Cadáveres exquisitos

Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 23 Oct 2013 00:06

Se levantó con la desagradable sensación de que alguien la observaba. Subiendose presta las bragas, se asomó con cuidado por encima de la tapia
No vio a nadie, era la tapia del cementerio y allí seguían los nichos alineados como siempre. Arregló su desordenado vestido y advirtió que una cinta con inscripción rodeaba su cuello ...- "tus amigos no te olvidan" -, pudo leer, al tiempo que un escalofrío recorría su cuerpo. Desde siempre habia deseado que le impusieran una banda en algún certamen de belleza, pero tendría que conformarse con la del ramo de flores de la difunta, se ajustó la cazadora y se dirijió a la sala de autopsias con expresión decidida.
-Buenos días -dijo al encargado. -Vengo a hacerme una autopsia.
-¿Tiene cita?
-Pues no.
-Es que en vísperas de jalogüin estamos hasta arriba.
-Es que se me está cayendo la piel a tiras.
-Bueno, por ser usted le doy cita para la semana que viene, y mientras tanto vaya echándose esta loción de formaldehído, que es muy buena para le piel.
-Gracias. Hasta luego.
-Desde luego, estas adictas al lifting y los estiramientos de piel se pasan un montón ... murmuró el encargado y continuó mordisqueando un cerebro todavía humeante y tan calentito y turrujadito como los embuchaos de tripitas de ñiño que se había condimentado a la plancha.

Bah, ya se buscaría otro lugar, aquel encargado maloliente se había perdido una muy buena cliente. Se colocó bien la banda y se dio cuenta de que el Ferrari se había quedado debajo del camión al que había pretendido besar. Pues nada, haría auto stop hasta la sala más de autopsias más próxima

Estaba muy incómoda, al ir caminando y pisar sus tiras de piel, que caían principalmente de las cartucheras que poseía la tía gorda. Al perder la consistencia, los aires de la ingesta de alcachofas y cardos, salían en pequeñas pompas por todo su cuerpo. Pequeñas bolsitas que explotaban, como el plástico de embalar. Al pasar delante de Panteón del Marqués del Real Acierto, estornudó y sus dientes salieron en tropel, despedidos, desperdigados por el caminito de piedrecillas, resultando confuso el ir buscando los piños, para guardarlos, de manera que decidió prescindir de ellos y sacarse un carnet de mirmecófaga.

¿Como llegar a la oficina correspondiente donde los emitían?
Ahí estaba el problema, mejor seguir en la ilegalidad, sin carnet, que total para comer hormigas que el verano había a montones, no iba a tener demasiado problema.

A todo esto, y pese a las secuelas de un escrofulismo ya inofensivo, se refugió en un lugar sin apenas corrientes de aire esperando encontrar algún ungüento milagroso que frenara ese vagar sin forma, ni color, ni nombre, ni dientes….

De repente se dio cuenta que estaba revolviendo mierda en los servicios de caballeros de El Corte Inglés. No entendió nada, el vale regalo indicaba que el obsequio era un aperitivo en la cafetería...
De todos modos, pensó, sin dientes es mejor sorber que masticar
Siempre habia sido una persona educada, el colegio de pago al que le enviaron sus padres de algo debía de valerle, así que se dirigio a la barra del bar para agenciarse una pajita

¿Y dice que quiere, una pa-ji-ta? ...
No la veo a usted para pajitas , le respondió el camarero expresando con un gesto su repugnancia.
De todos modos, ahora llamo al jefe de personal que presume de hacerselo hasta con las muertas ...

Le entraron unas ganas tremendas de escupirle en un ojo. Cogió aire y lo arrojó con todas sus fuerzas sobre su cara. En ese momento un repugnante olor a mierda invadió todo el establecimiento.
El camarero cayó de espaldas dándose un terrible golpe en la nuca contra la cafetera y mientras se echaba la mano izda. a la cabeza con la dcha. se sacó un diente del ojo
Lo de ojo era un decir... no había ojo. Era una profunda cuenca vacía en donde en tiempos pudo haber un ojo. Y al tacto se dio cuenta que el diente no era diente, era un gusano blanco que pretendía corroerle el cerebro
Una pareja de No muertos daba buena cuenta en una mesita próxima de un sandwich Corty con vísceras de cadáver recién enterrado
¡Grandes oportunidades en la planta baja!, anunciaban por el altavoz y como música de fondo una canción ...

Increíble le parecía es festín que se estaban dando la mayoría de los comensales, mientras balanceaban su cuerpo al ritmo de la música. Había de todo: hígados, sesos, lenguas, ternillas de orejas, riñones, todo ello regado con unos líquidos pestilentes que parecía hacer la delicia de los mismos, fué en este preciso momento cuando el agente de la hamburguesería, le hizo la propuesta:

-Si nos dona su cadaver le damos una estampita

- ¿Pero no se da usted cuenta de que si les doy mi cadáver me quedo yo sin nada?

-Es que queríamos hacer unas hamburguesas de autor.
Ubuntu
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7299
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 23 Oct 2013 20:36

Se levantó con la desagradable sensación de que alguien la observaba. Subiendose presta las bragas, se asomó con cuidado por encima de la tapia
No vio a nadie, era la tapia del cementerio y allí seguían los nichos alineados como siempre. Arregló su desordenado vestido y advirtió que una cinta con inscripción rodeaba su cuello ...- "tus amigos no te olvidan" -, pudo leer, al tiempo que un escalofrío recorría su cuerpo. Desde siempre habia deseado que le impusieran una banda en algún certamen de belleza, pero tendría que conformarse con la del ramo de flores de la difunta, se ajustó la cazadora y se dirijió a la sala de autopsias con expresión decidida.
-Buenos días -dijo al encargado. -Vengo a hacerme una autopsia.
-¿Tiene cita?
-Pues no.
-Es que en vísperas de jalogüin estamos hasta arriba.
-Es que se me está cayendo la piel a tiras.
-Bueno, por ser usted le doy cita para la semana que viene, y mientras tanto vaya echándose esta loción de formaldehído, que es muy buena para le piel.
-Gracias. Hasta luego.
-Desde luego, estas adictas al lifting y los estiramientos de piel se pasan un montón ... murmuró el encargado y continuó mordisqueando un cerebro todavía humeante y tan calentito y turrujadito como los embuchaos de tripitas de ñiño que se había condimentado a la plancha.

Bah, ya se buscaría otro lugar, aquel encargado maloliente se había perdido una muy buena cliente. Se colocó bien la banda y se dio cuenta de que el Ferrari se había quedado debajo del camión al que había pretendido besar. Pues nada, haría auto stop hasta la sala más de autopsias más próxima

Estaba muy incómoda, al ir caminando y pisar sus tiras de piel, que caían principalmente de las cartucheras que poseía la tía gorda. Al perder la consistencia, los aires de la ingesta de alcachofas y cardos, salían en pequeñas pompas por todo su cuerpo. Pequeñas bolsitas que explotaban, como el plástico de embalar. Al pasar delante de Panteón del Marqués del Real Acierto, estornudó y sus dientes salieron en tropel, despedidos, desperdigados por el caminito de piedrecillas, resultando confuso el ir buscando los piños, para guardarlos, de manera que decidió prescindir de ellos y sacarse un carnet de mirmecófaga.

¿Como llegar a la oficina correspondiente donde los emitían?
Ahí estaba el problema, mejor seguir en la ilegalidad, sin carnet, que total para comer hormigas que el verano había a montones, no iba a tener demasiado problema.

A todo esto, y pese a las secuelas de un escrofulismo ya inofensivo, se refugió en un lugar sin apenas corrientes de aire esperando encontrar algún ungüento milagroso que frenara ese vagar sin forma, ni color, ni nombre, ni dientes….

De repente se dio cuenta que estaba revolviendo mierda en los servicios de caballeros de El Corte Inglés. No entendió nada, el vale regalo indicaba que el obsequio era un aperitivo en la cafetería...
De todos modos, pensó, sin dientes es mejor sorber que masticar
Siempre habia sido una persona educada, el colegio de pago al que le enviaron sus padres de algo debía de valerle, así que se dirigio a la barra del bar para agenciarse una pajita

¿Y dice que quiere, una pa-ji-ta? ...
No la veo a usted para pajitas , le respondió el camarero expresando con un gesto su repugnancia.
De todos modos, ahora llamo al jefe de personal que presume de hacerselo hasta con las muertas ...

Le entraron unas ganas tremendas de escupirle en un ojo. Cogió aire y lo arrojó con todas sus fuerzas sobre su cara. En ese momento un repugnante olor a mierda invadió todo el establecimiento.
El camarero cayó de espaldas dándose un terrible golpe en la nuca contra la cafetera y mientras se echaba la mano izda. a la cabeza con la dcha. se sacó un diente del ojo
Lo de ojo era un decir... no había ojo. Era una profunda cuenca vacía en donde en tiempos pudo haber un ojo. Y al tacto se dio cuenta que el diente no era diente, era un gusano blanco que pretendía corroerle el cerebro
Una pareja de No muertos daba buena cuenta en una mesita próxima de un sandwich Corty con vísceras de cadáver recién enterrado
¡Grandes oportunidades en la planta baja!, anunciaban por el altavoz y como música de fondo una canción ...

Increíble le parecía es festín que se estaban dando la mayoría de los comensales, mientras balanceaban su cuerpo al ritmo de la música. Había de todo: hígados, sesos, lenguas, ternillas de orejas, riñones, todo ello regado con unos líquidos pestilentes que parecía hacer la delicia de los mismos, fué en este preciso momento cuando el agente de la hamburguesería, le hizo la propuesta:

-Si nos dona su cadaver le damos una estampita

- ¿Pero no se da usted cuenta de que si les doy mi cadáver me quedo yo sin nada?

-Es que queríamos hacer unas hamburguesas de autor

- Hay huevos con puntillas, de ese señor sin cabeza que nos lo donó. También de autor. Huevos Felipe ...¡Riquísimos!!
- Con sus pechos podríamos hacer unas tetas de monja al gusano verde y así usted se queda con todo lo demás, babeo aleladamente el de la hamburguesería
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 23 Oct 2013 22:41

Piernidispersa y patidifusa tengo yo a la musa y no presumo.
Ubuntu
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7299
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 24 Oct 2013 11:31

voy a ir escribió:Celino, coraçao, dónde andas metido?
Que gusto saber de ti. :be:



Por Cantabria y P. Vasco, reina mora .. -give_rose
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor pipiola » 25 Oct 2013 18:43

Se levantó con la desagradable sensación de que alguien la observaba. Subiendose presta las bragas, se asomó con cuidado por encima de la tapia
No vio a nadie, era la tapia del cementerio y allí seguían los nichos alineados como siempre. Arregló su desordenado vestido y advirtió que una cinta con inscripción rodeaba su cuello ...- "tus amigos no te olvidan" -, pudo leer, al tiempo que un escalofrío recorría su cuerpo. Desde siempre habia deseado que le impusieran una banda en algún certamen de belleza, pero tendría que conformarse con la del ramo de flores de la difunta, se ajustó la cazadora y se dirijió a la sala de autopsias con expresión decidida.
-Buenos días -dijo al encargado. -Vengo a hacerme una autopsia.
-¿Tiene cita?
-Pues no.
-Es que en vísperas de jalogüin estamos hasta arriba.
-Es que se me está cayendo la piel a tiras.
-Bueno, por ser usted le doy cita para la semana que viene, y mientras tanto vaya echándose esta loción de formaldehído, que es muy buena para le piel.
-Gracias. Hasta luego.
-Desde luego, estas adictas al lifting y los estiramientos de piel se pasan un montón ... murmuró el encargado y continuó mordisqueando un cerebro todavía humeante y tan calentito y turrujadito como los embuchaos de tripitas de ñiño que se había condimentado a la plancha.

Bah, ya se buscaría otro lugar, aquel encargado maloliente se había perdido una muy buena cliente. Se colocó bien la banda y se dio cuenta de que el Ferrari se había quedado debajo del camión al que había pretendido besar. Pues nada, haría auto stop hasta la sala más de autopsias más próxima

Estaba muy incómoda, al ir caminando y pisar sus tiras de piel, que caían principalmente de las cartucheras que poseía la tía gorda. Al perder la consistencia, los aires de la ingesta de alcachofas y cardos, salían en pequeñas pompas por todo su cuerpo. Pequeñas bolsitas que explotaban, como el plástico de embalar. Al pasar delante de Panteón del Marqués del Real Acierto, estornudó y sus dientes salieron en tropel, despedidos, desperdigados por el caminito de piedrecillas, resultando confuso el ir buscando los piños, para guardarlos, de manera que decidió prescindir de ellos y sacarse un carnet de mirmecófaga.

¿Como llegar a la oficina correspondiente donde los emitían?
Ahí estaba el problema, mejor seguir en la ilegalidad, sin carnet, que total para comer hormigas que el verano había a montones, no iba a tener demasiado problema.

A todo esto, y pese a las secuelas de un escrofulismo ya inofensivo, se refugió en un lugar sin apenas corrientes de aire esperando encontrar algún ungüento milagroso que frenara ese vagar sin forma, ni color, ni nombre, ni dientes….

De repente se dio cuenta que estaba revolviendo mierda en los servicios de caballeros de El Corte Inglés. No entendió nada, el vale regalo indicaba que el obsequio era un aperitivo en la cafetería...
De todos modos, pensó, sin dientes es mejor sorber que masticar
Siempre habia sido una persona educada, el colegio de pago al que le enviaron sus padres de algo debía de valerle, así que se dirigio a la barra del bar para agenciarse una pajita

¿Y dice que quiere, una pa-ji-ta? ...
No la veo a usted para pajitas , le respondió el camarero expresando con un gesto su repugnancia.
De todos modos, ahora llamo al jefe de personal que presume de hacerselo hasta con las muertas ...

Le entraron unas ganas tremendas de escupirle en un ojo. Cogió aire y lo arrojó con todas sus fuerzas sobre su cara. En ese momento un repugnante olor a mierda invadió todo el establecimiento.
El camarero cayó de espaldas dándose un terrible golpe en la nuca contra la cafetera y mientras se echaba la mano izda. a la cabeza con la dcha. se sacó un diente del ojo
Lo de ojo era un decir... no había ojo. Era una profunda cuenca vacía en donde en tiempos pudo haber un ojo. Y al tacto se dio cuenta que el diente no era diente, era un gusano blanco que pretendía corroerle el cerebro
Una pareja de No muertos daba buena cuenta en una mesita próxima de un sandwich Corty con vísceras de cadáver recién enterrado
¡Grandes oportunidades en la planta baja!, anunciaban por el altavoz y como música de fondo una canción ...

Increíble le parecía es festín que se estaban dando la mayoría de los comensales, mientras balanceaban su cuerpo al ritmo de la música. Había de todo: hígados, sesos, lenguas, ternillas de orejas, riñones, todo ello regado con unos líquidos pestilentes que parecía hacer la delicia de los mismos, fué en este preciso momento cuando el agente de la hamburguesería, le hizo la propuesta:

-Si nos dona su cadaver le damos una estampita

- ¿Pero no se da usted cuenta de que si les doy mi cadáver me quedo yo sin nada?

-Es que queríamos hacer unas hamburguesas de autor

- Hay huevos con puntillas, de ese señor sin cabeza que nos lo donó. También de autor. Huevos Felipe ...¡Riquísimos!!
- Con sus pechos podríamos hacer unas tetas de monja al gusano verde y así usted se queda con todo lo demás, babeo aleladamente el de la hamburguesería

Y pensó que sí. Que lo mejor sería donar sus pechos para hacer hamburguesas, total todo lo que quedaba de su cuerpo no era más que un cuarto de kilo de carne mal despachao, al menos así pasaba a formar parte de la cadena alimentaria y de alguna manera seguíria viviendo en el cuerpo de otro que a lo mejor lograría ser lo que ella nunca pudo; un bonito y exquisito cadaver
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 26 Oct 2013 01:22

Perfecto final.

Me parece.
Ubuntu
Avatar de Usuario
Dart
Sabio
Sabio
Mensajes: 6921
Registrado: 09 Oct 2012 22:32

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Dart » 28 Oct 2013 19:12

Imagen
"El nacionalismo es la única ideología de otros tiempos que ha sobrevivido, probablemente porque es la más imbécil. Es fácil de entender: nosotros somos estupendos y nuestros vecinos, unos cabrones. Lo que nos sale bien es porque somos de traca; lo que nos sale mal, porque el vecino nos tiene manía. El nacionalismo es un chollo, es el paraíso del imbécil." R de E
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 28 Oct 2013 19:15

Piiiiiiiiipiiiiiii...

¡Yuuuhuuuuu!!
Ubuntu
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7299
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 29 Oct 2013 15:09

.
:dunce

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 29 Oct 2013 16:30

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
Ubuntu
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7299
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 29 Oct 2013 17:06

voy a ir escribió:Celino, corazón, pero esta vez no tocaba erótico-porno? -tongue


Tú, espera

Que el rocín y el galgo se entienden, y el hidalgo quiere hacer un trío y ha empezado a furgar con la lanza el culo del galgo corredor


:magn:
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7299
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 29 Oct 2013 18:36

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 01 Nov 2013 13:38

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna. Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
Ubuntu
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7299
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 01 Nov 2013 17:49

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor greta » 01 Nov 2013 20:24

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.
:magn:
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7299
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 01 Nov 2013 21:22

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.:magn:

-¡Ni encajes ni pelos se me resisten, por satanás! Juro que he de acertar con mi lanza en tal picadura sin rozar un pelo
-¿Sin rozar un pelo? preguntó Aldonza. Ya será de gran puntería porque mi matojo es abundante y espeso
-Más señor, guarde silencio vuesa merced que alguien se acerca ...
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor greta » 01 Nov 2013 23:38

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.:magn:

-¡Ni encajes ni pelos se me resisten, por satanás! Juro que he de acertar con mi lanza en tal picadura sin rozar un pelo
-¿Sin rozar un pelo? preguntó Aldonza. Ya será de gran puntería porque mi matojo es abundante y espeso
-Más señor, guarde silencio vuesa merced que alguien se acerca ...


Algo se mueve entre el follaje, lo cual disgusta in extremis a Aldonza, que ya estaba pensando en el alivio de la picadura con el caballero de voz impostada, el cual tensa su saeta con dilatadas pupilas:
- ¿Quién anda ahí? Exclama dudando entre disparar en la dirección del bulto que se adivinaba o subirse al árbol más próximo de los alrededores.
- Raimundo Capellanus, y no llevo parapeto.

Un cuerpo corpulento se yergue envuelto en una manta que se adivina de mula, por el fuerte olor a cuadra que destila.
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7299
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 07 Nov 2013 17:23

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.:magn:

-¡Ni encajes ni pelos se me resisten, por satanás! Juro que he de acertar con mi lanza en tal picadura sin rozar un pelo
-¿Sin rozar un pelo? preguntó Aldonza. Ya será de gran puntería porque mi matojo es abundante y espeso
-Más señor, guarde silencio vuesa merced que alguien se acerca ...


Algo se mueve entre el follaje, lo cual disgusta in extremis a Aldonza, que ya estaba pensando en el alivio de la picadura con el caballero de voz impostada, el cual tensa su saeta con dilatadas pupilas:
- ¿Quién anda ahí? Exclama dudando entre disparar en la dirección del bulto que se adivinaba o subirse al árbol más próximo de los alrededores.
- Raimundo Capellanus, y no llevo parapeto.

Un cuerpo corpulento se yergue envuelto en una manta que se adivina de mula, por el fuerte olor a cuadra que destila.

- ¿Raimundo Capellanus? ¡Calla villano que conozco faz y olor!

- ¡Tu eres Sancho Pinza!! ¡Desvergonzado! y ese olor a animales mezclado con semen, te delata ...
Dejásteme ese aroma cuando viniste a mi casa a colocar la lavadora diciendo que eras fontanero y ofreciendo factura sin IVA
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 07 Nov 2013 17:55

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.:magn:

-¡Ni encajes ni pelos se me resisten, por satanás! Juro que he de acertar con mi lanza en tal picadura sin rozar un pelo
-¿Sin rozar un pelo? preguntó Aldonza. Ya será de gran puntería porque mi matojo es abundante y espeso
-Más señor, guarde silencio vuesa merced que alguien se acerca ...


Algo se mueve entre el follaje, lo cual disgusta in extremis a Aldonza, que ya estaba pensando en el alivio de la picadura con el caballero de voz impostada, el cual tensa su saeta con dilatadas pupilas:
- ¿Quién anda ahí? Exclama dudando entre disparar en la dirección del bulto que se adivinaba o subirse al árbol más próximo de los alrededores.
- Raimundo Capellanus, y no llevo parapeto.

Un cuerpo corpulento se yergue envuelto en una manta que se adivina de mula, por el fuerte olor a cuadra que destila.

- ¿Raimundo Capellanus? ¡Calla villano que conozco faz y olor!

- ¡Tu eres Sancho Pinza!! ¡Desvergonzado! y ese olor a animales mezclado con semen, te delata ...
Dejásteme ese aroma cuando viniste a mi casa a colocar la lavadora diciendo que eras fontanero y ofreciendo factura sin IVA

-Siento haberme ido señora, pero en realidad fué venirme lo que hice, por eso estoy aqui.
Ubuntu
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor pipiola » 07 Nov 2013 18:14

Toloño escribió:En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.:magn:

-¡Ni encajes ni pelos se me resisten, por satanás! Juro que he de acertar con mi lanza en tal picadura sin rozar un pelo
-¿Sin rozar un pelo? preguntó Aldonza. Ya será de gran puntería porque mi matojo es abundante y espeso
-Más señor, guarde silencio vuesa merced que alguien se acerca ...


Algo se mueve entre el follaje, lo cual disgusta in extremis a Aldonza, que ya estaba pensando en el alivio de la picadura con el caballero de voz impostada, el cual tensa su saeta con dilatadas pupilas:
- ¿Quién anda ahí? Exclama dudando entre disparar en la dirección del bulto que se adivinaba o subirse al árbol más próximo de los alrededores.
- Raimundo Capellanus, y no llevo parapeto.

Un cuerpo corpulento se yergue envuelto en una manta que se adivina de mula, por el fuerte olor a cuadra que destila.

- ¿Raimundo Capellanus? ¡Calla villano que conozco faz y olor!

- ¡Tu eres Sancho Pinza!! ¡Desvergonzado! y ese olor a animales mezclado con semen, te delata ...
Dejásteme ese aroma cuando viniste a mi casa a colocar la lavadora diciendo que eras fontanero y ofreciendo factura sin IVA

-Siento haberme ido señora, pero en realidad fué venirme lo que hice, por eso estoy aqui.


-Pues ya que estamos los tres echemos una manita, que tengo una baraja de cartas de poker aquí mesmo.
Y metiendose mano por el escote Aldonza empezó a rebuscar
-Yo diría que estaban aquí, debajo del melón izdo...
-A verrrr...déjeme a mí señora, que tengo las manos finas y el pulso certero -intervino el hidalgo mientras metía mano en el escote de la moza-
-Yo, yo! -dijo Sancho- ...yo Señora que tengo las manos pequeñas - y de un salto se colgó del escote de la dama metiendole su manecilla hasta el ombligo
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 10 Nov 2013 13:56

Toloño escribió:En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.:magn:

-¡Ni encajes ni pelos se me resisten, por satanás! Juro que he de acertar con mi lanza en tal picadura sin rozar un pelo
-¿Sin rozar un pelo? preguntó Aldonza. Ya será de gran puntería porque mi matojo es abundante y espeso
-Más señor, guarde silencio vuesa merced que alguien se acerca ...


Algo se mueve entre el follaje, lo cual disgusta in extremis a Aldonza, que ya estaba pensando en el alivio de la picadura con el caballero de voz impostada, el cual tensa su saeta con dilatadas pupilas:
- ¿Quién anda ahí? Exclama dudando entre disparar en la dirección del bulto que se adivinaba o subirse al árbol más próximo de los alrededores.
- Raimundo Capellanus, y no llevo parapeto.

Un cuerpo corpulento se yergue envuelto en una manta que se adivina de mula, por el fuerte olor a cuadra que destila.

- ¿Raimundo Capellanus? ¡Calla villano que conozco faz y olor!

- ¡Tu eres Sancho Pinza!! ¡Desvergonzado! y ese olor a animales mezclado con semen, te delata ...
Dejásteme ese aroma cuando viniste a mi casa a colocar la lavadora diciendo que eras fontanero y ofreciendo factura sin IVA

-Siento haberme ido señora, pero en realidad fué venirme lo que hice, por eso estoy aqui.
-Pues ya que estamos los tres echemos una manita, que tengo una baraja de cartas de poker aquí mesmo.
Y metiendose mano por el escote, Aldonza empezó a rebuscar
-Yo diría que estaban aquí, debajo del melón izdo...
-A verrrr...déjeme a mí señora, que tengo las manos finas y el pulso certero -intervino el hidalgo mientras metía mano en el escote de la moza-
-Yo, yo! -dijo Sancho- ...yo Señora que tengo las manos pequeñas - y de un salto se colgó del escote de la dama metiendole su manecilla hasta el ombligo.

-ah! ¡que cabeza! que las tengo aquí entretejidas entre los pelos del moño, venga apartaros ya y sentaos haciendo corro, traed viandas y bebida que a las prendas jugaremos; el que menor carta saque se desprenderá de una prenda, el que la saque mayor tomará un trago de vino e impondrá un deseo a quien mes le agradase.

Ubuntu
Avatar de Usuario
greta
Doctorado
Doctorado
Mensajes: 1422
Registrado: 19 Oct 2012 14:26

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor greta » 11 Nov 2013 14:59

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.:magn:

-¡Ni encajes ni pelos se me resisten, por satanás! Juro que he de acertar con mi lanza en tal picadura sin rozar un pelo
-¿Sin rozar un pelo? preguntó Aldonza. Ya será de gran puntería porque mi matojo es abundante y espeso
-Más señor, guarde silencio vuesa merced que alguien se acerca ...


Algo se mueve entre el follaje, lo cual disgusta in extremis a Aldonza, que ya estaba pensando en el alivio de la picadura con el caballero de voz impostada, el cual tensa su saeta con dilatadas pupilas:
- ¿Quién anda ahí? Exclama dudando entre disparar en la dirección del bulto que se adivinaba o subirse al árbol más próximo de los alrededores.
- Raimundo Capellanus, y no llevo parapeto.

Un cuerpo corpulento se yergue envuelto en una manta que se adivina de mula, por el fuerte olor a cuadra que destila.

- ¿Raimundo Capellanus? ¡Calla villano que conozco faz y olor!

- ¡Tu eres Sancho Pinza!! ¡Desvergonzado! y ese olor a animales mezclado con semen, te delata ...
Dejásteme ese aroma cuando viniste a mi casa a colocar la lavadora diciendo que eras fontanero y ofreciendo factura sin IVA

-Siento haberme ido señora, pero en realidad fué venirme lo que hice, por eso estoy aqui.
-Pues ya que estamos los tres echemos una manita, que tengo una baraja de cartas de poker aquí mesmo.
Y metiendose mano por el escote, Aldonza empezó a rebuscar
-Yo diría que estaban aquí, debajo del melón izdo...
-A verrrr...déjeme a mí señora, que tengo las manos finas y el pulso certero -intervino el hidalgo mientras metía mano en el escote de la moza-
-Yo, yo! -dijo Sancho- ...yo Señora que tengo las manos pequeñas - y de un salto se colgó del escote de la dama metiendole su manecilla hasta el ombligo.

- ah! ¡que cabeza! que las tengo aquí entretejidas entre los pelos del moño, venga apartaros ya y sentaos haciendo corro, traed viandas y bebida que a las prendas jugaremos; el que menor carta saque se desprenderá de una prenda, el que la saque mayor tomará un trago de vino e impondrá un deseo a quien mes le agradase.


El pinzas y el caballero de la zambomba escucharon la propuesta de Aldonza.
Sus mentes fueron ocupadas por rápidos cálculos sobre los beneficios del acuerdo contabilizando las prendas de la moza quien, después de guardarse unos ases bajo la manga, añadió que el cancán y los abalorios también eran considerados prenda, pero no así los pompones.
Ellos sospecharon de Aldonza y sus melindres, pero después pensaron que la idea de jugar podría ser buena.
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 12 Nov 2013 23:28

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.:magn:

-¡Ni encajes ni pelos se me resisten, por satanás! Juro que he de acertar con mi lanza en tal picadura sin rozar un pelo
-¿Sin rozar un pelo? preguntó Aldonza. Ya será de gran puntería porque mi matojo es abundante y espeso
-Más señor, guarde silencio vuesa merced que alguien se acerca ...


Algo se mueve entre el follaje, lo cual disgusta in extremis a Aldonza, que ya estaba pensando en el alivio de la picadura con el caballero de voz impostada, el cual tensa su saeta con dilatadas pupilas:
- ¿Quién anda ahí? Exclama dudando entre disparar en la dirección del bulto que se adivinaba o subirse al árbol más próximo de los alrededores.
- Raimundo Capellanus, y no llevo parapeto.

Un cuerpo corpulento se yergue envuelto en una manta que se adivina de mula, por el fuerte olor a cuadra que destila.

- ¿Raimundo Capellanus? ¡Calla villano que conozco faz y olor!

- ¡Tu eres Sancho Pinza!! ¡Desvergonzado! y ese olor a animales mezclado con semen, te delata ...
Dejásteme ese aroma cuando viniste a mi casa a colocar la lavadora diciendo que eras fontanero y ofreciendo factura sin IVA

-Siento haberme ido señora, pero en realidad fué venirme lo que hice, por eso estoy aqui.
-Pues ya que estamos los tres echemos una manita, que tengo una baraja de cartas de poker aquí mesmo.
Y metiendose mano por el escote, Aldonza empezó a rebuscar
-Yo diría que estaban aquí, debajo del melón izdo...
-A verrrr...déjeme a mí señora, que tengo las manos finas y el pulso certero -intervino el hidalgo mientras metía mano en el escote de la moza-
-Yo, yo! -dijo Sancho- ...yo Señora que tengo las manos pequeñas - y de un salto se colgó del escote de la dama metiendole su manecilla hasta el ombligo.

- ah! ¡que cabeza! que las tengo aquí entretejidas entre los pelos del moño, venga apartaros ya y sentaos haciendo corro, traed viandas y bebida que a las prendas jugaremos; el que menor carta saque se desprenderá de una prenda, el que la saque mayor tomará un trago de vino e impondrá un deseo a quien mes le agradase.


El pinzas y el caballero de la zambomba escucharon la propuesta de Aldonza.
Sus mentes fueron ocupadas por rápidos cálculos sobre los beneficios del acuerdo contabilizando las prendas de la moza quien, después de guardarse unos ases bajo la manga, añadió que el cancán y los abalorios también eran considerados prenda, pero no así los pompones.
Ellos sospecharon de Aldonza y sus melindres, pero después pensaron que la idea de jugar podría ser buena.

Con una agil maniobra, barajo Aldonza los naipes y entrego una carta a cada uno

siete, tres, rey, cinco.

-Zambombero, desprendete de una prenda ya, deja que vaya asomando tu recia musculatura.
-Pinzas ¿Cual es tu deseo para esta mano?

- Mmmm dejadme pensar Aldonza que deseo ir explorando. ¡ya lo tengo! deberás ir restregando tus posaderas contra el vientre de cada uno hasta que logres que a uno de nosotros se le alce el mastil.
Ubuntu
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7299
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 13 Nov 2013 02:14

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.:magn:

-¡Ni encajes ni pelos se me resisten, por satanás! Juro que he de acertar con mi lanza en tal picadura sin rozar un pelo
-¿Sin rozar un pelo? preguntó Aldonza. Ya será de gran puntería porque mi matojo es abundante y espeso
-Más señor, guarde silencio vuesa merced que alguien se acerca ...


Algo se mueve entre el follaje, lo cual disgusta in extremis a Aldonza, que ya estaba pensando en el alivio de la picadura con el caballero de voz impostada, el cual tensa su saeta con dilatadas pupilas:
- ¿Quién anda ahí? Exclama dudando entre disparar en la dirección del bulto que se adivinaba o subirse al árbol más próximo de los alrededores.
- Raimundo Capellanus, y no llevo parapeto.

Un cuerpo corpulento se yergue envuelto en una manta que se adivina de mula, por el fuerte olor a cuadra que destila.

- ¿Raimundo Capellanus? ¡Calla villano que conozco faz y olor!

- ¡Tu eres Sancho Pinza!! ¡Desvergonzado! y ese olor a animales mezclado con semen, te delata ...
Dejásteme ese aroma cuando viniste a mi casa a colocar la lavadora diciendo que eras fontanero y ofreciendo factura sin IVA

-Siento haberme ido señora, pero en realidad fué venirme lo que hice, por eso estoy aqui.
-Pues ya que estamos los tres echemos una manita, que tengo una baraja de cartas de poker aquí mesmo.
Y metiendose mano por el escote, Aldonza empezó a rebuscar
-Yo diría que estaban aquí, debajo del melón izdo...
-A verrrr...déjeme a mí señora, que tengo las manos finas y el pulso certero -intervino el hidalgo mientras metía mano en el escote de la moza-
-Yo, yo! -dijo Sancho- ...yo Señora que tengo las manos pequeñas - y de un salto se colgó del escote de la dama metiendole su manecilla hasta el ombligo.

- ah! ¡que cabeza! que las tengo aquí entretejidas entre los pelos del moño, venga apartaros ya y sentaos haciendo corro, traed viandas y bebida que a las prendas jugaremos; el que menor carta saque se desprenderá de una prenda, el que la saque mayor tomará un trago de vino e impondrá un deseo a quien mes le agradase.


El pinzas y el caballero de la zambomba escucharon la propuesta de Aldonza.
Sus mentes fueron ocupadas por rápidos cálculos sobre los beneficios del acuerdo contabilizando las prendas de la moza quien, después de guardarse unos ases bajo la manga, añadió que el cancán y los abalorios también eran considerados prenda, pero no así los pompones.
Ellos sospecharon de Aldonza y sus melindres, pero después pensaron que la idea de jugar podría ser buena.

Con una agil maniobra, barajo Aldonza los naipes y entrego una carta a cada uno

siete, tres, rey, cinco.

-Zambombero, desprendete de una prenda ya, deja que vaya asomando tu recia musculatura.
-Pinzas ¿Cual es tu deseo para esta mano?

- Mmmm dejadme pensar Aldonza que deseo ir explorando. ¡ya lo tengo! deberás ir restregando tus posaderas contra el vientre de cada uno hasta que logres que a uno de nosotros se le alce el mastil.

El pensamiento de restregar su trasero sobre caballero y patán, excitó de tal manera a la muchacha que de su gruta íntima comenzó a manar un fluido viscoso de suave aroma a jazmín y romero con un toque delicioso a bacalao. La parte interna de sus muslos, ya mojada, reflejaban el aumento de la calentura ante el pago de la prenda demandada

-No creo me tenga que esforzar mucho para cumplir mi cometido, pensó con los sentidos turbados.
-El palo mayor está inhiesto y el más pequeño en longitud puja por reventar de grueso.
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 23 Nov 2013 00:36

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. En las caniculares tardes agosteñas, se entretenía fantaseando en como meter el diablo en el infierno, mientras entrenaba su pasión por la zambomba, ablandando el mango.
¡Vaya, ya está este hombre dándole a la zambomba!, exclamó una tal Aldonza que presenciaba la escena escondida entre los matorrales. Ciertamente no le disgustaba la escena. Muy al contrario ... pensó:
¡Que desperdicio!, al mismo tiempo que se daba un fuerte apretón en la entrepierna.Decidió que era tonto no colaborar en causas comunes y maquinando cómo actuar sin que su honra mermara, salió a campo abierto gritando:
-¡Me ha picado, me ha picado!
El caballero, apercibido de los gritos se lanzó lanzas en ristre (dos) a auxiliar a la buena señora
-¿Donde se ha producido la picada, buena moza? le espetó en tanto apartaba sus faldas con la lanza más larga en busca de la picadura
-Tengo yo un bálsamo para picaduras,que ni el de Fierabrás ...


-Usted es caballero en apariencia, quizá hijo de un prócer. Yo labradora pero tenga mucho cuidado con los encajes, pues soy pelín melindrosa.:magn:

-¡Ni encajes ni pelos se me resisten, por satanás! Juro que he de acertar con mi lanza en tal picadura sin rozar un pelo
-¿Sin rozar un pelo? preguntó Aldonza. Ya será de gran puntería porque mi matojo es abundante y espeso
-Más señor, guarde silencio vuesa merced que alguien se acerca ...


Algo se mueve entre el follaje, lo cual disgusta in extremis a Aldonza, que ya estaba pensando en el alivio de la picadura con el caballero de voz impostada, el cual tensa su saeta con dilatadas pupilas:
- ¿Quién anda ahí? Exclama dudando entre disparar en la dirección del bulto que se adivinaba o subirse al árbol más próximo de los alrededores.
- Raimundo Capellanus, y no llevo parapeto.

Un cuerpo corpulento se yergue envuelto en una manta que se adivina de mula, por el fuerte olor a cuadra que destila.

- ¿Raimundo Capellanus? ¡Calla villano que conozco faz y olor!

- ¡Tu eres Sancho Pinza!! ¡Desvergonzado! y ese olor a animales mezclado con semen, te delata ...
Dejásteme ese aroma cuando viniste a mi casa a colocar la lavadora diciendo que eras fontanero y ofreciendo factura sin IVA

-Siento haberme ido señora, pero en realidad fué venirme lo que hice, por eso estoy aqui.
-Pues ya que estamos los tres echemos una manita, que tengo una baraja de cartas de poker aquí mesmo.
Y metiendose mano por el escote, Aldonza empezó a rebuscar
-Yo diría que estaban aquí, debajo del melón izdo...
-A verrrr...déjeme a mí señora, que tengo las manos finas y el pulso certero -intervino el hidalgo mientras metía mano en el escote de la moza-
-Yo, yo! -dijo Sancho- ...yo Señora que tengo las manos pequeñas - y de un salto se colgó del escote de la dama metiendole su manecilla hasta el ombligo.

- ah! ¡que cabeza! que las tengo aquí entretejidas entre los pelos del moño, venga apartaros ya y sentaos haciendo corro, traed viandas y bebida que a las prendas jugaremos; el que menor carta saque se desprenderá de una prenda, el que la saque mayor tomará un trago de vino e impondrá un deseo a quien mes le agradase.


El pinzas y el caballero de la zambomba escucharon la propuesta de Aldonza.
Sus mentes fueron ocupadas por rápidos cálculos sobre los beneficios del acuerdo contabilizando las prendas de la moza quien, después de guardarse unos ases bajo la manga, añadió que el cancán y los abalorios también eran considerados prenda, pero no así los pompones.
Ellos sospecharon de Aldonza y sus melindres, pero después pensaron que la idea de jugar podría ser buena.

Con una agil maniobra, barajo Aldonza los naipes y entrego una carta a cada uno

siete, tres, rey, cinco.

-Zambombero, desprendete de una prenda ya, deja que vaya asomando tu recia musculatura.
-Pinzas ¿Cual es tu deseo para esta mano?

- Mmmm dejadme pensar Aldonza que deseo ir explorando. ¡ya lo tengo! deberás ir restregando tus posaderas contra el vientre de cada uno hasta que logres que a uno de nosotros se le alce el mastil.

El pensamiento de restregar su trasero sobre caballero y patán, excitó de tal manera a la muchacha que de su gruta íntima comenzó a manar un fluido viscoso de suave aroma a jazmín y romero con un toque delicioso a bacalao. La parte interna de sus muslos, ya mojada, reflejaban el aumento de la calentura ante el pago de la prenda demandada

-No creo me tenga que esforzar mucho para cumplir mi cometido, pensó con los sentidos turbados.
-El palo mayor está inhiesto y el más pequeño en longitud puja por reventar de grueso.

-Habiendo habido un empate, despojaos ambos del jubón y decid al alimón que deseo ahora os place.

-que el señor Don Capellanus con ambos ojos tapados, tiente los culos de todos y adivine en corto plazo cual de ellos en su frente no está dotao de carajo
Ubuntu

Volver a “Cine, Musica, Arte, Fotografía y todo lo de literatura que no encuentres allí.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados