Los fracasos cotidianos

Radio patio funcionando. ¿Cómo son los foreros?¿A qué saben, a que huelen, qué les gusta, que odian? Para hablar de nosotros mismos, mismamente
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3255
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Los fracasos cotidianos

Mensajepor Francisco Delicado » 14 Jul 2015 12:16

El campo de Gibraltar resalta en una provincia como Cádiz que acumula, tal vez, el mayor índice de paro de Andalucía y España. Algeciras, la capital de ese campo, está presidida por la industria con Acerinox y sus empresas satélites y con un puerto descomunal que es el segundo en movimiento de contenedores del Mediterráneo y, cercana, esa ignominia del Peñón de Gibraltar no deja de escupir coches con su señalita de "GBZ" (Great Britain Zone, para que los llanitos no se sientan británicos del todo).

No me importa ir por allí, a su único juzgado de los Social o a la Inspección de Trabajo, porque es una población próxima a Sotogrande, una de las más lujosas urbanizaciones de la Costa del Sol, en cuyos hoteles aún desprende aroma mi esperma y en sus campos de golf resuena mi driver.

Un importante grupo de empresas ha sido citado por un Subinspector diminuto, de tosco aspecto y enfervorizado legalismo; para acompañarme, la empresa ha dispuesto una administrativa que se quita lentamente las gafas para que aprecie sus ojos eternos y me de cuenta, pronto, de que por muy buena que esté no voy a tocar mucho más que el grueso expediente que me alarga.

Esperamos sentados, hablando con parsimonia y aún no me ha dado tiempo a terminar de ver las piernas de la criatura que comienzan allá abajo en unos pies cuidados y estilizados y terminan varios kilometros más arriba, bajo la falda de su traje.
La dejo pasar primero de modo que veo ese mismo traje, abrumadoramente ceñido, mientras camina fundiendo las baldosas del suelo con cada movimiento de sus caderas.
Si el subinspector tiene una sola hormona, esta criatura la va a remover como en una centrifugadora, me digo, mientras el hosco individuo con aspecto de oficinista triste va desgranando los supuestos fraudes cometidos por mi cliente.

No me atrevo a responderle como merece: La obligación del preso es escaparse como la obligación del contribuyente es defraudar y la del individuo normal enamorarse perdidamente de esta diosa que está a mi lado y, en ocasiones, me mira con esos ojos por los que me quitaría la vida.

El final es previsible; terminamos saliendo al sol del sur, al calor pegajoso en el que se diluye pronto la chica a la que me he apresurado a besar con esa timidez del profesional serio a quien ella no ha descabalgado el usted. A partir de ese momento comienzo a pensar en los ciento y pico mil euros que, afirmó el bronco representante de la Administración, le va a costar la broma a mi cliente.

No puedo evitar desear que vuelvan a sancionarlos; cuanto más haya de venir más oportunidades tendré de convencer a esa preciosidad de que todo es más llevadero si termina analizándose en la fresca sombra de una habitación de cierto hotel de lujo que conozco bien y no está muy lejos de aquí.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.
Umbroman
Sabio
Sabio
Mensajes: 24590
Registrado: 16 May 2014 10:46

Re: Los fracasos cotidianos

Mensajepor Umbroman » 14 Jul 2015 14:02

El éxito es tu aprecio. Te das cuenta. La admiras.


Y el fracaso consiste en el éxito escaso:


Imagen


Por una mirada, un mundo.
Por una sonrisa, un cielo.
¡ Por un beso, yo no sé qué te diera por un beso !


O sea...


¿ Qué estás dispuesto a dar a cambio de un beso ?

Volver a “La Tertulia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados