Cadáveres exquisitos

Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 23 Sep 2013 15:25

Paseo su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta.

[bbvideo=560,340]http://www.youtube.com/watch?v=x3ntdL5im4o[/bbvideo]
Ubuntu
Avatar de Usuario
Aldara
XI Micro Relatos
XI Micro Relatos
Mensajes: 75
Registrado: 05 Oct 2008 15:31

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Aldara » 23 Sep 2013 17:12

Paseo su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

[bbvideo=560,340]http://www.youtube.com/watch?v=x3ntdL5im4o[/bbvideo]
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 23 Sep 2013 18:02

Paseo su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar

[bbvideo=560,340]http://www.youtube.com/watch?v=2izFvwFYYLQ[/bbvideo]
Ubuntu
clapton
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 437
Registrado: 20 Sep 2013 16:56

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor clapton » 23 Sep 2013 22:12

Paseo su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra.
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 23 Sep 2013 22:31

Paseo su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.

[bbvideo=560,340]http://www.youtube.com/watch?v=uRJ8yEYfTmg[/bbvideo]
Ubuntu
clapton
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 437
Registrado: 20 Sep 2013 16:56

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor clapton » 23 Sep 2013 22:34

Paseo su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese...
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17342
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 23 Sep 2013 23:31

Paseo su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba.
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 24 Sep 2013 00:49

Paseo su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.
Ubuntu
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 24 Sep 2013 01:11

¡¡ALTO AHI!!

Trampa tramposa de toda trampedad.

No debería poder introducirse frases en el texto ya escrito, pues muchas frases posteriores perderían sentido, concordancia o lo que fusiera o fusiese.


De manera que acuerdate para añadirlo a las normas cuando hagamos el siguiente.
Ubuntu
Avatar de Usuario
Aldara
XI Micro Relatos
XI Micro Relatos
Mensajes: 75
Registrado: 05 Oct 2008 15:31

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Aldara » 24 Sep 2013 10:04

Paseo su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies...
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 24 Sep 2013 16:10

Paseó su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies... al pronto saltó excitado, braceando nervioso, había entrevisto una luz en la lejanía y hacia allá encamino sus pasos ¡chopclope, chopclope, chopclope! , no pudo evitar acordarse de Fred Astaire y de nuevo las lágrimas arrasaron sus ojos
Ubuntu
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Erato » 24 Sep 2013 17:31

Paseó su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies... al pronto saltó excitado, braceando nervioso, había entrevisto una luz en la lejanía y hacia allá encamino sus pasos ¡chopclope, chopclope, chopclope! , no pudo evitar acordarse de Fred Astaire y de nuevo las lágrimas arrasaron sus ojos. "Mierda, soy un moñas" pensó mientras iba hacia la luz, su ángel salvador. Sintió un escalofrío, la luz se acercaba demasiado rápida, le rodeó situándose sobre él
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 24 Sep 2013 23:47

Paseó su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies... al pronto saltó excitado, braceando nervioso, había entrevisto una luz en la lejanía y hacia allá encamino sus pasos ¡chopclope, chopclope, chopclope! , no pudo evitar acordarse de Fred Astaire y de nuevo las lágrimas arrasaron sus ojos. "Mierda, soy un moñas" pensó mientras iba hacia la luz, su ángel salvador. Sintió un escalofrío, la luz se acercaba demasiado rápida, le rodeó situándose sobre él. No emitía ningún sonido, sólo la luz brillante que se fue concentrando en un foco que se fué desplazando despacio hasta señalar un monolito cercano
Ubuntu
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17342
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 25 Sep 2013 11:15

Paseó su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies... al pronto saltó excitado, braceando nervioso, había entrevisto una luz en la lejanía y hacia allá encamino sus pasos ¡chopclope, chopclope, chopclope! , no pudo evitar acordarse de Fred Astaire y de nuevo las lágrimas arrasaron sus ojos. "Mierda, soy un moñas" pensó mientras iba hacia la luz, su ángel salvador. Sintió un escalofrío, la luz se acercaba demasiado rápida, le rodeó situándose sobre él. No emitía ningún sonido, sólo la luz brillante que se fue concentrando en un foco que se fué desplazando despacio hasta señalar un monolito cercano.

- Vaya. Sólo me faltaría ahora encontrarme con ET.
Y al momento mudó el gesto, como abofeteado por una idea.
- Y todo por esa mujer. Putas mujeres.
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17342
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 25 Sep 2013 13:58

Paseó su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies... al pronto saltó excitado, braceando nervioso, había entrevisto una luz en la lejanía y hacia allá encamino sus pasos ¡chopclope, chopclope, chopclope! , no pudo evitar acordarse de Fred Astaire y de nuevo las lágrimas arrasaron sus ojos. "Mierda, soy un moñas" pensó mientras iba hacia la luz, su ángel salvador. Sintió un escalofrío, la luz se acercaba demasiado rápida, le rodeó situándose sobre él. No emitía ningún sonido, sólo la luz brillante que se fue concentrando en un foco que se fué desplazando despacio hasta señalar un monolito cercano.

- Vaya. Sólo me faltaría ahora encontrarme con ET.
Y al momento mudó el gesto, como abofeteado por una idea.
- Y todo por esa mujer. Putas mujeres.
-Con lo razonables que son los hombres.

Se quedó quieto, al acecho, escudriñando su alrededor.
¿De dónde venía esa voz?
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 25 Sep 2013 20:55

Paseó su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies... al pronto saltó excitado, braceando nervioso, había entrevisto una luz en la lejanía y hacia allá encamino sus pasos ¡chopclope, chopclope, chopclope! , no pudo evitar acordarse de Fred Astaire y de nuevo las lágrimas arrasaron sus ojos. "Mierda, soy un moñas" pensó mientras iba hacia la luz, su ángel salvador. Sintió un escalofrío, la luz se acercaba demasiado rápida, le rodeó situándose sobre él. No emitía ningún sonido, sólo la luz brillante que se fue concentrando en un foco que se fué desplazando despacio hasta señalar un monolito cercano.

- Vaya. Sólo me faltaría ahora encontrarme con ET.
Y al momento mudó el gesto, como abofeteado por una idea.
- Y todo por esa mujer. Putas mujeres.
-Con lo razonables que son los hombres.

Se quedó quieto, al acecho, escudriñando su alrededor.
¿De dónde venía esa voz?

Le pareció ver una tenue sombra, moviendose en la boca del tiroliro situado en todo lo alto del cartucio del ovni
Ubuntu
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 26 Sep 2013 01:53

Paseó su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies... al pronto saltó excitado, braceando nervioso, había entrevisto una luz en la lejanía y hacia allá encamino sus pasos ¡chopclope, chopclope, chopclope! , no pudo evitar acordarse de Fred Astaire y de nuevo las lágrimas arrasaron sus ojos. "Mierda, soy un moñas" pensó mientras iba hacia la luz, su ángel salvador. Sintió un escalofrío, la luz se acercaba demasiado rápida, le rodeó situándose sobre él. No emitía ningún sonido, sólo la luz brillante que se fue concentrando en un foco que se fué desplazando despacio hasta señalar un monolito cercano.

- Vaya. Sólo me faltaría ahora encontrarme con ET.
Y al momento mudó el gesto, como abofeteado por una idea.
- Y todo por esa mujer. Putas mujeres.
-Con lo razonables que son los hombres.

Se quedó quieto, al acecho, escudriñando su alrededor.
¿De dónde venía esa voz?

Le pareció ver una tenue sombra, moviendose en la boca del tiroliro situado en todo lo alto del cartucio del ovni. Intento descifrar lo que veía sin éxito. La lluvia seguía su ritmo clip, clap, ploc, splas...de manera que abrió el paraguas, se acomodó sobre una piedra y se puso a estudiar la manera de afanarse una rueda del ovni.
Ubuntu
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor greta » 26 Sep 2013 13:02

Paseó su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies... al pronto saltó excitado, braceando nervioso, había entrevisto una luz en la lejanía y hacia allá encamino sus pasos ¡chopclope, chopclope, chopclope! , no pudo evitar acordarse de Fred Astaire y de nuevo las lágrimas arrasaron sus ojos. "Mierda, soy un moñas" pensó mientras iba hacia la luz, su ángel salvador. Sintió un escalofrío, la luz se acercaba demasiado rápida, le rodeó situándose sobre él. No emitía ningún sonido, sólo la luz brillante que se fue concentrando en un foco que se fué desplazando despacio hasta señalar un monolito cercano.

- Vaya. Sólo me faltaría ahora encontrarme con ET.
Y al momento mudó el gesto, como abofeteado por una idea.
- Y todo por esa mujer. Putas mujeres.
-Con lo razonables que son los hombres.

Se quedó quieto, al acecho, escudriñando su alrededor.
¿De dónde venía esa voz?

Le pareció ver una tenue sombra, moviendose en la boca del tiroliro situado en todo lo alto del cartucio del ovni. Intento descifrar lo que veía sin éxito. La lluvia seguía su ritmo clip, clap, ploc, splas...de manera que abrió el paraguas, se acomodó sobre una piedra y se puso a estudiar la manera de afanarse una rueda del ovni.


De pronto, la sombra habló: “Me llamo Il Divo, y tengo un gato para ti”.
Palideció al ver una mezcla de murciélago y canario al resplandecer un rayo.
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor pipiola » 26 Sep 2013 13:50

Paseó su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies... al pronto saltó excitado, braceando nervioso, había entrevisto una luz en la lejanía y hacia allá encamino sus pasos ¡chopclope, chopclope, chopclope! , no pudo evitar acordarse de Fred Astaire y de nuevo las lágrimas arrasaron sus ojos. "Mierda, soy un moñas" pensó mientras iba hacia la luz, su ángel salvador. Sintió un escalofrío, la luz se acercaba demasiado rápida, le rodeó situándose sobre él. No emitía ningún sonido, sólo la luz brillante que se fue concentrando en un foco que se fué desplazando despacio hasta señalar un monolito cercano.

- Vaya. Sólo me faltaría ahora encontrarme con ET.
Y al momento mudó el gesto, como abofeteado por una idea.
- Y todo por esa mujer. Putas mujeres.
-Con lo razonables que son los hombres.

Se quedó quieto, al acecho, escudriñando su alrededor.
¿De dónde venía esa voz?

Le pareció ver una tenue sombra, moviendose en la boca del tiroliro situado en todo lo alto del cartucio del ovni. Intento descifrar lo que veía sin éxito. La lluvia seguía su ritmo clip, clap, ploc, splas...de manera que abrió el paraguas, se acomodó sobre una piedra y se puso a estudiar la manera de afanarse una rueda del ovni.


De pronto, la sombra habló: “Me llamo Il Divo, y tengo un gato para ti”.
Palideció al ver una mezcla de murciélago y canario al resplandecer un rayo.

Aquel marciano era bastante feo, la verdad, pero era simpático, al menos le estaba sonriendo...o eso le parecia. En su cara de murciélago resplandecía una hermosa fila de dientes en forma de sonrisa y sus ojillos brillaban cómo ascuas. De pronto un escalofrío le recorió todo el cuerpo al descubrir que aquel bicho de plumas amarillas balanceaba un gato en una de sus garras.
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Erato » 26 Sep 2013 14:02

Paseó su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies... al pronto saltó excitado, braceando nervioso, había entrevisto una luz en la lejanía y hacia allá encamino sus pasos ¡chopclope, chopclope, chopclope! , no pudo evitar acordarse de Fred Astaire y de nuevo las lágrimas arrasaron sus ojos. "Mierda, soy un moñas" pensó mientras iba hacia la luz, su ángel salvador. Sintió un escalofrío, la luz se acercaba demasiado rápida, le rodeó situándose sobre él. No emitía ningún sonido, sólo la luz brillante que se fue concentrando en un foco que se fué desplazando despacio hasta señalar un monolito cercano.

- Vaya. Sólo me faltaría ahora encontrarme con ET.
Y al momento mudó el gesto, como abofeteado por una idea.
- Y todo por esa mujer. Putas mujeres.
-Con lo razonables que son los hombres.

Se quedó quieto, al acecho, escudriñando su alrededor.
¿De dónde venía esa voz?

Le pareció ver una tenue sombra, moviendose en la boca del tiroliro situado en todo lo alto del cartucio del ovni. Intento descifrar lo que veía sin éxito. La lluvia seguía su ritmo clip, clap, ploc, splas...de manera que abrió el paraguas, se acomodó sobre una piedra y se puso a estudiar la manera de afanarse una rueda del ovni.


De pronto, la sombra habló: “Me llamo Il Divo, y tengo un gato para ti”.
Palideció al ver una mezcla de murciélago y canario al resplandecer un rayo.

Aquel marciano era bastante feo, la verdad, pero era simpático, al menos le estaba sonriendo...o eso le parecia. En su cara de murciélago resplandecía una hermosa fila de dientes en forma de sonrisa y sus ojillos brillaban cómo ascuas. De pronto un escalofrío le recorió todo el cuerpo al descubrir que aquel bicho de plumas amarillas balanceaba un gato en una de sus garras.


"Humano, soy la diosa Bastet. Te conozco por tus obras y he venido para traer la felicidad a tu hogar. Si este canario, profanador de tumbas, me deja"

Imagen
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor greta » 26 Sep 2013 14:34

Paseó su mirada por los indicadores del cuadro y de repente entendió lo que ocurría: había reventado un neumático en aquel paraje desierto, en plena noche y en medio de la tormenta. A punto estuvo de echarse a llorar. El gato, su gato, había quedado al cuidado de su amiga y el otro, el que al parecer servía para cambiar una rueda, no lo había visto en su vida.

Paró el motor, apagó la luz. Unos ojos brillaban en la oscuridad pero pudo identificar la figura de un buho recortada en el destello de los rayos y el ánimo empezó a llegar. Bueno, tal vez no fuera un buho. Tal vez no fueran unos ojos. La oscuridad siempre le había asustado, le hacía imaginar cosas, desde niño. Sacudió la cabeza, nervioso.
Abrió el maletero para sacar la rueda de recambio y tuvo que vaciar de maletas para poder sacar la rueda que estaba debajo de la alfombra. Retiró la alfombra, sacó la rueda, palpó, busco y rebuscó y constató con desesperación la ausencia del gato ¡Me cago en too lo que se menea! gritó desafiante al cielo, mientras la boca se le llenaba de agua.
Sin pensarlo dos veces se puso el chaleco reflectante y se metió casi dentro del carril de circulación para intentar parar algún coche que viniese... Hasta que cayó en la cuenta de lo que "paraje desierto" significaba. Pero pronto recuperó el ánimo al recordar aquella vieja máxima "no hay regla sin excepción, ni hortera sin transistor" y se puso a escudriñar en la lejanía.

Echó a andar. Los zapatos eran lagos donde nadaban sus pies... al pronto saltó excitado, braceando nervioso, había entrevisto una luz en la lejanía y hacia allá encamino sus pasos ¡chopclope, chopclope, chopclope! , no pudo evitar acordarse de Fred Astaire y de nuevo las lágrimas arrasaron sus ojos. "Mierda, soy un moñas" pensó mientras iba hacia la luz, su ángel salvador. Sintió un escalofrío, la luz se acercaba demasiado rápida, le rodeó situándose sobre él. No emitía ningún sonido, sólo la luz brillante que se fue concentrando en un foco que se fué desplazando despacio hasta señalar un monolito cercano.

- Vaya. Sólo me faltaría ahora encontrarme con ET.
Y al momento mudó el gesto, como abofeteado por una idea.
- Y todo por esa mujer. Putas mujeres.
-Con lo razonables que son los hombres.

Se quedó quieto, al acecho, escudriñando su alrededor.
¿De dónde venía esa voz?

Le pareció ver una tenue sombra, moviendose en la boca del tiroliro situado en todo lo alto del cartucio del ovni. Intento descifrar lo que veía sin éxito. La lluvia seguía su ritmo clip, clap, ploc, splas...de manera que abrió el paraguas, se acomodó sobre una piedra y se puso a estudiar la manera de afanarse una rueda del ovni.


De pronto, la sombra habló: “Me llamo Il Divo, y tengo un gato para ti”.
Palideció al ver una mezcla de murciélago y canario al resplandecer un rayo.

Aquel marciano era bastante feo, la verdad, pero era simpático, al menos le estaba sonriendo...o eso le parecia. En su cara de murciélago resplandecía una hermosa fila de dientes en forma de sonrisa y sus ojillos brillaban cómo ascuas. De pronto un escalofrío le recorió todo el cuerpo al descubrir que aquel bicho de plumas amarillas balanceaba un gato en una de sus garras.


"Humano, soy la diosa Bastet. Te conozco por tus obras y he venido para traer la felicidad a tu hogar. Si este canario, profanador de tumbas, me deja"

"Los felinos son grandes benefactores", continuó Bastet, "defienden el grano frente a…"
¡¡¡Calla Bastet!!!, chilló Il Divo asomando el pico.

Seré cauto, pensó desconcertado, "no quiero ser un exquisito cadáver".
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 26 Sep 2013 15:45

-shock

¡Rayos!

Hay que ver lo que da de si un gato... y eso que no es de raza ni nada.

La última tandada de imaginación femenina, ha dejado para el arrastre mi prevista continuación, de manera que me sentaré un ratito tranquilo a ver cuando veo un resquicio para meter baza.

Muy eficaz esta idea de fundir en uno, todo lo hasta ahora editado, voy a ir, pero me temo que el final se halla todavía lejano.
Ubuntu
Avatar de Usuario
Dart
Sabio
Sabio
Mensajes: 6929
Registrado: 09 Oct 2012 22:32

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Dart » 26 Sep 2013 17:51

¿Ahora hay que copiar todo, imágenes incluidas?
"El nacionalismo es la única ideología de otros tiempos que ha sobrevivido, probablemente porque es la más imbécil. Es fácil de entender: nosotros somos estupendos y nuestros vecinos, unos cabrones. Lo que nos sale bien es porque somos de traca; lo que nos sale mal, porque el vecino nos tiene manía. El nacionalismo es un chollo, es el paraíso del imbécil." R de E
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor pipiola » 26 Sep 2013 18:03

El relato se termina cuando alguien suelta la frase de "exquisito cadaver"?
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 26 Sep 2013 18:09

Dart escribió:¿Ahora hay que copiar todo, imágenes incluidas?


¡No hombre, no!

Sólamente el post que contiene la última aportación al corporelato ¿será correcto este palabro?
Ubuntu

Volver a “Cine, Musica, Arte, Fotografía y todo lo de literatura que no encuentres allí.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados