La muerte

Mado
La Doña
La Doña
Mensajes: 2962
Registrado: 29 Oct 2012 17:19

Re: La muerte

Mensajepor Mado » 14 Oct 2014 21:13

Tampoco es como esta mujer la ve y la escribe. Y si tu la lees asiduamente, no me extraña que tengas bajones. Me bajaría al fondo incluso yo.
Avatar de Usuario
aguamarina
Sabio
Sabio
Mensajes: 5343
Registrado: 12 Oct 2012 15:30

Re: La muerte

Mensajepor aguamarina » 14 Oct 2014 21:22

Tener bajones forma parte de mi carácter, Mado, como desear de vez en cuando que la muerte se me lleve.
Pero hace mucho tiempo (años, quinquenios, quizá décadas) que sólo pienso en lo bueno que tengo a mi alrededor y he llegado a sentir un aprecio verdadero y sincero por la vida.
No he perdido la capacidad de ilusionarme, todo me llena de ilusiones renovadas, hasta algo tan sencillo como plantar un árbol.
Este verano planté uno y estoy pendiente de cada brote que saca.
Siento que mis dos intentos de autolisis quedaron aparcados para siempre.
Sé también que fueron dos errores que afortunadamente fallaron.

Leo a Amélie cuando postea solamente y me llegan sus avisos.
Wilde
El Caballero Oscuro
Mensajes: 4462
Registrado: 03 Ene 2013 19:38

Re: La muerte

Mensajepor Wilde » 22 Feb 2015 21:05

Vendrá de noche

Vendrá de noche cuando todo duerma,
vendrá de noche cuando el alma enferma
se emboce en vida,
vendrá de noche con su paso quedo,
vendrá de noche y posará su dedo
sobre la herida.

Vendrá de noche y su fugaz vislumbre
volverá lumbre la fatal quejumbre;
vendrá de noche
con su rosario, soltará las perlas
negro sol que da ceguera verlas,
¡todo un derroche!

Vendrá de noche, noche nuestra madre,
cuando a lo lejos el recuerdo ladre
perdido agujero;
vendrá de noche; apagará su paso
mortal ladrido y dejará al ocaso
largo agujero...

¿Vendrá una noche recogida y vasta?
¿Vendrá una noche maternal y casta
de luna llena?
Vendrá viniendo con venir eterno;
vendrá una noche del postrer invierno...
noche serena...

Vendrá como se fue, como se ha ido
-suena a lo lejos el fatal ladrido-,
vendrá a la cita;
será de noche mas que sea aurora,
vendrá a su hora, cuando el aire llora,
llora y medita...

Vendrá de noche, en una noche clara,
noche de luna que al dolor ampara,
noche desnuda,
vendrá... venir es porvenir... pasado
que pasa y queda y que se queda al lado
y nunca muda....

Vendrá de noche, cuando el tiempo aguarda,
cuando la tarde en las tinieblas tarda
y espera al día,
vendrá de noche, en una noche pura,
cuando del sol la sangre se depura,
del mediodía.

Noche ha de hacerse en cuanto venga y llegue,
y el corazón rendido se le entregue,
noche serena,
de noche ha de venir... ¿él, ella o ello?
De noche ha de sellar su negro sello,
noche sin pena.

Vendrá la noche, la que da la vida,
y en que la noche al fin el alma olvida,
traerá la cura;
vendrá la noche que lo cubre todo
y espeja al cielo en el luciente lodo
que lo depura.

Vendrá de noche, sí, vendrá de noche,
su negro sello servirá de broche
que cierra el alma;
vendrá de noche sin hacer ruido,
se apagará a lo lejos el ladrido,
vendrá la calma...
vendrá la noche....

Miguel de Unamuno
Avatar de Usuario
taïga
Universitario
Universitario
Mensajes: 384
Registrado: 26 Jul 2013 17:56

Re: La muerte

Mensajepor taïga » 12 May 2015 22:58

Límites

De estas calles que ahondan el poniente,
una habrá (no sé cuál) que he recorrido
ya por última vez, indiferente
y sin adivinarlo, sometido

a Quién prefija omnipotentes normas
y una secreta y rígida medida
a las sombras, los sueños y las formas
que destejen y tejen esta vida.

Si para todo hay término y hay tasa
y última vez y nunca más y olvido
¿quién nos dirá de quién, en esta casa,
sin saberlo, nos hemos despedido?

Tras el cristal ya gris la noche cesa
y del alto de libros que una trunca
sombra dilata por la vaga mesa,
alguno habrá que no leeremos nunca.

Hay en el Sur más de un portón gastado
con sus jarrones de mampostería
y tunas, que a mi paso está vedado
como si fuera una litografía.

Para siempre cerraste alguna puerta
y hay un espejo que te aguarda en vano;
la encrucijada te parece abierta
y la vigila, cuadrifronte, Jano.

Hay, entre todas tus memorias, una
que se ha perdido irreparablemente;
no te verán bajar a aquella fuente
ni el blanco sol ni la amarilla luna.

No volverá tu voz a lo que el persa
dijo en su lengua de aves y de rosas,
cuando al ocaso, ante la luz dispersa,
quieras decir inolvidables cosas.

¿Y el incesante Ródano y el lago,
todo ese ayer sobre el cual hoy me inclino?
Tan perdido estará como Cartago
que con fuego y con sal borró el latino.

Creo en el alba oír un atareado
rumor de multitudes que se alejan;
son lo que me ha querido y olvidado;
espacio y tiempo y Borges ya me dejan.

JLB

..................................................................................................................................................................................................

https://www.youtube.com/watch?v=XgfnZZlgt6Q


Paul Bowles: (en off) "Como no sabemos cuando vamos a morir llegamos a creer que la vida es un pozo inagotable, sin embargo todo sucede sólo un cierto número de veces, y no demasiadas. ¿En cuántas ocasiones te vendrá a la memoria aquella tarde de tu infancia? Una tarde que ha marcado el resto de tu existencia, una tarde tan importante que ni siquiera puedes concebir tu vida sin ella. Quizás cuatro o cinco veces, quizás ni siquiera eso. ¿Y cuántas veces mas contemplarás la luna llena? Quizás veinte, y sin embargo todo parece ilimitado..."

“Death is always on the way, but the fact that you don't know when it will arrive seems to take away from the finiteness of life. It's that terrible precision that we hate so much. But because we don't know, we get to think of life as an inexhaustible well. Yet everything happens a certain number of times, and a very small number, really. How many more times will you remember a certain afternoon of your childhood, some afternoon that's so deeply a part of your being that you can't even conceive of your life without it? Perhaps four or five times more. Perhaps not even. How many more times will you watch the full moon rise? Perhaps twenty. And yet it all seems limitless.”
― Paul Bowles, The Sheltering Sky
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3260
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: La muerte

Mensajepor Francisco Delicado » 13 May 2015 12:26

SI pudiera llorar de miedo en una casa sola,
si pudiera sacarme los ojos y comérmelos,
lo haría por tu voz de naranjo enlutado
y por tu poesía que sale dando gritos.

Porque por ti pintan de azul los hospitales
y crecen las escuelas y los barrios marítimos,
y se pueblan de plumas los ángeles heridos,
y se cubren de escamas los pescados nupciales,
y van volando al cielo los erizos:
por ti las sastrerías con sus negras membranas
se llenan de cucharas y de sangre
y tragan cintas rotas, y se matan a besos,
y se visten de blanco.

Este es el comienzo de la Oda a Federico García Lorca; me niego a ponerla entera; si les gusta, que tiene que gustarles, van y la buscan por internet.
La recuerdo porque en mi primera juventud fue un poema que me resultó extraordinariamente llamativo más por la originalidad de sus figuras que por su mero contenido.

Creo que en algún sitio leí la explicación de que se pintaran de azul los hospitales
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3260
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: La muerte

Mensajepor Francisco Delicado » 14 May 2015 12:34

taïga escribió:Límites

De estas calles que ahondan el poniente,
una habrá (no sé cuál) que he recorrido
ya por última vez, indiferente
y sin adivinarlo, sometido

a Quién prefija omnipotentes normas
y una secreta y rígida medida
a las sombras, los sueños y las formas
que destejen y tejen esta vida.

Si para todo hay término y hay tasa
y última vez y nunca más y olvido
¿quién nos dirá de quién, en esta casa,
sin saberlo, nos hemos despedido?

Tras el cristal ya gris la noche cesa
y del alto de libros que una trunca
sombra dilata por la vaga mesa,
alguno habrá que no leeremos nunca.

Hay en el Sur más de un portón gastado
con sus jarrones de mampostería
y tunas, que a mi paso está vedado
como si fuera una litografía.

Para siempre cerraste alguna puerta
y hay un espejo que te aguarda en vano;
la encrucijada te parece abierta
y la vigila, cuadrifronte, Jano.

Hay, entre todas tus memorias, una
que se ha perdido irreparablemente;
no te verán bajar a aquella fuente
ni el blanco sol ni la amarilla luna.

No volverá tu voz a lo que el persa
dijo en su lengua de aves y de rosas,
cuando al ocaso, ante la luz dispersa,
quieras decir inolvidables cosas.

¿Y el incesante Ródano y el lago,
todo ese ayer sobre el cual hoy me inclino?
Tan perdido estará como Cartago
que con fuego y con sal borró el latino.

Creo en el alba oír un atareado
rumor de multitudes que se alejan;
son lo que me ha querido y olvidado;
espacio y tiempo y Borges ya me dejan.

JLB



Bueno, bueno, bueno...¡Y yo con estos pelos! esto me pasa por entrar por aquí con estas prisas y esta poca atención a los otros.

Taiga, si eres mujer te como todo lo comestible y si eres hombre, también.
¡Límites!; tal vez con el Golem y el poema de los dones uno de los poemas eternos, majestuosos, de Jorge Luis; uno de los que él creyó sentirse orgulloso


¿Se imaginan decirse, como él nos dice:

Si para todo hay término y hay tasa
y última vez y nunca más y olvido


?

Mete al Ródano en el poema, el Ródano de su Ginebra juvenil y a donde fue a morir (y fui yo a peregrinar); el mismo Ródano que llevó a su relato "El otro" en el que el joven Borges y el viejo Borges se encuentran.

Y termina de manera sencillamente imponente:

Creo en el alba oír un atareado
rumor de multitudes que se alejan;
son lo que me ha querido y olvidado;
espacio y tiempo y Borges ya me dejan
.


Alguno habrá, alguna como Erato, que recuerde qué rumores oía Antonio (Marco Antonio) cuando se le alejaba su ciudad, Alejandría.
Despide, despide a Alejandría que así pierdes, le dijo Cavafis.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.
Avatar de Usuario
esmorca
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1918
Registrado: 01 Oct 2012 20:38

Re: La muerte

Mensajepor esmorca » 14 May 2015 21:20

les iba a poner que me han dado la tarde..pero no..todos y cada uno de los poemas son preciosos
tampoco hay que morise para sentir una tristeza infinita

Pues aunque el resplandor que en otro tiempo fue tan brillante
hoy esté por siempre oculto a mis miradas,
aunque nada pueda hacer volver la hora
del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos, pues encontraremos
fuerza en el recuerdo,
en aquella primera simpatía
que habiendo sido una vez, habrá de ser por siempre,
en los sosegados pensamientos que brotaron
del humano sufrimiento
y en la fe que mira a través de la muerte,
y en los años, que traen consigo las ideas filosóficas.”


preciosa la reflexión de Bowles..
pero si de muerte se habla:
Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
.
Alimentando lluvias, caracoles
Y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas
.
daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.
.
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.
.
No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
.
.Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
.
No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
.
En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta
.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.
.
Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte
.
Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera
.
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.
.
Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.
.
Tu corazón , ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.
.
A las aladas almas de las rosas...
de almendro de nata te requiero,:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3260
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: La muerte

Mensajepor Francisco Delicado » 15 May 2015 10:48

La poesía italiana nos ha dado dos majestuosos poemas sobre la muerte.
La que, siempre, recuerdo es la de Cesare Pavese, que se dio a sí mismo la muerte aún joven.
Hay quien afirma que estuvo llamando a algunos amigos la misma tarde en que se quitó la vida en un Hotel (no sé si en Florencia o Turín).

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
esta muerte que nos acompaña
desde el alba a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un absurdo defecto. Tus ojos
serán una palabra inútil,
un grito callado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando sola te inclinas
ante el espejo. Oh, amada esperanza,
aquel día sabremos, también,
que eres la vida y eres la nada.
Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como dejar un vicio,
como ver en el espejo
asomar un rostro muerto,
como escuchar un labio ya cerrado.
Mudos, descenderemos al abismo.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3260
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: La muerte

Mensajepor Francisco Delicado » 15 May 2015 10:51

El otro es el "Himno a la muerte" de Giuseppe Ungaretti

Amor, mi joven emblema,
Vuelto para dorar la tierra,
Difuso en el día rupestre,
Es la última vez que miro
(Al fondo del barranco, de violentas
Aguas suntuoso, de antros
Funesto) la estela de luz
Que como la tórtola llorosa
Sobre la hierba disipada se turba.

Amor, salud luciente,
Me pesan los años venideros.

Abandonada la maza fiel,
Resbalaré en el agua oscura
Sin queja.

Muerte, árido río...

Inmemorial hermana, muerte,
Me harás igual que el sueño
Besándome.

Tendré tu paso,
Andaré sin dejar huella.

Me darás el corazón inmóvil
De un dios, seré inocente,
No tendré más pensamientos ni bondad.

Con la mente amurada,
Con los ojos caídos en el olvido,
Le haré de guía a la felicidad.


Ese:
Me harás igual que el sueño
Besándome.

Le deja a uno un sentimiento agridulce
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.

Volver a “Literatura, libros, relatos...”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados