Canibalismo humano.

Avatar de Usuario
juanmanuel
Sabio
Sabio
Mensajes: 10176
Registrado: 10 Oct 2012 17:56

Canibalismo humano.

Mensajepor juanmanuel » 09 Dic 2012 23:59

"La idea del canibalismo siempre ha provocado fuerte rechazo. A menudo, los relatos de canibalismo nos traen a la mente a personas hambrientas comiéndose a sus seres queridos, ya fallecidos, por auténtica desesperación y por una voluntad enorme de supervivencia. Pero el canibalismo puede ser aún más atroz: en ocasiones el ser humano ha tenido que ir todavía más allá y matar a sus compañeros para alimentarse de su carne. Las consecuencias pueden ser graves: desde la cárcel hasta la exclusión social".

En el vídeo que acompaño, de Canal de Historia, se recogen tres casos, reales, de canibalismo humano, en situaciones de supervivencia extrema. Uno de ellos, se refiere a la llamada costumbre (o ley) del mar. De acuerdo a esta tradición marinera, en el caso de que un grupo de marinos quedase a la deriva en alta mar, una vez agotado el alimento, los náufragos podían echar a suertes quién de ellos sería sacrificado para servir de alimento a los demás. Este proceso se repetiría tantas veces como fuese necesario hasta que los supervivientes fuesen rescatados, o hasta que quedase un único superviviente en la balsa. De acuerdo a la ley del mar, únicamente podían ser usados como alimento bien los cuerpos de personas que hubiesen muerto por causas naturales -habitualmente heridas producidas en el naufragio, o más comúnmente muertos por haber bebido agua de mar-, o bien aquellos supervivientes que el azar hubiese escogido para tal fin. Entre los marinos era habitual usar el método del cordel: se cortaban tantos pedazos de cabo como supervivientes quedasen y aquél que escogiese el cordel más corto era el elegido para el sacrificio.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=XzBP6qcwdz8[/youtube]
Principio de presunción de inocencia, según los socialistas: "Todo acusado es culpable, mientras no demuestre su inocencia ... y, si es del PP, aunque la demuestre".
"La salud es un estado transitorio que no augura nada bueno". (Ramón Sánchez Ocaña). "El populismo ama tanto a los pobres que los multiplica". (Gloria Álvarez)
.
Imagen
Avatar de Usuario
Alba10
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1409
Registrado: 30 Ene 2012 13:36
Ubicación: La ciudad de cristal donde nadie es forastero

Mensajepor Alba10 » 10 Dic 2012 00:27

Son situaciones extremas, como bien dices y el documental también, que es muy improbable que se dé en la vida. De hecho, de los 7 mil millones de personas que hay en el mundo, esas situaciones se dieron pocas veces. Es una proporción ínfima, en comparación, de población y de historia. Por eso se hacen documentales y demás, por la excepción excepcional.

Había una película que a mí me impactó en su momento, a pesar de ser de una calidad pésima: Holocausto caníbal.

También "Viven" que fue la que se hizo basada en el accidente que un equipo de ¿rugby? tuvo en Los Andes, quedándose aislados por la nieve y sin orientación.

Durante mucho tiempo creí que en las situaciones extremas es cuando se ve a las personas, pero estaba equivocada. Lo difícil no está en lo extremo sino en lo cotidiano. Lo que una persona es lo vive en lo cotidiano, no en lo extremo.
Para este viaje no hacen falta alforjas
Avatar de Usuario
Alba10
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1409
Registrado: 30 Ene 2012 13:36
Ubicación: La ciudad de cristal donde nadie es forastero

Mensajepor Alba10 » 10 Dic 2012 01:05

Y acerca de vidas cotidianas, de los hombres del mar y de supervivencia, amistad, lealtad, honor, amor y coraje, traigo una historia real y reciente

http://www.lavozdegalicia.es/portada/20 ... 129702.htm
22/10/2010
[img=center]http://media.lavozdegalicia.es/default/2010/10/23/00121287845679587905399/Foto/.jpg[/img]
El hombre que le ganó un pulso al mar
José Manuel Pérez reescribe la historia de un naufragio en donde amistad, supervivencia y sangre fría fueron las claves para que hoy lo pueda contar

Dice que todavía siente frío. Sobre todo en los pies. Lo cuenta a pocos metros de su bar, que está junto al mar, mientras camina sobre la hierba y al sol, en una tarde de calor en la que él necesita bufanda. Se detiene al llegar al muelle y pregunta: «¿A que é bonito isto?». Lo dice señalando a los amarres de los que partió hace hoy ocho días con sus amigos, Juan y Benigno Torres. Eran tres y regresó solo uno. Una lotería a la que nadie querría jugar. José Manuel Pérez sobrevivió y ahora lo cuenta «para que a xente saiba o que pasou».

Salieron, igual que muchos sábados, a bucear. Lo hacían en la planeadora de Juan, que siempre conducía él. «Nós somos formais. Sempre saiamos e regresabamos á mesma hora, por iso é normal que a xente comezase a preocuparse». Con el sol aún en lo alto, regresaban a casa, en Porto do Son. Fue entonces cuando sucedió: «Viñamos bromeando sobre o que cada un capturara e foi entón cando notamos que algo rompera». A la lancha le entró el siroco y comenzó a centrifugar mientras escupía a sus tres ocupantes y segaba la vida de dos de ellos. Con la planeadora desaparecida, José le plantó cara a la vida. Hizo acopio de lucidez y sangre fría. Reunió los cuerpos dañados de sus compañeros y los anudó con las tiras de los trajes de neopreno que llevaban: «Nese momento apenas podía ver nada. Perdín unha lentilla e a outra non sei nin como a tiña. Notei pola luz do faro de Corrubedo que a marea nos levaba ata a praia. Foi cando me tranquilicei un pouco».

Flotaron cerca de ocho horas en el mar mientras José buscaba que la razón prevaleciese sobre la desesperación. «Eu falaba con eles. Dicíalles que estivesen tranquilos, que chegariamos xuntos a terra. Que os levaría coas súas familias», añade el superviviente, que reconoce que los cursos de submarinismo a los que asistió le enseñaron todo lo necesario para contar hoy este relato: «Quedábanme dúas horas. Xa comezaba a perder líquidos e mexaba aos poucos para que o corpo os retivese. Logo, por temas que me ensinaron, procuraba que a auga non me tocase da cintura para arriba e subinme enriba deles e dáballe aos pés para avanzar».

La pérdida de las lentillas hizo que confundiera la distancia que lo separaba del suelo más próximo: «As luces dos coches que estaban na praia das Furnas parecían que estaban ao meu lado. Incluso cando vin o Playa de Seiras dixen, sabe Deus onde está, pero ao final tíñao ao lado. Aínda así comecei a berrar e pararon o motor. Foi cando me oíron: '¡Dálle, dálle!', dixen, entón saíu Manolo co foco e viume».

El último brote de casta

«Ou suben todos ou non sube ninguén», fueron sus palabras al encontrarse con el barco que le presentó por segunda vez al destino. Los cuerpos de Beni y Juan, unidos por las tiras de sus trajes, resultaban demasiado pesados. Mientras llegaban las embarcaciones que los buscaban, otra lancha aguantó los cuerpos, lo que permitió a la tripulación del Playa de Seiras subir al superviviente en la embarcación. «Eles quedaron abaixo. Non era fácil subilos xa que estaban atados coas tiras do traxe e o peso era moito. Ao final chegou o barco do pai de Juan, O Volver, e subíronnos para ir a terra».

Mientras, José en el barco solo repetía que quería regresar a tierra para ver a Luz, su mujer: «Eles non sabían a situación na que estaba e non podían arriscarse. Foi entón cando chegou o helicóptero. Quitáronme o traxe sen rompelo. Secáronme e vestíronme mentres eu choraba. Xa no helicóptero eu só tremía de frío e cando podía preguntaba: '¿onde me levades?' Eles dicíanme que a Vigo e eu non o cría».

Del trayecto en helicóptero apenas recuerda nada: «Ao chegar tratáronme moi ben. Repetíanme que fose moi valente, que xa estaba salvado». Pasaron menos de 20 horas hasta que regresó a Barbanza. «Parei a comprar tabaco e fun directo ao tanatorio. Tiña que facelo. Tiña que ver as familias de Juan e Beni. Estar con eles». Una decisión que su cuerpo le exigió esa noche una mayor dosis de medicación para dormir.

El lunes era el funeral. Con el mismo arrojo, pero en tierra firme, salió a la calle por la mañana. Visitó el centro médico de Porto do Son y el hospital de la comarca. Acompañado de su mujer, fue al peluquero antes de asistir al sepelio. «Os nervios facían que o pelo caese só», asegura con la risa rota. «Tiña que estar con eles e sempre acompañado da miña muller. Sen ela todo isto sería imposible de levar», insiste. Llegó de primero a Queiruga, la playa en donde se ofició el funeral conjunto de Juan y Beni. Fue el centro de las miradas y el motivo de muchas lágrimas. Ahora han pasado dos días. Es miércoles. Camina por el pueblo, «o menos posible, pero sen esconderme».

La gente lo abraza. Su paso es un tsunami de emociones contenidas. Su mujer ya abrió el bar. Sobre su vuelta a la vida normal, José dice que «é tan necesario como que eu volva ao mar para coller polbo. A situación é complicada e non me queda outra. O que sinta ese día, agora non o sei. Pero teño que facelo. Así é a nosa vida».
Para este viaje no hacen falta alforjas
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26856
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Canibalismo humano.

Mensajepor Gloria » 12 Dic 2012 11:03

Joder con las tradiciones marineras y la ley del mar...

Ah, y lo de "Holocausto caníbal", sólo era un "fake" (se dice así, no?).

Volver a “Cine, Musica, Arte, Fotografía y todo lo de literatura que no encuentres allí.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados