Cadáveres exquisitos

Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17336
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 08 Oct 2013 10:36

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17336
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 08 Oct 2013 10:45

Usted menos rollo y más participar.
Oiga.
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17336
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 08 Oct 2013 10:50

¡Si ya he comenzado! -angry
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 08 Oct 2013 22:13

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias... aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad.
Ubuntu
clapton
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 437
Registrado: 20 Sep 2013 16:56

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor clapton » 08 Oct 2013 22:21

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad.Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7302
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 08 Oct 2013 22:35

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
clapton
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 437
Registrado: 20 Sep 2013 16:56

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor clapton » 08 Oct 2013 23:03

voy a ir escribió:Ya están aquí mis chicos :be:

Que bien mandadito son ellos -tongue

Celino, que ya te he añadido. Mira que olvidarme de ti...no hay derecho. :pastelozo: este por mi olvido. :be: y este -tongue


Si es que nos encandilas preciosidad :cat: -give_rose :be:
clapton
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 437
Registrado: 20 Sep 2013 16:56

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor clapton » 08 Oct 2013 23:05

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.
Avatar de Usuario
Aldara
XI Micro Relatos
XI Micro Relatos
Mensajes: 75
Registrado: 05 Oct 2008 15:31

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Aldara » 09 Oct 2013 00:43

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7302
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 09 Oct 2013 01:03

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades

De todos modos ahí va mi verdad, aunque advertido queda: "nada es verdad ni es mentira todo depende del cristal con que se mira"
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Avatar de Usuario
Dart
Sabio
Sabio
Mensajes: 6928
Registrado: 09 Oct 2012 22:32

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Dart » 09 Oct 2013 12:02

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades

De todos modos ahí va mi verdad, aunque advertido queda: "nada es verdad ni es mentira todo depende del cristal con que se mira"

Aquel día había niebla, yo me dirigía al pueblo cuando vi delante de mí a una persona; aunque su cabeza miraba en la misma dirección que la mía su cuerpo se dirigía hacia mí, era imposible, en lugar de alejarse se acercaba. Entonces sentí un escalofrío que me subrió desde los pies hasta la punta de la cabeza.
"El nacionalismo es la única ideología de otros tiempos que ha sobrevivido, probablemente porque es la más imbécil. Es fácil de entender: nosotros somos estupendos y nuestros vecinos, unos cabrones. Lo que nos sale bien es porque somos de traca; lo que nos sale mal, porque el vecino nos tiene manía. El nacionalismo es un chollo, es el paraíso del imbécil." R de E
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17336
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 09 Oct 2013 16:11

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades

De todos modos ahí va mi verdad, aunque advertido queda: "nada es verdad ni es mentira todo depende del cristal con que se mira"

Aquel día había niebla, yo me dirigía al pueblo cuando vi delante de mí a una persona; aunque su cabeza miraba en la misma dirección que la mía su cuerpo se dirigía hacia mí, era imposible, en lugar de alejarse se acercaba. Entonces sentí un escalofrío que me subrió desde los pies hasta la punta de la cabeza.

Abrí los ojos desmesuradamente intentando cerciorarme de que lo que estaba viendo era verdad.

Bueno, en realidad debo decir que el escalofrío no llegó a subir hasta la punta de la cabeza. El horror lo dejó atascado en otra punta, a medio camino. La cabeza que me miraba no era la del cuerpo. O viceversa: el cuerpo que caminaba no era el de la cabeza.
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
Toloño
Rioja Gran Reserva
Rioja Gran Reserva
Mensajes: 9192
Registrado: 11 Jun 2012 23:44

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Toloño » 09 Oct 2013 16:12

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades

De todos modos ahí va mi verdad, aunque advertido queda: "nada es verdad ni es mentira todo depende del cristal con que se mira"

Aquel día había niebla, yo me dirigía al pueblo cuando vi delante de mí a una persona; aunque su cabeza miraba en la misma dirección que la mía su cuerpo se dirigía hacia mí, era imposible, en lugar de alejarse se acercaba. Entonces sentí un escalofrío que me subrió desde los pies hasta la punta de la cabeza.

Abrí los ojos desmesuradamente intentando cerciorarme de que lo que estaba viendo era verdad. Efectivamente, el reflejo del charco me devolvió la imagen de mi troncocónica cabeza, de manera que allí mismo, decidi hacerme capuchino.
Ubuntu
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17336
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 09 Oct 2013 16:16

Don Toloño, hemos coincidido. Y yo he sido prime.
A corregir tocan.
Il n´y a pas d´amour heureux.
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Erato » 09 Oct 2013 16:21

GRRRRRRRRRRRRRRRRR ya les vale.

¡Primero las damas!
¡Qué falta de urbanidad! -angry
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Erato » 09 Oct 2013 16:24

[quote="Pedritus"]Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades

De todos modos ahí va mi verdad, aunque advertido queda: "nada es verdad ni es mentira todo depende del cristal con que se mira"

Aquel día había niebla, yo me dirigía al pueblo cuando vi delante de mí a una persona; aunque su cabeza miraba en la misma dirección que la mía su cuerpo se dirigía hacia mí, era imposible, en lugar de alejarse se acercaba. Entonces sentí un escalofrío que me subrió desde los pies hasta la punta de la cabeza.

Abrí los ojos desmesuradamente intentando cerciorarme de que lo que estaba viendo era verdad.

Bueno, en realidad debo decir que el escalofrío no llegó a subir hasta la punta de la cabeza. El horror lo dejó atascado en otra punta, a medio camino. La cabeza que me miraba no era la del cuerpo. O viceversa: el cuerpo que caminaba no era el de la cabeza.

Efectivamente, el reflejo del charco me devolvió la imagen de mi troncocónica cabeza, de manera que allí mismo, decidi hacerme capuchino.

Pero mi punta me dominaba como sólo sabe dominar ella y decidí mejor tomarme un capuchino en casa de Manuela. ¡Ay! Manuela, que buenísima que está la condenada.
Avatar de Usuario
Dart
Sabio
Sabio
Mensajes: 6928
Registrado: 09 Oct 2012 22:32

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Dart » 09 Oct 2013 16:51

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades

De todos modos ahí va mi verdad, aunque advertido queda: "nada es verdad ni es mentira todo depende del cristal con que se mira"

Aquel día había niebla, yo me dirigía al pueblo cuando vi delante de mí a una persona; aunque su cabeza miraba en la misma dirección que la mía su cuerpo se dirigía hacia mí, era imposible, en lugar de alejarse se acercaba. Entonces sentí un escalofrío que me subrió desde los pies hasta la punta de la cabeza.

Abrí los ojos desmesuradamente intentando cerciorarme de que lo que estaba viendo era verdad.

Bueno, en realidad debo decir que el escalofrío no llegó a subir hasta la punta de la cabeza. El horror lo dejó atascado en otra punta, a medio camino. La cabeza que me miraba no era la del cuerpo. O viceversa: el cuerpo que caminaba no era el de la cabeza.

Efectivamente, el reflejo del charco me devolvió la imagen de mi troncocónica cabeza, de manera que allí mismo, decidi hacerme capuchino.

Pero mi punta me dominaba como sólo sabe dominar ella y decidí mejor tomarme un capuchino en casa de Manuela. ¡Ay! Manuela, que buenísima que está la condenada.

Si, muy buena, pero no lo suficiente como para conseguir que mis divagaciones sobre sus hermosas caderas me hicieran olvidar lo que mis ojos estaban viendo: una ojos sanguinolentos que me miraban con indiferencia.

[bbvideo=560,340]http://www.youtube.com/watch?v=nOjupK56aK8[/bbvideo]

Mientras tomaba el capuchino vi a través de un espejo al mismo hombre paseando por la calle, en dirección al norte. Me volví a mirarlo y vi que iba en dirección al sur.
Estos hombres son capaces de cualquier cosa con tal de llamar la atención -pensé.
"El nacionalismo es la única ideología de otros tiempos que ha sobrevivido, probablemente porque es la más imbécil. Es fácil de entender: nosotros somos estupendos y nuestros vecinos, unos cabrones. Lo que nos sale bien es porque somos de traca; lo que nos sale mal, porque el vecino nos tiene manía. El nacionalismo es un chollo, es el paraíso del imbécil." R de E
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Erato » 09 Oct 2013 16:56

:wink:
Última edición por Erato el 09 Oct 2013 17:17, editado 2 veces en total.
Avatar de Usuario
celino
Contrapunto
Contrapunto
Mensajes: 7302
Registrado: 02 Oct 2012 14:02
Ubicación: En el filo de la navaja

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor celino » 09 Oct 2013 17:03

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades

De todos modos ahí va mi verdad, aunque advertido queda: "nada es verdad ni es mentira todo depende del cristal con que se mira"

Aquel día había niebla, yo me dirigía al pueblo cuando vi delante de mí a una persona; aunque su cabeza miraba en la misma dirección que la mía su cuerpo se dirigía hacia mí, era imposible, en lugar de alejarse se acercaba. Entonces sentí un escalofrío que me subrió desde los pies hasta la punta de la cabeza.

Abrí los ojos desmesuradamente intentando cerciorarme de que lo que estaba viendo era verdad.

Bueno, en realidad debo decir que el escalofrío no llegó a subir hasta la punta de la cabeza. El horror lo dejó atascado en otra punta, a medio camino. La cabeza que me miraba no era la del cuerpo. O viceversa: el cuerpo que caminaba no era el de la cabeza.

Efectivamente, el reflejo del charco me devolvió la imagen de mi troncocónica cabeza, de manera que allí mismo, decidi hacerme capuchino.

Pero mi punta me dominaba como sólo sabe dominar ella y decidí mejor tomarme un capuchino en casa de Manuela. ¡Ay! Manuela, que buenísima que está la condenada.

Si, muy buena, pero no lo suficiente como para conseguir que mis divagaciones sobre sus hermosas caderas me hicieran olvidar lo que mis ojos estaban viendo: una ojos sanguinolentos que me miraban con indiferencia.


Mientras tomaba el capuchino vi a través de un espejo al mismo hombre paseando por la calle, en dirección al norte. Me volví a mirarlo y vi que iba en dirección al sur.
Estos hombres son capaces de cualquier cosa con tal de llamar la atención -pensé.


No me extrañó la indiferencia. Al fin y al cabo iba vestido de capuchino
Decidí travestirme de peregrino para ver si los ojos turbulentos y sanguinolentos se mostraban interesadamente violentos y me dejaban entrar a la puerta del convento
El problema no es caer ...
Imagen
... el problema es no saber levantarse
Erato
V Micro Relatos.
V Micro Relatos.
Mensajes: 7011
Registrado: 05 Oct 2012 10:30

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Erato » 09 Oct 2013 17:17

Yastá voy a ir, que no cunda el pánico :be:
clapton
Diplomado
Diplomado
Mensajes: 437
Registrado: 20 Sep 2013 16:56

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor clapton » 10 Oct 2013 08:30

celino escribió:Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades

De todos modos ahí va mi verdad, aunque advertido queda: "nada es verdad ni es mentira todo depende del cristal con que se mira"

Aquel día había niebla, yo me dirigía al pueblo cuando vi delante de mí a una persona; aunque su cabeza miraba en la misma dirección que la mía su cuerpo se dirigía hacia mí, era imposible, en lugar de alejarse se acercaba. Entonces sentí un escalofrío que me subrió desde los pies hasta la punta de la cabeza.

Abrí los ojos desmesuradamente intentando cerciorarme de que lo que estaba viendo era verdad.

Bueno, en realidad debo decir que el escalofrío no llegó a subir hasta la punta de la cabeza. El horror lo dejó atascado en otra punta, a medio camino. La cabeza que me miraba no era la del cuerpo. O viceversa: el cuerpo que caminaba no era el de la cabeza.

Efectivamente, el reflejo del charco me devolvió la imagen de mi troncocónica cabeza, de manera que allí mismo, decidi hacerme capuchino.
Pero mi punta me dominaba como sólo sabe dominar ella y decidí mejor tomarme un capuchino en casa de Manuela. ¡Ay! Manuela, que buenísima que está la condenada.
Si, muy buena, pero no lo suficiente como para conseguir que mis divagaciones sobre sus hermosas caderas me hicieran olvidar lo que mis ojos estaban viendo: una ojos sanguinolentos que me miraban con indiferencia.
Mientras tomaba el capuchino vi a través de un espejo al mismo hombre paseando por la calle, en dirección al norte. Me volví a mirarlo y vi que iba en dirección al sur.
Estos hombres son capaces de cualquier cosa con tal de llamar la atención -pensé.
No me extrañó la indiferencia. Al fin y al cabo iba vestido de capuchino
Decidí travestirme de peregrino para ver si los ojos turbulentos y sanguinolentos se mostraban interesadamente violentos y me dejaban entrar a la puerta del convento.
Pero la puerta del convento estaba cerrada a cal y canto y por mucho que llamase a Vilma, ni ésta ni Pablo ni Cuchicuchi consiguieron abrirla. Hay que joderse, algún cabroncete ha metido silicona en la cerradura!!. Habrá que llamar a Benito el cerrajero.
Avatar de Usuario
pipiola
XI Concurso Fotografía
XI Concurso Fotografía
Mensajes: 3710
Registrado: 04 Oct 2012 19:02
Ubicación: Km 0

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor pipiola » 10 Oct 2013 17:25

voy a ir lo he leído y releído y creo que ya huele... vámos que no sé por donde meterle mano sin pringarme -shock
Avatar de Usuario
Pedritus
III-IV-VIII-XIII-XVIII M. Relatos
III-IV-VIII-XIII-XVIII  M. Relatos
Mensajes: 17336
Registrado: 05 Oct 2012 15:28

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Pedritus » 10 Oct 2013 17:50

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades

De todos modos ahí va mi verdad, aunque advertido queda: "nada es verdad ni es mentira todo depende del cristal con que se mira"

Aquel día había niebla, yo me dirigía al pueblo cuando vi delante de mí a una persona; aunque su cabeza miraba en la misma dirección que la mía su cuerpo se dirigía hacia mí, era imposible, en lugar de alejarse se acercaba. Entonces sentí un escalofrío que me subrió desde los pies hasta la punta de la cabeza.

Abrí los ojos desmesuradamente intentando cerciorarme de que lo que estaba viendo era verdad.

Bueno, en realidad debo decir que el escalofrío no llegó a subir hasta la punta de la cabeza. El horror lo dejó atascado en otra punta, a medio camino. La cabeza que me miraba no era la del cuerpo. O viceversa: el cuerpo que caminaba no era el de la cabeza.

Efectivamente, el reflejo del charco me devolvió la imagen de mi troncocónica cabeza, de manera que allí mismo, decidi hacerme capuchino.

Pero mi punta me dominaba como sólo sabe dominar ella y decidí mejor tomarme un capuchino en casa de Manuela. ¡Ay! Manuela, que buenísima que está la condenada.

Si, muy buena, pero no lo suficiente como para conseguir que mis divagaciones sobre sus hermosas caderas me hicieran olvidar lo que mis ojos estaban viendo: una ojos sanguinolentos que me miraban con indiferencia.

Mientras tomaba el capuchino vi a través de un espejo al mismo hombre paseando por la calle, en dirección al norte. Me volví a mirarlo y vi que iba en dirección al sur.
Estos hombres son capaces de cualquier cosa con tal de llamar la atención -pensé.

No me extrañó la indiferencia. Al fin y al cabo iba vestido de capuchino

Decidí travestirme de peregrino para ver si los ojos turbulentos y sanguinolentos se mostraban interesadamente violentos y me dejaban entrar a la puerta del convento.

Pero la puerta del convento estaba cerrada a cal y canto y por mucho que llamase a Vilma, ni ésta ni Pablo ni Cuchicuchi consiguieron abrirla. Hay que joderse, algún cabroncete ha metido silicona en la cerradura!!. Habrá que llamar a Benito el cerrajero.

-¿Que me habrían dado aquella mujer? ¿Cómo era posible que mi cabeza albergara pensamientos tan confusos? ¿Me estaría volviendo loco?
Metí la mano en el bolsillo con el fin de asirme a algo tangible y al hacerlo noté la dureza que albergaban mis pantalones . Una llave.
Il n´y a pas d´amour heureux.
Avatar de Usuario
Aldara
XI Micro Relatos
XI Micro Relatos
Mensajes: 75
Registrado: 05 Oct 2008 15:31

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Aldara » 10 Oct 2013 22:02

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades

De todos modos ahí va mi verdad, aunque advertido queda: "nada es verdad ni es mentira todo depende del cristal con que se mira"

Aquel día había niebla, yo me dirigía al pueblo cuando vi delante de mí a una persona; aunque su cabeza miraba en la misma dirección que la mía su cuerpo se dirigía hacia mí, era imposible, en lugar de alejarse se acercaba. Entonces sentí un escalofrío que me subrió desde los pies hasta la punta de la cabeza.

Abrí los ojos desmesuradamente intentando cerciorarme de que lo que estaba viendo era verdad.

Bueno, en realidad debo decir que el escalofrío no llegó a subir hasta la punta de la cabeza. El horror lo dejó atascado en otra punta, a medio camino. La cabeza que me miraba no era la del cuerpo. O viceversa: el cuerpo que caminaba no era el de la cabeza.

Efectivamente, el reflejo del charco me devolvió la imagen de mi troncocónica cabeza, de manera que allí mismo, decidi hacerme capuchino.

Pero mi punta me dominaba como sólo sabe dominar ella y decidí mejor tomarme un capuchino en casa de Manuela. ¡Ay! Manuela, que buenísima que está la condenada.

Si, muy buena, pero no lo suficiente como para conseguir que mis divagaciones sobre sus hermosas caderas me hicieran olvidar lo que mis ojos estaban viendo: una ojos sanguinolentos que me miraban con indiferencia.

Mientras tomaba el capuchino vi a través de un espejo al mismo hombre paseando por la calle, en dirección al norte. Me volví a mirarlo y vi que iba en dirección al sur.
Estos hombres son capaces de cualquier cosa con tal de llamar la atención -pensé.

No me extrañó la indiferencia. Al fin y al cabo iba vestido de capuchino

Decidí travestirme de peregrino para ver si los ojos turbulentos y sanguinolentos se mostraban interesadamente violentos y me dejaban entrar a la puerta del convento.

Pero la puerta del convento estaba cerrada a cal y canto y por mucho que llamase a Vilma, ni ésta ni Pablo ni Cuchicuchi consiguieron abrirla. Hay que joderse, algún cabroncete ha metido silicona en la cerradura!!. Habrá que llamar a Benito el cerrajero.

-¿Que me habría dado aquella mujer? ¿Cómo era posible que mi cabeza albergara pensamientos tan confusos? ¿Me estaría volviendo loco?
Metí la mano en el bolsillo con el fin de asirme a algo tangible y al hacerlo noté la dureza que albergaban mis pantalones . Una llave

Descifrar ese enigma no iba a ser fácil.
La llave era antigua, de esas que solo abren puertas de castillos en los que mora el misterio.

El sonido de unos cascos le hizo levantar la cabeza. Una preciosa calesa tirada por dos alazanes negros se acercaba. Se apartó a un lado para dejarlos pasar y espero pacientemente a que lo hicieran. De pronto se hizo el silencio
Avatar de Usuario
Dart
Sabio
Sabio
Mensajes: 6928
Registrado: 09 Oct 2012 22:32

Re: Cadáveres exquisitos

Mensajepor Dart » 10 Oct 2013 22:17

Quién se lo hubiera dicho, hace tan solo un mes.
Es preciso que antes de comenzar el relato de la suma de mis desgracias, aclare que lo que ustedes van a conocer, es la verdad, sólo la verdad y la cruda realidad. Una verdad inventada tan coincidente con la realidad que llegó a confundir al mismo diablo.

La verdad es que es verdad hasta cierto punto. La verdad completa no existe, la gran verdad está formada de pequeñas verdades que forman un todo que, generalmente, roza la mentira. De todas formas contaré mi verdad a ver si es verdad.

A ver por donde empiezo a contar, porque ya se me está haciendo la picha un lio con tanta verdad verdadera y la realidad irreal.

El temor de no saber expresarme me retrae. Es posible que lo que mi mente contiene sea una mezcla de sueños y realidades

De todos modos ahí va mi verdad, aunque advertido queda: "nada es verdad ni es mentira todo depende del cristal con que se mira"

Aquel día había niebla, yo me dirigía al pueblo cuando vi delante de mí a una persona; aunque su cabeza miraba en la misma dirección que la mía su cuerpo se dirigía hacia mí, era imposible, en lugar de alejarse se acercaba. Entonces sentí un escalofrío que me subrió desde los pies hasta la punta de la cabeza.

Abrí los ojos desmesuradamente intentando cerciorarme de que lo que estaba viendo era verdad.

Bueno, en realidad debo decir que el escalofrío no llegó a subir hasta la punta de la cabeza. El horror lo dejó atascado en otra punta, a medio camino. La cabeza que me miraba no era la del cuerpo. O viceversa: el cuerpo que caminaba no era el de la cabeza.

Efectivamente, el reflejo del charco me devolvió la imagen de mi troncocónica cabeza, de manera que allí mismo, decidi hacerme capuchino.

Pero mi punta me dominaba como sólo sabe dominar ella y decidí mejor tomarme un capuchino en casa de Manuela. ¡Ay! Manuela, que buenísima que está la condenada.

Si, muy buena, pero no lo suficiente como para conseguir que mis divagaciones sobre sus hermosas caderas me hicieran olvidar lo que mis ojos estaban viendo: una ojos sanguinolentos que me miraban con indiferencia.

Mientras tomaba el capuchino vi a través de un espejo al mismo hombre paseando por la calle, en dirección al norte. Me volví a mirarlo y vi que iba en dirección al sur.
Estos hombres son capaces de cualquier cosa con tal de llamar la atención -pensé.

No me extrañó la indiferencia. Al fin y al cabo iba vestido de capuchino

Decidí travestirme de peregrino para ver si los ojos turbulentos y sanguinolentos se mostraban interesadamente violentos y me dejaban entrar a la puerta del convento.

Pero la puerta del convento estaba cerrada a cal y canto y por mucho que llamase a Vilma, ni ésta ni Pablo ni Cuchicuchi consiguieron abrirla. Hay que joderse, algún cabroncete ha metido silicona en la cerradura!!. Habrá que llamar a Benito el cerrajero.

-¿Que me habría dado aquella mujer? ¿Cómo era posible que mi cabeza albergara pensamientos tan confusos? ¿Me estaría volviendo loco?
Metí la mano en el bolsillo con el fin de asirme a algo tangible y al hacerlo noté la dureza que albergaban mis pantalones . Una llave

Descifrar ese enigma no iba a ser fácil.
La llave era antigua, de esas que solo abren puertas de castillos en los que mora el misterio.

El sonido de unos cascos le hizo levantar la cabeza. Una preciosa calesa tirada por dos alazanes negros se acercaba. Se apartó a un lado para dejarlos pasar y espero pacientemente a que lo hicieran. De pronto se hizo el silencio

Entonces, de su interior, saltaron dos hombres hacia él. Antes de que se diera cuenta estaba dentro de la calesa, que se adentraba en el bosque a toda velocidad. Después de un rato preguntó uno de ellos: –¿Por qué tienes esa llave?, ¿quién te la ha dado?
"El nacionalismo es la única ideología de otros tiempos que ha sobrevivido, probablemente porque es la más imbécil. Es fácil de entender: nosotros somos estupendos y nuestros vecinos, unos cabrones. Lo que nos sale bien es porque somos de traca; lo que nos sale mal, porque el vecino nos tiene manía. El nacionalismo es un chollo, es el paraíso del imbécil." R de E

Volver a “Cine, Musica, Arte, Fotografía y todo lo de literatura que no encuentres allí.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado