Cadáveres exquisitos

Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7302
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 23 Nov 2013 08:05

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.:magn:

-¡Ni encajes ni pelos se me resisten, por satanás! Juro que he de acertar con mi lanza en tal picadura sin rozar un pelo
-¿Sin rozar un pelo? preguntó Aldonza. Ya será de gran puntería porque mi matojo es abundante y espeso
-Más señor, guarde silencio vuesa merced que alguien se acerca ...


Algo se mueve entre el follaje, lo cual disgusta in extremis a Aldonza, que ya estaba pensando en el alivio de la picadura con el caballero de voz impostada, el cual tensa su saeta con dilatadas pupilas:
- ¿Quién anda ahí? Exclama dudando entre disparar en la dirección del bulto que se adivinaba o subirse al árbol más próximo de los alrededores.
- Raimundo Capellanus, y no llevo parapeto.

Un cuerpo corpulento se yergue envuelto en una manta que se adivina de mula, por el fuerte olor a cuadra que destila.

- ¿Raimundo Capellanus? ¡Calla villano que conozco faz y olor!

- ¡Tu eres Sancho Pinza!! ¡Desvergonzado! y ese olor a animales mezclado con semen, te delata ...
Dejásteme ese aroma cuando viniste a mi casa a colocar la lavadora diciendo que eras fontanero y ofreciendo factura sin IVA

-Siento haberme ido señora, pero en realidad fué venirme lo que hice, por eso estoy aqui.
-Pues ya que estamos los tres echemos una manita, que tengo una baraja de cartas de poker aquí mesmo.
Y metiendose mano por el escote, Aldonza empezó a rebuscar
-Yo diría que estaban aquí, debajo del melón izdo...
-A verrrr...déjeme a mí señora, que tengo las manos finas y el pulso certero -intervino el hidalgo mientras metía mano en el escote de la moza-
-Yo, yo! -dijo Sancho- ...yo Señora que tengo las manos pequeñas - y de un salto se colgó del escote de la dama metiendole su manecilla hasta el ombligo.

- ah! ¡que cabeza! que las tengo aquí entretejidas entre los pelos del moño, venga apartaros ya y sentaos haciendo corro, traed viandas y bebida que a las prendas jugaremos; el que menor carta saque se desprenderá de una prenda, el que la saque mayor tomará un trago de vino e impondrá un deseo a quien mes le agradase.


El pinzas y el caballero de la zambomba escucharon la propuesta de Aldonza.
Sus mentes fueron ocupadas por rápidos cálculos sobre los beneficios del acuerdo contabilizando las prendas de la moza quien, después de guardarse unos ases bajo la manga, añadió que el cancán y los abalorios también eran considerados prenda, pero no así los pompones.
Ellos sospecharon de Aldonza y sus melindres, pero después pensaron que la idea de jugar podría ser buena.

Con una agil maniobra, barajo Aldonza los naipes y entrego una carta a cada uno

siete, tres, rey, cinco.

-Zambombero, desprendete de una prenda ya, deja que vaya asomando tu recia musculatura.
-Pinzas ¿Cual es tu deseo para esta mano?

- Mmmm dejadme pensar Aldonza que deseo ir explorando. ¡ya lo tengo! deberás ir restregando tus posaderas contra el vientre de cada uno hasta que logres que a uno de nosotros se le alce el mastil.

El pensamiento de restregar su trasero sobre caballero y patán, excitó de tal manera a la muchacha que de su gruta íntima comenzó a manar un fluido viscoso de suave aroma a jazmín y romero con un toque delicioso a bacalao. La parte interna de sus muslos, ya mojada, reflejaban el aumento de la calentura ante el pago de la prenda demandada

-No creo me tenga que esforzar mucho para cumplir mi cometido, pensó con los sentidos turbados.
-El palo mayor está inhiesto y el más pequeño en longitud puja por reventar de grueso.

-Habiendo habido un empate, despojaos ambos del jubón y decid al alimón que deseo ahora os place.

-que el señor Don Capellanus con ambos ojos tapados, tiente los culos de todos y adivine en corto plazo cual de ellos en su frente no está dotao de carajo

No hace falta tentar nada

bástame olfato y sabor

las manos quietas señor

guiome siempre el olor

y también uso la lengua

como buen descubridor

La almejilla, con sabor a pescadilla

El nardo, de inconfundible sabor

a requesón de Sevilla

¡Comienza ya perdulario!

grita con fuerza la Aldonza

chupa presto o no respondo

de correrme ya muy pronto

por el agujero del hombro

¡Esperar Aldonza mía!

grita el de la lanza en ristre

que si eyaculo en el aire

me voy a quedar muy triste

No, mi querido señor

que soy yo poseedora

de dos grutas placenteras

Una delante, otra atrás

vos elegir por largaria

cual queréis utilizar

La otra la dejaremos

a disposición de Sancho

Que se viene, que se corre

y al tiempo conseguiremos

Usted, yo y el patán

el "éxtasis del capitán"

y mis agujeros muy llenos

Dicho y hecho

el de la figura espigada

por delante la atacó

el Pinzas, no pudiendo ya elegir

penetróla por atrás

y los tres en solo cuerpo

rodaron colina abajo

entre gritos de placer

saliendo y entrando carajos

Asombrados y mirando

el rocinante y el galgo

comenzaban ya asomar

sus respectivos badajos
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 04 Dic 2013 20:43

Imagen


Ya está.

Totalmente muerto.
Ubuntu

Volver a “Cine, Musica, Arte, Fotografía y todo lo de literatura que no encuentres allí.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados