GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:10

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:10

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:11

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:11

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:12

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:13

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:14

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:14

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:15

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:16

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:16

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:17

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:17

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:19

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 21 Abr 2014 18:19

Imagen
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3260
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Francisco Delicado » 22 Abr 2014 13:20

Saben que Borges dejó dicho que de los cien años de soledad lo que le había gustado eran los cincuenta primeros.
Una manera irónica de reflejar ese escaso interés que el porteño sentía por las novelas largas.

Pero en la diversidad está el gusto, qué caray, y mi devoción borgiana se encuentra más en sus juegos con el tiempo y el espacio que con sus opiniones generales.

Por ello, ya tengo en mi mesita de noche "El amor en los tiempos del cólera", que releeré de inmediato como homenaje a la muerte del colombiano y según una vieja costumbre que tengo ("Las crónicas marcianas" cuando la muerte de Bradbury o "sostiene pereira" cuando murió Tabucchi fueron relecturas inmediatas que emprendí)

Por algún oculto motivo no creo que pueda con la soledad de los Buendía ahora; leí esos cien años dos veces, cuando yo era feliz e indocumentado, joven y brioso.
Puede que, ahora, esa enorme, inacabable, contundente historia de amor presidida por el olor de las almendras amargas convenga más a mi espíritu.

Imagen
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.
eLeyeLe
Sabio
Sabio
Mensajes: 4280
Registrado: 05 Oct 2012 19:54

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor eLeyeLe » 22 Abr 2014 15:28

Uno de mis hijos se ha llevado mi Cienaños para leerlo, ahora le da como vergüenza no haberlo leído, y de dentro ha caído mi " chuleta" de la familia Buendía, la que me hice al leerlo hace buffff... Y esto? Quien escribió esto?...pues yo, chiqui, es que me perdía un poco... Vaya letraaajaaaaa, mami!
Espero por su bien que vuelvan íntegros, la chuleta y mi libro.
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 22 Abr 2014 17:48

Voy a tener que volver a releer el libro, porque es uno de los que menos huella me dejaron y veo que para muchos de mis conocidos por aquí y por allí, no es así.
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 22 Abr 2014 18:11

[align=justify]Remedios, la bella, se quedó vagando por el desierto de la soledad, sin cruces a cuestas, madurándose en sus sueños sin pesadillas, en sus baños interminables, en sus comidas sin horarios, en sus hondos y prolongados silencios sin recuerdos, hasta una tarde de marzo en que Fernanda quiso doblar en el jardín sus sábanas de bramante, y pidió ayuda a las mujeres de la casa. Apenas habían empezado, cuando Amaranta advirtió que Remedios, la bella, estaba transparentada por una palidez intensa.
— ¿Te sientes mal? —le preguntó.
Remedios, la bella, que tenía agarrada la sábana por el otro extremo, hizo una sonrisa de lástima.
—Al contrario —dijo—, nunca me he sentido mejor.
Acabó de decirlo, cuando Fernanda sintió que un delicado viento de luz le arrancó las sábanas de las manos y las desplegó en toda su amplitud. Amaranta sintió un temblor misterioso en los encajes de sus pollerinas y trató de agarrarse de la sábana para no caer, en el instante en que Remedios, la bella, empezaba a elevarse. Úrsula, ya casi ciega, fue la única que tuvo la serenidad para identificar la naturaleza de aquel viento irreparable, y dejó las sábanas a merced de la luz, viendo a Remedios, la bella, que le decía adiós con la mano, entre el deslumbrante aleteo de las sábanas que subían con ella, que abandonaban con ella el aire de los escarabajos y las dalias, y que pasaban con ella a través del aire donde terminaban las cuatro de la tarde, y se perdieron con ella para siempre en los altos aires donde no podían alcanzarla ni los más altos pájaros de la memoria.
[/align]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 22 Abr 2014 18:13

[align=justify]Una noche, mientras Meme estaba en el baño, Fernanda entró en su dormitorio por casualidad, y había tantas mariposas que apenas se podía respirar. Agarró cualquier trapo para espantarlas, y el corazón se le heló de pavor al relacionar los baños nocturnos de su hija con las cataplasmas de mostaza que rodaron por el suelo. No esperó un momento oportuno, como lo hizo la primera vez. Al día siguiente invitó a almorzar al nuevo alcalde, que como ella había bajado de los páramos, y le pidió que estableciera una guardia nocturna en el traspatio, porque tenía la impresión de que estaban robando las gallinas. Esa noche, la guardia derribó a Mauricio Babilonia cuando levantaba las tejas para entrar al baño donde Meme lo esperaba, desnuda y temblando de amor entre los alacranes y las mariposas, como lo había hecho casi todas las noches de los últimos meses. Un proyectil incrustado en la columna vertebral lo redujo a cama por el resto de su vida. Murió de viejo en la soledad, sin un quejido, sin una protesta, sin una sola tentativa de infidencia, atormentado por los recuerdos y por las mariposas amarillas que no le concedieron un instante de paz, y públicamente repudiado como ladrón de gallinas.[/align]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 22 Abr 2014 18:14

[align=justify]Fascinado por el hallazgo, Aureliano leyó en voz alta, sin saltos, las encíclicas cantadas que el propio Melquíades le hizo escuchar a Arcadio, y que eran en realidad las predicciones de su ejecución, y encontró anunciado el nacimiento de la mujer más bella del mundo que estaba subiendo al cielo en cuerpo y alma, y conoció el origen de dos gemelos póstumos que renunciaban a descifrar los pergaminos, no solo por incapacidad e inconstancia, sino porque sus tentativas eran prematuras. En este punto, impaciente por conocer su propio origen, Aureliano dio un salto. Entonces empezó el viento, tibio, incipiente, lleno de voces del pasado, de murmullos de geranios antiguos, de suspiros de desengaños anteriores a las nostalgias más tenaces. No lo advirtió porque en aquel momento estaba descubriendo los primeros indicios de su ser, en un abuelo concupiscente que se dejaba arrastrar por la frivolidad a través de un páramo alucinado, en busca de una mujer hermosa a quien no haría feliz. Aureliano lo reconoció, persiguió los caminos ocultos de su descendencia, y encontró el instante de su propia concepción entre los alacranes y las mariposas amarillas de un baño crepuscular, donde un menestral saciaba su lujuria con una mujer que se le entregaba por rebeldía. Estaba tan absorto, que no sintió tampoco la segunda arremetida del viento, cuya potencia ciclónica arrancó los quicios de las puertas y las ventanas, descuajó el techo de la galería oriental y desarraigó los cimientos. Solo entonces descubrió que Amaranta Úrsula no era su hermana, sino su tía, y que Francis Drake había asaltado Riohacha solamente para que ellos pudieran buscarse por los laberintos más intrincados de la sangre, hasta engendrar el animal mitológico que había de poner término a la estirpe. Macondo era ya un pavoroso remolino de polvo y escombros centrifugado por la cólera del huracán bíblico, cuando Aureliano saltó once páginas para no perder el tiempo en hechos demasiado conocidos, y empezó a descifrar el instante que estaba viviendo, descifrándolo a medida que lo vivía, profetizándose a sí mismos en el acto de descifrar la última página de los pergaminos, como si estuviera viendo en un espejo hablado. Entonces dio otro salto para anticiparse a las predicciones y averiguar la fecha y las circunstancias de su muerte. Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra.[/align]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 22 Abr 2014 18:15

[align=justify]Vio una mujer vestida de oro en el cogote de un elefante. Vio un dromedario triste. Vio un oso vestido de holandesa que marcaba el compás de la música con un cucharón y una cacerola. Vio a los payasos haciendo maromas en la cola del desfile, y le vio otra vez la cara a su soledad miserable cuando todo acabó de pasar, y no quedó sino el luminoso espacio en la calle, y el aire lleno de hormigas voladoras, y unos cuantos curiosos asomados al precipicio de la incertidumbre. Entonces fue el castaño, pensando en el circo, y mientras orinaba trató de seguir pensando en el circo, pero ya no encontró el recuerdo. Metió la cabeza entre los hombros, como un pollito, y se quedó inmóvil con la frente apoyada en el tronco del castaño.[/align]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 22 Abr 2014 18:16

[align=justify]Allí vinieron, confundidos con la hojarasca humana, arrastrados por su impetuosa fuerza, los desperdicios de los almacenes, de los hospitales, de los salones de diversión, de las plantas eléctricas; desperdicios de mujeres solas y de hombres que amarraban la mula en un horcón del hotel...[/align]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 22 Abr 2014 18:19

[align=justify]La mujer se desesperó.

—Y mientras tanto qué comemos —preguntó, y agarró al coronel por el cuello de la franela. Lo sacudió con energía—. Dime, qué comemos.

El coronel necesitó setenta y cinco años —los setenta y cinco años de su vida, minuto a minuto— para llegar a ese instante. Se sintió puro, explícito, invencible, en el momento de responder.

—Mierda.
[/align]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26854
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Mensajepor Gloria » 22 Abr 2014 22:15

La luz es como el agua


En Navidad los niños volvieron a pedir un bote de remos.
-De acuerdo -dijo el papá, lo compraremos cuando volvamos a Cartagena.

Totó, de nueve años, y Joel, de siete, estaban más decididos de lo que sus padres creían.

-No -dijeron a coro-. Nos hace falta ahora y aquí.

-Para empezar -dijo la madre-, aquí no hay más aguas navegables que la que sale de la ducha.

Tanto ella como el esposo tenían razón. En la casa de Cartagena de Indias había un patio con un muelle sobre la bahía, y un refugio para dos yates grandes. En cambio aquí en Madrid vivían apretados en el piso quinto del número 47 del Paseo de la Castellana. Pero al final ni él ni ella pudieron negarse, porque les habían prometido un bote de remos con su sextante y su brújula si se ganaban el laurel del tercer año de primaria, y se lo habían ganado. Así que el papá compró todo sin decirle nada a su esposa, que era la más reacia a pagar deudas de juego. Era un precioso bote de aluminio con un hilo dorado en la línea de flotación.

-El bote está en el garaje -reveló el papá en el almuerzo-. El problema es que no hay cómo subirlo ni por el ascensor ni por la escalera, y en el garaje no hay más espacio disponible.

Sin embargo, la tarde del sábado siguiente los niños invitaron a sus condiscípulos para subir el bote por las escaleras, y lograron llevarlo hasta el cuarto de servicio.

-Felicitaciones -les dijo el papá ¿ahora qué?

-Ahora nada -dijeron los niños-. Lo único que queríamos era tener el bote en el cuarto, y ya está.

La noche del miércoles, como todos los miércoles, los padres se fueron al cine. Los niños, dueños y señores de la casa, cerraron puertas y ventanas, y rompieron la bombilla encendida de una lámpara de la sala. Un chorro de luz dorada y fresca como el agua empezó a salir de la bombilla rota, y lo dejaron correr hasta que el nivel llego a cuatro palmos. Entonces cortaron la corriente, sacaron el bote, y navegaron a placer por entre las islas de la casa.

Esta aventura fabulosa fue el resultado de una ligereza mía cuando participaba en un seminario sobre la poesía de los utensilios domésticos. Totó me preguntó cómo era que la luz se encendía con sólo apretar un botón, y yo no tuve el valor de pensarlo dos veces.

-La luz es como el agua -le contesté: uno abre el grifo, y sale.

De modo que siguieron navegando los miércoles en la noche, aprendiendo el manejo del sextante y la brújula, hasta que los padres regresaban del cine y los encontraban dormidos como ángeles de tierra firme. Meses después, ansiosos de ir más lejos, pidieron un equipo de pesca submarina. Con todo: máscaras, aletas, tanques y escopetas de aire comprimido.

-Está mal que tengan en el cuarto de servicio un bote de remos que no les sirve para nada -dijo el padre-. Pero está peor que quieran tener además equipos de buceo.

-¿Y si nos ganamos la gardenia de oro del primer semestre? -dijo Joel.

-No -dijo la madre, asustada-. Ya no más.

El padre le reprochó su intransigencia.

-Es que estos niños no se ganan ni un clavo por cumplir con su deber -dijo ella-, pero por un capricho son capaces de ganarse hasta la silla del maestro.

Los padres no dijeron al fin ni que sí ni que no. Pero Totó y Joel, que habían sido los últimos en los dos años anteriores, se ganaron en julio las dos gardenias de oro y el reconocimiento público del rector. Esa misma tarde, sin que hubieran vuelto a pedirlos, encontraron en el dormitorio los equipos de buzos en su empaque original. De modo que el miércoles siguiente, mientras los padres veían El último tango en París, llenaron el apartamento hasta la altura de dos brazas, bucearon como tiburones mansos por debajo de los muebles y las camas, y rescataron del fondo de la luz las cosas que durante años se habían perdido en la oscuridad.

En la premiación final los hermanos fueron aclamados como ejemplo para la escuela, y les dieron diplomas de excelencia. Esta vez no tuvieron que pedir nada, porque los padres les preguntaron qué querían. Ellos fueron tan razonables, que sólo quisieron una fiesta en casa para agasajar a los compañeros de curso.

El papá, a solas con su mujer, estaba radiante.

-Es una prueba de madurez -dijo.

-Dios te oiga -dijo la madre.

El miércoles siguiente, mientras los padres veían La Batalla de Argel , la gente que pasó por la Castellana vio una cascada de luz que caía de un viejo edificio escondido entre los árboles. Salía por los balcones, se derramaba a raudales por la fachada, y se encauzó por la gran avenida en un torrente dorado que iluminó la ciudad hasta el Guadarrama.

Llamados de urgencia, los bomberos forzaron la puerta del quinto piso, y encontraron la casa rebosada de luz hasta el techo. El sofá y los sillones forrados en piel de leopardo flotaban en la sala a distintos niveles, entre las botellas del bar y el piano de cola y su mantón de Manila que aleteaba a media agua como una mantarraya de oro. Los utensilios domésticos, en la plenitud de su poesía, volaban con sus propias alas por el cielo de la cocina. Los instrumentos de la banda de guerra, que los niños usaban para bailar, flotaban al garete entre los peces de colores liberados de la pecera de mamá, que eran los únicos que flotaban vivos y felices en la vasta ciénaga iluminada. En el cuarto de baño flotaban los cepillos de dientes de todos, los preservativos de papá, los pomos de cremas y la dentadura de repuesto de mamá, y el televisor de la alcoba principal flotaba de costado, todavía encendido en el último episodio de la película de media noche prohibida para niños.

Al final del corredor, flotando entre dos aguas, Totó estaba sentado en la popa del bote, aferrado a los remos y con la máscara puesta, buscando el faro del puerto hasta donde le alcanzó el aire de los tanques, y Joel flotaba en la proa buscando todavía la altura de la estrella polar con el sextante, y flotaban por toda la casa sus treinta y siete compañeros de clase, eternizados en el instante de hacer pipí en la maceta de geranios, de cantar el himno de la escuela con la letra cambiada por versos de burla contra el rector, de beberse a escondidas un vaso de brandy de la botella de papá. Pues habían abierto tantas luces al mismo tiempo que la casa se había rebosado, y todo el cuarto año elemental de la escuela de San Julián el Hospitalario se había ahogado en el piso quinto del número 47 del Paseo de la Castellana. En Madrid de España, una ciudad remota de veranos ardientes y vientos helados, sin mar ni río, y cuyos aborígenes de tierra firme nunca fueron maestros en la ciencia de navegar en la luz.

Volver a “Cine, Musica, Arte, Fotografía y todo lo de literatura que no encuentres allí.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados