Cadáveres exquisitos

Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 03 Oct 2013 15:03

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccided.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del café

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot
Ubuntu
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 03 Oct 2013 15:05

voy a ir escribió:Tolo, la mínima expresión, jo... como lo sigas poniendo tan difícil, este cadáver va a ser complicado de diseccionar. :zombi:


¡Ya me han fastidiado, joder!

Yo quería que fuese semen los grumos que en la taza flotaban, pero... ¡que se le va a hacer!
Ubuntu
Avatar de Usuario
Dart
Sabio
Sabio
Mensajes: 6925
Registrado: 09 Oct 2012 22:32

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Dart » 03 Oct 2013 15:32

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccided.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del café

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma.
"El nacionalismo es la única ideología de otros tiempos que ha sobrevivido, probablemente porque es la más imbécil. Es fácil de entender: nosotros somos estupendos y nuestros vecinos, unos cabrones. Lo que nos sale bien es porque somos de traca; lo que nos sale mal, porque el vecino nos tiene manía. El nacionalismo es un chollo, es el paraíso del imbécil." R de E
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 03 Oct 2013 16:08

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccided.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del café

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!
Ubuntu
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor greta » 03 Oct 2013 16:19

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccided.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del café

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!


El recuerdo la hizo suspirar, aún alterada, mientras tocaba la piedra de aquella efigie arcaica y la guardaba en el bolso.
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7302
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 03 Oct 2013 17:21

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccided.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del café

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!


El recuerdo la hizo suspirar, aún alterada, mientras tocaba la piedra de aquella efigie arcaica y la guardaba en el bolso.

¡Caray! como pesaba, tanto como lo recuerdos que le provocaron un intenso hormigueo en determinadas partes

Pensó: seguro que esta noche, recostada en el sofá viendo Tras la puerta Verde, le doy el uso que se merece
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 03 Oct 2013 17:33

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccided.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del café

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!


El recuerdo la hizo suspirar, aún alterada, mientras tocaba la piedra de aquella efigie arcaica y la guardaba en el bolso.

¡Caray! como pesaba, tanto como lo recuerdos que le provocaron un intenso hormigueo en determinadas partes

Pensó: seguro que esta noche, recostada en el sofá viendo Tras la puerta Verde, le doy el uso que se merece, por cierto... he de comprar aceite de oliva

[bbvideo=560,340]http://www.youtube.com/watch?v=5LQxYJnFDWI[/bbvideo]
Última edición por Toloño el 03 Oct 2013 17:45, editado 2 veces en total.
Ubuntu
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor pipiola » 03 Oct 2013 17:37

perdón té -beg
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor pipiola » 03 Oct 2013 17:42

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccided.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del café

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!


El recuerdo la hizo suspirar, aún alterada, mientras tocaba la piedra de aquella efigie arcaica y la guardaba en el bolso.

¡Caray! como pesaba, tanto como lo recuerdos que le provocaron un intenso hormigueo en determinadas partes

Pensó: seguro que esta noche, recostada en el sofá viendo Tras la puerta Verde, le doy el uso que se merece, por cierto... he de comprar aceite de oliva...

y vaselina!
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17332
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 03 Oct 2013 18:05

-angry Ustedes sí que tienen signos de "flaccided".

¡Flaccidez!
(O, si lo prefieren, flacidez).
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7302
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 03 Oct 2013 18:05

.
Pipiola, amor

Que lo escrito en verde fosforito hay que adivinarlo
:dunce
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7302
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 03 Oct 2013 18:07

Pedritus escribió:-angry Ustedes sí que tienen signos de "flaccided".

¡Flaccidez!
(O, si lo prefieren, flacidez).


En todo caso de acidez ... .. -angry
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor pipiola » 03 Oct 2013 18:09

es el verde mas "vaselinero" que he encontrado :wink:
(de todas formas "mis verdes" son espantosos todos)
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7302
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 03 Oct 2013 18:12

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccided.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del café

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!


El recuerdo la hizo suspirar, aún alterada, mientras tocaba la piedra de aquella efigie arcaica y la guardaba en el bolso.

¡Caray! como pesaba, tanto como lo recuerdos que le provocaron un intenso hormigueo en determinadas partes

Pensó: seguro que esta noche, recostada en el sofá viendo Tras la puerta Verde, le doy el uso que se merece, por cierto... he de comprar aceite de oliva...

y vaselina!
El hormigueo se volvía más intenso y recordó que la mantequilla, junto con la humedad natural, tampoco iba mal
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7302
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 03 Oct 2013 18:14

.
Prueba con el 008000
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 03 Oct 2013 18:37

Pedritus escribió:-angry Ustedes sí que tienen signos de "flaccided".

¡Flaccidez!
(O, si lo prefieren, flacidez).


La culpa la tiene voy a ir, que está todo el santo dia don el inglés del carajo.
Ubuntu
clapton
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 437
Registrado: 20 Sep 2013 16:56

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor clapton » 03 Oct 2013 21:04

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccided.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del café

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!


El recuerdo la hizo suspirar, aún alterada, mientras tocaba la piedra de aquella efigie arcaica y la guardaba en el bolso.

¡Caray! como pesaba, tanto como lo recuerdos que le provocaron un intenso hormigueo en determinadas partes

Pensó: seguro que esta noche, recostada en el sofá viendo Tras la puerta Verde, le doy el uso que se merece, por cierto... he de comprar aceite de oliva...

y vaselina!
El hormigueo se volvía más intenso y recordó que la mantequilla, junto con la humedad natural, tampoco iba mal.
Y sin pensarlo dos veces compró una terrina de medio kilo, más que nada para que no falte
clapton
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 437
Registrado: 20 Sep 2013 16:56

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor clapton » 03 Oct 2013 21:49

voy a ir escribió:¡Hala!

Arreglado.

Así que D. Pedro no se ha dignado a participar por una faltita de nada...pues usted se lo pierde -tongue

Ya puede pasarse y dejar algo que no sean críticas ¿me oye? -angry

O choraré :dragon


¿y desaprovechas el post sin poner frase?... -shock
clapton
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 437
Registrado: 20 Sep 2013 16:56

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor clapton » 03 Oct 2013 22:23

voy a ir escribió:Clapton, es que tengo que pensar por donde seguir...no ves que me lo has dejado muy complicado :lol:


Ya será menos... sagerá!!! :venti:
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17332
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 04 Oct 2013 01:13

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccidez.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del té

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!


El recuerdo la hizo suspirar, aún alterada, mientras tocaba la piedra de aquella efigie arcaica y la guardaba en el bolso.

¡Caray! como pesaba, tanto como lo recuerdos que le provocaron un intenso hormigueo en determinadas partes

Pensó: seguro que esta noche, recostada en el sofá viendo Tras la puerta Verde, le doy el uso que se merece, por cierto... he de comprar aceite de oliva

y vaselina!

El hormigueo se volvía más intenso y recordó que la mantequilla, junto con la humedad natural, tampoco iba mal.

Y sin pensarlo dos veces compró una terrina de medio kilo, más que nada para que no falte.

Desde que murió su esposo, las disestesias que ocasionalmente sentía entre sus muslos se habían hecho permanentes. Una vecina, aquejada por el mismo mal, le había aconsejado acudir a la herboristería que ella misma frecuentaba. Allí tenían un liofilizado de planta, la longimiembra erectisima que, mezclada con el té y admistrada por vía tópica, tenía en la mujer unos efectos calmantes, emolientes y equilibradores del ánimo.

- No es como tu marido -le dijo-. Pero, a cambio, no se está pediendo todo el día -aquí esbozó una mueca de máscara griega-.
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17332
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 04 Oct 2013 01:47

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccidez.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del té

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!


El recuerdo la hizo suspirar, aún alterada, mientras tocaba la piedra de aquella efigie arcaica y la guardaba en el bolso.

¡Caray! como pesaba, tanto como lo recuerdos que le provocaron un intenso hormigueo en determinadas partes

Pensó: seguro que esta noche, recostada en el sofá viendo Tras la puerta Verde, le doy el uso que se merece, por cierto... he de comprar aceite de oliva

y vaselina!

El hormigueo se volvía más intenso y recordó que la mantequilla, junto con la humedad natural, tampoco iba mal.

Y sin pensarlo dos veces compró una terrina de medio kilo, más que nada para que no falte.

Desde que murió su esposo, las disestesias que ocasionalmente sentía entre sus muslos se habían hecho permanentes. Una vecina, aquejada por el mismo mal, le había aconsejado acudir a la herboristería que ella misma frecuentaba. Allí tenían un liofilizado de planta, la longimiembra erectisima que, mezclada con el té y admistrada por vía tópica, tenía en la mujer unos efectos calmantes, emolientes y equilibradores del ánimo.

- No es como tu marido -le dijo-. Pero, a cambio, no se está pediendo todo el día -aquí esbozó una mueca de máscara griega-.

"Planta muy milaglosa". Le explicó el chino herboristero. "En china, muchas mujeles tomal. Chinos titola pequeña, chinas gustal glande, mujeles nunca contentas".
- Y... ¿tiene algún efecto secundario? -preguntó la mujer-.
- Si usal mucho mujel volvelse histélica.
- ¿Y si no la uso?
- Mujel volvelse más histélica aún. Pol eso plovelbio chino: la mujel con longimiembla o sin longimiembla siemple lo mismo. Que equivalel al plovelbio suyo ese de ni contigo ni sin ti tienen mis males lemedio.
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor pipiola » 04 Oct 2013 11:11

...y ¿no habiamos quedado en un máximo de 20 palabras por intervención? -shock Pedritus que llega ud.con unos ímpetus!! :cabre:
¿y ahora que hacemos? todo el texto escogorciado...voy a ir, creo que tú cómo inventora del invento deberías de intervenir y poner un poco de orden...me temo que tendrás que "recortar" :huys:(maldita palabra..grrr)si no haber que hacemos reinamora :rosa:
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7302
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 04 Oct 2013 11:19

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccidez.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del té

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!


El recuerdo la hizo suspirar, aún alterada, mientras tocaba la piedra de aquella efigie arcaica y la guardaba en el bolso.

¡Caray! como pesaba, tanto como lo recuerdos que le provocaron un intenso hormigueo en determinadas partes

Pensó: seguro que esta noche, recostada en el sofá viendo Tras la puerta Verde, le doy el uso que se merece, por cierto... he de comprar aceite de oliva

y vaselina!

El hormigueo se volvía más intenso y recordó que la mantequilla, junto con la humedad natural, tampoco iba mal.

Y sin pensarlo dos veces compró una terrina de medio kilo, más que nada para que no falte.

Desde que murió su esposo, las disestesias que ocasionalmente sentía entre sus muslos se habían hecho permanentes. Una vecina, aquejada por el mismo mal, le había aconsejado acudir a la herboristería que ella misma frecuentaba. Allí tenían un liofilizado de planta, la longimiembra erectisima que, mezclada con el té y admistrada por vía tópica, tenía en la mujer unos efectos calmantes, emolientes y equilibradores del ánimo.

- No es como tu marido -le dijo-. Pero, a cambio, no se está pediendo todo el día -aquí esbozó una mueca de máscara griega-.

"Planta muy milaglosa". Le explicó el chino herboristero. "En china, muchas mujeles tomal. Chinos titola pequeña, chinas gustal glande, mujeles nunca contentas".
- Y... ¿tiene algún efecto secundario? -preguntó la mujer-.
- Si usal mucho mujel volvelse histélica.
- ¿Y si no la uso?
- Mujel volvelse más histélica aún. Pol eso plovelbio chino: la mujel con longimiembla o sin longimiembla siemple lo mismo. Que equivalel al plovelbio suyo ese de ni contigo ni sin ti tienen mis males lemedio.

Estos chinos nos van a colonizar por completo, me estoy dejando lo que no está escrito en la herboristería. Además, pensó, en todo a 1 € no lo encuentro
Decidida, se dirigió al frutero y señalando un buen pepino y un gran plátano, ordenó: ¡pónmelos!

¡¡Los dos!!...¡¡Estos no me han fallado nunca!!
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17332
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 04 Oct 2013 12:26

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccidez.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del té

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!


El recuerdo la hizo suspirar, aún alterada, mientras tocaba la piedra de aquella efigie arcaica y la guardaba en el bolso.

¡Caray! como pesaba, tanto como lo recuerdos que le provocaron un intenso hormigueo en determinadas partes

Pensó: seguro que esta noche, recostada en el sofá viendo Tras la puerta Verde, le doy el uso que se merece, por cierto... he de comprar aceite de oliva

y vaselina!

El hormigueo se volvía más intenso y recordó que la mantequilla, junto con la humedad natural, tampoco iba mal.

Y sin pensarlo dos veces compró una terrina de medio kilo, más que nada para que no falte.

Desde que murió su esposo, las disestesias que ocasionalmente sentía entre sus muslos se habían hecho permanentes. Una vecina, aquejada por el mismo mal, le había aconsejado acudir a la herboristería que ella misma frecuentaba. Allí tenían un liofilizado de planta, la longimiembra erectisima que, mezclada con el té y admistrada por vía tópica, tenía en la mujer unos efectos calmantes, emolientes y equilibradores del ánimo.

- No es como tu marido -le dijo-. Pero, a cambio, no se está pediendo todo el día -aquí esbozó una mueca de máscara griega-.

"Planta muy milaglosa". Le explicó el chino herboristero. "En china, muchas mujeles tomal. Chinos titola pequeña, chinas gustal glande, mujeles nunca contentas".
- Y... ¿tiene algún efecto secundario? -preguntó la mujer-.
- Si usal mucho mujel volvelse histélica.
- ¿Y si no la uso?
- Mujel volvelse más histélica aún. Pol eso plovelbio chino: la mujel con longimiembla o sin longimiembla siemple lo mismo. Que equivalel al plovelbio suyo ese de ni contigo ni sin ti tienen mis males lemedio.

Estos chinos nos van a colonizar por completo, me estoy dejando lo que no está escrito en la herboristería. Además, pensó, en todo a 1 € no lo encuentro
Decidida, se dirigió al frutero y señalando un buen pepino y un gran plátano, ordenó: ¡pónmelos!

¡¡Los dos!!...¡¡Estos no me han fallado nunca!!

- ¿Se los envuelvo o se los lleva puestos?
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7302
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 04 Oct 2013 13:18

Como todas las tardes, se sentó a tomar el té. Mientras ponía el azúcar notó algo diferente, algo fuera de su sitio... la cucharilla tenía signos de flaccidez.

Notó los dedos pegajosos y una mueca de asco se dibujó en su cara. Dirigió los ojos al líquido humeante y vio que unos grumos sospechosos flotaban en él

Intentó "pescar" alguno, imposible, aquellas cosas se escurrían de la cuchara como aceite y al caer salpicaban flotando de nuevo y olían...¡como a lejía!

De pronto, algo comenzó a crecer en la taza, parecía una especie de alga apestosa que se iba extendiendo cómo una red sobre la superficie del té

en medio de agudos quejidos y lamentos. En dos segundos, ante sus ojos atónitos, quedó paralizada y se transformó en piedra, como la mujer de Lot

Sin saber por qué, se acordó de su difunto marido. –Las comparaciones son odiosas -se dijo a sí misma, pero...¡que dura la tenía el cabrón!


El recuerdo la hizo suspirar, aún alterada, mientras tocaba la piedra de aquella efigie arcaica y la guardaba en el bolso.

¡Caray! como pesaba, tanto como lo recuerdos que le provocaron un intenso hormigueo en determinadas partes

Pensó: seguro que esta noche, recostada en el sofá viendo Tras la puerta Verde, le doy el uso que se merece, por cierto... he de comprar aceite de oliva

y vaselina!

El hormigueo se volvía más intenso y recordó que la mantequilla, junto con la humedad natural, tampoco iba mal.

Y sin pensarlo dos veces compró una terrina de medio kilo, más que nada para que no falte.

Desde que murió su esposo, las disestesias que ocasionalmente sentía entre sus muslos se habían hecho permanentes. Una vecina, aquejada por el mismo mal, le había aconsejado acudir a la herboristería que ella misma frecuentaba. Allí tenían un liofilizado de planta, la longimiembra erectisima que, mezclada con el té y admistrada por vía tópica, tenía en la mujer unos efectos calmantes, emolientes y equilibradores del ánimo.

- No es como tu marido -le dijo-. Pero, a cambio, no se está pediendo todo el día -aquí esbozó una mueca de máscara griega-.

"Planta muy milaglosa". Le explicó el chino herboristero. "En china, muchas mujeles tomal. Chinos titola pequeña, chinas gustal glande, mujeles nunca contentas".
- Y... ¿tiene algún efecto secundario? -preguntó la mujer-.
- Si usal mucho mujel volvelse histélica.
- ¿Y si no la uso?
- Mujel volvelse más histélica aún. Pol eso plovelbio chino: la mujel con longimiembla o sin longimiembla siemple lo mismo. Que equivalel al plovelbio suyo ese de ni contigo ni sin ti tienen mis males lemedio.

Estos chinos nos van a colonizar por completo, me estoy dejando lo que no está escrito en la herboristería. Además, pensó, en todo a 1 € no lo encuentro
Decidida, se dirigió al frutero y señalando un buen pepino y un gran plátano, ordenó: ¡pónmelos!

¡¡Los dos!!...¡¡Estos no me han fallado nunca!!

¿Se los envuelvo o se los lleva puestos?

Si es una cuestión de urgencia, ahí tengo la trastienda, le susurró el frutero con sonrisa libidinosa. Yo tampoco he fallado nunca ...
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse

Volver a “Cine, Musica, Arte, Fotografía y todo lo de literatura que no encuentres allí.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados