El sexo en los tiempos del cólera

Radio patio funcionando. ¿Cómo son los foreros?¿A qué saben, a que huelen, qué les gusta, que odian? Para hablar de nosotros mismos, mismamente
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3438
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Francisco Delicado » 22 Nov 2013 12:10

Entró conmigo bajo las cobijas con movimientos que me recordaron ciertas ceremonias religiosas en donde los oficiantes casi no parecen desplazarse, pero cada gesto corresponde a una acción sabiamente calculada.
Ilona llega con la lluvia, 1988
Alvaro Mutis

No recuerdo cuándo adquirí el ciclo completo de novelas de Maqroll el gaviero, el curioso personaje de ese curioso autor que fue el recientemente fallecido Alvaro Mutis, un colombiano tan espectacularmente amigo de García Márquez como espectacularmente disímil de Gabo en su concepción de la organización social.

Maqroll, en todo caso, es capaz de sorprendernos a todos. Alfaguara creo recordar que fue la que editó ese ciclo completo, que comprende la novela de tan sonoro nombre como "Ilona llega con la lluvia".

En todo caso esta breve cita de la novela de Mutis me lleva a recordar a la única mujer que he conocido para la que el sexo era en sí un elemento vital, una experiencia propia, un rito singular y decisivo.

Quiero recordarla aún preparando el lecho, la cama en la que habríamos de encontrarnos.
No, no olvido que, en ciertas ocasiones, nos encontramos como animales y aún llegamos a hacer el amor (¿Hacíamos el amor o fornicábamos a secas?) sobre una mesa, arrojando al suelo algunos libros.

Pero, por encima de todo, aquella amante mía, porque así he de denominarla sin ambages, solía preparar el encuentro. Preparaba el lecho, alisaba las sábanas, ahuecaba las almohadas y se desvestía con una especial parsimonia.
Era especialmente ruidosa en el orgasmo, es cierto, de modo que conforme se aproximaba a ese momento su rutina se trastocaba en agitados tocamientos y gemidos crecientes; se comportaba, en fín, como cualquier persona excitada.
Pero la sensación que casi siempre me producía era la de que aquel acto sexual tenía como una predeterminación rutinaria y ritual; como algunos comulgan, así ella se enfrentaba al sexo que, me atrevo a decir, era uno de los elementos esenciales de su vida.

Recuerdo siempre un triste poema de Emily Dickinson
Que la cama sea ancha,
que esté hecha con cuidado;
esperad en ella que la sentencia
del juicio final sea serena y perfecta.
Que el colchón sea plano,
que la almohada sea redonda,
y que ningún ruidoso amanecer
perturbe la paz de esta tierra.


Y, a menudo, di en pensar que, tal y como la Dickinson proponía esperar a la muerte (dando con ello tan amargas normas a los suicidas) así mi amante esperaba el sexo.

No sé dónde está ella ahora.
De hecho, ni siquiera sé dónde estoy yo.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7250
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Erato » 22 Nov 2013 12:33

No sé pero, leyéndole, ganas me dan de pedirle a su amiga una cita y conocer el lado oscuro.
eLeyeLe
Sabio
Sabio
Mensajes: 4291
Registrado: 05 Oct 2012 19:54

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor eLeyeLe » 22 Nov 2013 12:49

Que diga que el sexo era esencial con ese halo de surrealismo...
Y siempre me sorprende ese efecto de Delicado, de la prosa de Delicado en realidad, que le retratan tan sorprendido del deseo femenino puramente animal que me entran ganas de irrumpir en su vida y demostrarle la suerte que pudo tener...
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor pipiola » 22 Nov 2013 13:34

Y más que enamorado del amor, yo le intuyo enamorado del placer.
Avatar de Usuario
Don Vito
Cosa Nostra
Mensajes: 9471
Registrado: 11 Oct 2012 14:51

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Don Vito » 22 Nov 2013 16:13

Unos nacieron ya follados y otros en cambio, nacieron para follar.
Benditos ellos, los segundos.
Mado
La Doña
La Doña
Mensajes: 2962
Registrado: 29 Oct 2012 17:19

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Mado » 22 Nov 2013 18:26

A mi me da un poco de pena que el sexo o el amor se desparramen en palabras. Prefiero que se concentren en hechos.

Pero es extraño que a usted, señor Delicado, que tanto le gusta escribir sobre sexo, y creo que incluso leer sobre este tema, no le guste una autora tan tremendamente erótica, tan suavemente erótica, tan arrebatadoramente erótica como es Isabel Allende.

Es cierto que esta mujer, pequeña, activa, prolífica, es capaz de pasar del erotismo a los relatos para niños, de la dulzura del amor y el sexo a la aventura o a la descripción de los tremendos acontecimientos ocurridos durante la conquista de América por los españoles. Tan meticulosamente documentada en unos temas como en los otros. Tan vividos todos ellos.

Si, es que acabo de releer una de sus maravillosas obras y aún estoy bajo sus efectos.

Yo, sinceramente, Señor Delicado, le recomendaría algunos de sus escritos. Todos sus escritos.

Porque ante el color gris y la piel de lagarto del Borges de sus entretelas, iba a pasar a colores mas explosivos: el rojo, el negro, el amarillo. Que a estas alturas de su vida le vendrían mucho mejor.
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3438
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Francisco Delicado » 22 Nov 2013 20:16

eLeyeLe escribió:Que diga que el sexo era esencial con ese halo de surrealismo...
Y siempre me sorprende ese efecto de Delicado, de la prosa de Delicado en realidad, que le retratan tan sorprendido del deseo femenino puramente animal que me entran ganas de irrumpir en su vida y demostrarle la suerte que pudo tener...


Tal vez uno de los desatinos a que se dedican los seres humanos conforme van cumpliendo años es imaginar qué hubiera ocurrido si, en su vida, las cosas hubieran ocurrido de otra manera (la repetición del verbo no es un error, es una cadencia).

La sola idea de que EleyEle hubiera irrumpido en mi vida altera todas las constantes vitales que, periódicamente, me examinan.

No me cabe la menor duda de que esa irrupción me habría convertido, a mí, en un animal.
No sé, no quiero saber, cómo sería su deseo.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.
Avatar de Usuario
Dart
Sabio
Sabio
Mensajes: 8284
Registrado: 09 Oct 2012 22:32

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Dart » 22 Nov 2013 20:18

El poema de Emily Dickinson fue llevado al cine en La decisión de Sophie. Se puede oír dos veces, la primera en una escena con Meryl Streep y Kevin Kline, con el tema musical de Marvin Hamlisch de fondo, donde se adivina el desenlace.

[bbvideo=560,340]http://www.youtube.com/watch?v=PfvxPWq_WOM[/bbvideo]

La segunda vez la recita Stingo, ante los cuerpos sin vida de Sophie y Nathan.

[bbvideo=560,340]http://www.youtube.com/watch?v=uGeqdYTaZbs[/bbvideo]
«Aun no habías aprendido que el odio es, desde un punto de vista intelectual, la eterna negación» OW
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3438
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Francisco Delicado » 22 Nov 2013 20:50

Gracias, Dart, por recordarnos esas escenas.
La subtitulada traducción de la primera de ellas me parece algo tosca.

El poema, en su bella brevedad, requiere mucho cuidado al traducirse. Siempre se ha dicho que, especialmente en poesía, un traductor debe conocer espléndidamente bien la lengua que traduce y aún mejor la lengua a la que traduce.

No voy a releerme (¡Bastante tengo con soportarme!) pero creo haber dicho que el poema de la Dickinson parece establecer un ritual para esperar a la muerte. Bueno es para suicidas.

Yo decía, al mismo tiempo, que recordaba en una vieja y querida amante una especie de ritual para el sexo.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.
Avatar de Usuario
Dart
Sabio
Sabio
Mensajes: 8284
Registrado: 09 Oct 2012 22:32

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Dart » 23 Nov 2013 00:27

Francisco Delicado escribió:La subtitulada traducción de la primera de ellas me parece algo tosca.

El poema, en su bella brevedad, requiere mucho cuidado al traducirse. Siempre se ha dicho que, especialmente en poesía, un traductor debe conocer espléndidamente bien la lengua que traduce y aún mejor la lengua a la que traduce.

Estoy de acuerdo con usted, Delicado, para hacer una traducción decente hay que conocer a fondo las dos lenguas. Me llama la atención la cantidad de versiones que he visto de este poema.

Dejo estas dos versiones que no son muy buenas, sobre todo la primera, pero dan una idea de la dificultad para darle el sentido original.

Haz amplia esta cama
haz esta cama con temor;
espera en ella el postrer juicio,
sereno y excelente.

Que sea recto su colchón
y redonda sea su almohada,
que ningún rayo dorado de sol
llegue jamás a perturbarla.



Haz amplia la cama,
hazla con reverencia.
Que espere el día del juicio,
confortable y buena.

Que sea su colchón firme,
redonda su almohada.
Que hasta del sol
esté resguardada.
«Aun no habías aprendido que el odio es, desde un punto de vista intelectual, la eterna negación» OW
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor pipiola » 23 Nov 2013 11:43

No soy mucho de leer libros, ahora que hace años leía hasta la enciclopecia Espasa cuando no tenía otra cosa. Es que desde hace algunos años no logro concentrarme en la lectura porque me asaltan las preocupaciones o los problemas y al final no me entero de lo que estoy leyendo y me da mucha rabia. Pero adoro los libros, a veces me los quedo mirando y acaricio el lomo de algún título de los que he leido y aún recuerdo. Por eso agradezco tanto encontrarme en el foro con poemas, como el que ha puesto Delicado y luego ha repetido más extenso Dart...
Avatar de Usuario
Agartha
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1611
Registrado: 05 Oct 2012 01:04

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Agartha » 23 Nov 2013 18:42

En lo primero que he pensado al leer el hilo es en lo que suponen de seguridad los rituales, sean de la clase que sean.
Cualquier sensación fóbica que tengamos, como por ejemplo la relacionada con nuestra muerte o la de otros a los que amamos, puede ser sedada por medio de ceremonias, por medio de costumbres que, repetidas una y otra vez, nos llevan a una sensación interna de seguridad por medio de la obtención de un aparente dominio sobre las circunstancias.
Si pienso en la muerte una y otra y otra vez, si manipulo todos los símbolos que la evoquen y no me pasa nada malo cuando lo hago, nada malo debo temer de ella.
Y cuando vuelva a temer, volveré a ritualizar.
Pero es un círculo vicioso, porque nada ni nadie podrá evitar el que, todos, al final muramos.
Hay otra forma de enfrentarse a ese miedo, que es la que yo utilizo.
Simplemente la ignoro. Otro placebo, lo sé, puesto que el que la ignore, no la hará desaparecer.
Pero tampoco importa.
Podemos ir hacia la muerte intentando hacer prevalecer nuestro poder, por medio de rituales; o retroceder ignorándola, intentando con ello negar su existencia.
Y ambas cosas son eficaces para sobrevivir, mientras podamos hacerlo.
Avatar de Usuario
Telémaco
El Único
Mensajes: 4484
Registrado: 02 Oct 2012 11:36

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Telémaco » 23 Nov 2013 19:08

Se dice que el hombre es el único animal que hace otra cosa cuando, en realidad, quisiera hacer el amor. Y que hace el amor cuando, a lo mejor, quisiera hacer otra cosa. Pues bien, con los post de Delicado me pasa algo parecido: siempre me pregunto cual fue el pretexto; si el amor o lo otro. Sea lo que sea lo otro. Nunca me queda claro el orden de prioridades.

Y en cuanto al aforismo con el que abrí; solo estoy de acuerdo a medias: conozco gente que, en efecto, hace otra cosa cuando solo quisiera hacer el amor. Pero en cambio tampoco querrían hacer otra cosa cuando lo están haciendo.
No sé si me explico. :dunce
Que el dinero no da la felicidad, que el sexo estropea la amistad y que no hay mal que por bien no venga lo dijo todo el mismo imbécil.
Avatar de Usuario
Agartha
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1611
Registrado: 05 Oct 2012 01:04

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Agartha » 23 Nov 2013 19:34

Sí, Telémaco, supongo que Delicado es así de complejo; y como tal sus caleidoscópicos hilos, que pueden ser leídos desde muchas perspectivas distintas.
Tampoco me cabe duda alguna, por lo que le llevo leído -y es mucho-, que para él el sexo es guarnición universal, acompañando cualquier otra cosa que pudiera sustentar su espíritu.
Lo sé y de hecho ahí tenemos el hilo de la monarquía, para fundamentar nuestras sospechas.
Abrazotes!
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3438
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: El sexo en los tiempos del cólera

Mensajepor Francisco Delicado » 25 Nov 2013 09:44

Recuerdo que hace años le pedí a un psiquiatra que me atendía que consiguiera que mi cerebro dejara de decirme cosas; tal vez porque, fundamentalmente, siempre me decía las mismas.
No sé por qué al ver la armonía ajena, esa tranquilidad con que las gentes afrontan la vida, yo pensaba que las mentes de los demás los dejan tranquilos; algo así como si uno fuera caminando con un completo silencio en su cerebro.
Y yo envidiaba eso, yo quería eso. El silencio interior.

Parece que es imposible.

Esa confusión es la que, inevitablemente, transmito a personas como Telémaco; o eso supongo. No necesito suponer sino que es suficientemente claro que a la inmensa mayoría de los foreros de cualquier foro lo que yo pueda decir les importa un rábano.
Normal.
Y lógico.

Pero necesito, a ráfagas, contar lo que me corroe, que suele ser el deseo, la necesidad de seducción, la fugacidad de la vida, el deterioro físico y cosas así, que se me agolpan en los dedos y se desparraman por el teclado.
En cualquier caso, como decía cierto escritor argentino ciego del que no sé si les he hablado, lo que escribo sólo persigue conmover o entretener, no persuadir.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.

Volver a “La Tertulia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado