Álbumes ilustrados, cuentos.

Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 11 Feb 2013 15:14

"EL LOBO CALUMNIADO" por Lief Fearn.



Uno de los "culpables sin juicio" más clamorosos de la literatura universal es sin duda El Lobo Feroz que intentó comerse a Caperucita. El escritor americano Lief Fearn ha escrito el cuento al revés, o sea desde el punto de vista del lobo. Así aparece en el Educatión Proyec de la Sección Británica de Amnistía Internacional.

Como dijo D. Ramón de Campoamor... EN ESTE MUNDO TRAIDOR, NADA ES VERDAD, NI MENTIRA, TODO ES SEGÚN EL COLOR DEL CRISTAL CON QUE SE MIRA…







El bosque era mi hogar. Yo vivía allí y lo cuidaba intentando mantenerlo limpio y arreglado.

Entonces, una mañana soleada, mientras yo estaba recogiendo basura dejada por algún excursionista, oí unos pasos. Me escondí detrás de un árbol y vi a una muchacha, más bien fea que venía por el camino con un cesto. La niña me pareció sospechosa, por la forma tan curiosa como iba vestida, toda de rojo...y con la cabeza cubierta por una capucha, como si no quisiera que nadie supiese quien era. Naturalmente, la paré, para averiguar algo. Le pregunté quien era, adonde iba, de dónde venía y todo eso...Me contestó cantando y bailando, una historia sobre su abuela, a la que según dijo, iba a ver con un cesto de comida. En principio, parecía una persona honrada, pero estaba en mi bosque, y la verdad es que tenía un aspecto sospechoso con su extraño atuendo; así que decidí enseñarle, lo serio que es cruzar el bosque, haciendo cabriolas, disfrazada, y sin
avisar previamente.

Dejé a la niña seguir su camino, pero yo corrí a casa de su abuela. Cuando le explique mi problema, la abuela, convino, en que su nieta, necesitaba una lección por descuidada . La vieja estuvo de acuerdo en esconderse hasta que yo la llamase, y se metió debajo de la cama.

Cuando la niña llegó, la invité a pasar al dormitorio, donde yo estaba acostado y vestido como la abuela. Ella entró, toda sonrosada, y dijo algo muy desagradable sobre mis grandes orejas. Como ya me han insultado otras veces así, lo tomé lo mejor que pude, y le dije, que mis grandes orejas...me ayudaban a oír mejor. Lo que quería decirle, es que la apreciaba y la estaba prestando mucha atención a lo que estaba diciendo...pero a continuación, me dirige otra burla sobre mis ojos saltones...Pueden hacerse una idea, de cómo me estaba empezando a poner la niñita, en apariencia, tan educadita...pero luego, tan desagradable. De todas formas seguí con mi política, de poner la otra mejilla y dije, ¡que mis grandes ojos...eran para verla mejor.!

Pero su siguiente insulto, de verdad que me llegó al alma. Ya saben el problema que tengo con mis dientes salidos...bueno, pues la niñita, me soltó una broma muy insultante sobre ellos...Sé que debería haberme controlado...pero lo cierto, es que salté de la cama, y le gruñí ¡qué mis dientes me servirían para comerla mejor.!

Bueno, hablando en serio, todo el mundo sabe, que ningún lobo se comería jamás a ninguna niñita, pero la muy estúpida, se puso a correr por toda la casa chillando...y yo, detrás de ella para tranquilizarla. Me había quitado ya las ropas de la abuela, pero esto empeoró las cosas mucho más. Porque de pronto, la puerta de la casa se derrumbó con estrépito y apareció un enorme leñador con su hacha...Le miré, y me di cuenta, de que me había metido en un buen lío, de forma que salté por la ventana que estaba abierta, y salí corriendo...

¡Ójala, la cosa hubiera terminado así . Pero la tiparraca de la abuela, nunca contó la otra versión de la historia, y enseguida, se corrió la voz, de que soy un tipo malo y agresivo...Todos comenzaron a evitarme... no sé qué habrá sido de la niñita, con su estrambótica caperuza roja; lo que sí es cierto... es que yo no he vuelto a vivir feliz, después de encontrarme con ella.


Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 11 Feb 2013 15:33

Imagen

http://www.cuentosinteractivos.org/mundoalreves/caperucita/caperucita.html

Hay más, me parece una página muy bien hecha con la que trabajar tanto en casa como en el aula ahora que casi todas tiene pizarra digital.

Imagen

http://www.cuentosinteractivos.org/
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 11 Feb 2013 16:27

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 13 Feb 2013 13:06

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 22 Feb 2013 19:12

Edward Gorey

Edward Gorey, el amante de los gatos que pensaba en blanco y negro.

Imagen

[align=justify]“Pienso en mis libros como en novelas victorianas hechas un burruño“. Edward Gorey (1925-2000) escribía e ilustraba historias de presencias oscuras, niños que morían, mansiones decadentes y almas solitarias, pero de algún modo conseguía que hasta lo más tenebroso tuviera un lado entre surrealista y cómico que lo hacía tierno.

Clasificaba su trabajo como “literary nonsense” (“Absurdo literario”), le molestaba socializarse, no le interesaban la promoción, la riqueza ni la fama. Disfrutaba del privilegio de tener la nariz metida en un libro todo el tiempo que fuera necesario.

Tal vez esa mezcla de circunstancias sea la razón de su estatus como autor de culto. Desde su debut en los años cincuenta, siempre fue conocido y admirado por unos pocos, nunca un superventas, pero es muy probable que cualquiera que lo descubra se quede boquiabierto no solo por la singularidad del universo afilado y elegante del autor: la obra de Gorey desenmascara también la supuesta originalidad de algunos héroes pop como Tim Burton.
[/align]

Imagen

[align=justify]En breves narraciones ilustradas (a veces sólo una frase acompaña a cada dibujo), Gorey recrea la incomodidad que provoca un invitado convertido en intruso, se divierte con el sinsentido de un accidente doméstico, caricaturiza una despedida amarga. Los personajes, larguiruchos y pálidos, se someten a las historias con caras serias, como si tuvieran la certeza de que nada pueden hacer contra la locura de quien los maneja.[/align]

[align=justify]Por su aficción al estilo victoriano y eduardiano, la aparente incoherencia de su humor y lo refinado del vocabulario, era frecuente la suposición de que Gorey era inglés.

En realidad había nacido en Chicago (EE UU) y, a pesar de las especulaciones de todo el que se acerca a su trabajo, no creció en un entorno difícil ni tuvo una infancia traumática. Creció en los suburbios de la ciudad, su padre era periodista y la familia se mudaba con frecuencia por razones que el artista nunca supo.
[/align]

Imagen

[align=justify]Cuando tenía año y medio hizo el primer dibujo, los trenes que pasaban frente a la casa de sus abuelos. “Eran extrañas y pequeñas salchichas que pretendían ser vagones”, recordó después en varias entrevistas. Aprendió a leer sin la ayuda de nadie a los tres años y medio. Era un niño brillante al que avanzaron de curso en dos ocasiones. Leer y jugar al Monopoly eran sus actividades preferidas.

La normalidad con la que habla de la niñez contrasta con la oscuridad de sus personajes infantiles, desdichados y maltratados, que protagonizan obras famosas de Gorey como The Gashlycrumb Tinies (1963) (gash significa corte, tajo y crumb, mequetrefe), un abecedario con nombres de niños que sufren accidentes o enfermedades: “A de Amy, que se cayó por las escaleras; B de Basil, atacado por los osos; C de Clara, que se consumió…”. Cada ilustración en tinta sobre papel muestra sin miramientos el momento que rodea a la desgracia, en blanco y negro, como una pesadilla poética.
[/align]

Imagen

[align=justify]No se perdía ni una representación del New York City Ballet. Tras servir en tareas administrativas al ejército de EE UU (sin salir del país) en la II Guerra Mundial y después licenciarse en Francés por la universidad de Harvard, Gorey se instaló en Nueva York en 1953.

Comenzó acudiendo de vez en cuando al ballet y tres años después era un adicto. Cautivado por el trabajo del célebre coreógrafo ruso George Balanchine (1904-1983), que dirigía a la compañía entonces, Gorey era capaz de distinguir los pequeños matices de una representación a otra, la evolución de las destrezas de los bailarines.

Muchos conocían al artista de haberlo visto en las representaciones y no por su obra, e incluso lo abordaban por la calle para preguntarle por uno u otro show. Cuando Balanchine murió en 1983, Gorey se mudó de la Gran Manzana a su residencia en Cape Cod (Massachusetts), en una casa atestada de libros en la que campaban a sus anchas cinco o seis gatos.

No se ponía elegante para el ballet, vestía como solía ir: con vaqueros y zapatillas deportivas, anillos dorados en casi todos los dedos de las manos y un abrigo de piel; un estilo que Stephen Schiff (periodista de la revista New Yorker que entrevistó a Gorey en 1992) describía como “una mezcla de beatnik aficionado a tocar los bongos y dandi de fin de siglo”.

Demuestra la obsesión por el ballet en varios libros, en especial en The Lavender Leotard (La malla lavanda, 1973), una detallada caricatura del New York City Ballet en el que recrea la atmósfera, las grandes figuras de cada espectáculo, los acontecimientos y pequeños detalles cotidianos de un lugar que casi era una segunda casa.[/align]


Imagen

[align=justify]“Llevan esas vidas misteriosas, que sólo estan medio conectadas a la tuya. (…) Es interesante compartir la casa con un grupo de gente que obviamente ve, escucha y piensa de un modo infinitamente diferente a ti”. Gorey asemejaba los movimientos felinos al ballet y siempre tuvo varios e intentó capturar su gracilidad sobre el papel: “Se mueven en el instante en que decido hacer un boceto, incluso cuando previamente han pasado horas en estado comatoso”. El autor los consideraba “el amor de su vida”. En el testamento, legó la gestión de su obra a una fundación dedicada a la defensa de los perros y los gatos.

Dancing Cats and Neglected Murderesses (Gatos danzantes y asesinas olvidadas, 1980) es una muestra más de la devoción del autor por los felinos domésticos, de los que decía que eran el amor de su vida. La colección de ilustraciones individuales con texto muestra a gatos en actividades extravagantes que se entrelazan de modo sorprendente con oscuros retratos femeninos.[/align]


Imagen

[align=justify]A pesar de la curiosidad innata con la que abordaba cualquier manifestación artística y literaria, recorrer mundo no le interesaba. Sólo salió una vez de Estados Unidos, para hacer un viaje a las islas Hébridas, en Escocia.

En una entrevista previa a esa única excursión habló de su aversión por los paisajes extraños: “No. Nunca he estado en Inglaterra. Nunca he salido del país. Todo viene de los libros. Leo sobre todo literatura inglesa. Siempre me gustaron las novelas victorianas. No me gusta viajar ¿Quién cuidaría de mis gatos? Seguramente les daría un ataque de nervios… Excepto en el caso de que ni se dieran cuenta de que me he ido. Soy una persona rutinaria. No quiero trastornos en la barriga, sonidos extraños en mis oídos, ni dormir en camas extrañas”[/align]


Imagen

[align=justify]En los dibujos sugiere la amenaza en lugar de mostrarla. Gorey odiaba que le definieran como macabro, porque aborda el miedo con absoluta frialdad. Los personajes caen en desgracia y la vida continúa, el momento en que sucede el desastre casi nunca se ilustra, pero la frase que acompaña al dibujo no deja duda del cruel desenlace.

Las estrategias del autor para hacer sentir incómodo al lector no se reducen al miedo a la muerte. Gorey es capaz de crear situaciones aparentemente cómicas que resultan en amenazantes, como sucede en The Doubtful Guest (El invitado dudoso, 1957), una narración ilustrada sobre un extraño ser —parecido a un pingüino— que se instala en la mansión victoriana de una familia adinerada. Sin intención de marcharse y perturbando el día a día de los distinguidos y algo decadentes seres humanos de la casa, la presencia pasa de ser curiosa a desasosegante y después desesperante para el lector, a pesar de la impavidez de los que sufren al invitado.

La atemporalidad de los dibujos, las numerosas referencias literarias de sus obras y la precisión con que emplea las palabras son sólo una vaga muestra de la erudición del autor, recolector de influencias que van del surrealismo pionero de Lewis Carroll y la observación aguda de Jane Austen a “la captura del momento congelado” que admiraba en pintores como Piero della Francesca, Georges de la Tour, Vermeer y (por supuesto) Francis Bacon.[/align]


Imagen

[align=justify]Tenía una pequeña colección de arte, reunía postales decimonónicas de bebés muertos (“siempre me dicen que no lo mencione”, apuntaba en una entrevista) y compraba libros de manera compulsiva. Aunque tuviera un volumen repetido cinco veces, no se podía desprender de ningun ejemplar. De Murasaki Shibiku (escritora japonesa del siglo X), al novelista victoriano Anthony Trollope, pasando por Borges, Gorey leía y releía incluso lo que detestaba (como era el caso de las novelas de Henry James).

Junto a esa vena erudita, convivía la atracción por los culebrones baratos y las series de televisión que nadie sospecharía que fueran de su gusto. Las chicas de Oro y Buffy Cazavampiros (“la recomiendo sin ninguna reserva”) fueron algunos de sus fetiches. Salvando las distancias, al final de su vida, quedó prendado de Expediente X. “Vivo para ver la última temporada”, dijo en 1998.[/align]


Imagen

[align=justify]Nunca se casó ni se le conocieron romances. Su apariencia extravagante se complementaba con una voz algo nasal y una expresión corporal amanerada; pero nunca afirmó ni desmintió su posible homosexualidad: “No soy ni una cosa ni la otra (…). Soy una persona antes que todo eso“. Algunos críticos detectan en el trabajo del artista una sexualidad reprimida. Él respondía con indiferencia a ese análisis: “No lo sé, yo no sé de lo que escribo. Nunca me he sentado a averiguarlo”.

The Curious Sofa (El curioso sofá) es tal vez su obra más cercana al erotismo, clasificada por su autor como “pornográfica”, el lenguaje rebuscado y las ilustraciones cuidadosamente planeadas evitan cualquier referencia al sexo mientras queda patente que no se habla precisamente de un sofá. Gorey recuerda con ironía haber recibido cartas de padres que destacaban lo mucho que sus hijos pequeños habían disfrutado con la historia.[/align]


Imagen

[align=justify]Sus estudios artísticos se reducían a un semestre en el Instituto de Arte de Chicago. Se sentía inseguro en cuanto a la calidad de sus dibujos y le gustaba pensar en sí mismo como escritor (“mis ideas tienden a ser primero literarias en lugar de visuales”).

Declaraba que nunca había hecho una ilustración que no fuera para un libro, que nunca sabía cómo iba a ser el dibujo hasta que no estaba hecho: “Cuando trato de visualizarlo antes( …) me paralizo y el resultado suele ser terrible“.

Muy de vez en cuando se atrevía a colorear con acuarelas el mundo en blanco y negro que albergaba casi siempre a sus personajes. Gorey estaba acostumbrado a que sus libros fueran publicados en editoriales modestas que no iban a permitirse el lujo de publicar nada a color. “He terminado pensando en blanco y negro“, sentenciaba.[/align]


[img]http://blogs.20minutos.es/trasdos/files/2012/09/Diseños-para-el-vestuario-de-Mikado.jpg[/img]

[align=justify]“Pienso al estilo de las películas de cine mudo”, decía cuando le preguntaban por la influencia cinematográfica en sus trabajos. La obra de Gorey es teatral, cada escena es un momento congelado que bien podría ser un fotograma. No es casualidad que se encargara del diseño en 1977 del vestuario y la escenografía de una adaptación del Drácula de Bram Stocker, primero representada en Nantucket (Massachusets) y luego en Broadway.

Los sets, en blanco y negro y en dos dimensiones, marcaron tanto la adaptación que pronto se terminó conociendo como “la versión de Drácula de Edward Gorey”. Ganó el premio Tony al mejor vestuario y, por supuesto, no fue a recogerlo. En 2007 se editó un hermoso libro desplegable que recreaba los escenarios y los personajes de la novela de Stocker imaginados por Gorey.

The Mikado (1983) fue su otra gran aportación al teatro. La ópera cómica escrita por W.S.Gilbert (1836-1911) y Arthur Sullivan (1842-1900) satiriza en dos actos la Inglaterra del siglo XIX con la seguridad que proporcionaba entonces hablar de un país tan lejano como Japón. En un estilo luminoso y colorista, poco habitual en él, Gorey —gran admirador de la cultura japonesa— diseñó también la escenografía y el vestuario de la adaptación.[/align]


[align=justify]Asocial. A pesar de que a veces se le asocia por error con la literatura infantil, no tenía intención de acercarse a ese público. Su relación con los niños fue nula y declaraba no sentirse cómodo con ellos alrededor, pero tampoco los adultos eran fáciles.

“Eventos sociales… ¡Buf! Ya sabes”. Gorey se recluía con agrado en su casa de Cape Cod, llena de pilas de papeles y libros, descuidada hasta el punto de que en una ocasión un trozo de techo se derrumbó.

Con frecuencia Gorey se escudaba en una sordera para justificar su vida monacal. “Soy ligeramente sordo… más que ligeramente. Durante años lo he pasado mal en los intermedios y en las reuniones. Estoy allí de pie, sonriendo dulcemente y preguntándome de qué habla todo el mundo porque no llego ni a oir una de cada diez palabras (…). Muchas ocasiones sociales me dejan menos que entusiasmado”, decía en 1992.

Pasó los últimos años de su vida sin dejar de dibujar, pero en ese silencio social que no le molestaba en absoluto, en el micromundo de libros, pinturas y películas almacenados sobre los que dormían sus gatos. En abril del año 2000 murió de un ataque al corazón.[/align]


Helena Celdrán

De aquí: http://blogs.20minutos.es/trasdos/2012/09/12/edward-gorey/

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 22 Feb 2013 21:53

Necesito tener estos dos libros o moriré, y no los encuentro!!

El libro de las preguntas. Beatriz Martín Vidal. El Jinete Azul.

Imagen

Imagen

De éste no encuentro más ilustraciones y me da mucha rabia.

Caperucita Roja. Beatriz Martín Vidal. El Jinete Azul.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 22 Feb 2013 22:37

Éste por fin me lo han traído ya (se ha hecho de rogar), hoy me han mandado un sms de la librería.

Imagen

[align=justify]Ella vive en un viejo bloque de pisos de un barrio de las afueras de la ciudad. Cada vez que sale, no importa adonde vaya, se dirige siempre hacia la izquierda. Él vive en un viejo bloque de pisos de un barrio de las afueras de la ciudad. Cada vez que sale, no importa adonde vaya, se dirige siempre hacia la derecha.[/align]

Imagen

[align=justify]Ésta es la historia de dos vidas paralelas que un buen día convergen y descubren fugazmente el amor, hasta que el azar vuelve a separarlas. La naturaleza y el progreso de la gran ciudad siguen su curso implacable, indiferentes al sufrimiento de los amantes desunidos. Con su talento para la descripción poética de la realidad, Jimmy Liao crea el relato dulcemente melancólico de una tragedia cotidiana.[/align]

Imagen


[align=justify]Minuto Digital
7 Mayo 2008


La poesía también se puede crear mediante una historia gráfica; por lo menos eso nos demuestra Jimmy Liao en Desencuentros.
El azar rige los destinos de los hombres, y puede ser la causa de su felicidad o de su desgracia.
Desencuentros nos narra la vida de dos jóvenes que permanecen ajenos, hasta que un buen día el destino los une pasajeramente, convirtiéndolos en dos muñecos rotos en manos del azar.
Las costumbre, las rutinas, y los hábitos juegan una mala pasada a nuestro protagonistas, que buscan su felicidad sin poderla encontrar.
Un drama excepcionalmente narrado, y espléndidamente desarrollado, su lectura es un verdadero gozo.[/align]


Imagen


[align=justify]Bienvenidos a la fiesta


El sonido de los colores y Desencuentros, de Jimmy Liao, se pueden alinear con Emigrantes, de Shaun Tan, por su solidez y consistencia tanto gráficas como argumentales, por su carácter híbrido entre los álbumes y las novelas gráficas, y porque también buscan unos destinatarios más bien jóvenes o adultos. Además, igual que Emigrantes, son relatos que merece la pena no sólo conocer sino también tener: son muy ricos de contenido y están editados con el cuidado que merecen las obras que perdurarán.

Luis Daniel González[/align]


Imagen


[align=justify]Bienvenidos a la fiesta


Autor taiwanés. Nació en Taipei. Licenciado en diseño. Ha firmado más de 18 libros, algunos de los cuales han vendido millones de ejemplares y han sido traducidos a muchos idiomas.



El sonido de los colores (Sound of Colors, 2001)
Cádiz: Bárbara Fiore, 2008; 80 pp.; trad. de Jordi Ainaud i Escudero; ISBN: 978-84-935591-8-2.
15 años: lectores jóvenes. Álbumes ilustrados.

La chica que narra, y que vemos en la primera ilustración entrando en el metro, se presenta diciendo que ha perdido la vista y que «el día que cumplía quince años (...) me encaminé hacia el metro». A partir de ahí el lector la verá, vestida siempre de blanco, con bastón blanco y gafas oscuras, entrar y salir del metro por distintas bocas, y compartirá con ella sus encuentros con personajes reales e imaginarios y su mundo interior de fantasías y ensueños.

La piedra azul (2006)
México: Fondo de Cultura Económica, 2006; 152 pp.; col. Los especiales de A la Orilla del Viento; trad. de Tatiana Svakhina; verción de Laura Emilia Pacheco; ISBN: 968-16-8123-1.
15 años: lectores jóvenes. Álbumes ilustrados.

Una enorme piedra azul está en un bosque. Un día la rompen en dos mitades: una queda en su lugar, la otra es transformada en una escultura y colocada en un museo. A partir de ahí, la piedra convertida en escultura irá rompiéndose una y otra vez, cuando sufre un fuerte ataque de nostalgia de su otra mitad, y reconvertida en esculturas cada vez más pequeñas…


Desencuentros (Turn left, turn right, 2006)
Cádiz: Bárbara Fiore, 2008; 128 pp.; trad. de Jordi Ainaud i Escudero; ISBN: 978-84-935591-9-9.
15 años: lectores jóvenes. Álbumes ilustrados.

Historia que arranca un 6 de octubre y que se cierra un 6 de marzo, año y medio después. Un joven músico y una joven traductora viven en el mismo bloque de pisos pero mientras ella, siempre que sale, se dirige a la izquierda, él lo hace siempre a la derecha. Sus caminos por la ciudad son siempre divergentes hasta que, un día, en una plaza circular del surtidor del parque, se conocen e intercambian los teléfonos. Al regreso a sus casas llueve de modo inclemente y se mojan los papeles en los que los anotaron, por lo que ambos pierden los números. La vida sigue y no logran encontrarse de nuevo a pesar de sus deseos y sus esfuerzos hasta que…

Extraordinarios álbumes, o novelas gráficas, que tienen gran riqueza visual, una concepción ambiciosa, y una realización detallista. Los tres comparten ideas de fondo en los argumentos —la soledad, la necesidad de comunicación, la nostalgia…—, así como el modo poético y evocador de abordarlas gráficamente. Los tres presentan personajes humanos con un parecido gráfico a los de Jean Sempé, tanto en el dibujo individual como en los momentos donde se ven grupos o multitudes. Argumentalmente son más poderosos El sonido de los colores y Desencuentros, relatos que arrancan con poemas de Wislawa Szymborska.
La primera historia está dedicada a los poetas. El poema con el que se abre habla de que es una gran suerte no saber del todo en qué mundo se vive. Se cierra con otro poema de Rilke titulado La ciega en el que se dice que, para la protagonista, todos los colores se traducen en sonidos y olores. Las imágenes van acompañadas de textos en primera persona que son preguntas que se hace a sí misma la protagonista, un poco como la de Noche de tormenta, o comentarios sobre su percepción del mundo.
La piedra azul, que el autor dedica a sus padres, habla del desarraigo y de la nostalgia insaciable del hogar al que uno pertenece. También se presenta como una búsqueda, con frecuencia infructuosa, de quien nos complementa; y como un subrayado de que con el paso del tiempo seguimos siendo los mismos, no importa qué transformaciones suframos.
El poema del comienzo de Desencuentros menciona lo hermosa que es la seguridad pero que la inseguridad es más hermosa todavía, y toda la historia es como una reflexión sobre la belleza poética de la búsqueda. Con tipos de letra distintos, las ilustraciones llevan una fecha e indicaciones del tiempo atmosférico por un lado y, no siempre, van acompañadas de textos mínimos que dicen algo de lo que hacen o sienten los protagonistas. Los protagonistas aparecieron en Los sonidos de los separados por la misma piedra azul del segundo álbum

Mundos imaginativos ricos

El comentario a estos álbumes podría ser muy extenso. Sin que falten detalles simpáticos y guiños humorísticos, en general se puede decir que el autor tiene querencia tanto por mostrar la soledad en medio de la ciudad como por mostrar la belleza de algunos momentos de felicidad interior o de paisajes de alrededor. Hay escenas que acentúan lo primero: las estaciones de trenes vacías, las de trenes que pasan con personajes al otro lado de las ventanillas, las multitudes ruidosas y festivas donde sin embargo algo falta… Y otras lo segundo: la chica ciega tomando el sol en el lomo de una ballena, los protagonistas de Desencuentros charlando felices mientras se acerca la tormenta, entre muchas otras.
En El sonido de los colores se puede hacer notar la contraposición entre una de las primeras imágenes, en la que la protagonista está entrando en una boca de metro contra un fondo de colores difusos, con una del final cuando sale de otra boca y se ve rodeada por una especie de gran vidriera colorista de perfiles netos. También, además de que seguramente la historia contiene referencias visuales y culturales al mundo oriental, hay alusiones a pintores como Matisse, a obras como El Mago de Oz, a ilustradores como Chris Van Allsburg... Al final, el lector acaba fascinado por la chica protagonista, por su descubrimiento del mundo y su rico mundo imaginativo en continua expansión.
Casi al principio de Desencuentros hay una doble página con ilustraciones de las habitaciones de los protagonistas, que dan idea de sus modos de ser, de sus vidas, y en las que aparecen elementos que veremos y que evolucionarán coherentemente a lo largo del relato. Es sensacional cómo las ilustraciones representan sus ansiedades, sus mundos imaginativos y sus sueños; algunas con cada uno de los protagonistas, otras con los dos al tiempo cuando se nos muestra cómo se cruzan pero no se encuentran. Resultan magistrales la doble página donde se ven los números de teléfono emborronados, las distintas representaciones de la soledad en medio de la ciudad, las escenas que muestran la transformación de los lugares de los encuentros anteriores de los protagonistas…

Luis Daniel González[/align]


Imagen

Aún no lo he leído pero ya lo estoy disfrutando.
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 23 Feb 2013 23:57

Hoy he pasado el día en Salamanca, y me he traído tres libros, los dos primeros los he comprado en una gasolinera, a 4,95€ (los dos), y el otro en la maravillosa Casa Lis.
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 23 Feb 2013 23:58

ANTOÑITA LA FANTÁSTICA. Por Borita Casas. Dibujos de Zaragüeta. Edaf.

Imagen

Imagen

Imagen
Última edición por Gloria el 24 Feb 2013 00:04, editado 1 vez en total.
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 24 Feb 2013 00:03

CARMENCITA DE VIAJE. Antonio J. Onieva y Antonio Cobos. Edaf.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 24 Feb 2013 00:07

LULA EN LA CASA LIS. Tomás Serrano. Lis. Museo Art Nouveau y Art Deco. Fundación Manuel Ramos Andrade.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 25 Feb 2013 20:19

Guillermo y el miedo. Christine Nöstlinger. Alfaguara.

Imagen

[align=justify]¿De qué tiene miedo Guillermo por la noche? Ni siquiera él lo sabe y no se atreve a confesarlo a sus padres, ni tampoco a los demás. Guillermo tiene seis años y cree que sólo los bebés pueden sentir miedo, por eso finge que es muy valiente. ¡Así que, cuidado, no os chivéis!.[/align]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 25 Feb 2013 20:23

¿Seguiremos siendo amigos? Paula Dazinger y Tony Ross. Alfaguara.

Imagen

[align=justify]"Dentro de exactamente diez minutos todos los nios y niñas de nuestra clase vamos a subir al avión para ir de viaje a China. Yo, Ámbar Dorado, estoy muy emocionada. Mi mejor amigo, Justo Daniels, se va a sentar a mi lado". Pero a los pocos días, Justo tendrá que viajar de verdad, e irse a vivir a otra ciudad. Ámbar está muy triste, ¿lo estará también su amigo?.[/align]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 25 Feb 2013 20:29

La Jirafa, el Pelícano y el Mono. Roald Dahl y Quentin Blake. Alfaguara.

Imagen

[align=justify]La Jirafa, el Pelícano y el Mono forman el mejor equipo de limpiaventanas dedescalerados del mundo, y desean vivir contigo las más disparatadas aventuras. Para ello, contarán con la presencia de un excéntrico duque, una riquísima duquesa, un niño que sueña con tener una pastelería... y un terrible bandido conocido como "El Cobra".[/align]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 25 Feb 2013 23:38

El rey pequeño y gordito. Carola Sixt y Klaus Renner. S.M.

Imagen

[align=justify]El rey pequeño y gordito es un rey estupendo. Se preocupa por sus súbditos, prefiere jugar a reinar y le encanta bailar y cantar. Aun así, pronto descubrirá que gobernar es mucho más que todo eso.[/align]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 25 Feb 2013 23:42

Sapo y Sepo son amigos. Arnold Lobel Alfaguara.

Imagen

[align=justify]Con sus "Historias de ratones" y la serie de "Sapo y Sepo", Arnold Lobel se ha convertido en un clásico de la literatura infantil norteamericana. Este primer libro de la serie recibió el importante premio Caldecott.[/align]

Imagen
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 25 Feb 2013 23:48

El mago del paso subterráneo. Alfredo Gómez Cerdá y Javier Zabala. Edelvives.

Imagen

[align=justify]¿Te gustaría conocer a un extraño vagabundo que hace muchos años fue mago? ¿Y viajar a otras ciudades y al pasado? Con Lolo, Inés y Gasparín podrás.

Imagen

Lolo entró corriendo en su habitación, tropezó con la mochila del colegio, que minutos antes él mismo había dejado junto a la puerta, y a punto estuvo de caer rodando por el suelo.
–¡Oh, no! –exclamó al ver el bocadillo de la merienda desparramado por el suelo. Con el tropezón, el bocadillo se le escapó de las manos. Una rebanada de pan se había colado dentro de un cajón del armario, que estaba abierto; la otra había caído encima de la mesilla, derribando un pequeño portarretratos.

Imagen

Lolo queda todas las tardes con su amiga Inés para jugar, pero siempre se les pega el hermano pequeño de Inés, Gasparín, especialista en dar patadas en la espinilla. Los tres pasan tardes estupendas viajando en el coche viejo de don Catalino y doña Raimunda; cada día conduce uno y visitan lugares estupendos. Una tarde, mientras meriendan en la plaza, ven a un vagabundo rebuscar en las papeleras; los tres niños consiguen conocerlo y descubren que se trata de un hombre que en otro tiempo fue mago, ¡nada menos que el famoso mago Gran Alexander!

Imagen

Una historia llena de fantasía en la que tiene gran protagonismo un viejo coche mágico con el que los niños viajan a diversos lugares: a Valencia, para ver al padre de Inés y Gasparín; y al pasado, con un mago al que conocen por casualidad. La curiosidad que les despierta el extraño vagabundo, la añoranza del padre que sienten Inés y Gasparín, frente al personaje del anciano vagabundo que añora su pasado feliz y ya ha perdido la ilusión por volver a vivirlo, conforman una historia cargada de esperanza y magia.[/align]
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 06 Mar 2013 23:00

Me tenían que haber traído hoy una maravillosa Caperucita para mi cole colección y el imbécil del comercial no ha venido al cole y me ha dejado plantada. -angry
Avatar de Usuario
Dae
Sabio
Sabio
Mensajes: 10400
Registrado: 02 Oct 2012 14:33

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Dae » 09 Mar 2013 08:46

Superinteresante el artículo sobre Gorey!
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 09 Mar 2013 09:15

Era un tipo absolutamente peculiar y estaba como una cabra. Me intresa mucho el binomio enfermedad mental - arte, será porque aunque yo tengo muy poquito arte, sí estoy un tantito tarada.
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 11 Mar 2013 17:58

Como he sido una niña muy buena, me van a regalar este libro: -grin

Imagen

[align=justify]De entrada, sabíamos que este sería el libro más tierno de Jimmy Liao. Como en el texto original de Jimmy el sentimentalismo se reducía al mínimo, las ilustraciones eran tan alegres y encantadoras que casi superaban su «canon de belleza»; sin embargo, a todo el mundo le parecía que había que añadir algo a los abrazos. Comentamos un montón de propuestas, incluso algunas muy difíciles de llevar a cabo. Cuando Jimmy se puso manos a la obra, saltó un nuevo chispazo de inspiración: la historia del león pelirrojo enlazaba con su reflexión sobre los abrazos, y el dolor y la ternura se entremezclaban y se moderaban al combinarse. A veces volvía el Jimmy de siempre, pero también hacía progresos a pasos agigantados. En este arranque de siglo, Abrazos es un pequeño obsequio de Jimmy para todo el mundo.[/align]
Avatar de Usuario
Estela
La dama de noche
La dama de noche
Mensajes: 6193
Registrado: 18 Nov 2012 10:42

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Estela » 16 Mar 2013 12:05

Florisea, no me gusta la ilustración de Caperucita que has puesto. Esa en blanco y negro y rojo. Me da un poco de miedo. Se centran tanto en hacer ilustraciones "diferentes" y en exhibir sus dotes artísticas que se olvidan de que los dibujos van dirigidos a los niños. Francamente, me da la impresión de una niña muerta y el rojo lo asocio a la sangre. Igual es que me ha pillado un poco sensible, ¿eh?

Para los niños, las ilustraciones cuanto más sencillas, mejor.

:rosa:
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 16 Mar 2013 18:46

Beatriz Martín Vidal es una de mis ilustradoras favoritas, sus dibujos me parecen elegantes, evocadores, y sí, turbadores también.

Estela, los álbumes ilustrados no son sólo para niños, al igual que los cuentos. No he tenido entre mis manos la Caperucita a la que te refieres, creo que es una edición que sólo se ha vendido a Italia y me está costando dar con ella. Mi librera no tiene ni idea y en la editorial no me contestan, pero seguiré intentándolo. No obstante, tiene otra Caperucita, editada por Oxford, totalmente dirigida un público infantil.

Imagen

Imagen

Un artista, no se empeña en hacer algo diferente, simplemente plasma, escribe, dibuja, pinta, siente, y así se refleja en sus obras.

Esta ilustradora, en verdad, tiene un toque luctuoso, triste, melancólico, a veces hasta doloroso, pero al menos para mí, eso no le resta un ápice de belleza.

Y no pienso que las ilustraciones dedicadas a un público infantil tengan que ser muy sencillas, creo que tienen que sugerir, mostrar, evocar, inflamar... Y eso se puede conseguir, si el artista es honesto consigo mismo y con su obra, con un par de trazos rectos o con una maraña de lo más intrincado.

Y por cierto, el cuento de Caperucita, siempre me pareció un cuento bastante cabrón, da miedo, tiene una moralina asquerosa, es sexista y un componente gore de tres pares de cojones. Ahora tengo que irme, pero si tengo un rato y lo encuentro, te contaré el origen del cuento (que no tiene nada, nada de infantil), que no por lo que he comentado me gusta menos.
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 17 Mar 2013 10:19

Grosso modo es esto que comenta el artículo que te transcribo:

[align=justify]De todos los cuentos populares de que nos ha legado la Edad Media, y aún más atrás, el de Caperucita Roja es que ha sufrido las mutilaciones más severas de parte de comentadores, recopiladores y, por supuesto, el gélido y abstruso Walt Disney.

El cuento, hasta la escena en donde el lobo se viste con las ropas de la abuela, es más o menos el mismo que conocían los niños medievales. Las diferencias se dan a partir de este punto. Pero primero repasemos un poco de historia.


El primer recopilador en rescatar el cuento de Caperucita Roja fue Charles Perrault, que lo incluyó en su antología de historias populares en 1697. Al contrario de lo que sucede con otros cuentos tradicionales, como La Bella Durmiente o Hansel y Gretel, Caperucita Roja no era un cuento muy extendido en Europa. Es más, se lo conocía en un ámbito bastante cerrado, que iba desde el norte de los Alpes a la región de Loira. En 1812 los hermanos Grimm reescribieron la historia, especialmente el final, y ésa es la versión que se conoce hoy en día; una versión, dicho sea de paso, muy diferente de la Caperucita Roja real.

No resulta asombroso que los hermanos Grimm hayan modificado el relato original, lo extraño es que para ello se hayan basado en una oscura obra de Ludwig Tieck llamada: Vida y muerte de la pequeña Caperucita Roja (Leben und Tod des kleinen Rotkäppchen); tragedia que incluye la presencia del leñador, ausente en el cuento popular.


Tal vez para no ahuyentar a los temerosos padres de inicios del siglo XIX, los hermanos Grimm eliminaron de cuajo todos los elementos eróticos del cuento y plantaron un final feliz, además de barrer con todo lo que no sostenga la pureza e inocencia de Caperucita. El resumen: el final del cuento en la versión de Jabob y Wilhelm Grimm se salvan absolutamente todos, salvo el lobo, claro; cuyas tripas son abiertas por el hábil leñador, devolviendo a la abuela a su rutina diaria.


Vayamos a un análisis del cuento.

Según la clasificación de Aarne-Thompson sobre cuentos folklóricos, Caperucita Roja entra en la categoría 333, esto es, cuentos que presentan un oponente sobrenatural. Es importante que borremos de nuestra mente la idea de que los cuentos populares servían como advertencia a los niños sobre los peligros del bosque, para eso bastaba una buena reprimenda. Los relatos folklóricos tienen otra función, mucho más importante para los pueblos de lo que los pueblos han sabido comprender. Según lo vemos hoy en día, el protagonista de Caperucita Roja es, claramente, Caperucita Roja, pero esto no es así. El error, si cabe llamarlo así, es a la insistencia de Disney por lograr la empatía de los niños con la historia. Escencialmente, Caperucita Roja es un personaje importante, un disparador por el cual se sucede la verdadera tragedia, pero de ningún modo es el único. Incluso hay versiones muy antiguas en las que se la menciona de paso, como aquel cuento tradicional de Italia llamado La finta nona, es decir, La falsa abuela, en cuyo caso la joven Caperucita es un elemento casi decorativo.


La verdadera historia de Caperucita Roja sostiene dos elementos centrales:

1) El tabú del canibalismo.
2) El rescoldo de la vieja religión nórdica.


Caperucita Roja, Rotkäppchen, Little Red Cap, Le Petit Chaperon Rouge, Little Red Riding Hood, son variables de este disparador. Si tuviésemos acceso a alguna extravagante máquina del tiempo, y pudiésemos atestiguar de primera mano la narración de Caperucita Roja, oiríamos un cuento completamente diferente al que conocemos. Allí, el lobo engulliría a la anciana, tal como hoy, pero dejaría sobre la mesa un jugoso banquete hecho con la carne y la sangre de la abuela, que la inocente Caperucita devoraría vorazmente, acaso intuyendo su origen ilícito. Luego, vestido con las ropas de la occisa, y tras de un diálogo con muchísimas variantes, el lobo pasaría de degustar la carne temblorosa de Caperucita; momento en el que un cazador, que oye los gritos desgarradores de la joven, ingresa en la estancia, mata al lobo y le abre el estómado con un cuchillo, devolviendo a la joven al mundo de los vivos.


Ahora bien, este morir y renacer de Caperucita Roja nos habla sobre algo muy antiguo en la raza humana: el rito de iniciación.

Caperucita en el bosque, en la casa y en el estómago del lobo, son símbolos de las tres fases de la iniciación a la adultez; por el cual una niña abandona su casa -madre, comunidad, civilización-, recorre un terreno salvaje -el bosque-, se enfrenta con lo más siniestro del corazón humano -canibalismo, antropofagia-, y derrota al peor de los enemigos en el vientre del lobo -la muerte-.

Pero además de señalar estos tópicos arquetípicos, Caperucita Roja también simboliza el despertar de la sexualidad. Su vestimenta roja atestigua los inicios de la madurez sexual, y el lobo, antropomorfizado para suavizar los efectos devastadores de este tránsito, es, quizás, un símbolo del sexo salvaje, de la sexualidad en estado primitivo, mientras que el cazador, en cambio, representa el sexo dentro de la civilización, es decir, dentro de un matrimonio funcional a la sociedad; cuyo fin último es procrear, y no la liberación ociosa de los instintos.


Estas interpretaciones psicológicas y antropológicas son rigurosamente ciertas, pero detrás de Caperucita Roja se esconde un motivo acaso más trascendental, y que excede las consideraciones regionales sobre el sexo y la adultez. Si volviésemos a montarnos en aquella imaginaria máquina del tiempo, y retrocediésemos aún más, dejando atrás la Edad Media, veríamos que la historia de Caperucita Roja conserva elementos de la religión nórdica, disimulados pero perfectamente reconocibles para el estudioso -y amante- de la mitología nórdica.

La transición en el vientre de un animal es un motivo clásico. Lo vemos incluso en la historia bíblica de Jonás y la ballena. El vientre es, como hemos dicho, un ámbito de transición, pero doblemente simbólico, ya que todos provenimos de un vientre y hacia allí iremos -la tumba, vientre del mundo-. Ser tragado por un animal es un regreso a la vida intrauterina, vida perfecta e idealizada, pero con un sentido nuevo, alegórico, quizás, por el cual este nuevo vientre nutre un despertar completamente distinto. La vida en el vientre salvaje nos propone un estado latente, por el cual el individuo emergerá cambiado. Ya no será el mismo, así como Caperucita Roja, que emerge del vientre del lobo convertida en mujer.


En la narración norsa de Þrymskviða vemos que el gigante Þrym se roba el martillo de Thor, llamado Mjolnir, por cuyo rescate pide la mano de la diosa Freyja (cuyo nombre se conserva en la palabra viernes Friday, o Freyja's day). Thor, escandalizado, urde una estratagema: se viste con el traje nupcial de Freyja y engaña al gigante. El diálogo entre Thor y Þryms es textualmente idéntico al de Caperucita con el lobo, lo cual arroja una luz difusa sobre la verdadera identidad genital de la muchacha.


Yendo aún más atrás, atravesando las oscuras mareas del tiempo, podríamos decir que el cuento de Caperucita Roja conserva, además, elementos del mito solar. La abuela representa el ocaso, la luz moribunda del crepúsculo devorada por la oscuridad de la noche -el lobo-, y la joven simboliza la luz del alba, que emerge del vientre lobuno como el sol que desgarra los velos de la noche. Mitológicamente hablando, el lobo sería nada menos que Skoll, aquel lobo descomunal de la tradición norsa, cuyo destino es devorar al sol en la batalla del Ragnarok, o bien Fenrir, ese lobo con fauces de hierro que cae en el apocalipsis bajo el martillo implacable de Thor.


Es curioso como la mitología se diluye en la tradición popular, se pierde y renace bajo una nueva concepción. Un lobo gigantesco se torna en licántropo mezquino, el Dios del Martillo, rápido para la cólera y la amistad, se vuelve un cazador furtivo en los bosques de Francia, y el mundo nuevo, regenerado, libre del acoso de demonios y gigantes del hielo, muta en las delicadas y ambiguas formas de una muchacha, que, como la luz rojiza del alba, orna su cabeza con el color del cielo naciente.[/align]


De aquí:

http://elespejogotico.blogspot.com.es/2011/12/caperucita-roja-la-verdadera-historia.html
Avatar de Usuario
Gloria
En compañía de lobos
En compañía de lobos
Mensajes: 26799
Registrado: 07 Oct 2012 01:07

Re: Álbumes ilustrados, cuentos.

Mensajepor Gloria » 17 Mar 2013 11:06

Estela, te dejo unas cuantas ilustraciones de Caperucita, seguro que alguna te deja mejor sabor de boca que la de Martín Vidal.

Jessie Wilkox Smith.

Imagen

Ana Ventura.

Imagen

Neal Armstrong.

Imagen

Loreto Salinas.

Imagen

Jillian Tamaki.

Imagen

Carmen Gordillo.

Imagen

Christopher Coady.

Imagen

Nicoletta Ceccoli.

Imagen

Camilla Engman.

Imagen

Rie Cramer.

Imagen

Lula.

Imagen

Hanna Cumming.

Imagen

Jennie Harbour.

Imagen

Ethel Franklin Betts.

Imagen

Alkemilla.

Imagen

Untiled Boy.

Imagen

John Everett Millais.

Imagen

Scott Gustafson.

Imagen

Annie Rodrigue.

Imagen

Alfonso Casas Moreno.

Imagen

Kineko.

Imagen

Aramel.

Imagen

Claudia Moya.

Imagen

Laura Miyashiro.

Imagen

Nuria Feijoo.

Imagen

Gustavo Aimar.

Imagen

Elena Ospina.

Imagen

Kukuxumusu.

Imagen

Zapallo Zoom.

Imagen

Irisz Agocs.

Imagen

Llumeneta.

Imagen


Xavi Sepúlveda.

Imagen

Mariano Díaz Prieto.

Imagen

Roger Olmos.

Imagen

Sam Weber.

Imagen

Mey.

Imagen

Gustave Doré.

Imagen

Eva Cobos.

Imagen

Eva Carot.

Imagen

Fernando Falcone.

Imagen

Larissa Kulik.

Imagen

Adolfo Serra.

Imagen

Noemí Villamuza.

Imagen


Tony Ross.

Imagen

Hay muchas más, algunas que se me olvidan, otras que no tengo en mi archivo, muchas que desconozco y otras cuantas que ya he reseñado por aquí.

Volver a “Gloria”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados