut en el programa de la temporada de ópera que empezaría en septiembre. Ni corto ni perezoso compré las entradas. Tercera fila, centradas.

Y la invité, como quien no quiere la cosa.
Al principio se sorprendió. Que si no sabría qué llevar puesto, que si nunca había asistido a una ópera. Le desmonté aquellas excusas como un castillo de naipes. Encima quedó el as de copas. Porque de copas me la iba a llevar tras el espectáculo. Sería el quinto acto.
El sexto acto fue quitarle la ropa.
Se había comprado un vestido negro y largo que hacía un contraste maravilloso con el rubio de su melena suelta. Se había apenas maquillado y llevaba un perfume dulce de maderas, bergamota, violetas, naranjas... me dije que empezaba a parecerme al loco de El Perfume, porque el olor de su cuello vegetariano me embriagó más que los martinis, el vino y los cuba libres que nos tomamos.
Me dijo que le ponía la forma en que la miraba, me dijo que hacía tiempo que tenía ganas de que la follara duro, me dijo que le gustaba escucharme, que echaba de menos mi presencia los días que no acudía al comedor, me dijo que por mí entreabría sus piernas para que la penetrara con los ojos, para que imaginara el paraíso y lo empezara a saborear con la imaginación. Yo apenas balbuceé cuatro tonterías, ya no era un homo sapiens: era una bestia cegada en el empeño de aparearse con una hembra que me daría cachorros sanos y fuertes, y perpetuaría la especie cumpliendo el mandamiento más feliz que un dios haya podido dar al género humeno: háganse muchos.
Y la follé de pie, como quería, y comprobé que, en efecto, su culo era de piedracarne, y que ni un solo centímetro cuadrado de celulitis mancillaba aquel alabastro tibio.
Manon, Manon, la llamaba Manon, y ella se estremecía haciendo que la polla me creciera hasta alcanzar la dureza brillante de un minotauro de bronce. Qué forma de follar, qué flexibilidad, qué débil mi cuerpo sedentario para tanta energía desatada, para aquella cama convertida en aluvión, en ciclón de sábanas empapadas de jugos y sudores combinados.

Desperté empapado en sudor. Es lo que tienen las noches de agosto.
Hacía mucho tiempo que no tenía un sueño húmedo tan vívido. Al día siguiente tendría que enfrentarme a ella, y preguntarle si quería venir conmigo a ver Manon Lescaut.
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: MANON LESCAUT

Mensajepor Pastinaca » 24 Dic 2013 14:41

Muy bueno.
Avatar de Usuario
Arthur Clennam
Sabio
Sabio
Mensajes: 3987
Registrado: 10 Feb 2013 10:56

Re: MANON LESCAUT

Mensajepor Arthur Clennam » 24 Dic 2013 14:48

El Gaviero escribió:...que la polla me creciera hasta alcanzar la dureza brillante de un minotauro de bronce.


Me encanta esta imagen.
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10402
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: MANON LESCAUT

Mensajepor Dae » 25 Dic 2013 09:27

A mí también me ha parecido buenísimo.

Volver a “Cuestión de libido...”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: MSNbot Media y 0 invitados