Los embates del deseo

Radio patio funcionando. ¿Cómo son los foreros?¿A qué saben, a que huelen, qué les gusta, que odian? Para hablar de nosotros mismos, mismamente
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10402
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Dae » 17 Jun 2013 10:32

Talmente así lo entendí yo.
Avatar de Usuario
Cotton
XIX Micro Relatos.
XIX Micro Relatos.
Mensajes: 6753
Registrado: 24 May 2008 17:41

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Cotton » 17 Jun 2013 11:28

Yo parto de la base que no me gusta que sufra la gente que yo quiero


Si se hace daño por un acto hedonista puro y duro como zumbarse a alguien, yo desde luego prefiero evitarlo. Aunque allá cada cual con su vida...
"No te acerques a una cabra por delante, a un caballo por detrás y a un tonto por ningún lado"
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Los embates del deseo

Mensajepor greta » 17 Jun 2013 12:18

Jaguar escribió:Pero, como suele decirse, la vida da muchas vueltas y esas tentaciones pueden surgir finalmente. De eso iba precisamente el hilo que abrí. Y es en ese momento preciso donde hay que tomar las decisiones que sean, decisiones que no vendrán la mayoría de las veces en el famoso “contrato”. Habrá quienes prefieran recular (respetable) y habrá quienes prefieran lanzarse a la piscina (respetable asimismo), y dentro de estos últimos habrá quienes prefieran sincerarse (respetable) y habrá quienes, por las razones que sean, preferirán mantener el secreto (también respetable). Yo es que me niego a juzgar a nadie en este tipo de cuestiones, menos aún a hablar de cobardías, faltas de respeto, deshonestidades, felonías, etc, a fin de cuentas cada pareja es un mundo, como lo es también cada persona, con sus condicionantes y situaciones particulares que tiran de un lado o de otro y que son perfectamente respetables.


Jaguar, en mi caso no pretendía juzgar a la persona. Juzgo el acto que me puede parecer mejor o peor desde mi propia perspectiva, lo que considero mejor para mí.
Me parece que esto es muy complejo y no pretendo ponerme en cada circunstancia y en cada forma de pensar. De la misma manera, lo que vale para mí en este asunto tan personal, no tiene que valer necesariamente para otra persona. Me gusta tener en cuenta lo que cada persona aporta desde su experiencia que puede ser intransferible.
Todo es bidireccional y por eso lo comparto, como también estoy de acuerdo en que lo habitual es creer de forma natural en la larga duración de la relación que se establece con otra persona, por toda la ilusión que se siente, aunque la realidad es que no siempre se está preparado para cualquier situación.
Lía
La Guinda del Foro
La Guinda del Foro
Mensajes: 12776
Registrado: 02 Oct 2012 11:21
Ubicación: En la nada

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Lía » 17 Jun 2013 18:42

Jaguar escribió:Yo es que me niego a juzgar a nadie en este tipo de cuestiones, menos aún a hablar de cobardías, faltas de respeto, deshonestidades, felonías, etc, a fin de cuentas cada pareja es un mundo, como lo es también cada persona, con sus condicionantes y situaciones particulares que tiran de un lado o de otro y que son perfectamente respetables.


Las cosas nunca son ni blancas ni negras, son como cada uno las ve y más que nada las siente, y la forma de sentirlas no depende de un código ético con etiquetas sino de la huella que todo lo que ha ido ocurriendo va dejando a su paso.
Quién quiere un príncipe pudiendo elegir al mendigo. :be:
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Pastinaca » 17 Jun 2013 19:03

Yo tampoco juzgo. Pero que es una falta de respeto resulta difícilmente cuestionable.

Hacer sonar los nudillos es un gesto inocente pero que a algunas personas molesta. Si se les pide que dejen de hacerlo y ustedes siguen con el concierto de percusión falangista, es una falta de respeto.
Lía
La Guinda del Foro
La Guinda del Foro
Mensajes: 12776
Registrado: 02 Oct 2012 11:21
Ubicación: En la nada

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Lía » 17 Jun 2013 19:14

Hay infidelidades y actos que son una falta de respeto mucho peores, mucho más dolorosas, que destrozan la dignidad de la persona, que la hieren y la convierten en una triste sombre de lo que tendría que ser.

Pero siempre que se habla de infidelidad se piensa en lo mismo.

Lástima.
Quién quiere un príncipe pudiendo elegir al mendigo. :be:
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Los embates del deseo

Mensajepor greta » 17 Jun 2013 20:05

¡Hola, Lía! :be:

Lía escribió:Hay infidelidades y actos que son una falta de respeto mucho peores, mucho más dolorosas, que destrozan la dignidad de la persona, que la hieren y la convierten en una triste sombre de lo que tendría que ser.

Pero siempre que se habla de infidelidad se piensa en lo mismo.

Lástima.


Estoy de acuerdo, puede ser muy doloroso.

Ahora bien, esos actos, aunque puedan destrozar en un momento dado a un ser y se quede en la nada, por así decirlo, son asimismo superables, ya que la dignidad finalmente está en uno mismo, nadie externo se la pone o se la quita a alguien a su antojo, a menos que alguien responsabilice al otro de sus problemas.
En estas circunstancias la persona afectada puede tener el valor de decir:"mira, tú y yo no tenemos que estar juntos. Es mejor que busques tu felicidad libremente y yo, pasaré por mi duelo y buscaré la mía".

Me alegra leerte de nuevo. :wink:
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26858
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Gloria » 17 Jun 2013 20:46

Lía escribió:Hay infidelidades y actos que son una falta de respeto mucho peores, mucho más dolorosas, que destrozan la dignidad de la persona, que la hieren y la convierten en una triste sombre de lo que tendría que ser.

Pero siempre que se habla de infidelidad se piensa en lo mismo.

Lástima.


Mira que bien lo has dicho.
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Pastinaca » 17 Jun 2013 21:26

No, si yo no niego que haya cosas peores. Faltaría plus.
Avatar de Usuario
Telémaco
El Único
Mensajes: 4413
Registrado: 02 Oct 2012 11:36

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Telémaco » 17 Jun 2013 21:56

Creo que todos conocemos mujeres (hombres menos, ellos tienen otras formas de menospreciar) que aprovechan cualquier nimia ocasión para poner verde a su marido, también para contar intimidades que jamás debieron salir del dormitorio conyugal, y lo hacen tomando café con las amigas o en la cola del pescado, donde sea.
Seguramente a muchas de esas mujeres ni se les ha pasado por la cabeza acostarse con otro hombre, sin embargo ejercen diariamente una suerte de deslealtad que se me antoja más cruel, más sórdida que echar un polvo quincenal con el del butano.
Que el dinero no da la felicidad, que el sexo estropea la amistad y que no hay mal que por bien no venga lo dijo todo el mismo imbécil.
Avatar de Usuario
Estela
La dama de noche
La dama de noche
Mensajes: 6195
Registrado: 18 Nov 2012 10:42

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Estela » 17 Jun 2013 22:21

Pues sí, Telémaco. Igual que las bromitas de los señores tomándose unas cañas en el bar lejos de sus santas. Igualito. Eso sí, cada uno en su estilo.

:rosa:
Avatar de Usuario
Estela
La dama de noche
La dama de noche
Mensajes: 6195
Registrado: 18 Nov 2012 10:42

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Estela » 17 Jun 2013 22:50

Os estoy leyendo y parece que todos tenéis razón, o que tenemos. Cada cual tiene la suya para vivir. Unos son felices cerrando los ojos para no ver lo que seguro que les haría daño. Otros son felices porque no sufrirán a causa de su pareja haga lo que haga porque viven con alguien que les importa un pimiento. Otros encontrarán la razón de la pasión en su pensar liberal y se escudarán en él. Unos sufrirán porque la razón les impedirá vivir lo que querrían vivir. Algunos sentirán celos, arrebatos, ilusiones, pero en la sombra de la clandestinidad.
No sé, para mí es muy importante cumplir lo que se firma (aunque no haya papeles), pero puedo entender que cada uno encuentre sus razones para sobrevivir en una sociedad que nos impuso unas reglas a la fuerza, reglas con las que nacimos y que sin querer acatamos.

:rosa:
Avatar de Usuario
Catalina
Catwoman
Catwoman
Mensajes: 4070
Registrado: 16 Jun 2013 21:54

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Catalina » 18 Jun 2013 17:21

A mí me encanta que la gente se enamore y disfrute de la pasión porque es una de las cosas más bonitas de la vida.

Pero lo que no me gusta tanto son las redes de telarañas de mentiras que la peña teje para ocultar eso que a muchos parece no importar nada pero que luego todo dios parece querer dejar enterrado. Me parece que es una cosa que no se puede tomar a la ligera porque si no, es muy fácil caer en la manipulación emocional más bochornosa. Entiendo que se pueda caer en una infidelidad, que a veces, algo así ayuda a abrir los ojos de la gente (el infiel y su pareja), lo que ya me cuesta más entender es a quién hace de la infidelidad una especie de rutina, una forma de vida, quién va enganchando amantes durante años o quién tiene dos relaciones paralelas. Eso de las dobles vidas me parece algo bastante feo, la verdad.

Tampoco comparto esa supuesta libertad que da la infidelidad. Yo no me sentiría muy libre si tuviera que mantener oculto un sentimiento tan fuerte como es el amor y menos a una pareja que no es la que me proporciona esos brotes de pasión. Me parece incluso que hay que tener un cierto grado de frialdad y de control de emociones para eso. Yo no podría, me confundiría de nombres, me echaría a llorar a la mínima y me frustraría mucho vivir así, sin poder hablar con quién duerme conmigo de lo que me mueve por dentro... Además de que al final muchos infieles deciden cortar de cuajo un amor floreciente cuando sienten que la situación se les escapa de las manos y sus parejas pueden llegar a descubrirles. A mí eso me parece un horror, sería incapaz de vivir feliz de esa manera.

Pero lo que menos entiendo de estos post, es que siempre se acaba hablando de infidelidades únicamente sexuales, cuando yo estoy segura que en el 90% de las infidelidades no es solo sexo lo que ahí se cuece: si no enamoramiento, intimidad, confidencias, anhelos... Yo no me creo mucho eso de relaciones puramente sexuales.

En fin, que cada uno haga lo que quiera, mientras no me las metan dobladas a mí... (las mentiras y cualquier otra cosa :bir )
Imagen
Avatar de Usuario
Estela
La dama de noche
La dama de noche
Mensajes: 6195
Registrado: 18 Nov 2012 10:42

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Estela » 18 Jun 2013 19:14

Catalina escribió:
Entiendo que se pueda caer en una infidelidad, que a veces, algo así ayuda a abrir los ojos de la gente (el infiel y su pareja), lo que ya me cuesta más entender es a quién hace de la infidelidad una especie de rutina, una forma de vida, quién va enganchando amantes durante años o quién tiene dos relaciones paralelas. Eso de las dobles vidas me parece algo bastante feo, la verdad.



Los hay que viven así, y eso es precisamente en contra de lo que estoy. Puedo entender una infidelidad, dos, tres, pero hacer de eso tu forma de vida, eso es lo que me parece poco honesto. Vivir una vida paralela, fingir ser una persona modélica, vivir de cara a la sociedad; aprovecharse de lo bueno que tiene vivir en pareja, y tener esa doble vida es lo que me parece ser de cobardes, lo digo por si a alguno le molestó la palabra cuando la escribí.

:rosa:
Avatar de Usuario
Jaguar
XV Micro Relatos.
XV Micro Relatos.
Mensajes: 2719
Registrado: 03 Dic 2012 12:30

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Jaguar » 19 Jun 2013 00:27

¿Y por qué de cobardes? No entiendo, la verdad, qué diablos tiene que ver la cobardía o la valentía de una persona con el hecho de llevar la forma de vida que más se ajuste a sus apetencias, si al interesado o interesada le gusta llevarla (le gusta y puede hacerlo, que en esta cuestión, como en muchas otras, no es sólo el querer, obviamente).

Yo insisto en que no me gusta calificar a nadie por la manera que tenga de conducir su propia vida. Allá cada cual. Menos aún relacionar ésta con su valor.... Además, ya puestos, tampoco la valentía va siempre asociada con algo meritorio. Un torero, por ejemplo, se me antoja un tipo valiente, qué duda cabe, lo cual no obsta a que la actividad que realiza me resulte asimismo ciertamente aborrecible.

Por último, y para quitarle un poco de hierro al asunto (que a fin de cuentas estamos ante un tema que tiene también sin duda su lado lúdico), decir que la infidelidad hay que llevarla en todo caso con sumo tacto, pues no en vano es como un explosivo y, como tal, o se maneja con cuidado o te puede estallar en las narices -tongue -grin
Avatar de Usuario
Telémaco
El Único
Mensajes: 4413
Registrado: 02 Oct 2012 11:36

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Telémaco » 19 Jun 2013 00:36

Jaguar escribió:
Por último, y para quitarle un poco de hierro al asunto (que a fin de cuentas estamos ante un tema que tiene también sin duda su lado lúdico), decir que la infidelidad hay que llevarla en todo caso con sumo tacto, pues no en vano es como un explosivo y, como tal, o se maneja con cuidado o te puede estallar en las narices -tongue -grin


Supongo que puso tacto como pudo haber escrito cuidado o prevención.
En esos casos -como en la guerra- una cierta paranoia es lo que acaba salvándote.
Que el dinero no da la felicidad, que el sexo estropea la amistad y que no hay mal que por bien no venga lo dijo todo el mismo imbécil.
Avatar de Usuario
Catalina
Catwoman
Catwoman
Mensajes: 4070
Registrado: 16 Jun 2013 21:54

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Catalina » 19 Jun 2013 01:01

Yo es que no me veo ni manejando cerillas... :dunce
Imagen
Avatar de Usuario
Jaguar
XV Micro Relatos.
XV Micro Relatos.
Mensajes: 2719
Registrado: 03 Dic 2012 12:30

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Jaguar » 19 Jun 2013 09:52

Catalina escribió:Yo es que no me veo ni manejando cerillas... :dunce


Pues tú precisamente sí eres valiente, chiqui. Al menos a mí sí me lo pareces :be: Por más que tus ideas sean rancias -tongue
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Erato » 19 Jun 2013 10:14

He leído el hilo por encima.

No deja de ser curioso que todo el mundo se rasgue las vestiduras por el tema de la infidelidad cuando, al mismo tiempo, ven los puentes de Madison y no paran de sacar kleeneex al tiempo que dicen ¡que bonito! ¡que triste! ¡Cuánto se quieren!

¿paradoja? ¿doble moral? ¿incongruencia? ¿ironía?

A saber lo que habita en el corazón de los hombres (genérico, que para mi los hombres también llevan bragas)
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Los embates del deseo

Mensajepor greta » 19 Jun 2013 10:29

Erato escribió:He leído el hilo por encima.

No deja de ser curioso que todo el mundo se rasgue las vestiduras por el tema de la infidelidad cuando, al mismo tiempo, ven los puentes de Madison y no paran de sacar kleeneex al tiempo que dicen ¡que bonito! ¡que triste! ¡Cuánto se quieren!


A mí me parece menos pastelón "Memorias de Africa" -tongue
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Erato » 19 Jun 2013 10:44

:lol: :lol: También pensé en ponerla, también :lol:
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Los embates del deseo

Mensajepor greta » 19 Jun 2013 11:49

:lol: :lol:
Avatar de Usuario
Estela
La dama de noche
La dama de noche
Mensajes: 6195
Registrado: 18 Nov 2012 10:42

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Estela » 19 Jun 2013 20:11

A usted le molesta, don Jaguar, que diga que llevar una doble vida es de ser cobardes, me di cuenta el primer día. Lo volví a escribir y a usted le volvió a molestar, la palabra le hace saltar sin darse cuenta.
Por supuesto que hay que seguir lo que te pida el cuerpo o el corazón, por supuestísimo, pero también se ha de ser valiente para escoger un camino u otro. No voy a volver a escribir otra vez el por qué, creo que me expliqué lo suficiente para que se entendiera. Pero le voy a contar una historia.

Una de mis mejores amigas estaba casada con un chico al que conoció cuando tenían los dos quince años. Al poco tiempo de casados, su marido (también uno de mis mejores amigos), empezó a encontrarse mal, no sabía qué le pasaba y comenzaron las visitas al médico. Después de idas y venidas a la consulta y de multitud de pruebas, el médico les aconsejó que si querían tener un hijo no podían esperar, tenía un pequeño tumor que había de extirpar y que después de la operación y del tratamiento ya no podrían tenerlos.
Tras el primer impacto y las consabidas explicaciones por parte de los médicos decidieron que tenían que intentarlo. Y tuvieron una hija.
Mi amigo fue operado con éxito y al cabo de unos años fue dado de alta definitivamente del cáncer que le diagnosticaron.
A partir de la operación únicamente podía mantener esporádicamente relaciones sexuales con ella, sólo si alguna vez tenía suerte y podía funcionar normalmente.
A mi amiga no le importaba ese pequeño inconveniente (como ella lo llamaba y me contaba riéndose, la muy tontorrona) y daba gracias todos los días porque su marido estaba vivo.
Así transcurrieron más de quince años. Su marido se pasaba el día trabajando. En ocasiones llegaba a su casa después de las doce de la noche. Ella se quejaba y le decía que no quería que trabajara tanto.
Un verano se fueron de vacaciones y, cuando volvieron, mi amigo comenzó a encontrarse mal debido a problemas gastrointestinales. Acudió al médico pero al cabo de una semana los problemas seguían. Perdió varios kilos de peso y lo hubieron de ingresar en el hospital para averiguar lo que le sucedía. Lo aislaron en una habitación y los amigos y familiares que acudíamos a visitarle teníamos que ponernos mascarilla para evitar que se contagiara de algún posible virus ya que estaba demasiado débil y los médicos temían que un simple catarro pudiera poner en peligro su vida.
Mi amiga temió lo peor, pensaba que la enfermedad de hacía unos años había vuelto. Pero no era eso. A los médicos al principio no se les ocurrió que pudiera ser esa enfermedad que comenzaba a hacer estragos en el mundo, por eso perdieron un tiempo precioso en hacerle pruebas inútiles. Se la hicieron por pura rutina porque no creían que tuviera SIDA. Pero sí, el resultado fue positivo. Su marido había contraído una enfermedad prácticamente desconocida y que ella asociaba con algo que su mente se negaba a aceptar.
Fue un escándalo en su pequeña ciudad. Ella se hundió y su hija, adolescente entonces, también.
Mi amiga hizo el ridículo. Se enfrentó a médicos y enfermeras increpándoles y defendiendo a su marido de todas las acusaciones que englobaban dicha enfermedad. No le sirvió de nada y poco a poco se rindió a la evidencia. A su marido le gustaban los hombres. Cuando salía del hospital por las noches prácticamente huía a su casa, casi se escondía porque sentía tanta vergüenza que le resultaba imposible enfrentarse a la gente.
¿Cómo era posible que ella se hubiera convertido en la tapadera de la homosexualidad de su marido? ¿Cómo era posible que hubiera sido tan ruin como para escudarse en su pasada enfermedad para dejar de relacionarse sexualmente con ella? ¿Cómo era posible que una persona pudiera fingir tan bien y durante tantos años? Esas preguntas me las hacía a mí cuando, llorando, me contaba por lo que estaba pasando. No podía mirar a su hija a la cara. Le daba vergüenza. Me decía que cuando llegaba a su casa, el silencio era total, que no se notaba que su hija estaba en casa, a oscuras, sentada en un rincón del sofá, pasaba las horas muertas. ¿Pero por qué seguía viéndole tan guapo? ¿Por qué no conseguía verle monstruoso, como era en realidad? Porque seguía enamorada de él. Por eso también se sentía celosa de esas relaciones que había mantenido en la clandestinidad. ¿Qué clase de hombres eran esos que habían conseguido que su marido se comportara así? ¿Tanto valían? ¿Tan poco valían ella y su hija? ¿Alguien contestaría alguna vez todas esas preguntas?... se preguntaba constantemente, y me lo preguntaba a mí.
Lo decidió uno de esos días que llegaba a casa y encontraba a su hija sumida en la desesperación. No quería verlo más, se lo diría. No estaba dispuesta a cuidarlo, al fin y al cabo tenía a sus padres y a sus hermanos, ellos se harían cargo de él. Pero no tuvo valor.
Mi amiga abrió la puerta de la casa que había sido su hogar y ayudó a su marido a llegar al sofá. Le ayudó a acomodarse porque el corto trayecto desde el hospital hasta su casa le había supuesto un esfuerzo importante. Tras consultar la larga lista de instrucciones que le habían dado en el hospital, fue a la cocina a llenar un vaso de agua para darle el medicamento que le tocaba tomar a esa hora. Le acercó la pastilla y el vaso de agua y él la miró a los ojos. Ella mantuvo su mirada pero él no pudo hacerlo. Y tragó obedientemente el medicamento que le dio su mujer.
Lo malo era que no tenía ninguna excusa, que no podía ofrecerle ninguna explicación ni a su mujer ni a su hija, no tenía absolutamente nada que disculpara su conducta. La única palabra que se le ocurría era cobardía. Únicamente había sido eso lo que le había llevado a ese comportamiento ruin y vil con ellas que fueron su escudo frente a la sociedad y que le había llevado a construir su vida y la de su familia sobre cimientos de espuma. Esos cimientos se habían deshecho y su vida y la de ellas se habían desplomado quedando sólo un gran charco de agua sucia.
Poco a poco descubrió muchas cosas. Descubrió que la estación de trenes había sido su punto de encuentro con otros hombres. Descubrió que había un piso en la ciudad que pagaban entre varios y prefirió no saber más detalles.
La enfermedad hizo estragos en el cuerpo de mi amigo. Los últimos meses los pasó en la cama. Le tenía que dar de comer, que lavar, que suministrar las múltiples medicinas que le habían recetado y así, poco a poco, se convirtió en un bebé al que no podía dejar solo ni un solo instante. Ellas hubieron de extremar las medidas higiénicas porque temían contagiarse ya que en aquella época todavía se sabía muy poco de su enfermedad.
Lo cuidó con cariño, con ternura, no consiguió que su amor por él desapareciera pese a todo lo ocurrido. Su marido prácticamente no hablaba porque no tenía fuerzas, estaba muy débil, pero se daba cuenta de ello, y por eso le devolvía miradas cargadas de amor y de gratitud. Una extraña simbiosis que sólo ellos comprendían.
Por fin todo acabó, lentamente; poco a poco la enfermedad pudo con él. Se consumió día tras día hasta que se quedó dormido y no volvió a despertar.
No le quedó orgullo ni alegría. Su hija se casó y, aunque iba a verla todos los días, mi amiga se quedó sola en su casa. Prácticamente sin salir, día tras día, mes tras mes. Así transcurrieron más de cinco años.
Un día, después de comer, su hija fue a verla como siempre. Abrió la puerta y la llamó. No le contestó. Oyó la televisión y supuso que su madre se había quedado dormida en el sillón. En efecto, entró en el salón y la vio. Estaba recostada en el sofá con los ojos cerrados con el mando de la televisión en la mano. La llamó: Mami… Mami… Le tocó en el hombro. No se movió. Estaba muerta.

Creo que su corazón al final reventó, don Jaguar.

Si tuviera que elegir entre pasión y razón, yo siempre, siempre, elegiría pasión. Pero también, honestidad.

:rosa:
Avatar de Usuario
Jaguar
XV Micro Relatos.
XV Micro Relatos.
Mensajes: 2719
Registrado: 03 Dic 2012 12:30

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Jaguar » 19 Jun 2013 20:33

Interesante historia, Estela. Me ha gustado mucho; incluso tiene una vertiente literaria en la que no me importaría ahondar para escribir un relato, hasta una novela si me apura. Pero sigo sin relacionar ese tipo de actitudes con cobardía, ni siquiera con falta de honestidad. No puedo entrar en la mente de su amigo fallecido para conocer las razones por las que obró así. Incluso es posible que, pese a atraerle sexualmente los hombres, también de algún modo estuviese enamorado de su esposa, haciendo en ese sentido distinción ente sexo y amor. Ya digo, no lo sé. ¡Cómo voy a saberlo! Pero en cualquier caso no creo que fuese por cobardía. Ahora bien, incluso aunque lo fuese, también sería justificable, ¿o acaso la cobardía no frena o induce muchos de nuestros actos?

Y, ojo, que a mí personalmente no me molesta lo que usted pueda opinar. Todo lo contrario, su opinión me es perfectamente entendible y respetable. Otra cosa es que no la comparta, para lo que también estoy en mi derecho, digo yo. Y no es que salte, mujer, es simplemente que expongo mi propia opinión, que es a fin de cuentas de lo que se trata en todo debate que se precie :be:
Avatar de Usuario
Estela
La dama de noche
La dama de noche
Mensajes: 6195
Registrado: 18 Nov 2012 10:42

Re: Los embates del deseo

Mensajepor Estela » 19 Jun 2013 21:03

La historia es más extensa, don Jaguar, he tenido que recortarla, quitar nombres y adaptarla para contársela a usted, quizá por eso está un poco rara, se me han ido tiempos de verbos y algunas cosillas. La novela está escrita y premiada -tongue Bah, seiscientos eurillos de nada, es de lo primero que escribí.

Es que no se me ocurría otra forma de explicarle lo que para mí es vivir en la falsedad. Mi amigo tenía sus razones, las de siempre, y más hace unos cuantos años. A él su instinto le llevaba a disfrutar con y de los hombres, de hecho, tenía su piso que compartía con otros amigos en la capital, por eso llegaba tan tarde de trabajar. Por las mañanas trabajaba en un banco y por las tardes, y ahí estaba su coartada, hacía seguros. Su familia era importante, entre comillas. Su padre muy conocido porque había sido un cargo importante de la política y se paseaba por toda la población con el cuello muy estirado. ¿Cómo iba a atreverse a poner las cartas sobre la mesa? Fue un cobarde, don Jaguar, si no lo hubiera sido quizá mi amiga ahora todavía estaría viva. Y mira que le quería también a él, pero no pude evitar y no puedo evitar al día de hoy pensar que fue muy canalla.

Yo a usted no le entiendo, lo siento, quizá aquello me marcó, no lo sé. En ese libro del que le hablaba hay más historias del estilo de esa, el mundo está lleno de situaciones, pasiones, razones, y hemos de vivir en él, intentemos hacerlo pero siempre con ese cuidado del que hablaba usted ayer.

Si todos fuéramos iguales este mundo sería un aburrimiento, pero saltar, salta usted, don Jaguar, que conste.

:cat:

:rosa:

Volver a “La Tertulia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados