El amor más allá de la muerte

Radio patio funcionando. ¿Cómo son los foreros?¿A qué saben, a que huelen, qué les gusta, que odian? Para hablar de nosotros mismos, mismamente
Avatar de Usuario
Cotton
XIX Micro Relatos.
XIX Micro Relatos.
Mensajes: 6753
Registrado: 24 May 2008 17:41

Re: El amor más allá de la muerte

Mensajepor Cotton » 17 Ene 2015 22:59

Ante la duda, yo la viuda



Pero me daría mucha pena, es tan bueno conmigo y tiene tanta paciencia con lo bicho que soy...
"No te acerques a una cabra por delante, a un caballo por detrás y a un tonto por ningún lado"
Avatar de Usuario
Jaguar
XV Micro Relatos.
XV Micro Relatos.
Mensajes: 2719
Registrado: 03 Dic 2012 12:30

Re: El amor más allá de la muerte

Mensajepor Jaguar » 18 Ene 2015 17:50

Puestos a elegir, yo también prefiero después... Además, así podría escribir una elegía para ella -grin

Ahora bien, si esa misma pregunta se refiriese a los hijos, estoy seguro que las respuestas variarían. Al menos yo preferiría morirme antes que mis hijos.
eLeyeLe
Sabio
Sabio
Mensajes: 4280
Registrado: 05 Oct 2012 19:54

Re: El amor más allá de la muerte

Mensajepor eLeyeLe » 18 Ene 2015 20:36

Yo entiendo perfectamente a la que escribe la carta... De hecho, cuando murió mi padre, mi madre repetía desolada..." has visto? No se lo pienso perdonar..."

Prefiero morir primero yo. No me gustaría sentir que falta, el vacío, buscarlo en todas las cosas que hemos hecho juntos y una y otra vez dolerme que no esté... Seguro que el superará la pena y se alegrará de no haberme dado el disgusto.
Avatar de Usuario
Francisco Delicado
El crepúsculo de los dioses.
El crepúsculo de los dioses.
Mensajes: 3260
Registrado: 08 Oct 2012 10:15

Re: El amor más allá de la muerte

Mensajepor Francisco Delicado » 19 Ene 2015 10:00

aguamarina escribió:
Francisco Delicado escribió:Yo siempre deseo morirme después de mi pareja puesto que ello me abre la posibilidad de encontrar a otra mujer.
A mí me gustan las mujeres.
En plural.


Yo también quisiera 'irme' después, pero no para buscar otros hombres, sino porque me daría mucha pena dejarlo solito. En lo que menos pensaría es en emparejarme de nuevo, porque el listón habría quedado demasiado alto para que corra a buscar un sustituto. Soy aventurera, pero no de lo que se entiende comúnmente como 'aventuras'. Soy aventurera en el sentido de que me gusta viajar, conocer y aprender. Si surge de nuevo el amor, bien, y si no, también.


Bah, usted es de las que cree en el amor, esa cosa que aparece en las comedias románticas, ese supuesto sentimiento que afecta a un tipo guapo y una tipa guapa que se miran, se remiran, tiran, aflojan y finalmente, en la última escena, se funden en un abrazo de modo que las señoras salen dela película sonriente y medio enlagrimadas y los hombres salimos diciendo que de esa maciza también nos enamorábamos nosotros.
¿Nos enamorábamos? bueno, ya alguien tituló una película "¿Por qué le llaman amor cuando quieren decir sexo?".

Aunque, espere, ahora recuerdo algo; oh, sí, yo mismo hablé al respecto de ello. Maldita memoria, maldita vida que siempre termina deshaciendo tus opiniones absolutas.

Raymond Carver tiene un relato, que da nombre a un libro entero, llamado "¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?". La edición completa ha sido publicada, finalmente, hace pocos años bajo el título de "Principiantes". Sí, sí claro, cuando hablamos de amor somos principiantes; no sabemos de qué hablamos cuando hablamos de amor; pero en el relato se contiene un pasaje acerca de una pareja de ancianos, que han vivido juntos larguísimos años, que te hace saltar las lágrimas.
No, si al final va a ser verdad que existe el amor.
Y, sinceramente, la idea de reconocer que usted tiene razón me toca los huevos.

Por cierto, aunque el pasaje que recuerdo de "El mundo de ayer" de Stefan Zweig relata cómo un incidente final le impidió celebrar su matrimonio (civil, por supuesto) con Lotte, su secretaria y suicida al alimón; veo que en alguna biografía de él (Lo que diga Wikipedia me importa un comino; eso es el más desaforado conjunto de mentiras e invenciones que haya urdido la mente humana después del orbis Tertius de Tlön que inventara Borges) sí la denominan su mujer.
Puede que se casara, sí.
O sea, que se suicidó junto a ella (bueno, sí es claro que Lotte se suicidó después, minutos después) y ella era su mujer.

Con lo que usted también tendría razón.
Pa cortarme las venas, vaya.
Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca
aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach.

Volver a “La Tertulia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado