Carmen y el amor

Radio patio funcionando. ¿Cómo son los foreros?¿A qué saben, a que huelen, qué les gusta, que odian? Para hablar de nosotros mismos, mismamente
Avatar de Usuario
Jaguar
XV Micro Relatos.
XV Micro Relatos.
Mensajes: 2719
Registrado: 03 Dic 2012 12:30

Carmen y el amor

Mensajepor Jaguar » 12 Jul 2014 11:18

Hace poco volví a ver y escuchar “Carmen”, la famosa ópera de Bizet, que es además una de mis favoritas, y, como casi siempre me sucede cuando la miro, me dio por reflexionar sobre el concepto y la naturaleza de eso que llamamos “amor”.

La propia Carmen lo define a su modo cuando entona su habanera y dice aquello de “el amor es un pájaro rebelde que nadie puede domesticar, sin que de nada sirvan las amenazas ni las plegarias”, o bien “el amor es un gitanillo que jamás conoció la ley”. Sí, así define Carmen el amor. Pero ese es sólo su amor, el amor de Carmen, el amor de todas las Cármenes del mundo, un amor vehemente y arrebatado, pero al propio tiempo evanescente, frívolo, voluble como el propio humo que lo envuelve.

Carmen ama con facilidad, pero se desenamora con idéntica facilidad, pues su amor es, en efecto, indomesticable y no puede estar sujeto a ley alguna, sino que, por el contrario, es libre e impetuoso como un huracán.

La contrapartida a ese tipo de amor la encontramos en su antagonista en la ópera, Don José, que representa, al menos en un principio, antes de ser hechizado por la propia Carmen y arrastrado por ésta a un torbellino donde perderá la razón y finalmente la vida, otra clase de amor muy diferente al de Carmen. Don José es un hombre de honor, un hombre asentado sobre sólidos cimientos que se ramifican en valores y principios tales como el honor, el deber, la familia…, y su idea del amor va en consonancia con esos principios, dando lugar a un amor fiel y firme, sin veleidades ni estridencias, menos efervescente quizá, pero más asentado y estable.

Don José habría sido seguramente feliz junto a Micaela, porque Micaela también es Don José, en cuanto a que participa de sus mismos convicciones y principios y, como tal, representa un amor sereno y transparente, sin grandes alharacas pasionales, pero sí consistente y equilibrado. Don José y Micaela habrían con toda seguridad formado una familia, tenido hijos y envejecido juntos sin apenas perturbaciones en su vida común. Ese es el amor de don José.

Pero Carmen no ama así. Carmen es ese pajarillo que no se puede retener en ninguna jaula, ni bajo amenazas ni bajo ruegos. Carmen se compenetra perfectamente con hombres como Escamillo, el torero, con quien puede vivir una tórrida pasión durante cierto tiempo, conscientes ambos de que aquello por fuerza está sujeto a un final, pero saboreándola y disfrutándola entretanto con fruición desmedida, para terminar luego cada uno por su camino sin excesivo sufrimiento. Porque Escamillo es también Carmen, en cuanto a que el suyo es asimismo el amor de Carmen.

Y, sin embargo, Carmen enamora a don José, y al hacerlo trastoca por entero su personalidad, transformando su habitual temple sereno en otro propio de un ser enfermizo, celoso, suspicaz, colérico…, metamorfosis que tenía inevitablemente que darse, no en vano forzada venía por la unión de dos formas de entender el amor totalmente incompatibles, mixtura que no podía sino conducir a la tragedia, como así efectivamente sucede al final. ¿Por qué lo hace? ¿Por qué obra Carmen de ese modo? ¿Por capricho? ¿Por diversión? ¿Por engrosar su colección de amantes con una nueva pieza, en este caso un representante de la ley? ¿Es tan solo el destino, como la propia Carmen da a entender? Un poco de todo seguramente, pero el caso es que esa habanera que Carmen canta en medio de la plaza es el punto de partida de la tragedia. Y esa flor que entrega al pobre don José simboliza en el fondo una cadena, una cadena a la que desde entonces y para siempre quedará ya atado (“la flor que me entregaste la conservé aun marchita…”). Y lo paradójico es que la propia Carmen le previene en su habanera del peligro que corre si entra con ella en lances de amor, repitiendo una y otra vez aquello de “si yo te amo, ah, entonces ten cuidado”.

El bueno de don José no hace caso, sin embargo, a dicha advertencia y acaba renunciando a todo por el amor de Carmen. Renuncia a su dignidad, a su condición de oficial del ejército, de donde deserta, a sus principios, a su propio orgullo de hombre. Renuncia a todo y se convierte en un forajido, todo por el amor que Carmen ha inoculado en su sangre, un amor que no es acorde con su propia idea del amor y que, al asumirlo, lo lleva a hundirse hasta los límites mismos de la esclavitud. “Soy un objeto tuyo”, llega a decirle… ¡Es tan triste! :dragon

Lo cierto es que las uniones entre Cármenes y don Josés, dado el diferente amor que ambos simbolizan, no pueden en modo alguno funcionar, y cuando tienen lugar está claro que el don José de turno sufrirá irremediablemente. Es casi imposible que sea de otra forma.

Pero ¿qué opináis vosotros? ¿Os identificáis más en vuestra forma de amar con el concepto de amor que representa Carmen, ese gitanillo sin sujeción a ley ni norma alguna, o en el de don José? ¿Habéis sido Carmen en alguna ocasión y roto el corazón de algún don José que se cruzó en vuestro camino? ¿O habéis por el contrario más bien desempeñado el papel de don José frente a una Carmen caprichosa y ligera?
Avatar de Usuario
Pastinaca
Sabio
Sabio
Mensajes: 9910
Registrado: 22 Abr 2013 17:19

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Pastinaca » 12 Jul 2014 11:26

Con el permiso de don Jaguar, yo lanzo otra serie de preguntas: ¿qué filosofía vital es la más cercana a ese objetivo, ansiado por todos, que es la felicidad? ¿Aprovechar ese impulso que nos dio nuestra madre al nacer y navegar por la vida con la sola fuerza de la inercia, sin vaivenes ni sorpresas? ¿O tirarse al vacío, sabedores de que al final espera la desgracia, pero conscientes de que, durante ese breve lapso de tiempo, tocaremos el Paraíso?

Hala pues.
Avatar de Usuario
Arthur Clennam
Sabio
Sabio
Mensajes: 3987
Registrado: 10 Feb 2013 10:56

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Arthur Clennam » 12 Jul 2014 12:00

En mi caso lo segundo, Pastinaca.

Maravilloso texto, Jaguar.
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Erato » 12 Jul 2014 12:26

Después de leer a Jaguar lo primero que te entra son unas ganas tremendas de rebautizarte y llamarte Carmen voluntariamente y para siempre.

En cuanto a la pregunta, yo no creo que la mayoría de las personas seamos Carmen o José en estado puro. Los que estén casados dirán que José, los que estén solteros dirán que Carmen. Puro cliché.
Pero si dejamos a un lado los convencionalismos sociales y somos sinceros con nosotros mismos, la mayoría encontraremos que somos una mezcla de ambos, yo al menos. Porque aunque uno esté felizmente casado, con hijos y con un matrimonio de décadas, lo cierto es que el deseo es libre y aunque no se consume se asienta en la cabeza, danza para nosotros y nos deslumbra. En ese caso seríamos un José con alma de Carmen, una Carmen escondida y debidamente atada.
Si uno está soltero y se lanza de un cuerpo a otro, echará en falta el único cuerpo con el que se sienta un ser completo, deseará ser José. En este caso sería una Carmen con añoranzas de ser José, una Carmen que no encuentra el acomodo necesario para tener la plenitud trascendente de José.
Porque el espíritu humano es complejo y contradictorio. Platón en el banquete ya lo dejó magnificamente retratado, cuando habla de los hombres esfera, aquellos que se creían tan fuertes como los dioses y de como los dioses castigaron su arrogancia dividiéndoles en dos partes. Los convirtieron en lo que somos, hombre y mujer, perdieron su perfección y se lanzaron unos en brazos de los otros intentando recuperar su mitad perdida. Cuando encontraban su mitad, la suya, la arrebatada, ya fueran hombre-hombre, mujer-mujer o hombre-mujer, preferían dejarse morir de inanición a volverse a separar. Tal era la desesperación de los humanos. Los dioses sintieron piedad del sufrimiento que les habían infringido, decidieron que sus cicatrices quedasen visibles en su parte frontal y que cuando se juntaran aquellas partes arrancadas pudieran formar otro ser que fuese la unión de ambos, de aquella esfera primigenia. Así consigieron que los humanos siguieran con su vida, debiéndoles el respeto al que estaban obligados.
Avatar de Usuario
Cotton
XIX Micro Relatos.
XIX Micro Relatos.
Mensajes: 6753
Registrado: 24 May 2008 17:41

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Cotton » 12 Jul 2014 12:28

Yo me llamo Carmen :magn:
"No te acerques a una cabra por delante, a un caballo por detrás y a un tonto por ningún lado"
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Erato » 12 Jul 2014 12:31

Ja! Eso lo dices porque viste mucho :venti:
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10401
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Dae » 12 Jul 2014 13:04

Coincido con Arthur, fantástico texto, Jaguar. :)

Y coincido con Erato, no creo que haya muchos Carmen y José en estado puro, casi todos seremos una mezcla de ambos y predominará uno sobre el otro mientras mantenemos a raya al otro.

Debo confesar que he sido más veces Carmen que José, pero he sido José durante más tiempo que Carmen, aunque sumemos todo el tiempo en que me he pasado siendo Carmen. Creo que está claro. :wink:
Avatar de Usuario
Palomedes
Rancio
Mensajes: 2795
Registrado: 11 Jun 2013 16:54

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Palomedes » 12 Jul 2014 18:25

Don José es tan pardillo que no puedo ni quiero identificarme con él. Ese modelo tal vez hubiera resultado funcional en una sociedad más pacata como la de hace 50 años, no obstante, adoptar ese papel hoy en día, cuando todas están más resabiadas que el toro Ratón, es como arrojarse con una herida sangrante al estanque de los tiburones.
La vida es una tragedia para los que sienten y una comedia para los que piensan.
Avatar de Usuario
Cotton
XIX Micro Relatos.
XIX Micro Relatos.
Mensajes: 6753
Registrado: 24 May 2008 17:41

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Cotton » 12 Jul 2014 18:55

Palomedes escribió:Don José es tan pardillo que no puedo ni quiero identificarme con él. Ese modelo tal vez hubiera resultado funcional en una sociedad más pacata como la de hace 50 años, no obstante, adoptar ese papel hoy en día, cuando todas están más resabiadas que el toro Ratón, es como arrojarse con una herida sangrante al estanque de los tiburones.





:lol: :lol: :lol:
"No te acerques a una cabra por delante, a un caballo por detrás y a un tonto por ningún lado"
Avatar de Usuario
astroluz
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 2876
Registrado: 18 Nov 2012 05:08

Re: Carmen y el amor

Mensajepor astroluz » 12 Jul 2014 23:00

Palomedes escribió:Don José es tan pardillo que no puedo ni quiero identificarme con él. Ese modelo tal vez hubiera resultado funcional en una sociedad más pacata como la de hace 50 años, no obstante, adoptar ese papel hoy en día, cuando todas están más resabiadas que el toro Ratón, es como arrojarse con una herida sangrante al estanque de los tiburones.


Ese papel no se adopta, nadie elige enamorarse ni de quién hacerlo. Estoy de acuerdo con Erato y Dae en que no somos el uno o la otra en estado puro, podemos ser Carmen en unas relaciones y Don José en otras.
Avatar de Usuario
Jaguar
XV Micro Relatos.
XV Micro Relatos.
Mensajes: 2719
Registrado: 03 Dic 2012 12:30

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Jaguar » 13 Jul 2014 00:04

Yo también pienso que todos podemos ser en un momento dado Carmen o don José, en función de los factores que acompañen al enamoramiento de que se trate. No obstante, también creo que, más allá de esa contingencia, existe asimismo una predisposición que vendría dada por la naturaleza de la persona en cuestión, de tal modo que algunos son, por así decirlo, más proclives a asumir el rol de don José y otros el de Carmen.

En cuanto a la afirmación de Palomedes sobre el pardillismo de don José, no la rebatiré, porque en el fondo es así, aunque más que pardillo, yo le tildaría de infeliz. Sin embargo, entiendo que no puede evitarlo, no es un "pardillo" a priori, sino que al enamorarse de la persona equivocada se vuelve "pardillo" y, como tal, acepta todo lo que le echen, incluso convertirse en bandolero. Pero, joder, no puede evitarlo, hay lances contra los que la voluntad se viene aparatosamente abajo y apenas puede hacer nada, sobre todo cuando el amor y la pasión entran en juego.
Avatar de Usuario
Palomedes
Rancio
Mensajes: 2795
Registrado: 11 Jun 2013 16:54

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Palomedes » 13 Jul 2014 06:11

astroluz escribió:
Palomedes escribió:Don José es tan pardillo que no puedo ni quiero identificarme con él. Ese modelo tal vez hubiera resultado funcional en una sociedad más pacata como la de hace 50 años, no obstante, adoptar ese papel hoy en día, cuando todas están más resabiadas que el toro Ratón, es como arrojarse con una herida sangrante al estanque de los tiburones.


Ese papel no se adopta, nadie elige enamorarse ni de quién hacerlo. Estoy de acuerdo con Erato y Dae en que no somos el uno o la otra en estado puro, podemos ser Carmen en unas relaciones y Don José en otras.


Es posible que uno no elija de quién se enamora, pero comportarse como un pardillo, uh, eso sí que sí.

Jaguar escribió:En cuanto a la afirmación de Palomedes sobre el pardillismo de don José, no la rebatiré, porque en el fondo es así, aunque más que pardillo, yo le tildaría de infeliz. Sin embargo, entiendo que no puede evitarlo, no es un "pardillo" a priori, sino que al enamorarse de la persona equivocada se vuelve "pardillo" y, como tal, acepta todo lo que le echen, incluso convertirse en bandolero. Pero, joder, no puede evitarlo, hay lances contra los que la voluntad se viene aparatosamente abajo y apenas puede hacer nada, sobre todo cuando el amor y la pasión entran en juego.


Bajo mi punto de vista, la pasión no tiene por qué expresarse de una determinada manera. En el caso concreto de don José, se manifestaba bajo esa forma y con tan terribles consecuencias debido a su condición previa de total, absoluto y grandísimo pardillo. Sentir una gran pasión no equivale a convertirse en el satélite de nadie, que es lo que le sucedía a este señor. Eso ya venía de antes, debido probablamente a una personalidad sumisa y dependiente que manifiesta la pasión de la única manera que sabe: subordinándose. La teoría del apego ofrece una explicación desde el punto de vista de la psicología de las diversas formas en las que las personas establecemos lazos afectivos (seguro, evitativo, ansioso...). Haciendo un poco de psicología barata, yo diría que el de don José encaja se adapta como un guante a su mano a un estilo de apego ansioso: celoso, inseguro, obsesivo, controlador, sumiso, idealizador... En mayor o menor medida, todos podemos caer en estos comportamientos, no digo que no, pero hay que reunir un poco de voluntad y amor propio para no convertirnos en el kleenex de nadie. ¿Que cuesta? Pues sí, pero salir de la droga también, y por eso ningún yonqui se levanta un día y dice "coño, ya no me apetece meterme caballo en vena". Eso no pasa nunca, hay que poner los medios para que suceda. Y cuando esto se hace, llega el día en el que te preguntas qué es lo que viste en esa persona para llegar a tal grado de pardillismo.
La vida es una tragedia para los que sienten y una comedia para los que piensan.
Avatar de Usuario
lo tio pep
XIV·XXIV Micro Relatos.
XIV·XXIV Micro Relatos.
Mensajes: 17665
Registrado: 05 Oct 2012 03:59

Re: Carmen y el amor

Mensajepor lo tio pep » 13 Jul 2014 09:16

Me lo planteo así. Puedo ser más o menos Carmen o más o menos José, son distintas conductas que se pueden asumir en algún momento de nuestra historia, pero al final se es más un papel que el otro. Carmen puede mantener un amor más tiempo de lo normal, pero difícilmente dejará de serlo. José puede tener amoríos cortos, pero difícilmente los habrá si tiene pareja. En el fondo pasa que hay unas personas a las que les gusta sobre todo la emoción, el ligue, el ir descubriendo, que no soportan la falta de la pasión inicial. Otras consideran esta fuerza de recién enamorados como algo importante, pero lo asumen como pasajero, prefieren la estabilidad emocional, los retos a largo plazo y redescubrir aquellas emociones de vez en cuando. Otras personas quieren vivir siempre con la misma pareja que ligaron en su día; otras prefieren asumir el cambio de la pareja y adaptarse de la misma manera que también se adaptan a ellas.
Última edición por lo tio pep el 13 Jul 2014 09:20, editado 1 vez en total.
eLeyeLe
Sabio
Sabio
Mensajes: 4280
Registrado: 05 Oct 2012 19:54

Re: Carmen y el amor

Mensajepor eLeyeLe » 13 Jul 2014 09:19

Supongo que es relativo. Se puede ser Carmen siempre que te este mirando un José..., o dicho de otro modo, sólo se puede ser Carmen si te mira un José.
A veces me siento Carmen pero porque quien tengo enfrente me ve así y no sabe lo José que soy.

También creo que en estos tiempos los José absolutos carecen de fuste, que la sociedad es menos rígida. El honor de los guardias casi parece el de los samurais, anacrónico, y casi nadie se va a morir por deshonor. Los románticos también han muerto...
Viene el ciber sexo.
A ver como embruja por ahí Carmen...
:)
Avatar de Usuario
lo tio pep
XIV·XXIV Micro Relatos.
XIV·XXIV Micro Relatos.
Mensajes: 17665
Registrado: 05 Oct 2012 03:59

Re: Carmen y el amor

Mensajepor lo tio pep » 13 Jul 2014 10:28

Carmen siempre embruja, ahora con photoshop
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Carmen y el amor

Mensajepor greta » 13 Jul 2014 11:54

Interesante enfoque, Jaguar, muy bien escrito además.
No conozco bien esa ópera, aunque leyendo el perfil de los personajes me ha venido a la memoria una novela de Somerset Maugham, “Servidumbre humana” que luego se llevó al cine y que trata precisamente del papel de la dignidad.

Lo que, en mi opinión, se le confiere a la personalidad de Don José es un halo de ingenuidad, la ingenuidad de la entrega, fundamentada en algo que aún está por resolver de su propia personalidad, lo que le conduce a la admiración, sesgada por la pasión y por su propia vulnerabilidad, representando una huida de sí mismo y un colocar sus sueños fuera de su campo de acción, que se refleja en cómo se sitúa él frente a sus sentimientos. Así, la dignidad o la trascendencia personal sólo la ve alcanzable a través del amor de ella, aceptándose plenamente sólo a través los ojos de su amada y no de los suyos.
Aunque todos comprendemos las tendencias hacia un perfil u otro, dependiendo de la sinergia de la relación y del momento individual, me parece mucho más ingenuo e inmaduro el perfil de Don José, aunque aparentemente sea Carmen la que parezca más frívola y cabeza hueca. Ella le advierte y él no acaba de comprender su mensaje.
Avatar de Usuario
Palomedes
Rancio
Mensajes: 2795
Registrado: 11 Jun 2013 16:54

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Palomedes » 14 Jul 2014 01:38

Voy a seguir haciendo un poco de psicología barata con vuestro permiso. Ahora le toca a Carmen, la proteica gitana. En mi opinión, Carmen es un caso claro de una personalidad histriónica. Para no alargar mucho la descripción, dejo los items clave.

No se siente cómodo en las situaciones en las que no es el centro de atención. Imagen
La interacción con los demás suele estar caracterizada por un comportamiento sexualmente seductor o provocador. ImagenImagenImagen
Muestra una expresión emocional superficial y rápidamente cambiante. Imagen
Utiliza permanentemente el aspecto físico para llamar la atención sobre sí mismo. Imagen
Tiene una forma de hablar excesivamente subjetiva y carente de matices. Imagen
Muestra autodramatización, teatralidad y exagerada expresión emocional. Imagen
Es sugestionable, por ejemplo, fácilmente influenciable por los demás o por las circunstancias. (posiblemente)
Considera sus relaciones más íntimas de lo que son en realidad. (posiblemente)

Aunque posiblemente también presente comorbilidad con un trastorno antisocial de la personalidad.

1. fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal, como lo indica el perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención Imagen
2. deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros para obtener un beneficio personal o por placer Imagen
3. impulsividad o incapacidad para planificar el futuro Imagen
4. irritabilidad y agresividad, indicados por peleas físicas repetidas o agresiones Imagen
5. despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás Imagen
6. irresponsabilidad persistente, indicada por la incapacidad de mantener un trabajo con constancia o de hacerse cargo de obligaciones económicas Imagen
7. falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia o la justificación del haber dañado, maltratado o robado a otros Imagen
La vida es una tragedia para los que sienten y una comedia para los que piensan.
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Carmen y el amor

Mensajepor greta » 14 Jul 2014 02:37

,Palomedes, eso es profundizar y lo demás tonterías... :lol:

La puedo imaginar histriónica y narcisista.

No dudo que antisocial también, pero, ¿hay alguna razón?

http://www.trastornosdelapersonalidad.e ... sista.html
Avatar de Usuario
Palomedes
Rancio
Mensajes: 2795
Registrado: 11 Jun 2013 16:54

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Palomedes » 14 Jul 2014 07:31

La novela no la he leído, y la ópera no la entiendo porque no hablo francés, así que me he basado en lo conozco de la historia y en la semblanza ofrecida por Jaguar. Pero pienso que sus coqueteos con el delito, la irresponsabilidad, así como la ausencia de remordimientos, justifican el diagnóstico. Todo ello sin la menor pretensión de rigurosidad, claro.
La vida es una tragedia para los que sienten y una comedia para los que piensan.
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Carmen y el amor

Mensajepor greta » 14 Jul 2014 15:35

Palomedes, ya he tenido algo de tiempo para leer un poco el argumento de la ópera. El tema es más complejo de lo que parece y pienso que tiene muchas lecturas.
No sé si me equivoco, debido a mi sesgo interpretativo, pero estoy de acuerdo en que Bizet muestra una Carmen con un carácter voluble, con rasgos histriónicos, caprichosa, posesiva (quizá también con rasgos antisociales, como muy bien comentabas por dedicarse al contrabando).
José, en cambio, es un personaje tímido, algo cohibido (aparece también la figura materna, como símbolo de su necesidad de protección) que, pese a haberse enamorado, teme no ser digno de ella, lo que Carmen interpreta como un rechazo a su ego herido y, lejos de comprenderle y ponerse en su lugar, le castiga cruelmente.
La clave, en mi opinión, es la herida en el ego de la gitana que, en efecto, a mí personalmente me hace pensar que su forma de querer es dicotómica; la herida narcisista.
José, temiendo perder el objeto de su pasión, se entrega. En este punto es donde radica para mí su error, pues si no es comprendido en sus sentimientos, debería haber salido pitando, pues creo que es en esta entrega donde él se falla a sí mismo, sacrificando su amor propio en aras de una mujer inestable. Así se muestra la pasión irracional.
La gitanilla, entonces, le exige que se entregue aún más, que lo abandone todo para ejercer con ella de maleante, lo que para ella representa la vida en libertad. Sin embargo, él intuye que para él puede significar un camino de perdición, pues él desea la libertad, no el libertinaje que ella le ofrece. No obstante, su conflicto interior, ese debate entre la entrega y lo que le dice la razón guiada por su propio instinto de supervivencia, se mantiene creo que debido a su inseguridad, sin admitir lo que le dice su propia voz, dejándose arrastrar por la intransigencia de ella, hasta que ella le acaba abandonando y entonces se desata la tragedia, una vez él está dispuesto a asumir el sacrificio de su ser.

Sin alargarme mucho más en la interpretación, diría que ambos personajes conectan por lo mismo: la pasión enarbola los egos heridos de ambos personajes. José parece tener una personalidad un tanto dependiente que conecta estrechamente con el carácter posesivo y vengativo de ella.

Pienso que, si José hubiera estado más seguro o hubiera tenido otro temperamento, podría haber vivido en ese caso la pasión con Carmen hasta donde hubiera querido. Sin embargo, pierde el control porque la gitana no puede otorgarle la seguridad y protección que él busca.

Es una ópera muy interesante y hace mucho que no la escucho, entre otras cosas porque no soy muy de óperas, pero después de esto, sí siento curiosidad. Recuerdo pasajes bonitos que en su momento me gustaron y debe ser también muy colorista en escena.

http://www.hagaselamusica.com/clasica-y ... -de-bizet/
Avatar de Usuario
aguamarina
Sabio
Sabio
Mensajes: 5343
Registrado: 12 Oct 2012 15:30

Re: Carmen y el amor

Mensajepor aguamarina » 14 Jul 2014 20:52

A raíz de un desengaño amoroso que tuve a los veintiún años, estuve comportándome durante un tiempo como Carmen. Sentía un innegable placer intrínseco rompiendo los corazones de los chicos, pagándoles con la misma moneda que había recibido yo. Dejé de comportarme así porque a pesar de las fisuras recibidas, una parte de mi corazón permanecía íntegra y me sentí muy apenada por el daño innecesario que causé al último muchacho con el que anduve en mi papel de Carmen. El dolor me impulsó a actuar de este modo tan rastrero, ruin y ajeno a mi forma de ser, porque no tengo talante de rompecorazones. Al poco tiempo de haber abandonado aquella actitud, conocí al que hoy es mi marido y llevamos juntos veintisiete años de amor, afecto y complicidad.
Avatar de Usuario
esmorca
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1918
Registrado: 01 Oct 2012 20:38

Re: Carmen y el amor

Mensajepor esmorca » 14 Jul 2014 21:31

yo soy mas de Verdi...Carmen me pareció siempre una excesiva y D. Jose un encoñado..igual soy simple, y no voy al meollo, al análisis de los personajes...pero coincido en la definición que hacen Vds de Carmen...quizás en mi postura existe un poco/mucho de machismo..porque Carmen me produce un rechazo que no me lo produce el Duque de Mantua...y los dos se comportan igual..
Avatar de Usuario
Palomedes
Rancio
Mensajes: 2795
Registrado: 11 Jun 2013 16:54

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Palomedes » 14 Jul 2014 23:42

Un análisis espléndido, Greta, tan coherente y bien estructurado que poco más se me ocurre que añadir. Desde que coincimos en un debate sobre Ellis, sigo con sumo interés tus intervenciones. Especialmente acertada me parece tu interpretación del momento clave de la tragedia, que no es otro que en el que don José renuncia a sus principios por miedo a perder Carmen, instante en el cual no sólo la pierde a ella, sino que también se pierde a sí mismo. Mi interpretación, muy personal, es que Carmen busca a alguien capaz de doblegar su indómita voluntad, de lo contrario no se hubiera refugiado en los brazos de Escamillo, arquetipo del hombre que se impone sobre la fuerza salvaje de la naturaleza. Y es por eso que cuando don José cede a sus caprichos, la pierde para siempre.
La vida es una tragedia para los que sienten y una comedia para los que piensan.
Avatar de Usuario
Jaguar
XV Micro Relatos.
XV Micro Relatos.
Mensajes: 2719
Registrado: 03 Dic 2012 12:30

Re: Carmen y el amor

Mensajepor Jaguar » 15 Jul 2014 00:09

Yo discrepo un tanto en eso de que Carmen se comporte de manera rastrera. Lo haría si, en efecto, actuase con la intención de hacer daño. Pero no creo que sea así, ella actúa simplemente en concordancia con su propia naturaleza, sin más, una naturaleza que le lleva a vivir únicamente el presente, sin pensar demasiado en las consecuencias futuras de sus actos. De acuerdo que la suya es, además de arrebatada, una naturaleza egoísta, eso es innegable, pero no necesariamente maliciosa.

Tampoco considero exacta la equivalencia que ha hecho Esmorca entre Carmen y el Duque de Mantua (protagonista de Rigoletto). El Duque de Mantua es un hedonista cuyo principal objetivo es obtener placer de sus conquistas femeninas, vendría en ese sentido a ser una especie de don Juan cuyo objetivo máximo es la seducción, a efectos de lo cual se sirve de todo tipo de martingalas, artimañas y embustes. Carmen, en cambio, seduce por su propia personalidad arrolladora, sin siquiera proponérselo, y en ese sentido no recurre al engaño, más bien todo lo contrario: advierte al pobre don José del peligro que corre si se enamora de ella. Y es que Carmen no necesita engañar para seducir, pues es pura seducción en sí misma. Carmen sólo busca vivir en libertad, sin sometimiento a norma alguna, y esa manera de ser, unida a su belleza salvaje, la convierte de por sí en objeto del deseo

Por lo demás, el análisis de Greta me ha encantado. Ha desmenuzado a los dos protagonistas con un bisturí afilado y certero. Chapeau :saludo:

Y sí, la entrega absoluta de don José le hace desmerecer en la consideración de Carmen, que posiblemente acaba viéndolo como un "calzonazos", en tanto que, como contraste, Escamillo representaría la fuerza vital que no se doblega ante nada, y está claro que eso enamora a Carmen. Pero aun así, creo que Carmen habría terminado dejando a José en cualquiera de los casos, quizás se habría cansado más tarde de él de haber tenido más aplomo, pero se habría cansado igualmente. Carmen es Carmen, no puede estar mucho tiempo sujeta a los mismos brazos.

Aquí está la famosa habanera, que por sí sola da fe de lo que es Carmen:

[bbvideo=560,340]https://www.youtube.com/watch?v=9aY5HJ5c14E[/bbvideo]
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Carmen y el amor

Mensajepor greta » 15 Jul 2014 11:30

Palomedes, caballero, grazie mille. -give_rose

Recibe una sonrisa de oreja a oreja. Estoy encantada de poder compartir estos análisis "psicometafísicos" contigo, que lo sepas.

Jaguar, excelente lectura la tuya. :saludo:

Ciertamente, Escamillo, el torero, es el hombre temperamental y viril que busca Carmen. Coincido en que él tiene esas cualidades que la enamoran, porque ante todo, las argucias femeninas que ella utiliza se pueden muy bien interpretar como la excusa para conseguir el hombre que sea capaz de doblegarla, pues como ella expresa,” el amor es como un gitanillo que jamás conoció ley alguna”, “pajarillo rebelde”, es decir, la libertad absoluta e incondicional del amor.

Sin embargo, Bizet, pese a lo cautivador de su personalidad, no le tenía reservado un final feliz, supongo que para realzar la imprevisibilidad y el dramatismo humanos que pueden llegar a provocar ese coqueteo, inocente o no, en una pasión mal conducida, la de Don José.

Muy sugerente la famosa habanera. :wink:

Volver a “La Tertulia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado